Gen­te: la ca­bal­ga­ta gay, sin lí­de­res po­lí­ti­cos

Har­tos, can­sa­dos de la cam­pa­ña po­lí­ti­ca de sus res­pec­ti­vos par­ti­dos, y con mie­do a los 37 gra­dos a la som­bra, los lí­de­res del PP, PSOE, Uni­dos Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, sin más vo­tos po por los que lu­char, evi­ta­ron el so­fo­can­te pa­seí­llo.

Tiempo - - SUMARIO - Alejandra Prat JE­SÚS MARIÑAS

¡Va­ya can­te ca­si ver­gon­zo­so! Har­tos, can­sa­dos de la lu­cha y con mie­do a los 37 gra­dos que caían a las 20.00 ho­ras, al no ne­ce­si­tar pro­mo­cio­nar­se bus­can­do vo­tos, los lí­de­res evi­ta­ron el so­fo­can­te pa­seí­llo. So­lo Cris­ti­na Ci­fuen­tes jus­ti­fi­có no ir, ella tan apo­ya­do­ra del mun­do gay que la ado­ra, ja­lea y has­ta sen­si­ble­men­te ves­ti­da de ro­sa re­ci­bió en su bal­cón co­mu­ni­ta­rio a una re­pre­sen­ta­ción de la or­ga­ni­za­ción. Así se so­li­da­ri­zó con el PP, no in­vi­ta­do a ma­ni­fes­tar­se co­mo el res­to de par­ti­dos. Pos­tu­ra con­tra­dic­to­ria con la de Ma­nue

la Car­me­na que la exal­tó ce­rran­do la apa­bu­llan­te ca­bal­ga­ta que aquí, cu­rio­sa­men­te y rom­pien­do mol­des in­ter­na­cio­na­les, lla­ma­ron “ma­ni­fes­ta­ción”, qui­zá po­li­ti­zán­do­la aún sin lí­de­res te­me­ro­sos de la su­da­da co­lec­ti­va o in­tu­yen­do al­gún abu­cheo a sus pre­ten­sio­nes tan evi­den­tes o aca­so cen­su­ran­do sus res­pec­ti­vos fra­ca­sos en las ur­nas. Mos­tra­ron cau­te­la re-

em­pla­za­dos por Erre­jón, un en­ca­mi­sa­do Án­gel Ga­bi­lon­do que no pa­ró de su­dar y Be­go­ña Vi­lla­cís co­mo re­cién sa­li­da de la ducha ba­ño con body de en­ca­je blan­co. Ellos sus­ti­tu­ye­ron a Pedro Sán­chez, Pa

blo Igle­sias y Al­bert Ri­ve­ra que el año pa­sa­do, en vís­pe­ras elec­to­ra­les, se pe­lea­ban su­je­tan­do la pan­car­ta exal­ta­do­ra de lo ge­ne­ral­men­te de­fi­ni­do co­mo “mar­cha, des­fi­le o ca­bal­ga­ta”.

Pa­raí­sos ho­mo. Así la llaman en la pio­ne­ra Nue­va York, en San Fran­cis­co con su em­ble­má­ti­co Cas­tro, au­tén­ti­co pa­raí­so ho­mo. Tam­bién en Sit­ges, tan ade­lan­ta­do des­de sus en­fren­ta­mien­tos en pleno fran­quis­mo pro­vo­cán­do­lo con una do­ce­na de ba­res. Pio­ne­ro fue El Co­mo­dín cuan­do no es­ta­ban per­mi­ti­dos. Sin te­mor mon­ta­ban car­na­va­les desafian­tes. Fue ade­lan­ta­da en ofre­cer pla­ya gay en su cén­tri­co y lar­go pa­seo ma­rí­ti­mo (le llaman “la pla­ya del Ca­lí­po­lis”), ade­más de la más dis­tan­te pla­ya del Muer­to, ple­na de can­ca­neo en­tre pi­na­res, buen go­zo del mi­llón y me­dio de pre­sen­tes –cal­cu­la­dos a ojo de buen cu­be­ro–, rui­do­sos, car­na­va­les­cos, lla­ma­ti­vos, jo­co­sos o con dis­pa­ra­ta­dos dis­fra­ces de egip­cios y ro­ma­nos que les per­mi­tía ex­hi­bir mus­cu­la­tu­ra, cuer­pos tra­ba­ja­dos, la­bios pin­ta­rra­jea­dos o emu­lar a ve­de­tes es­tu­pen­das con enor­mes to­ca­dos em­plu­ma­dos.

