La gue­rra in­ter­na de Po­de­mos

Las di­fe­ren­tes vi­sio­nes de có­mo re­con­ver­tir Po­de­mos se en­fren­ta­rán en un pro­ce­so del que qui­zá sal­ga un nue­vo li­de­raz­go y una re­la­ción más dis­tan­te con Iz­quier­da Uni­da y las ba­ses, que po­dría dar lu­gar a una es­ci­sión en el par­ti­do.

Tiempo - - SUMARIO - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Tras la de­cep­ción elec­to­ral del 26 de ju­nio lle­ga la re­fle­xión. Po­de­mos se pre­pa­ra pa­ra sen­tar­se un mo­men­to y pen­sar en el par­ti­do en el que de­be­rá con­ver­tir­se pa­ra de­mos­trar a los ciu­da­da­nos que pue­de dar la ta­lla des­de den­tro del Par­la­men­to, des­de la opo­si­ción, pa­ra que cuan­do vuel­van a ce­le­brar­se elec­cio­nes aque­llos que no se atre­vie­ron a vo­tar a Pa­blo Igle­sias me­tan en la ur­na la pa­pe­le­ta de Po­de­mos, o de Uni­dad Po­pu­lar o de la fór­mu­la elec­to­ral que to­que. “Cuan­do em­pie­za la gue­rra de po­si­cio­nes, la gue­rra de mo­vi­mien­tos, de par­ti­sa­nos, ter­mi­na y que­dan los ejér­ci­tos re­gu­la­res con una ma­ne­ra de en­ten­der la po­lí­ti­ca de for­ma más con­ven­cio­nal”. Con es­ta fra­se de tin­tes bé­li­cos, Igle­sias da­ba es­ta se­ma­na el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a la dis­cu­sión que em­pan­ta­na­rá en los pró­xi­mos me­ses a Po­de­mos. Un re­plie­gue tem­po­ral ha­cia fue­ra pe­ro con tam­bo­res de gue­rra en el in­te­rior del par­ti­do.

A pe­sar de que se plan­tea co­mo una reor­de­na­ción de fuer­zas pa­ra lu­char con­tra un enemi­go ex­te­rior, den­tro de Po­de­mos sig­ni­fi­ca un en­fren­ta­mien­to en­tre dis­tin­tas vi­sio­nes y di­ri­gen­tes que

in­clu­ye un de­ba­te so­te­rra­do so­bre el li­de­raz­go de Pa­blo Igle­sias, di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta so­bre el pa­pel que de­ben te­ner las ba­ses de una for­ma­ción que na­ció de una es­truc­tu­ra asam­blea­ria, la re­la­ción que de­be es­ta­ble­cer­se con Iz­quier­da Uni­da y un pe­li­gro que no se desea pe­ro que Po­de­mos pue­de ver en el es­pe­jo de Sy­ri­za, el par­ti­do grie­go en el que tan­tas ve­ces se ha mi­ra­do y que ter­mi­nó par­tién­do­se en dos cuan­do el apa­ra­to que creó Ale­xis Tsi­pras de­jó de es­cu­char los cla­mo­res an­ti­aus­te­ri­dad de las ba­ses.

Una de las ba­ta­llas de es­ta gue­rra in­ter­na –la “prin­ci­pal” pa­ra el sec­tor más a la iz­quier­da– es por el li­de­raz­go. Que Po­de­mos ter­mi­ne afian­zan­do su unión con IU y de­je una puer­ta más abier­ta pa­ra es­cu­char a los círcu­los o re­vi­se su alian­za elec­to­ral y le­van­te una es­truc­tu­ra aún más ver­ti­cal, de­pen­de­rá de qué ge­ne­ral

la ga­ne: Pa­blo Igle­sias o Íñi­go Erre­jón, que es per­ci­bi­do en Po­de­mos co­mo su al­ter­na­ti­va.

