PP o có­mo ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud

Do­ble y di­fí­cil com­pro­mi­so de Ra­joy: re­no­var el par­ti­do y no usar el Go­bierno pa­ra com­pen­sar a los des­car­tes.

Tiempo - - SUMARIO - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: @Agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

Han si­do bas­tan­tes los in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos de con­sis­ten­te for­ma­ción que, con es­pe­cial én­fa­sis a par­tir del desen­la­ce del si­glo XIX, han ex­pre­sa­do de di­fe­ren­te for­ma esa in­cli­na­ción au­to­des­truc­ti­va tan arrai­ga­da en el ca­rác­ter es­pa­ñol. A mí me pa­re­ce in­su­pe­ra­ble es­te la­men­to que en­con­tré en Ve­láz­quez, pájaro so­li­ta­rio, una jo­ya pu­bli­ca­da por la edi­to­rial Pre-Tex­tos y es­cri­ta por el pin­tor Ra­món Ga­ya: “Hay en to­do lo es­pa­ñol, in­clu­so en aque­llo que pue­de pa­re­cer más ale­ja­do de la ce­rra­zón y la opa­ci­dad, al­go así co­mo una sor­de­ra vo­lun­ta­ria, una sor­de­ra, di­ría­mos, gus­to­sa, or­gu­llo­sa, y si se quie­re, lle­na de arro­gan­te her­mo­su­ra, pe­ro que lo aho­ga­rá, lo es­tran­gu­la­rá to­do”.

To­da­vía no vis­lum­bra­mos el pre­ci­pi­cio, pe­ro es­tá ahí. Los pro­ble­mas si­guen inal­te­ra­dos, al­gu­nos pu­drién­do­se. No ha pa­sa­do una se­ma­na des­de que vol­vié­ra­mos a vo­tar y ya se han vuel­to a abrir pa­so en los ti­tu­la­res: sis­te­ma de pen­sio­nes in­sos­te­ni­ble, deu­da, dé­fi­cit, em­pleo pre­ca­rio, un ajus­te de, se­gún las fuen­tes, en­tre 8.000 y 20.000 mi­llo­nes, Ca­ta­lu­ña… La sor­de­ra per­dió la her­mo­su­ra el 20-D y aho­ra pue­de ser sor­de­ra a se­cas, des­va­ne­ci­da en el tiem­po has­ta esa arro­gan­cia nues­tra tan pe­cu­liar y tan es­té­ril.

El pro­fe­sor Mi­guel Án­gel Quin­ta­ni­lla pi­de “ac­ti­var una nue­va co­rrien­te de opi­nión que pres­ti­gie la vo­lun­tad de acuer­do y la bús­que­da de con­sen­sos”. Quin­ta­ni­lla, ca­te­drá­ti­co de Ló­gi­ca y Fi­lo­so­fía de la Cien­cia en la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, ha es­cri­to en El Mun­do uno de los aná­li­sis más lu­mi­no­sos de los que yo he leí­do so­bre lo ocu­rri­do el 26-J. Acuer­do, con­sen­so. Pa­la­bras en desuso en la aca­de­mia in­fe­cun­da de la po­lí­ti­ca des­de tiem­po in­me­mo­rial. Co­mo ce­sión, re­nun­cia o ge­ne­ro­si­dad.

Mien­tras, más allá de los Pi­ri­neos, e in­clu­so en el Sur, nos em­pie­zan a mi­rar con la mis­ma ca­ra que a Bo­ris John­son o Ni­gel Fa­ra­ge, aquí, en sue­lo pa­trio, es­ta­mos a un pa­so de con­ver­tir el des­go­bierno –fi-

gu­ra en la que pue­de aca­bar de­vi­nien­do el Go­bierno en fun­cio­nes– en una nue­va com­mo­dity de la po­lí­ti­ca. Eso en el me­jor de los ca­sos, por­que, en fun­ción de có­mo evo­lu­cio­ne el sai­ne­te, po­dría ocu­rrir que al­guien se vie­ra ten­ta­do de usar tal ca­la­mi­dad co­mo ar­ma de ne­go­cia­ción. Pa­ra evi­tar­lo, se­ría muy con­ve­nien­te que los prin­ci­pa­les lí­de­res po­lí­ti­cos pu­sie­ran en prác­ti­ca los sa­bios con­se­jos del pro­fe­sor Quin­ta­ni­lla, em­pe­zan­do por ha­cer un hue­co en sus agen­das a una cier­ta pe­da­go­gía del acuer­do.

