Lo­la Flo­res, a es­tu­dio

Un li­bro se pre­sen­ta co­mo ra­dio­gra­fía so­cio­ló­gi­ca de la Es­pa­ña fran­quis­ta a tra­vés de es­ta ar­tis­ta de le­yen­da.

Tiempo - - SUMARIO - Jo­sé Ma­nuel Gó­mez

La bue­na no­ti­cia es que el pro­fe­sor Al­ber­to Ro­me­ro Ferrer se ha to­ma­do en se­rio a la ar­tis­ta co­mo pie­za cla­ve de la his­to­ria de nues­tro país en el li­bro Lo­la Flo­res. Cul­tu­ra po­pu­lar. Me­mo­ria sen­ti­men­tal e his­to­ria del es­pec­tácu­lo (Fun­da­ción La­ra). La ma­la no­ti­cia la hu­bie­ra ver­ba­li­za­do la pro­pia Lo­la, que re­ba­ja­ba los hu­mos in­te­lec­tua­les de su en­torno con una ra­ción de ló­gi­ca, sinceridad y sen­ti­do co­mún: “Si me que­réis, ir­sen” ru­gió an­te la mu­che­dum­bre el día de la bo­da de su hi­ja.

Lo­la Flo­res re­pre­sen­tó co­mo na­die la for­ta­le­za de la cul­tu­ra oral y en los mo­men­tos cul­mi­nan­tes de su vi­da siem­pre re­co­no­ció el ta­len­to ajeno. Así que cuan­do re­ci­bió el la­zo de Isa­bel La Ca­tó­li­ca de ma­nos de Jo­sé So­lís (“la son­ri­sa del ré­gi­men”, le de­cían al mi­nis­tro del “glo­rio­so mo­vi­mien­to na­cio­nal”), Lo­la qui­so reivin­di­car un ga­lar­dón si­mi­lar pa­ra Car­men Ama­ya. Lo­la tam­bién re­co­no­ció el ta­len­to de Ma­no­lo Ca­ra­col, del que con­fe­sa­ba que su su­su­rro la vol­vía lo­ca, y to­do el mun­do sa­bía de aquel romance pe­ca­mi­no­so del año 1947 y tam­bién sa­bía del ma­chis­mo y el mal­tra­to del can­taor. El co­men­ta­rio ha­bi­tual de una épo­ca de es­tra­per­lo pa­ra los pu­dien­tes y pan ne­gro pa­ra los ven­ci­dos.

El au­tor pa­sa de lar­go por los vai­ve­nes sen­ti­men­ta­les de Lo­la Flo­res y se con­cen­tra en su pa­pel co­mo mo­tor de la re­cu­pe­ra­ción tea­tral tras la gue­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.