Vue­ling y su es­tra­te­gia de vi­vir al lí­mi­te

Aun­que nos acom­pa­ña­rán aún por al­gún tiem­po, los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos no son eter­nos. Los ex­ce­sos que se pue­dan co­me­ter aho­ra pue­den pa­gar­se des­pués, y muy ca­ros, por­que la si­tua­ción ac­tual es abe­rran­te.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS SÁN­CHEZ-QUI­ÑO­NES

Los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos son una ano­ma­lía his­tó­ri­ca con con­se­cuen­cias que no han si­do to­da­vía con­ve­nien­te­men­te ana­li­za­das. Sus efec­tos afec­tan no so­lo a los aho­rra­do­res e in­ver­so­res, sino tam­bién a las em­pre­sas y a los Es­ta­dos.

Los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­dos de es­ta si­tua­ción de ti­pos ne­ga­ti­vos son las per­so­nas con hi­po­te­ca a ti­po va­ria­ble. Ha­ce ape­nas dos años era to­tal­men­te im­pen­sa­ble que el ín­di­ce de re­fe­ren­cia de las hi­po­te­cas, el eu­rí­bor, se si­tua­ra en ne­ga­ti­vo. Es­te ín­di­ce re­fle­ja el ti­po de in­te­rés al que es­tán dis­pues­tos a pres­tar­se los gran­des ban­cos en­tre sí. El eu­rí­bor en ne­ga­ti­vo in­di­ca que los gran­des ban­cos es­tán dis­pues­tos a pa­gar a otro ban­co por pres­tar­le di­ne­ro. Sor­pren­den­te. La úni­ca ex­pli­ca­ción ra­zo­na­ble es que les cues­ta me­nos pa­gar a otro gran ban­co por de­po­si­tar di­ne­ro que de­po­si­tar­lo en el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo a un cos­te del 0,4%.

Los Es­ta­dos de la Eu­ro­zo­na se es­tán vien­do muy be­ne­fi­cia­dos por la in­ter­ven­ción del BCE en el mer­ca­do de bo­nos so­be­ra­nos. Es­tán lo­gran­do co­lo­car sin nin­gún pro­ble­ma sus emi­sio­nes de deu­da pú­bli­ca a ti­pos de in­te­rés his­tó­ri­ca­men­te ba­jos, a pe­sar de que el ni­vel to­tal de deu­da es­té cer­ca de los ma­yo­res ni­ve­les conocidos.

Los prin­ci­pa­les dam­ni­fi­ca­dos de los ac­tua­les ti­pos de in­te­rés son los aho­rra­do­res e in­ver­so­res más con­ser­va­do­res. La ren­ta­bi­li­dad sin ries­go es ne­ga­ti­va por pri­me­ra vez en la his­to­ria. Ad­qui­rir le­tras del Te­so­ro su­po­ne pa­gar más de lo que se re­ci­bi­rá a ven­ci­mien­to. La ban­ca no tar­da­rá en co­brar por los sal­dos man­te­ni­dos en cuen­ta. De he­cho, ya ha co­men­za­do a co­brar a las gran­des em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes por las can­ti­da­des man­te­ni­das en cuen­ta co­rrien­te por en­ci­ma de un de­ter­mi­na­do im­por­te. La mi­tad de los bo­nos so­be­ra­nos eu­ro­peos ofre­cen ya ren­ta­bi­li­dad ne­ga­ti­va. Pa­ra lo­grar ape­nas un 1% de re­torno, an­tes de gas­tos y co­mi­sio­nes, hay que ir­se a un bono del Te­so­ro a diez años.

Ries­gos. An­te es­ta si­tua­ción, los aho­rra­do­res e in­ver­so­res, tan­to in­di­vi­dua­les co­mo ins­ti­tu­cio­na­les, se ven em­pu­ja­dos a asu­mir más ries­go del ha­bi­tual en bus­ca de ren­ta­bi­li­dad. An­tes de en­trar en es­ta si­tua­ción de ti­pos ne­ga­ti­vos, quien no desea­ba co­rrer ries­gos po­día in­ver­tir en le­tras del Te­so­ro o de­pó­si­tos ban­ca­rios ob­te­nien­do ren­ta­bi­li­da­des acep­ta­bles. Aho­ra hay que asu­mir ries­gos que inevi­ta­ble­men­te pue­den lle­gar a ma­te­ria­li­zar­se pro­vo­can­do pér­di­das que pue­den lle­gar a ser con­si­de­ra­bles.

Las em­pre­sas y los par­ti­cu­la­res co­rren el ries­go de au­men­tar su ni­vel de en­deu­da­mien­to más allá de lo ra­zo­na­ble so­la­men­te por el re­du­ci­do cos­te de la fi­nan­cia­ción. Una subida de los ti­pos de in­te­rés, aun­que aho­ra pa­rez­ca le­ja­na en el tiem­po, pue­de po­ner en ries­go a quien se ha­ya en­deu­da­do en ex­ce­so.

La ac­tual si­tua­ción de ti­pos ne­ga­ti­vos no se­rá eter­na, pe­ro to­do apun­ta a que to­da­vía nos acom­pa­ña­rá por un tiem­po, in­clu­so con ti­pos más ne­ga­ti­vos que los ac­tua­les. Es­ta co­yun­tu­ra es­tá que­bran­do los pa­ra­dig­mas esen­cia­les de la eco­no­mía de mer­ca­do. El ti­po de in­te­rés siem­pre se ha co­no­ci­do co­mo el pre­cio del di­ne­ro. Cuan­do es­te no so­lo no es ce­ro o gra­tis, sino ne­ga­ti­vo, inevi­ta­ble­men­te lle­va a la mi­nus­va­lo­ra­ción de los ries­gos y a la to­ma de de­ci­sio­nes erró­neas. Los ex­ce­sos se aca­ban pa­gan­do. Los ti­pos ne­ga­ti­vos son una abe­rra­ción con negativas con­se­cuen­cias que aún no han aflo­ra­do.

Bol­sa de Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.