Pre­di­car con el ejem­plo. Cier­ta­men­te, el pri­me­ro que ha de pre­di­car con el ejem­plo es aquel so­bre quien las ur­nas han de­po­si­ta­do la ma­yor car­ga de res­pon­sa­bi­li­dad. Co­mo di­ce con su ha­bi­tual co­pio­si­dad un buen ami­go, “al PP hay que exi­gir­le un cam­bio ra­di­cal an­tes de pe­dir­le al PSOE que se ba­je los pan­ta­lo­nes”. Di­cho en tér­mi­nos me­nos abrup­tos: es el Par­ti­do Po­pu­lar el que de­be ac­tuar con la má­xi­ma ge­ne­ro­si­dad, y no tan­to por ser el pri­mer par­ti­do del país, con una ven­ta­ja de 52 es­ca­ños so­bre el se­gun­do, sino so­bre to­do por­que es el más obli­ga­do a eje­cu­tar un am­bi­cio­so plan de rec­ti­fi­ca­ción. Ma­riano Ra­joy pue­de en­cas­ti­llar­se en sus 137 dipu­tados y en su ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Se­na­do, o ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud po­nien­do en­ci­ma de la me­sa un pro­yec­to de Go­bierno de com­pro­mi­so y com­pro­me­ti­do, ac­ti­van­do pa­ra­le­la­men­te un plan de re­no­va­ción in­ter­na en to­da re­gla.

El PP ga­nó las elec­cio­nes del 26 de ju­nio por di­ver­sos fac­to­res, en­tre los que no con­vie­ne des­pre­ciar la tor­pe­za de sus opo­nen­tes y el mie­do a lo des­co­no­ci­do. Pe­ro tam­bién por­que su­po apro­ve­char la pró­rro­ga de los seis me­ses trans­cu­rri­dos des­de los fa­lli­dos co­mi­cios de di­ciem­bre pa­ra re­for­zar la pre­sen­cia pú­bli­ca de las nue­vas ca­ras del par­ti­do. Cuan­do en ju­nio de 2015 Ra­joy in­cor­po­ró a la di­rec­ción a Levy, Ca­sa­do, Ma­ro­to o Mar­tí­nez Maí­llo, se que­dó a me­dias, pe­ro al me­nos dio al­gu­na pis­ta de que po­día es­tar em­pe­zan­do a en­ten­der el men­sa­je.

El pre­si­den­te es­tá en su de­re­cho –y pue­de que has­ta en la obli­ga­ción– de co­rres­pon­sa­bi­li­zar al que tie­ne la lla­ve maes­tra de la go­ber­na­bi­li­dad, el PSOE, en la con­duc­ción del país. Cuen­ta ade­más con la opi­nión fa­vo­ra­ble de al­gu­nas de las ca­be­zas más lú­ci­das de los so­cia­lis­tas, co­mo Borrell, Ga­bi­lon­do o Se­vi­lla, a un acuer­do que per­mi­ta for­mar Go­bierno. In­clu­so los re­sul­ta­dos del 26-J le con­ce­den un vi­go­ro­so ar­gu­men­to pa­ra con­ti­nuar al fren­te del Eje­cu­ti­vo. Pe­ro si quie­re po­nér­se­lo di­fí­cil al PSOE, lo que pri­me­ro tie­ne que ha­cer es po­nér­se­lo muy fá­cil. Y no es su­fi­cien­te con asu­mir el com­pro­mi­so de con­cer­tar los gran­des te­mas de Es­ta­do.

Ma­riano Ra­joy en pri­me­ra per­so­na, y la di­rec­ción del PP en su con­jun­to, de­bie­ran ser cons­cien­tes de que na­die sen­sa­to que­rrá com­par­tir con ellos el des­gas­te de la go­ber­na­ción del país sin an­tes ha­ber cons­ta­ta­do la irre­ver­si­ble vo­lun­tad de ter­mi­nar lo que de­ja­ron a me­dias; de re­no­var el par­ti­do y no usar el Go­bierno pa­ra dar sa­tis­fac­ción a los des­car­tes; de con­ven­cer a la ciu­da­da­nía, con he­chos, de que hay vo­lun­tad fir­me de de­jar atrás un pa­sa­do de­ma­sia­do re­ne­gri­do. De otro mo­do, ca­si na­da se­rá po­si­ble.

Ma­riano Ra­joy en la se­de del PP en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.