PAUL PRES­TON

“En 1936, ha­bía ca­si tan­tas Es­pa­ñas co­mo es­pa­ño­les”

Tiempo - - A FONDO - POR ÓS­CAR SÁINZ DE LA MAZA Www.tiem­po­dehoy.com

HIS­TO­RIA­DOR. Es el au­tor de la que se con­si­de­ra co­mo bio­gra­fía de­fi­ni­ti­va so­bre Fran­cis­co Fran­co, ade­más de un gran ex­per­to en la Gue­rra Ci­vil. En es­ta en­tre­vis­ta se mues­tra con­ven­ci­do de que to­da­vía que­da mu­cho por sa­ber acer­ca de la con­tien­da.

Las ta­zas de té humean le­ve­men­te so­bre los ban­cos don­de nos sen­ta­mos. La co­ci­na per­te­ne­ce a Paul Pres­ton, el pres­ti­gio­so his­pa­nis­ta, y da a un jar­dín de re­fle­jos ver­do­sos tan in­ten­sos que por mo­men­tos cie­ga. Su ba­rrio con­sis­te bá­si­ca­men­te en fi­las de tra­di­cio­na­les ado­sa­dos bri­tá­ni­cos, chi­me­nea de la­dri­llo, por­che y ro­sa­le­da. Lu­ce el sol, co­sa ra­ra en Londres. Cla­ra­men­te, he­mos es­co­gi­do el día me­nos ade­cua­do pa­ra ha­blar de aque­lla atro­ci­dad que fue la Gue­rra Ci­vil. En ju­lio de 1936, un bru­tal gol­pe mi­li­tar for­zó al pre­ma­tu­ro Go­bierno re­for­mis­ta de Ma­drid a apo­yar­se en va­rias or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, en un prés­ta­mo de po­der que le cos­tó ca­si un año re­cu­pe­rar y que de­ri­vó en no po­cas ma­tan­zas y ex­pe­ri­men­tos can­to­na­les. Los gol­pis­tas, mien­tras tan­to, re­cu­rrían al “po­li­ti­ci­dio” sis­te­má­ti­co y avan­za­ban inexo­ra­ble­men­te en el cam­po de ba­ta­lla. Des­de el ex­tran­je­ro llo­vían los cuer­pos ex­pe­di­cio­na­rios y un ais­la­mien­to so­fo­can­te. “En Es­pa­ña to­mo ca­fé, por­que el té es as­que­ro­so”, di­ce Pres­ton. Po­co a po­co nues­tra con­ver­sa­ción se aso­ma al abis­mo que sig­ni­fi­có aque­lla gue­rra.

Al­gu­nos di­cen que ya se ha es­cri­to to­do so­bre la Gue­rra Ci­vil...

Bueno, hay mu­cho y no hay na­da. A cier­to ni­vel, efec­ti­va­men­te, se ha con­ta­do to­do. Pe­ro, por ejem­plo, si an­tes de es­cri­bir mi li­bro so­bre el fi­nal de la gue­rra, me pre­gun­tan si hay al­go más que sa­ber, ha­bría di­cho que no. Al es­tu­diar el te­ma en pro­fun­di­dad, no obs­tan­te, ter­mi­né apren­dien­do mu­chos da­tos nue­vos. To­da­vía hay mu­chas cues­tio­nes, de­ta­llis­tas des­de el pun­to de vis­ta del gran pú­bli­co pe­ro no pa­ra el his­to­ria­dor. La fi­nan­cia­ción de la Gue­rra Ci­vil. O la his­to­ria mi­li­tar, que ha pro­du­ci­do cien­tos de li­bros so­bre las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les pe­ro ni uno que ex­pli­que su uti­li­za­ción mi­li­tar: has­ta qué pun­to fue­ron so­bre­ex­plo­ta­das y uti­li­za­das co­mo tro­pas de cho­que del mis­mo mo­do que Fran­co uti­li­za­ba a los mo­ros. Mon­to­nes de co­sas es­pe­cí­fi­cas.

