Ri­car­do Me­nén­dez Sal­món

Tiempo - - SUMARIO - RI­CAR­DO ME­NÉN­DEZ SAL­MÓN

Exis­te un con­sen­so, am­pa­ra­do por fuer­zas tan po­de­ro­sas co­mo el Ban­co Mun­dial, por fa­mo­sos tan ubi­cuos co­mo Bono o Bob Gel­dof y por ese 1% de per­so­nas más ri­cas del pla­ne­ta en­tre las que se en­cuen­tran el ma­tri­mo­nio Ga­tes y Warren

Buf­fett, se­gún el cual el de­sa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co es­tá a las puer­tas de abolir pa­ra siem­pre una de las ma­yo­res pe­na­li­da­des de la hu­ma­ni­dad: la fal­ta de ali­men­to o, me­jor di­cho, la di­fi­cul­tad de un ac­ce­so efec­ti­vo y efi­caz al mis­mo.

La des­apa­ri­ción del ham­bre es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na gra­cias a la con­jun­ción de los avan­ces que la cien­cia po­ne al al­can­ce de los agri­cul­to­res y a las bon­da­des del fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo, tér­mino acu­ña­do por

Matt­hew Bis­hop y Mi­chael Green, ma­tri­mo­nio de cu­ya unión sur­gi­rá ese “ra­dian­te por­ve­nir”, un día so­ña­do por la li­te­ra­tu­ra co­mu­nis­ta. To­do ello, con la con­ni­ven­cia de unas ins­ti­tu­cio­nes con­ven­ci­das de ha­ber al­can­za­do el me­jor de los mun­dos posibles (el uni­ver­so apo­lí­ti­co y po­si­deo­ló­gi­co san­cio­na­do por Fran­cis Fu­ku­ya

ma en El fin de la His­to­ria y el úl­ti­mo hom­bre) y fe­li­ces por ha­ber en­con­tra­do en el gran ca­pi­tal al alia­do que nos con­du­ci­rá a un mun­do del que ha­brá des­apa­re­ci­do una la­cra que hoy con­de­na al ho­rror a más de mil mi­llo­nes de per­so­nas so­bre la Tie­rra.

Has­ta aquí el dis­cur­so fe­liz, el des­plie­gue de ma­ra­vi­llas, el non plus ul­tra del op­ti­mis­mo de in­ge­nie­ros y téc­ni­cos.

A es­te dic­ta­do pan­glo­siano, Da­vid Rieff opo­ne en su en­sa­yo El opro­bio del ham­bre los sofismas que es­con­de, las me­dias ver­da­des que acu­ña y la evi­den­cia de unas prác­ti­cas que en po­co o na­da se com­pa­de­cen de lo an­te­di­cho. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria hu­ma­na, el ám­bi­to em­pre­sa­rial, con­ver­ti­do en usu­fruc­tua­rio de los po­de­res del Es­ta­do, apa­re­ce co­mo en­car­na­ción des­ti­na­da a ase­gu­rar el bie­nes­tar de los de­sam­pa­ra­dos.

Nin­gu­na re­vo­lu­ción po­dría ser más ra­di­cal, nin­gu­na pre­vi­sión po­dría ser más an­ti­his­tó­ri­ca ni pre­ci­sar de ma­yo­res re­ser­vas de fe. No en vano, no se re­cuer­da que el cau­san­te de una ca­tás­tro­fe ha­ya si­do su so­lu­ción.

Es a es­te se­cues­tro de la vo­lun­tad del Es­ta­do, a su de­bi­li­ta­mien­to a ma­nos de for­tu­nas y cor­po­ra­cio­nes, con­tra lo que apun­ta el tra­ba­jo de Rieff, un do­cu­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra com­pren­der có­mo el dis­cur­so acer­ca del fin del ham­bre no es­con­de sino la in­tere­sa­da ma­ni­pu­la­ción de una reali­dad que se ter­gi­ver­sa en fun­ción de la con­ver­sión de la His­to­ria en un mo­vi­mien­to iner­cial con los fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas y sus ice­bergs fi­nan­cie­ros eri­gi­dos co­mo sal­va­do­res ma­te­ria­les de las ofen­sas hu­ma­nas, en es­te ca­so ese ham­bre que ya el pro­fe­ta

Eze­quiel, 600 años an­tes de la era cris­tia­na, lla­ma­ba “opro­bio de las na­cio­nes”.

Un li­bro apa­sio­na­do, de ho­nes­ti­dad ra­di­cal, obli­ga­da lec­tu­ra pa­ra quien quie­ra en­ten­der de qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de ham­bre y jus­ti­cia en el mun­do ac­tual.

EL LI­BRO DE RIEFF NOS HA­BLA DEL FIN DEL HAM­BRE Y DE LOS SOFISMAS QUE ES­CON­DE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.