In­vi­ta­dos per­fec­tos por el mun­do

Que­dar bien no cues­ta tan­to. Se tra­ta de do­mi­nar al­gu­nas re­glas de pro­to­co­lo, aun­que re­sul­ten cho­can­tes.

Tiempo - - SUMARIO - M.L.

Las cos­tum­bres no son igua­les en to­do el mun­do. En­con­trar­se en te­rri­to­rio des­co­no­ci­do y sa­lir ai­ro­so no tie­ne por qué ser mi­sión im­po­si­ble. In­clu­so los más rea­cios al pro­to­co­lo sa­ben que cuan­do se acu­de de in­vi­ta­do a una ca­sa hay cier­tas nor­mas que son de obli­ga­do cum­pli­mien­to, aun­que es­tas va­rían y mu­cho, se­gún el país en el que nos en­con­tre­mos. El ma­nual del tro­ta­mun­dos re­quie­re res­pe­tar las cos­tum­bres de los an­fi­trio­nes por dis­pa­ra­ta­das o in­có­mo­das que nos pa­rez­can pa­ra po­der sa­lir de una in­vi­ta­ción con la ca­be­za muy al­ta. Y aun­que la hos­pi­ta­li­dad no en­tien­de de fron­te­ras, es­to no quie­re de­cir que en oca­sio­nes no cues­te atra­ve­sar­las.

Si via­ja­mos al Nor­te, es im­por­tan­te sa­ber que, al en­trar en una vi­vien­da sue­ca, des­cal­zar­se es lo ha­bi­tual, y de es­to no se li­bran ni los in­vi­ta­dos. Al lle­gar hay que qui­tar­se los za­pa­tos y de­jar­los en la en­tra­da, y mien­tras se per­ma­nez­ca en la vi­vien­da hay que ir en cal­ce­ti­nes. Y si la pun­tua­li­dad es una de las re­glas básicas de la edu­ca­ción en cual­quier pun­to del mun­do, en Tan­za­nia y Ve­ne­zue­la lle­gar tar­de cu­rio­sa­men­te es­tá bien vis­to. To­do lo con­tra­rio de Ja­pón, don­de si acu­di­mos in­vi­ta­dos a una ca­sa, hay que bri­llar por pun­tual y for­mal. Y ni uno ni dos be­sos al lle­gar, ni tam­po­co dar la mano. Los ni­po­nes no son de­ma­sia­do da­dos al con­tac­to fí­si­co, con una in­cli­na­ción li­ge­ra de ca­be­za es más que su­fi­cien­te. La for­ma­li­dad pa­ra ellos es una nor­ma so­cial más, por lo que hay que evi­tar ser

de­ma­sia­do cam­pe­cha­nos en el tra­to con ellos. Ya en la me­sa, me­jor no em­pe­zar a co­mer has­ta que el an­fi­trión lo di­ga tres ve­ces. Ade­más, es im­por­tan­te re­cor­dar que uno mis­mo no se sir­ve la be­bi­da, sino que hay que es­pe­rar a que nos lle­nen el va­so, e in­clu­so si al­guien tie­ne el va­so va­cío se le pue­de ser­vir, y lo mis­mo ha­rán con no­so­tros. Por cier­to que la su­pre­ma­cía mas­cu­li­na en Ja­pón tam­bién es un ele­men­to que cho­ca en com­pa­ra­ción con otros lu­ga­res del mun­do y no hay que ex­tra­ñar­se si se sir­ve an­tes a los hom­bres que a las mu­je­res.

Nor­mas no es­cri­tas. Nues­tros ve­ci­nos los franceses son al­go más re­la­ja­dos en las nor­mas. Aún así, es de ma­la edu­ca­ción re­cha­zar al­gún ali­men­to, y aun­que no gus­te, siem­pre hay que to­mar al me­nos un po­co pa­ra pro­bar­lo. Y si se quie­re re­ma­tar que­dan­do bien, al día si­guien­te una lla­ma­da de te­lé­fono o un men­sa­je pa­ra agradecer la in­vi­ta­ción es tam­bién muy apre­cia­do. A la me­sa tam­bién se im­po­nen di­fe­ren­te es­ti­los, y hay lu­ga­res en los que acep­tar al­go a la pri­me­ra no es­tá bien vis­to. Cuan­do se acu­de de in­vi­ta­do a una ca­sa viet­na­mi­ta y te ofre­cen al­go, lo me­jor es ha­cer­se de ro­gar y re­cha­zar el ofre­ci­mien­to un par de ve­ces pa­ra fi­nal­men­te aca­bar acep­tan­do an­te la in­sis­ten­cia del an­fi­trión. Y si en No­rue­ga hay que uti­li­zar siem­pre los cubiertos, has­ta pa­ra to­mar un sánd­wich, hay otros lu­ga­res don­de las tra­di­cio­nes man­dan y son te­rreno mi­na­do pa­ra las mu­je­res, co­mo la tri­bu Ka­go­ro, en Ni­ge­ria, don­de no se per­mi­te que las in­vi­ta­das uti­li­cen las cu­cha­ras ya que es­te uten­si­lio, en ma­nos fe­me­ni­nas, es un sím­bo­lo de re­be­lión a lo es­ta­ble­ci­do. Don­de tam­po­co se ex­ce­den en la eti­que­ta a la me­sa es en Ye­men, aquí mu­chos pla­tos se co­men con la mano de­re­cha y en lu­gar de cubiertos se uti­li­za el pan. Y cui­da­do con usar la mano iz­quier­da: pue­de ser con­si­de­ra­do un ges­to mal­edu­ca­do y de mal gus­to, ade­más de ser un desafío pa­ra los zur­dos. Al igual que en Etio­pía, don­de ade­más y co­mo sím­bo­lo de con­fian­za, el an­fi­trión le da­rá de co­mer al in­vi­ta­do con su pro­pia mano. Y en las an­tí­po­das de nues­tras cos­tum­bres, hay destinos don­de con­duc­tas re­pro­ba­bles en nues­tra me­sa son un buen signo y una ma­ne­ra de mos­trar que se ha que­da­do sa­tis­fe­cho: en In­dia, Chi­na o en­tre los es­qui­ma­les sol­tar los ga­ses sin mi­ra­mien­tos no es de ma­le­du­ca­dos sino un ha­la­go y una mues­tra de cor­te­sía de ca­ra a los an­fi­trio­nes.

Hay paí­ses en los que sol­tar ga­ses cor­po­ra­les sin mi­ra­mien­tos es lo más ade­cua­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.