Que se han to­ca­do pe­ro don­de no se ha pro­fun­di­za­do, va­mos.

Cla­ro. Ca­brea que Pío Moa y com­pa­ñía se pre­sen­ten co­mo “re­vi­sio­nis­tas”. ¡To­do his­to­ria­dor que va­le la pe­na es re­vi­sio­nis­ta! Yo cam­bio de idea cons- tan­te­men­te. Eso no sig­ni­fi­ca que aho­ra pien­se que Fran­co era co­jo­nu­do, no lle­go a ese ni­vel, pe­ro sí sig­ni­fi­ca que re­to­co mi tra­ba­jo cons­tan­te­men­te. Los de­ta­lles, más que las gran­des in­ter­pre­ta­cio­nes. To­do el ra­to apa­re­cen nue­vos ma­ti­ces. Ha­ce po­co más de un mes, Pe­ter Anderson ha pu­bli­ca­do Friend or Foe, in­creí­ble­men­te ori­gi­nal, so­bre los mé­to­dos que se usa­ban en una co­mu­ni­dad fran­quis­ta pa­ra obli­gar a la gen­te a re­ve­lar­se co­mo re­pu­bli­ca­na o no. O Jor­ge Mar­co, con da­tos iné­di­tos so­bre los gue­rri­lle­ros en su úl­ti­mo li­bro. Así que si pre­gun­tan qué que­da por sa­ber de la Gue­rra Ci­vil, yo ca­si di­ría que... to­do.

¿En qué que­da­mos, exis­tían dos o tres (o más) Es­pa­ñas?

Hay mu­chas. ¿Ha­bla de aho­ra o de 1936?

Del 18 de ju­lio de 1936.

En el 36 creo que ha­bía ca­si tan­tas Es­pa­ñas co­mo es­pa­ño­les. Por otra par­te, la Es­pa­ña de Fran­co ten­dría sus grie­tas y ma­ti­ces pe­ro, evi­den­te­men­te, es­ta­ba bas­tan­te uni­fi­ca­da: car­lis­tas, fa­lan­gis­tas, mo­nár­qui­cos, et­cé­te­ra, ten­drían

sus di­fe­ren­cias pe­ro les im­pu­sie­ron una cier­ta uni­dad. Lue­go es­tá la lla­ma­da “ter­ce­ra Es­pa­ña” (Ma­da­ria­ga, Or­te­ga y Gas­set, Ma­ra­ñón...), que se la­vó las ma­nos y que no qui­so sa­ber na­da. Pe­ro la que que­da, la Es­pa­ña re­pu­bli­ca­na, no es una: hay di­fe­ren­cias en­tre los aza­ñis­tas; den­tro del pro­pio PSOE, en­tre el cre­tino de Lar­go Ca­ba­lle­ro y Juan Ne­grín (que me pa­re­ce el úni­co sen­sa­to); en­tre el tán­dem de POUM y CNT y los de­más... Por ejem­plo, pue­de que su pre­gun­ta se vie­ra in­flui­da por el tí­tu­lo de mi li­bro Las tres Es­pa­ñas del 36. Bueno, pues cuan­do hi­ce ese li­bro –en el año 98 o por ahí– era to­da­vía un gran ad­mi­ra­dor de In­da­le­cio Prie­to. Creo que Prie­to hi­zo co­sas muy bue­nas. Pe­ro por re­sen­ti­mien­to per­so­nal, se en­fren­tó du­ra­men­te con­tra Ne­grín. Es­te le ha­bía ce­sa­do co­mo mi­nis­tro de la Gue­rra [en abril de 1938], pe­ro es que lo tu­vo que ha­cer, por­que Prie­to era tan de­rro­tis­ta...

Le lle­gó a ofre­cer un mi­nis­te­rio, ¿no? [el de Obras Pú­bli­cas, aun­que Prie­to se ne­gó por­que le ha­bía pe­di­do Ha­cien­da].