Por si aca­so, el apa­ra­to que aún con­tro­la Igle­sias no pien­sa plan­tear es­ta cues­tión. No es­ta­ba pre­vis­to pa­ra el Con­se­jo Ciu­da­dano Es­ta­tal –que reúne a la di­rec­ción y a los lí­de­res te­rri­to­ria­les– quin­ce días des­pués de las elec­cio­nes, y en la en­cues­ta que se dis­tri­bu­yó a los círcu­los pa­ra que die­ran su opi­nión so­bre qué pu­do fa­llar pa­ra per­der 1,2 mi­llo­nes de vo­tos el can­di­da­to Igle­sias tam­po­co fi­gu­ra­ba en­tre las op­cio­nes. A pe­sar de lle­var me­ses en­tre los lí­de­res po­lí­ti­cos peor va­lo­ra­dos. To­man­do a los de PP, PSOE, Ciu­da­da­nos e IU, el can­di­da­to de Po­de­mos ocu­pa des­de ha­ce me­ses la pe­núl­ti­ma po­si­ción, so­lo su­pe­ra­do por Ma­riano Ra­joy ( ver gráfico en la pá­gi­na 16). Aun así, ofi­cial­men­te, el li­de­raz­go de Igle­sias no es­tá en cues­tión, co­mo tam­po­co na­die es­tá plan­tean­do el pa­pel de Erre­jón co­mo di­rec­tor de una cam­pa­ña elec­to­ral que no fun­cio­nó. Ofi­cio­sa­men­te, tan­to den­tro co­mo fue­ra del círcu­lo más cer­cano a Igle­sias se per­ci­be a Erre­jón co­mo al­ter­na­ti­va, aun­que no va­ya a lan­zar­se a la lu­cha por la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. “To­dos sa­be­mos que Erre­jón es una per­so­na que en un mo­men­to da­do po­dría, no di­go dispu­tar a Igle­sias, pe­ro sí tra­tar de li­de­rar Po­de­mos, pe­ro le so­bra la in­te­li­gen­cia pa­ra ver que los pla­zos son to­da­vía un po­co es­tre­chos co­mo pa­ra em­pe­zar a ha­blar de re­cam­bios”, di­cen en el apa­ra­to. Por­que la per­cep­ción de Erre­jón co­mo po­si­ble al­ter­na­ti­va a Igle­sias no de­pen­de de la cer­ca­nía con él. Lo ven los erre­jo­nis­tas, los pa­blis­tas y la ter­ce­ra

AN­TI­CA­PI­TA­LIS­TAS: EL LI­DE­RAZ­GO DE IGLE­SIAS ES­TÁ “GAS­TA­DO”