Siem­pre fue­ron su sím­bo­lo ad­mi­ra­do des­de Mis­tin­guett, Ce­lia Gámez –“Los nar­dos” y “Pi­chi”, per­ma­nen­te y pa­ro­dia­do leit­mo­tiv–, la si­ca­líp­ti­ca Be­lla Do­ri­ta, rei­na del Pa­ra­le­lo bar­ce­lo­nés,

Car­men de Li­rio y Sa­ra Mon­tiel, en­car­na­ción de lo que al­gu­nos que­rrían ser. Aún es de las más imi­ta­das por los tra­ves­tis que co­pian su sen­sual y pas­to­sa ma­ne­ra de can­tar Ne­na, Sus pí­ca­ros ojos o Fu­man­do es­pe­ro que no es tan­go ar­gen­tino sino obra de un ca­ta­lán lla­ma­do Vi­la­do­mat y que es­tre­nó Ra­mon­ci­ta

Ro­vi­ra, un nom­bre na­da be­lle èpo­que. Icó­ni­ca fue y es la des­ca­cha­rran­te Espe

ran­za Roy o la irre­pe­ti­ble Li­na Mor­gan, a quien el me­tro ma­dri­le­ño de­di­ca­rá la es­ta­ción de La La­ti­na, si­ta an­te el que fue su tea­tro. Un enor­me mu­ral evo­ca­dor cu­bri­rá una de sus pa­re­des.

En­tu­sias­mo y olés le­van­tó Mi­che­lle

Oba­ma, cuer­pa­zo ves­ti­do de blan­co, mano a mano con Le­ti­zia, a la que em­pe­que­ñe­ció. Pre­sen­tó su fun­da­ción pa­ra edu­ca­ción se­cun­da­ria, ya ca­si ins­ta­la­da en Se­vi­lla su hi­ja ma­yor. Más olés. La mul­ti­tu­di­na­ria ci­ta ca­pi­ta­li­na se­ña­ló la caí­da de los osos con ca­mi­sa de cua­dros con pre­do­mi­nio de lo que ya se con­si­de­ra sím­bo­lo uni­for­ma­dor ba­rrien­do ra­zas y fron­te­ras: ca­mi­se­ta de ti­ras so­bre ber­mu­das con vuel­ta. Pa­re­cían clo­nes en alen­ta­dor “to­dos a una”.

Olim­pia­da del se­xo 2017. Fue ani­ma­dor ape­ri­ti­vo al Word Pri­de del año pró­xi­mo que co­bi­ja­rá la ca­pi­tal de Es­pa­ña. Una es­pe­cie de olim­pia­da del se­xo. Oja­lá, ya re­ser­vé si­tio. Con­sue­la de no ha­ber con­se­gui­do los Jue­gos Olím­pi­cos. Es­ló­ga­nes an­te Ma­nue­la Car­me­na as­fi­xia­da con inapro­pia­do tra­je ne­gro pe­ro in­sis­tien­do que “to­le­ran­cia con los in­to­le­ran­tes”. Aca­so ti­ró con ba­la, es su­til. A ella se unió Án­gel Ga­rri­do sin su ha­bi­tual es­ti­ra­mien­to. Vis­tió ca­si in­for­mal –un sa­cri­fi­cio– con ca­mi­sa suel­ta so­bre va­que­ro. To­do un alar­de con la que caía des­de Ato­cha a Co­lón. Co­men­zó a los pies de un Car­los V que, an­te lo que veía, de­bió de biz­quear más de lo que hi­zo co­mo I de Es­pa­ña y V de Ale­ma­nia. Al World Pri­de ya va­ti­ci­nan la asis­ten­cia de cin­co mi­llo­nes que mul­ti­pli­ca­rán los 150 mi­llo­nes de eu­ros gas­ta­dos por los vi­si­tan­tes en los cin­co días lar­gos de es­tas va­ca­cio­nes pa­ra reivin­di­car op­cio­nes se­xua­les en ma­ni­fes­ta­ción, mar­cha ju­bi­lo­sa y triun­fal. Es­pe­ran la apo­teo­sis re­vis­te­ra que lle­ga­rá jus­to en un año y que ya se con­si­de­ra im­pa­ra­ble. Era ho­ra de ha­cer jus­ti­cia.

