El bre­xit, se­gún el pre­si­den­te de los sa­bios ale­ma­nes

Ch­ris­toph Sch­midt cree que las con­se­cuen­cias de la sa­li­da del Reino Uni­do se­rán “mo­de­ra­das” pa­ra la UE.

Tiempo - - SUMARIO - Ste­fano Mar­chi Mi­lán (Ita­lia)

En la Unión Eu­ro­pea, las re­for­mas la­bo­ra­les, así co­mo las po­lí­ti­cas fis­ca­les y pre­su­pues­ta­rias, no de­be­rían de­ter­mi­nar­se en Bru­se­las, sino en las ca­pi­ta­les de los Es­ta­dos miem­bros, res­pe­tan­do la “di­ver­si­dad” de en­fo­ques na­cio­na­les. Así opi­na Ch­ris­toph Sch­midt, uno de los eco­no­mis­tas más ilus­tres de Ale­ma­nia. Lo ha­ce en una con­ver­sa­ción ex­clu­si­va con TIEM­PO so­bre el fu­tu­ro de la in­te­gra­ción eu­ro­pea, en cu­yo éxi­to él aún con­fía, pe­se al re­cien­te re­fe­rén­dum por el que Reino Uni­do de­ci­dió sa­lir­se de la UE. Es­te pro­fe­sor de 53 años es pre­si­den­te del Con­se­jo de Ex­per­tos Eco­nó­mi­cos, un ór­gano ofi­cial ale­mán en­car­ga­do de ase­so­rar al Go­bierno fe­de­ral de Ber­lín a tra­vés de in­for­mes anua­les no vin­cu­lan­tes. Los in­te­gran­tes de es­te Con­se­jo son apo­da­dos los Cin­co sa­bios eco­nó­mi­cos. Sch­midt la­men­ta el (fu­tu­ro) Bre­xit, ca­li­fi­cán­do­lo de “de­ci­sión des­afor­tu­na­da”. Di­ce no creer que la UE pue­da es­tar me­jor sin el Reino Uni­do. Sin em­bar­go, es­tá con­ven­ci­do de que “el pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­pea to­da­vía pue­de cum­plir la pro­me­sa de pro­mo­ver la paz y la pros­pe­ri­dad” en el Vie­jo Con­ti­nen­te.

In­cer­ti­dum­bre sin pá­ni­co. Sch­midt pro­nos­ti­ca que en la UE “las con­se­cuen­cias” fi­nan­cie­ras y eco­nó­mi­cas del re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co so­lo “se­rán mo­de­ra­das”, in­clu­so “a corto pla­zo”. Se­gui­rá ha­bien­do “un po­co de in­cer­ti­dum­bre”, pe­ro ya no pá­ni­co. Se­gún el economista, “mu­chas de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes” pro­vo­ca­das por el Bre­xit “des­apa­re­ce­rán” en cuan­to Bru­se­las y Londres es­co­jan una de las “nu­me­ro­sas op­cio­nes” pa­ra un “buen acuer­do” so­bre su nue­va re­la­ción, que man­ten­ga el ac­ce­so del Reino Uni­do al “mer­ca­do in­te­rior de la UE”, aun­que co­mo país ajeno a la mis­ma.

El ca­te­drá­ti­co tam­bién cree que los lí­de­res de la UE po­drían “cal­mar la si­tua­ción” si co­mu­ni­ca­ran su in­ten­ción de se­guir per­fec­cio­nan­do la in­te­gra­ción con­ti­nen­tal. Pa­ra ello, Sch­midt con­si­de­ra “de­ci­si­vo” com­ple­tar el mer­ca­do in­te­rior de la Unión, con más “re­for­mas es­truc­tu­ra­les”, en­tre otros ám­bi­tos en ma­te­ria

la­bo­ral, así co­mo con más “aus­te­ri­dad” pre­su­pues­ta­ria, sin aque­lla “fle­xi­bi­li­dad ex­ce­si­va” que él acha­ca a la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Aun así, el economista abo­ga por una re­vi­sión del re­par­to de atri­bu­cio­nes en­tre Bru­se­las y las ca­pi­ta­les na­cio­na­les. Sch­midt no men­cio­na una re­for­ma de los tra­ta­dos de la UE, des­car­ta­da a corto pla­zo por una ma­yo­ría de lí­de­res eu­ro­peos. Pe­ro su­gie­re la de­vo­lu­ción a los Es­ta­dos miem­bros de al­gu­nos im­por­tan­tes po­de­res, que en prin­ci­pio ya les per­te­ne­cen, aun­que en es­tos úl­ti­mos años de cri­sis ha­yan si­do ejer­ci­dos de he­cho por las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias. En­tre ellos, la pro­pia le­gis­la­ción la­bo­ral y las po­lí­ti­cas fis­ca­les.