frac­ción del ejér­ci­to de Po­de­mos, Iz­quier­da An­ti­ca­pi­ta­lis­ta, co­rrien­te mi­no­ri­ta­ria pe­ro en cu­yas fi­las mi­li­tan la lí­der en An­da­lu­cía, Te­re­sa Ro­drí­guez; el al­cal­de de Cá­diz, Jo­sé Ma­ría Gon­zá­lez, Ki­chi; y el eu­ro­dipu­tado y fun­da­dor de pri­me­ra ho­ra de Po­de­mos Mi­guel Ur­bán. Tras el 26 de ju­nio, han res­ca­ta­do la pro­pues­ta de or­ga­ni­za­ción que de­fen­die­ron en la asam­blea de Vis­ta­le­gre de oc­tu­bre de 2014 y pi­den un “li­de­raz­go co­ral”. En lu­gar de un lí­der úni­co, un di­rec­to­rio en el que es­tén to­dos re­pre­sen­ta­dos, tam­bién Igle­sias y Erre­jón,y en el que ha­ya más mu­je­res, pen­san­do es­pe­cial­men­te en Ro­drí­guez. Es­ta es­truc­tu­ra, que se ale­ja tan­to de la idea de par­ti­do clá­si­co, no ca­sa con lo que tie­ne en men­te Erre­jón. Pe­ro los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas coin­ci­den con los erre­jo­nis­tas al cues­tio­nar el li­de­raz­go ac­tual. “Has­ta aho­ra, Pa­blo ha si­do el úni­co por­ta­voz y lí­der a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Pe­ro con­si­de­ra­mos que es­ta fa­se, que ha si­do muy po­si­ti­va, aho­ra hay que cam­biar­la. Cons­ta­ta­mos que el li­de­raz­go de Pa­blo es­tá, no que­ma­do, pe­ro sí bas­tan­te gas­ta­do”, di­cen en Iz­quier­da An­ti­ca­pi­ta­lis­ta. El pun­to de fric­ción más vi­si­ble en­tre Igle­sias y Erre­jón ha te­ni­do que ver con la con­fluen­cia con IU en Uni­dos Po­de­mos. La unión con IU les en­fren­tó an­tes de las elec­cio­nes y les ha en­fren­ta­do des­pués. Erre­jón siem­pre vio con re­ce­lo una coa­li­ción que fue­ra más allá de fi­char a al­gu­nos lí­de­res de IU o, co­mo di­ce uno de sus partidarios, “la re­fun­da­ción de IU 2.0”. Tras el 26J, es el lí­der de Po­de­mos que más cla­ro ha di­cho que, con los mis­mos 71 es­ca­ños que ob­tu­vie­ron el 20-D por se­pa­ra­do y con más de un mi­llón de vo­tos me­nos, Uni­dos Po­de­mos “no pa­re­ce ha­ber fun­cio­na­do”. En el otro ban­do, Igle­sias y el lí­der de IU, Al­ber­to Gar­zón, creen que Uni­dos Po­de­mos ha me­re­ci­do la pe­na, que por se­pa­ra­do qui­zá ha­brían sa­ca­do peo­res re­sul­ta­dos y que es un pro­yec­to a lar­go pla­zo pa­ra la cons­truc­ción de un blo­que pro­gre­sis­ta. Igle­sias cree que el nue­vo Po­de­mos de­be­rá con­tar con IU y Erre­jón si­gue pen­san­do que hay que hay que am­pliar ba­se elec­to­ral en otros ca­la­de­ros.

La alian­za con IU no va a ser “fá­cil”, en pa­la­bras de Igle­sias, y pue­de que en bre­ve vuel­va a dar un nue­vo do­lor de ca­be­za a Po­de­mos, por­que la for­ma­ción de Gar­zón es­tá dis­pues­ta a aban­do­nar el gru­po par­la­men­ta­rio de Po­de­mos e ir­se al Gru­po Mix­to del Con­gre--

IU EN­FREN­TÓ A IGLE­SIAS Y ERRE­JÓN AN­TES Y DES­PUÉS DEL 26-J

so si no se ga­ran­ti­za la “vi­si­bi­li­dad” a sus por­ta­vo­ces. Aun­que en me­nor di­men­sión, por­que Al­ber­to Gar­zón aca­ba de lle­gar al li­de­raz­go de Iz­quier­da Uni­da con un man­da­to cla­ro de aliar­se con Po­de­mos, es­ta for­ma­ción tam­bién de­ba­ti­rá so­bre los re­sul­ta­do de Uni­dos Po­de­mos el pró­xi­mo 16 de ju­lio en una reunión don­de tam­bién se es­pe­ran es­cu­char crí­ti­cas. De­jan­do a un la­do Ga­li­cia, don­de Po­de­mos e IU coha­bi­tan en la con­fluen­cia En Ma­rea, las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas vas­cas de oto­ño se­rán la pró­xi­ma pa­ra­da en el de­ba­te so­bre si ir o no uni­dos. Si en Po­de­mos Igle­sias lo tie­ne cla­ro y Erre­jón no, en IU tam­po­co hay na­da de­ci­di­do y aún es­tá por ver. Igle­sias y Erre­jón no es­tán abier­ta­men­te en­fren­ta­dos y en­tre am­bos si­gue ha­bien­do im­por­tan­tes pun­tos en co­mún. Coin­ci­den en que lo que pro­ba­ble­men­te de­pa­ra el fu­tu­ro es que Po­de­mos se pa­rez­ca en lo for­mal a los otros dos “gran­des par­ti­dos”, que, en su opi­nión, han de­ja­do las elec­cio­nes: el PP y el PSOE. El ter­ce­ro es Po­de­mos y de la photo-fi­nish se cae Ciu­da­da­nos. Am­bos creen que el 26-J ce­rró de­fi­ni­ti­va­men­te el ci­clo de con­vul­sión po­lí­ti­ca que abrió la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na del 15-M y que hay que re­pen­sar el pa­pel de las ba­ses y del ac­ti­vis­mo den­tro de Po­de­mos, con la vis­ta pues­ta en que no es igual ha­cer po­lí­ti­ca des­de la ca­lle que des­de el Con­gre­so. “Era una idio­tez que gri­tá­ba­mos, que la lu­cha es­tá en la ca­lle. Es men­ti­ra. Las co­sas cam­bian des­de las ins­ti­tu­cio­nes”, re­fle­xio­na­ba Igle­sias du­ran­te una in­ter­ven­ción en el cur­so “El te­ma de nues­tro tiem­po. Re­pen­sar el fu­tu­ro”, or­ga­ni­za­do por Po­de­mos en el mar­co de los Cur­sos de Ve­rano de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se en El Es­co­rial. “Ya no so­mos out­si­ders”, di­jo Igle­sias, que apos­tó por “una fuer­za po­lí­ti­ca nor­ma­li­za­da”.