Tam­bién lo es de re­cu­pe­rar en li­bro dos íco­nos fe­me­ni­nos bien opues­tos: Preys­ler re­pa­sa­da por Pe­ña­fiel con Ju­lio, Fal­có y

Bo­yer. Ella y sus ma­ri­dos, sí: em­pe­zó con Ju­lio, con el que ca­só em­ba­ra­za­da de ocho me­ses mien­tras otro li­bro, es­te ele­gía­co, des­cu­bre có­mo Ma­ría Jo­sé Can­tu­do lo hi­zo pre­ña­da de cua­tro con Ma­no­lo Ote

ro. Ella em­pe­za­ba e hi­zo ca­rre­rón com­pa­ra­ble al de Isa­bel; fue es­po­sa amar­ga­da y trai­cio­na­da –“me sal­vó Car­men Mar

tí­nez-Bor­diú”, agra­de­ce– por el an­ta­ño ído­lo cu­yo nom­bre aca­ba de po­ner Pe­pe

Hi­dal­go a uno de los apa­ra­tos de Air Eu­ro­pa. La Can­tu­do vie­ne al pe­lo aun­que glo­sa­da en una an­to­lo­gía de Tony Alia­ga, pe­se a que ella di­ce no re­cor­dar na­da. Ni si­quie­ra al Jo­sé Fra­de, que en­lo­que­ci­do, le fir­mó su pri­mer con­tra­to im­por­tan­te cuan­do to­da­vía se ha­cia lla­mar Liza

El World Pri­de 2017 de Ma­drid aco­ge­rá a más de cin­co mi­llo­nes de in­con­di­cio­na­les

Mar­tino y ven­día su ca­ra bo­ni­ta pa­ra las no­ve­las de Co­rín Te­lla­do. Fue pio­ne­ra con el be­llo Otero ha­cien­do fo­to­no­ve­las. Lue­go lle­ga­ron anun­cios pa­ra El Cor­te In­glés que hoy son jo­ya de ci­ne­ma­te­ca. Una ex­pe­rien­cia de lo más dig­na que la po­pu­la­ri­zó en aque­llos fo­lle­to­nes de mu­cha fo­to con bo­ca­di­llos. Su más ve­ne­ra­dor que bió­gra­fo –eso se­rá con el tiem­po, to­da­vía que­da– la equi­pa­ra con la gran Ro­sa Ma

ría Sar­dá, que iba más de gra­cio­sa que de be­lle­zón, Pi­lar Ve­láz­quez, Ma­ría Ro­sa Omag­gio y Ra­fae­lla Ca­rrá.

Pri­mer des­nu­do in­te­gral. No des­de­ñe­mos sus prin­ci­pios con­sa­gra­dos en La tras­tien­da don­de Ma­ría Jo­sé – ya la Can­tu– mos­tró el pri­mer des­nu­do in­te­gral del ci­ne es­pa­ñol. In­far­tó, des­lum­bró, asom­bró, des­co­lo­có y se si­tuó pri­me­rí­si­ma en aquel ci­ne de des­ta­pe. Mo­men­to his­tó­ri­co de dos se­gun­dos y me­dio. Pe­ro os­ten­si­ble, osado y so­bre­sa­lien­te. Una sel­va vir­gen dig­na del me­jor ca­za­dor. Tras ese tra­ba­jo ex­hu­ma­dor más de fo­tos y tra­ba­jo que de amo­res, es­pe­ro Obras Com­ple­tas. Lo mal­pien­san, aun­que ella nie­gue tal le­yen­da ne­gra, al fin nos cons­tan sus éxi­tos en Ar­gen­ti­na, Chi­le y Co­lom­bia. De có­mo ha­cien­do El huer­to del fran­cés con Ága­ta Lys, se ti­ra­ron del pe­lo por­que Ma­ría Jo­sé en­ca­be­za­ba los car­te­les, al­go pro­me­ti­do a la otra.

