“No nos fi­chó una pro­duc­to­ra, han si­do vein­te años de ir a lo Juan Pa­lo­mo”

Tiempo - - VIVIR - Por Ós­car Sainz de la Maza

Que­da una ho­ra es­ca­sa pa­ra la fun­ción y hay que im­pro­vi­sar una en­tre­vis­ta en la ca­fe­te­ría, una se­sión de fo­tos en­tre os­cu­ras bam­ba­li­nas y un ví­deo pro­mo­cio­nal he­cho al pie de las es­ca­le­ras, a es­ca­sos me­tros de un pú­bli­co al que le sor­pren­de tan­ta cer­ca­nía. El gru­po da la im­pre­sión de ser una pe­que­ña fa­mi­lia de gam­be­rros: cer­ca­nos, bro­mis­tas y –es­to se per­ci­be en se­gui­da– más sin­ce­ros que cual­quier can­tan­te.

No me di­ga que nun­ca les han com­pa­ra­do con Les Lut­hiers...

Al­gu­na vez. Pe­ro si se va a las raí­ces, la pro­pues­ta es muy di­fe­ren­te: ellos son có­mi­cos que crean sus pro­pios ins­tru­men­tos (de ahí les vino el nom­bre) mien­tras que no­so­tros lo que no te­ne­mos, pre­ci­sa­men­te, son ins­tru­men­tos. Aun así, ellos tam­bién mez­clan mú­si­ca y hu­mor, tie­nen gran­des nú­me­ros vo­ca­les y siem­pre se­rán un re­fe­ren­te.

“EL NOM­BRE DEL GRU­PO SA­LIÓ DE UNA CAN­CIÓN DE BA­RRIO SÉ­SA­MO”

¿Có­mo em­pe­zó to­do? Ojo, que aquí es don­de se sue­le men­tir...

Íba­mos pa­ra di­rec­to­res de co­ro cuan­do nos co­no­ci­mos, ten­dría­mos vein­te y pi­co años. Ahí tu­vi­mos la idea de mon­tar­lo. Apos­ta­mos por echar­le mu­cho em­pe­ño y amor.

Pe­ro el em­pe­ño y el amor no ha­cen des­pe­gar na­da por sí so­los.

Em­pe­za­mos con un con­cier­to en un bar. Lo clá­si­co, pa­ra fa­mi­lia y ami­gos. Pe­ro ves que gus­ta y que hay que se­guir, y al si­guien­te año ya em­pe­za­mos a ha­cer con­cier­tos. Al se­gun­do, ya nos sa­lió una pe­que­ña gi­ra por Gua­da­la­ja­ra, et­cé­te­ra.

¿No hu­bo apo­yo de pro­duc­to­ras?

Na­da. Vein­te años de “Juan Pa­lo­mo”.

An­tes de se­guir, ¿a qué vie­ne ese nom­bre ali­te­ra­ti­vo: B Vo­cal?

Vie­ne de una de las pri­me­ras can- cio­nes que adap­ta­mos, de Ba­rrio Sé­sa­mo, so­bre la le­tra B; B de bar­qui­llo, et­cé­te­ra. Lue­go, en las gi­ras in­ter­na­cio­na­les nos en­te­ra­mos de que era la tra­duc­ción –muy opor­tu­na– de la fra­se “Sé vo­cal”.

¿Tie­nen mu­cha acep­ta­ción en el ex­tran­je­ro?

Aca­ba­mos de es­tar en Co­rea del Sur por sex­to año con­se­cu­ti­vo. He­mos he­cho más de 30 gi­ras so­lo en Asia...

¿Có­mo an­da Za­ra­go­za de vi­di­lla?

Tie­ne mu­cha vi­da. Es­tá a la vez en me­dio de to­do y en me­dio de na­da; ar­tis­tas co­mo Ama­ral son ma­ños... aun­que po­cos tie­nen allí su se­de, co­mo no­so­tros.

¿No aca­ban has­ta los mis­mí­si­mos de res­pon­der siem­pre a las mis­mas pre­gun­tas pro­mo­cio­na­les?

To­dos ne­ce­si­ta­mos se­gu­ri­da­des; a los pe­rio­dis­tas tam­bién les pa­sa. Re­cu­rren a so­ta, ca­ba­llo, rey. Los can­tan­tes tam­bién nos aga­rra­mos a eso. Aho­ra, sien­do mú­si­ca a ca­pe­la, a ve­ces caen pre­gun­tas más pue­ri­les de las que se ha­cen ha­bi­tual­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.