Pe­ro mien­tras que Igle­sias teme que no fun­cio­ne el sal­to de un Po­de­mos a otro –“in­clu­so me aco­jo­na, por- que no es un desafío fá­cil, na­die nos ga­ran­ti­za que nos va­ya a ir bien”, di­jo–, Erre­jón apues­ta de for­ma más se­gu­ra por crear un Po­de­mos que “pue­da go­ber­nar”. Se­rá “más pre­de­ci­ble, me­nos se­xi” y ge­ne­ra­rá “me­nos ilu­sión en­tre los sec­to­res mo­vi­li­za­dos, pe­ro al mis­mo tiem­po, me­nos mie­do en­tre otros sec­to­res”, se­gún de­fi­nió él mis­mo al nue­vo Po­de­mos en El Es­co­rial. Erre­jón se si­gue “emo­cio­nan­do” con las ba­ses y su mo­vi­li­za­ción pe­ro cree que den­tro de to­da es­truc­tu­ra, al fi­nal, tie­ne que ha­ber “dos o tres per­so­nas” que lle­ven el pe­so. “Si la re­ce­ta fue­ra ha­cer ca­so a la ca­lle y de­cir la ver­dad, lle­va­ría­mos ga­nan­do elec­cio­nes 200 años”, di­jo.

Igle­sias de mo­men­to no ha ma­ni­fes­ta­do su opo­si­ción a es­ta idea, pe­ro sí su en­torno. Fren­te a un par­ti­do aún más ver­ti­cal, han sub­ra­ya­do el pa­pel de los mo­vi­mien­tos so­cia­les den­tro de Po­de­mos des­ta­ca­dos miem­bros del Con­se­jo de Coor­di­na­ción –el ór­gano nom­bra­do a de­do por Igle­sias pa­ra ges­tio­nar el día a día del par­ti­do–: su je­fa de ga­bi­ne­te, Ire­ne Mon­te­ro, o el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes con la So­cie­dad Ci­vil, Ra­fa Ma­yo­ral. Tam­bién dos nom­bres que guar­dan re­la­ción con los dos pri­me­ros en­fren­ta­mien­tos en­tre Igle­sias y Erre­jón en la pri­ma­ve­ra de es­te año y a par­tir de cuan­do ya na­da vol­vió a ser igual en la di­rec­ción de Po­de­mos. Luis Ale­gre, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, la or­ga­ni­za­ción de don­de ha­ce me­ses di­mi­tie­ron nue­ve di­ri­gen­tes de la ór­bi­ta de Erre­jón en pro­tes­ta por su ges­tión. Y Pa­blo Eche­ni­que, se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción y sus­ti­tu­to de Ser­gio Pas­cual, mano de­re­cha de Erre­jón al que Igle­sias des­ti­tu­yó en ple­nas ne­go­cia­cio­nes pa­ra la for­ma­ción de Go­bierno. Eche­ni­que es par­ti­da­rio de un par­ti­do más ho­ri­zon­tal y des­de su lle­ga­da a Or­ga­ni­za­ción se ha ocu­pa­do es­pe­cial­men­te de cui­dar a los círcu­los, ol­vi­da­dos por Erre­jón e Igle­sias. Des­de el 26-J, pro­cu­ra que no se dis­pa­ren las crí­ti­cas en con­tra del lí­der ( ver re­cua­dro en la pá­gi­na 14).