Sí, y es evi­den­te lo que de­cía Ne­grín: no se pue­de te­ner un de­rro­tis­ta en el Mi­nis­te­rio de la Gue­rra. Pe­ro Prie­to no so­lo nun­ca le per­do­nó aque­llo, sino que hi­zo cam­pa­ña con­tra él, acu­sán­do­le de ser la ma­rio­ne­ta de los co­mu­nis­tas. Cuan­do él ha­bía es­ta­do más li­ga­do a ellos que Ne­grín. Exis­te in­clu­so la sos­pe­cha de que Prie­to es­ta­ba pre­pa­ran­do su pos­gue­rra por­que, fren­te a las gran­des po­ten­cias, ser an­ti­co­mu­nis­ta era una ba­za muy im­por­tan­te. Ya re­to­man­do la pre­gun­ta: ¿cuán­tas Es­pa­ñas hu­bo? De­pen­de de con qué dis­tan­cia se mi­re. Si se mi­ra con mu­cha, pues tres. Con­for­me te vas acer­can­do, hay más.

Ex­plí­que­me los po­de­res que com­pi­ten por la Es­pa­ña re­pu­bli­ca­na.

La di­vi­sión fun­da­men­tal es la de gue­rra o re­vo­lu­ción. Los que es­tán a fa­vor de un es­fuer­zo bé­li­co con­ven­cio­nal son la ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos y del PSOE, y el PCE. En­fren­te, es­tán los re­vo­lu­cio­na­rios [la CNT, el POUM y sec­to­res so­cia­lis­tas y uge­tis­tas]. Y Aza­ña, por su cuen­ta. Cuan­do nom­bra pri­mer mi­nis­tro a Ne­grín, ha­bla de él co­mo si fue­ra el deus ex ma­chi­na. Año y me­dio des­pués, echa pes­tes de él. Si la edi­to­rial me per­mi­tie­ra reha­cer mi li­bro Las tres Es­pa­ñas, del mis­mo mo­do que se­ría más crí­ti­co con Prie­to, tam­bién ten­dría que cam­biar el ca­pí­tu­lo so­bre Aza­ña. To­do el mun­do di­ce “Aza­ña es co­bar­de”; pe­ro a mí esa co­bar­día me pa­re­ce dig­na de una in­te­li­gen­cia so­be­ra­na. Cuan­do ala­ban que Fran­co fue­ra un hom­bre que no co­no­cía el mie­do, pien­so “pues qué gi­li­po­llas”. Sig­ni­fi­ca que no tie­nes ima­gi­na­ción, no tie­nes sen­ti­mien­tos. En el ca­so de Aza­ña, siem­pre huía de las res­pon­sa­bi­li­da­des del po­der. Cuan­do la Re­pú­bli­ca, ca­da vez que sa­lía del Go­bierno, de­cía “qué ali­vio, me vuel­vo a mis li­bros”. To­do eso me pa­re­ce muy bien. Pe­ro lo que hi­zo al fi­nal de la gue­rra, el aban­do­nar a la Re­pú­bli­ca, fue real­men­te una trai­ción tre­men­da, por­que dio a los bri­tá­ni­cos y a los franceses la ex­cu­sa pa­ra re­co­no­cer a Fran­co. Y mien­tras tan­to, se iba al tea­tro en Fran­cia ca­da día.

En la zo­na re­pu­bli­ca­na, ¿lle­ga a ha­ber una re­vo­lu­ción to­tal, o mu­chas co­sas res­pon­den al pro­ce­so que se si­gue en to­da gue­rra: car­ti­llas de ra­cio­na­mien­to, ex­pro­pia­cio­nes, fu­si­la­mien­tos, et­cé­te­ra?

