Los par­ti­dos su­dan pa­ra cua­drar las cuen­tas tras el 26-J

El ade­lan­to elec­to­ral ha echa­do aún más las­tre eco­nó­mi­co so­bre las for­ma­cio­nes. So­lo se libra el PP.

Tiempo - - SUMARIO - Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

El escrutinio elec­to­ral, con sus tra­di­cio­na­les sal­tos de es­ca­ño a úl­ti­ma ho­ra, no so­lo pu­so de los ner­vios a los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de los dis­tin­tos par­ti­dos. Sus res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos se mor­die­ron las uñas in­clu­so más que ellos. La re­pe­ti­ción elec­to­ral ha su­pues­to un nue­vo las­tre pa­ra ca­si to­das las gran­des for­ma­cio­nes. So­lo el PtP con un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­ca­ños, y por tan­to de re­cur­sos eco­nó­mi­cos, res­pi­ra un po­co me­jor hoy que an­tes del 26 de ju­nio. El res­to reha­ce ya las cuen­tas en las que con­fia­ban ha­ce so­lo un mes. La si­tua­ción no es ex­tre­ma­da­men­te gra­ve en nin­gu­na de las for­ma­cio­nes, pe­ro sí mo­les­ta. Cons­cien­tes del ries­go al que se en­fren­ta­ban, las cuen­tas de PSOE, Uni­dos Po­de­mos y Ciu­da­da­nos se hi­cie­ron de for­ma muy con­ser­va­do­ra.

Sir­ven co­mo ejem­plo los so­cia­lis­tas, que en sus pre­vi­sio­nes pa­ra 2016 ya ha­bían re­du­ci­do el pre­su­pues­to de los 49 mi­llo­nes de eu­ros anua­les has­ta los 41. La re­duc­ción se su­ma a las an­te­rio­res, fru­to del des­ca­la­bro elec­to­ral de 2011, cuan­do pa­sa­ron de 169 dipu­tados a so­lo 110. En­ton­ces el PSOE tu­vo que pres­cin­dir de 123 tra­ba­ja­do­res, cer­ca de un 40% de la ma­sa sa­la­rial. In­clu­so así, una caí­da ma­yor ha­bría obli­ga­do a la di­rec­ción so­cia­lis­ta a to­mar aún más me­di­das. El re­sul­ta­do mí­ni­mo pa­ra no ne­ce­si­tar nue­vos des­pi­dos se ha­bía fi­ja­do en 85 es­ca­ños, 5 me­nos que en di­ciem­bre. Se que­da­ron al lí­mi­te.

Los 85 es­ca­ños y 5,4 mi­llo­nes de vo­tos que con­si­guie­ron per­mi­ten a los so­cia­lis­tas ac­ce­der a 5,8 mi­llo­nes de eu­ros en sub­ven­cio­nes elec­to­ra­les. Su­po­nen al­re­de­dor de me­dio mi­llón me­nos que lo que el par­ti­do ha in­ver­ti­do en la cam­pa­ña.

IU las­tra a Uni­dos Po­de­mos. La ma­la si­tua­ción de Uni­dos Po­de­mos vie­ne he­re­da­da de uno de sus so­cios, IU. Los de Al­ber­to Gar­zón tie­nen aún una deu­da pen­dien­te de 11 mi­llo­nes de eu­ros. Los 1,2 mi­llo­nes de eu­ros que re­ci­bi­rán por los es­ca­ños y vo­tos con­se­gui­dos en­tre to­das las can­di­da­tu­ras se que­dan muy le­jos de ali­viar la pe­no­sa si­tua­ción de la coa­li­ción, he­re­da­da pre­ci­sa­men­te de Ju­lio An­gui­ta, uno de los ma­yo­res pro­mo­to­res de la con­fluen­cia. Me­jor le va a Po­de­mos. Su ti­po de fi­nan­cia­ción, sin pe­dir cré­di­tos a los ban­cos, ha­ce que la úni­ca deu­da de la for­ma­ción sea con sus mi­li­tan­tes, que ade­lan­ta­ron di­ne­ro pa­ra la cam­pa­ña. En to­do ca­so, Po­de­mos ha lo­gra­do más di­ne­ro con las sub­ven­cio­nes que el que ha in­ver­ti­do en la cam­pa­ña (3,5 mi­llo­nes de eu­ros fren­te a 2,2), por lo que se­gui­rá sa­nea­do des­pués de de­vol­ver­lo. Da­do el ca­rác­ter ins­tru­men­tal de Uni­dos Po­de­mos, la for­ma­ción de Pa­blo Igle­sias no es res­pon­sa­ble de los prés­ta­mos de IU, pe­ro la si­tua­ción po­dría cam­biar en ca­so de con­so­li­dar la unión de am­bos.

Por úl­ti­mo, Ciu­da­da­nos de­be­rá apre­tar­se el cin­tu­rón pa­ra pa­gar el des­fa­se en el que ha in­cu­rri­do du­ran­te la cam­pa­ña. En la re­pe­ti­ción elec­to­ral, los de Al­bert Ri­ve­ra han per­di­do al­go más de 300.000 eu­ros (3 mi­llo­nes de gas­to y cer­ca de 2,65 mi­llo­nes de in­gre­sos).

La me­jor si­tua­ción, a prio­ri, es la del PP, que re­ci­bi­rá 12 mi­llo­nes de eu­ros por sus re­sul­ta­dos, mu­cho más de lo que ha in­ver­ti­do en la cam­pa­ña. Los po­pu­la­res, sin em­bar­go, arras­tran des­de di­ciem­bre una caí­da sig­ni­fi­ca­ti­va de es­ca­ños que les obli­ga­rá a re­or­ga­ni­zar sus re­cur­sos du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. El ajus­te fi­nal de­pen­de­rá en gran me­di­da de si lle­gan o no a for­mar un Go­bierno es­ta­ble que les per­mi­ti­ría li­be­rar en pues­tos ins­ti­tu­cio­na­les a mu­chos de sus miem­bros. De nue­vo el peor de los es­ce­na­rios se­ría una hi­po­té­ti­ca re­pe­ti­ción de elec­cio­nes. Ago­ta­dos fí­si­ca y eco­nó­mi­ca­men­te por las dos cam­pa­ñas pre­vias, to­dos los par­ti­dos re­co­no­cen que ten­drían muy di­fí­cil vol­ver a or­ga­ni­zar una cam­pa­ña des­de ce­ro. Qui­zá el di­ne­ro sir­va es­ta vez pa­ra for­zar un Go­bierno que ha­ce so­lo seis me­ses no fue po­si­ble.

El buen re­sul­ta­do del PP ha­ce que in­gre­se más de lo que ha gas­ta­do en la cam­pa­ña

Pa­blo Igle­sias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.