En es­te es­ta­do pre­bé­li­co, Iz­quier­da An­ti­ca­pi­ta­lis­ta tam­bién vela ar­mas. Se tra­ta de un gru­po me­nos nu­me­ro­so y sin ape­nas re­pre­sen­ta­ción, pe­ro al que Igle­sias se ha ido acer­can­do a me­di­da que se dis­tan­cia­ba de Erre­jón. Si en Vis­ta­le­gre Igle­sias y Erre­jón con­si­guie­ron arrin­co­nar­les, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral ha in­ten­ta­do des-

SY­RI­ZA SE ROM­PIÓ POR EL EX­CE­SI­VO PO­DER DE TSI­PRAS

de ha­ce me­ses dar imagen de cier­ta cer­ca­nía a Te­re­sa Ro­drí­guez, la ba­ro­ne­sa an­ti­ca­pi­ta­lis­ta en An­da­lu­cía, y Ale­gre in­cor­po­ró a miem­bros de es­te mo­vi­mien­to en la di­rec­ción ma­dri­le­ña de Po­de­mos des­pués de la des­ban­da­da de los partidarios de Erre­jón. En Po­de­mos Co­mu­ni­dad de Ma­drid la he­ri­da si­gue abier­ta, por­que quie­nes di­mi­tie­ron creen que los ma­los re­sul­ta­dos del 26-J en Ma­drid les dan la ra­zón en las de­fi­cien­cias que de­nun­cia­ron en la or­ga­ni­za­ción. Opi­nan que aho­ra en el par­ti­do es­tán em­pe­zan­do a dar­se cuen­ta. De­bi­do al acer­ca­mien­to de Igle­sias al ala más a la iz­quier­da de Po­de­mos, por­que su li­de­raz­go no se­rá tan in­con­tes­ta­ble co­mo en Vis­ta­le­gre y por­que con­fían que en una vo­ta­ción en la Asam­blea Ciu­da­da­na “pue­de pa­sar cual­quier co­sa”, los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas es­pe­ran po­der asen­tar al­gu­nas de sus pro­pues­tas en es­te río re­vuel­to en­tre Igle­sias y Erre­jón.

