Es­pa­ña tien­ta otra vez a Gi­bral­tar con la co­so­be­ra­nía

Tras el bre­xit, Mar­ga­llo ofre­ce una fis­ca­li­dad pro­pia y que los lla­ni­tos man­ten­gan la na­cio­na­li­dad bri­tá­ni­ca.

Tiempo - - SUMARIO - A. Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Gi­bral­tar tem­bló con el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co so­bre la per­ma­nen­cia en la Unión Eu­ro­pea. A pe­sar de que es­te te­rri­to­rio fue el que más apo­yos re­ca­bó pa­ra se­guir en ella (el 96%), la Ro­ca se en­fren­ta aho­ra al fantasma del bre­xit. De con­su­mar­se la sa­li­da de la UE, pa­ra lo cual hay un pla­zo má­xi­mo de dos años, el pe­ñón de­ja­rá de ser te­rri­to­rio eu­ro­peo y sus pro­duc­tos ya no po­drán ac­ce­der al mer­ca­do úni­co, es de­cir a Es­pa­ña, con la mis­ma fa­ci­li­dad que has­ta aho­ra.

El flujo dia­rio de per­so­nas tam­bién se po­dría re­sen­tir a pe­sar de que Gi­bral­tar no for­ma par­te del es­pa­cio Schen­gen. El pro­pio mi­nis­tro de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co, Phi­lip Ham­mond, re­co­no­ció tras el bre­xit que Londres “es­ta­rá me­nos ca­pa­ci­ta­do pa­ra pro­te­ger los in­tere­ses de Gi­bral­tar” si fi­nal­men­te cul­mi­na el pro­ce­so de di­vor­cio con la UE. “Cual­quier in­te­rrup­ción del flujo de tra­ba­ja­do­res po­dría arrui­nar su eco­no­mía”, ad­vir­tió.

An­te es­ta even­tua­li­dad, Ma­drid y Londres po­drían fir­mar un acuer­do bi­la­te­ral pa­ra que los con­tro­les adua­ne­ros si­guie­sen en los mis­mos tér­mi­nos que aho­ra a cam­bio de que los más de 9.000 em­plea­dos es­pa­ño­les que tra­ba­jan a dia­rio en Gi­bral­tar no ten­gan pro­ble­mas pa­ra cru­zar la fron­te­ra.

En Ma­drid se em­pe­zó a dar for­ma a una nue­va pro­pues­ta de co­so­be­ra­nía na­da más co­no­cer­se los re­sul­ta­dos de la con­sul­ta. Al igual que en 2002-2003, cuan­do los Go­bier­nos de Jo­sé Ma­ría Az­nar y Tony Blair es­tu­vie­ron cer­ca de fir­mar un acuer­do de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, la par­te es­pa­ño­la desea­ría que la ban­de­ra es­pa­ño­la on­dea­se en el pe­ñón en igual­dad de con­di­cio­nes que la Union Jack y que se acep­ta­se la fi­gu­ra de un se­gun­do go­ber­na­dor ge­ne­ral –nom­bra­do por Ma­drid– que tu­vie­ra la mis­ma ca­pa­ci­dad de ve­to le­gis­la­ti­vo que tie­ne el re­pre­sen­tan­te de la rei­na Isa­bel II en la co­lo­nia.

Un ter­cer con­di­cio­nan­te, que en la prác­ti­ca fue lo que em­ba­rran­có el ca­si acuer­do de 2003, es que Es­pa­ña no re­nun­cia­ría a la re­tro­ce­sión com­ple­ta de

la Ro­ca, de mo­do que con­tem­pla­ría una co­so­be­ra­nía –de 50 o 100 años– co­mo un pa­so in­ter­me­dio en su re­cla­ma­ción.

El ar­tícu­lo 144. El mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Jo­sé Ma­nuel Gar­cía-Mar­ga­llo, lle­va dos se­ma­nas sub­ra­yan­do las bon­da­des de la ofer­ta es­pa­ño­la, que pa­sa­ría por otor­gar un es­ta­tu­to es­pe­cial a Gi­bral­tar en vir­tud del ar­tícu­lo 144 de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, que es­ti­pu­la que las Cor­tes po­drán, me­dian­te una ley or­gá­ni­ca y por “mo­ti­vos de in­te­rés na­cio­nal”, au­to­ri­zar o acor­dar un Es­ta­tu­to de au­to­no­mía “pa­ra te­rri­to­rios que no es­tén in­te­gra­dos en la or­ga­ni­za­ción pro­vin­cial”. Gi­bral­tar ten­dría un es­ta­tus me­jor que el de las ciu­da­des au­tó­no­mas de Ceu­ta y Me­li­lla, con una se­rie de pri­vi­le­gios co­mo el que sus ciu­da­da­nos man­ten­gan la na­cio­na­li­dad bri­tá­ni­ca si así lo desean y un es­ta­tu­to fis­cal pro­pio, que se ase­me­ja­ría al exis­ten­te aun­que sin lle­gar a ser un pa­raí­so fis­cal.

“Es un gi­ro co­per­ni­cano que abre las pers­pec­ti­vas com­ple­ta­men­te nue­vas so­bre el te­ma de Gi­bral­tar co­mo no ha­bía­mos te­ni­do en mu­cho tiem­po. Si Reino Uni­do acep­ta la co­so­be­ra­nía, la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca se­ría to­tal pa­ra Gi­bral­tar”, sub­ra­yó el mi­nis­tro an­tes de en­fa­ti­zar un es­ce­na­rio que preo­cu­pa a los lla­ni­tos: “Fue­ra de la UE ha­ce mu­cho frío”.

El Fo­reign Of­fi­ce re­afir­mó su do­ble com­pro­mi­so con la co­lo­nia. “Nun­ca lle­ga­re­mos a acuer­dos en los que el pue­blo de Gi­bral­tar pa­se a for­mar par­te de la so­be­ra­nía de otro Es­ta­do en con­tra de sus de­seos. Asi­mis­mo, el Reino Uni­do no ini­cia­rá nin­gún pro­ce­so de ne­go­cia­ción de so­be­ra­nía en el que Gi­bral­tar no es­té con­ten­to”. A Es­pa­ña se le pre­sen­ta el desafío de que su ofer­ta en fir­me sea enor­me­men­te ven­ta­jo­sa pa­ra los lla­ni­tos.

Tran­seún­tes cru­zan­do el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Gi­bral­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.