Asun­tos eu­ro­peos. Se­gún el pro­fe­sor Sch­midt, tras el Bre­xit, la Unión Eu­ro­pea de­be­ría pre­gun­tar­se: “¿Qué es lo que fun­cio­na, o de­be­ría or­ga­ni­zar­se, a ni­vel eu­ro­peo? ¿Y qué ha­cer a ni­vel na­cio­nal?”. “Yo creo –di­ce Sch­midt– que hay mu­chos pro­ble­mas en la eco­no­mía glo­bal que so­lo pue­den re­sol­ver­se con una ma­ne­ra de abor­dar en co­mún”. En con­cre­to: “El cam­bio cli­má­ti­co, mi­gra­cio­nes y asi­lo”, o “asun­tos de se­gu­ri­dad”. En es­tas ma­te­rias, la ges­tión co­mún eu­ro­pea “de­be­ría in­ten­si­fi­car­se”. Al mis­mo tiem­po, se­gún el economista, “hay otros te­mas, es­pe­cial­men­te có­mo or­ga­ni­zar los mer­ca­dos la­bo­ra­les, y có­mo gas­tar sus pro­pios re­cur­sos fis­ca­les, en los que los Es­ta­dos miem­bros cuen­tan con atri­bu­cio­nes, y sus res­pon­sa­bi­li­da­des de­be­rían to­mar­se más en se­rio”.

“Pen­se­mos –in­sis­te Sch­midt– en las re­for­mas la­bo­ra­les. ¿Cuál es el obs­tácu­lo al cre­ci­mien­to del em­pleo y a la re­duc­ción del pa­ro? Na­die es­tá tan cer­ca de se­me­jan­tes pro­ble­mas co­mo los Go­bier­nos na­cio­na­les. Las re­gu­la­cio­nes de los mer­ca­dos la­bo­ra­les de­be­rían ser de­ci­di­das por los Go­bier­nos na­cio­na­les, en Pa­rís, Vie­na, Ma­drid...”. “Es­to –ase­gu­ra– ha­ría Eu­ro­pa eco­nó­mi­ca­men­te más fuer­te, y más re­sis­ten­te a los desafíos de la glo­ba­li­za­ción”.

El pro­fe­sor de­fien­de tam­bién la des­cen­tra­li­za­ción en ma­te­ria de “re­cur­sos fis­ca­les”, aun­que ba­jo la coor­di­na­ción pre­su­pues­ta­ria anual ya ejer­ci­da por Bru­se­las en el Se­mes­tre Eu­ro­peo. “Los pue­blos en Eu­ro­pa –se­ña­la Sch­midt– quie­ren que sus Go­bier­nos na­cio­na­les es­tén en­car­ga­dos de las fi­nan­zas pú­bli­cas: im­pues­tos y gas­tos”. El ca­te­drá­ti­co opi­na que es­te es un asun­to de “so­be­ra­nía”, y “con­ta­ría con res­pal­do no so­lo por par­te de los ale­ma­nes”. “Sin em­bar­go –aña­de– de­be­ría ha­ber tam­bién una res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual (de los paí­ses) por las con­se­cuen­cias”. El economista con­si­de­ra pre­ma­tu­ras más trans­fe­ren­cias de po­de­res a Bru­se­las en ma­te­ria pre­su­pues­ta­ria. Pe­ro, a su jui­cio, “se­ría un error de­te­ner el pro­ce­so de in­te­gra­ción eu­ro­pea”. “Yo creo –di­ce Sch­midt– que el me­jor le­ma es pre­ci­sa­men­te el de la Unión Eu­ro­pea: uni­dad en la di­ver­si­dad”.

“De las re­gu­la­cio­nes la­bo­ra­les de­be­rían en­car­gar­se los res­pec­ti­vos Go­bier­nos na­cio­na­les”

El economista Ch­ris­toph Sch­midt cree que la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE tras el re­fe­rén­dum ha si­do una “de­ci­sión des­afor­tu­na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.