Si el Con­se­jo Ciu­da­dano Es­ta­tal em­pe­zó la dis­cu­sión, la ho­ja de ru­ta a un Po­de­mos “sin sex ap­peal” pe­ro más efi­cien­te en tér­mi­nos elec­to­ra­les desem­bo­ca­rá en una Asam­blea Ciu­da­da­na ex­tra­or­di­na­ria que se ce­le­bra­rá mu­cho an­tes de los tres años que mar­can los es­ta­tu­tos pa­ra las or­di­na­rias, el mis­mo pe­rio­do del man­da­to de Igle­sias co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Se­rá la ba­ta­lla fi­nal de es­ta gue­rra in­ter­na. Es el ma­yor ór­gano de de­ci­sión de Po­de­mos y don­de Iz­quier­da An­ti­ca­pi­ta­lis­ta, que ape­nas tie­ne voz en los ór­ga­nos de di­rec­ción, po­drá pre­sen­tar una pro­pues­ta de par­ti­do dia­me­tral­men­te opues­ta a la de Erre­jón y que, en prin­ci­pio, de­fien­de tam­bién Igle­sias y que los de Ro­drí­guez con­si­de­ran el ini­cio de to­dos los ma­les. Con­sis­te en vol­ver a la esen­cia. “Las me­jo­res fór­mu­las que tu­vi­mos al prin­ci­pio con las eu­ro­peas fue­ron de un par­ti­do-mo­vi­mien­to, cuan­do des­de los círcu­los ha­cía­mos Po­de­mos des­de la ba­se, des­de los par­ques, huía­mos de los lo­ca­les, aho­ra to­do el mun­do quie­re un lo­cal”, in­di­ca un miem­bro de es­ta co­rrien­te, que in­sis­te en que el ob­je­ti­vo es ha­cer pro­pues­tas “en po­si­ti­vo” e in­clu­si­vas de to­das las sen­si­bi­li­da­des. Pe­ro que tam­bién aler­ta de un ries­go, no desea­do, de que a Po­de­mos le ocu­rra co­mo a Sy­ri­za, su par­ti­do her­mano en Gre­cia, que el año pa­sa­do se par­tió en dos con la crea­ción de Uni­dad Po­pu­lar por opo­si­ción a los dic­ta­dos de la Troi­ka que Tsi­pras tu­vo que em­pe­zar a se­guir co­mo pri­mer mi­nis­tro. La es­ci­sión, que man­tie­ne la opo­si­ción a los res­ca­tes, a la aus­te­ri­dad y a la Troi­ka que die­ron ori­gen a Sy­ri­za, se que­dó con 25 de sus dipu­tados y se pre­sen­tó en con­tra de Tsi­pras en las elec­cio­nes de un mes des­pués.

Sin que­rer so­nar a ad­ver­ten­cia, Iz­quier­da An­ti­ca­pi­ta­lis­ta sí re­cuer­da lo que su­ce­dió en Gre­cia. Si en Vis­ta­le­gre acep­ta­ron el re­sul­ta­do de una vo­ta­ción que abru­ma­do­ra­men­te (80,7%) se in­cli­nó por el Po­de­mos que di­se­ña­ron Igle­sias y Erre­jón, aho­ra no es­tá tan cla­ro.

¿Se en­fren­ta Po­de­mos a una es­ci­sión? “De­pen­de­rá de la co­rre­la­ción de fuer­zas, si la di­rec­ción lo im­po­ne a es­pal­das de una gran ma­yo­ría so­cial o de las ba­ses de Po­de­mos, ló­gi­ca­men­te no­so­tros es­ta­re­mos con las ba­ses. Pe­ro creo que no lo ha­rá”.

Igle­sias y Erre­jón em­pie­zan la trans­for­ma­ción de Po­de­mos se­gui­dos de cer­ca por los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas y con la vis­ta pues­ta en la cap­ta­ción de nue­vos elec­to­res. Igle­sias ob­ser­va el pro­ce­so asu­mien­do que pue­den dar­se “una hos­tia de pro­por­cio­nes bí­bli­cas” y Erre­jón, con una vi­sión co­mo el tí­tu­lo de su char­la en El Es­co­rial, de “ca­rril lar­go”.

En lu­gar de su­mar los vo­tos que Po­de­mos e IU tu­vie­ron por se­pa­ra­do el 20-D, Uni­dos Po­de­mos no su­mó más de los 71 es­ca­ños que te­nían por se­pa­ra­do y per­dió más de un mi­llón de vo­tos el 26-J. En la imagen, lí­de­res de am­bas for­ma­cio­nes com­pa­re­cen an­te la pren­sa en la no­che elec­to­ral.

Sal­vo en enero, cuan­do su­peró a Sán­chez, Igle­sias ha si­do el se­gun­do de los gran­des lí­de­res peor va­lo­ra­do, so­lo por de­lan­te de Ra­joy.

Ur­bán, Ro­drí­guez y Ki­chi (cuar­to, quin­ta y sex­to por la iz­quier­da), los ma­yo­res ex­po­nen­tes de Iz­quier­da An­ti­ca­pi­ta­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.