Nun­ca ha te­ni­do pro­ble­mas de ir arri­ba o aba­jo. Pe­ro con Ága­ta era dis­tin­to, se dispu­taban la su­pre­ma­cía del ci­ne ca­chon­do que ani­mó la Tran­si­ción. Igual pa­sa con Isa­bel que, ¡al fin!, re­co­no­ce te­ner pro­pues­ta ma­tri­mo­nial del No­bel: “Me lo es­toy pen­san­do; son ya tres ma­tri­mo­nios, cin­co hi­jos y dos nie­tos”(dis­pues­ta al sí). Bate ré­cords tal

Plá­ci­do Do­min­go can­tan­do en el Ber­na­béu. No fa­lla­ron Nie­ves Ál­va­rez con tú­ni­ca de es­ti­lo hin­dú, Li­dia Bosch, de cur­si ro­sa has­ta los pies y Cary La­pi­que en blan­co. Re­apa­re­ció Ma­ri­cha­lar. Es­ta­mos sal­va­dos. An­drea Pas­cual y Aran-

cha del Sol op­ta­ron por des­fi­le en el Real. Bri­lla­ron. Chis­me de in­far­to ani­mó el 080 bar­ce­lo­nés don­de el ex­re­pre­sen­tan­te de Kor­ta­ja­re­na –que aún lle­va a Ve­len

co­so y Oriol El­ca­cho– no da cré­di­to al po­si­ble af­fai­re, romance, ca­pri­cho o aquí te pi­llo en­tre Jon y Ricky Mar­tín. “Pe­ro si les gus­ta lo mis­mo”, afir­man co­no­ce­do­res. De bo­ca en bo­ca, co­mo el re­vo­lu­cio­na­rio

Mi­quel Suay que con un Ave­lla­ne­da más es­ti­lo­so, trans­for­ma la mo­da mas­cu­li­na co­mo ha­ce me­dio si­glo hi­cie­ron su­per­ga­lác­ti­cos Cou­rre­ges y Car­dín. Cus­to cam­bió: ha­ce me­nos puz­les y re­sul­ta ro­pa muy lle­va­ble. Su­da con cin­co hi­jos y To­tón Co

me­llas, su­pe­ra­do el mal, en­tu­sias­ma por la bre­ve­dad de sus bi­ki­nis. Me en­can­tó ver pun­tual a He­le­na Ras

ko­nik de Mas, aun­que ya no sea pre­si­den­ta. Es abue­la de ge­me­los.

–¿Vol­ve­rán?, pre­gun­té an­te có­mo ma­ni­pu­la su ma­ri­do.

–¡Vol­ve­re­mos!- me di­jo sin más (pe­ro con él) an­te Alejandra Prat, re­cre­ci­da so­bre ta­co­na­zos y rien­do de que Fe­li­cia

no Ló­pez “sa­que tan­to par­ti­do a nues­tro no­viaz­go de cin­co me­ses”, la­men­tó an­te

El­sa An­ka, fe­liz de có­mo su hi­ja apren­de te­le­vi­sión con Car­los So­be­ra. Sus hi­jos

Ama­ro y Ale­ja­dro (de 6 y 8 años) des­fi­la­ron con Inés, la pe­que­ña de 3 años de

Mi­reia Ca­nal­da y Pedro Ló­pez, igual que la nie­ta de la po­lí­ti­ca Nu­ria de Gis­bert y Da­nie­la y Martina, ge­me­las de Raquel Me­ro­ño. Llo­ro­sa, no de­jó de fil­mar es­te de­but in­fan­til, y a pun­to de mu­dar­se a Ta­ri­fa don­de abre lo­cal pla­ye­ro muy ai­re St. Tro­pez. Allí no les fal­ta, so­bre to­do cuan­do so­pla el vien­to de Le­van­te. Al­go que no teme la es­ti­li­za­da Pi­lar Ru­bio en sus jor­na­das pla­ye­ras. A ella le so­pló el chal ro­jo, buen con­tras­te al bi­ki­ni lu­ci­do co­mo nue­va imagen de una mar­ca solar. Pru­den­te, en su po­sa­do no lu­ció el de­por­ti­vo re­loj cro­nó­gra­fo Ro­yal Oak, blan­co con bri­llan­tes que cues­ta 43.000 eu­ros, sor­pre­sa de Ser­gio Ra­mos en su úl­ti­mo aniver­sa­rio. Eso es amor. Y posibles.

Cris­ti­na Ci­fuen­tes en el bal­cón del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid Be­go­ña Vi­lla­cís en el Or­gu­llo gay de Ma­drid Jo­sep Ma­ría Ál­va­rez, Án­gel Ga­bi­lon­do y Car­la An­to­ne­lli en el Or­gu­llo gay

MI­che­lle Oba­ma y la rei­na Le­ti­zia Jai­me de Ma­ri­cha­lar Mi­riam Un­gría Li­dia Bosch Ca­ri La­pi­que con una ami­ga

Fa­bio­la Mar­tí­nez Nie­ves Ál­va­rez y Yo­lan­da Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.