To­do de­pen­de del si­tio. En Ara­gón sí que hay re­vo­lu­ción. Hay pue­blos –y eso es lo úni­co que re­fle­ja bien la pe­lí­cu­la de Ken Loach Tie­rra y Li­ber­tad– don­de se dan ver­da­de­ros de­ba­tes en­tre los cam­pe­si­nos. Un li­bro que se lla­ma Los he­chos de La Fa­ta­re­lla na­rra có­mo lle­gan unos anar­quis­tas de Bar­ce­lo­na a es­te pue­blo de pe­que­ños pro­pie­ta­rios de Ta­rra­go­na, de­ci­di­dos a co­lec­ti­vi­zar. Y to­dos, sal­vo unos po­cos, se nie­gan: son re­pu­bli­ca­nos pe­ro no quie­ren co­lec­ti­vi­zar. Los re­cién lle­ga­dos los ma­sa­cran. Así que aque­llo de­pen­dió del lu­gar: en Bar­ce­lo­na se co­lec­ti­vi­zó la in­dus­tria. En ge­ne­ral, creo que es muy di­fí­cil ha­cer una re­vo­lu­ción en un con­tex­to de gue­rra. Por ejem­plo, los anar­quis­tas, co­mo pen­sa­ban en la re­vo­lu­ción, no lo ha­cían en la pro­duc­ción. Al prin­ci­pio, re­qui­san ar­mas, et­cé­te­ra, pe­ro lue­go, ¿qué? Y las sub­sis­ten­cias, tam­bién im­por­tan­tí­si­mas. Las chu­mi­na­das que se han lle­ga­do a de­cir so­bre los he­chos de ma­yo del 37, en Bar­ce­lo­na... ¡es una cues­tión de sub­sis­ten­cias! Allí ha­bía 300.000 re­fu­gia­dos, que re­que­rían ali­men­tos. Los anar­quis­tas re­qui­sa­ban la co­mi­da en el cam­po. ¿Y qué pro­vo­can? Que los pe­que­ños pro­pie­ta­rios, co­mo en la Re­vo­lu­ción ru­sa, se pre­gun­ten: “¿Por qué va­mos a cul­ti­var pa­ra que es­tos in­de­sea­bles ven­gan a ro­bar­nos?”. Es en­ton­ces cuan­do los co­mu­nis­tas, con Vi­cen­te Uri­be, in­ten­tan ha­cer re­co­no­cer los de­re­chos del pe­que­ño pro­pie­ta­rio. Es al­go por lo que se les ha cri­ti­ca­do mu­cho des­de la iz­quier­da, pe­ro la úni­ca ma­ne­ra de alen­tar a los pro­pie­ta­rios a cul­ti­var era re­co­no­cer sus de­re­chos.

Co­mo cau­sa de la de­rro­ta re­pu­bli­ca­na, ¿es­te en­fren­ta­mien­to po­lí­ti­co in­terno es más o me­nos im­por­tan­te que la de­bi­li­dad mi­li­tar?

No, creo que el gran pro­ble­ma es el ar­ma­men­to, las ayu­das in­ter­na­cio­na­les... En es­te úl­ti­mo ca­so, los bri­tá­ni­cos fue­ron igual de cul­pa­bles que los ale­ma­nes y los ita­lia­nos; im­pi­die­ron que la Re­pú­bli­ca se de­fen­die­ra. Des­de lue­go, el he­cho de que Fran­co dirigiera su zo­na co­mo si fue­ra un cam­pa­men­to mi­li­tar mar­ca una gran di­fe­ren­cia, por­que la Re­pú­bli­ca es una de­mo­cra­cia con sus dispu­tas y di­vi­sio­nes. Pe­ro no creo que es­to ten­ga la cul­pa, aun­que soy cons­cien­te de que se ha es­cri­to mu­cho acu­san­do en esa di­rec­ción. Hu­bo fac­to­res mu­cho más pe­li­gro­sos. ¿Y no se­rá que las de­rro­tas mi­li­ta­res lle­van a la pe­lea po­lí­ti­ca y no al re­vés? Sí, cla­ro. Por su­pues­to.

“QUE FRAN­CO DIRIGIERA SU ZO­NA CO­MO UN CAM­PA­MEN­TO MI­LI­TAR MAR­CA UNA GRAN DI­FE­REN­CIA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.