His­to­rias de la his­to­ria

Lin­dis­far­ne, In­gla­te­rra, ve­rano de 793. Tie­ne lu­gar la pri­me­ra in­cur­sión vi­kin­ga en sue­lo in­glés.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS RE­YES

“De la fu­ria de los hom­bres del Nor­te lí­bra­nos Se­ñor”. No es el la­men­to de un hin­cha in­glés por la eli­mi­na­ción de In­gla­te­rra a ma­nos de Is­lan­dia, es la ora­ción que co­ti­dia­na­men­te se re­za­ba en to­dos los mo­nas­te­rios in­gle­ses des­de fi­na­les del si­glo VIII. El gran in­ven­to grie­go de las com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas es el me­jor subs­ti­tu­to de la gue­rra, por eso, más allá de los cro­nis­tas de fút­bol, los his­to­ria­do­res bri­tá­ni­cos re­cor­da­ron, con el se­gun­do gol de Is­lan­dia, el mar­ti­rio que ha­ce do­ce si­glos pa­de­cían los in­gle­ses por el te­rror de los vi­kin­gos, an­te­pa­sa­dos di­rec­tos, sin mez­cla de ra­za al­gu­na, de los is­lan­de­ses ac­tua­les.

Hu­bo te­ne­bro­sos pre­sa­gios: tor­be­lli­nos, re­lám­pa­gos y fie­ros dra­go­nes vo­lan­do por el cie­lo, anun­cio de “la de­vas­ta­ción de la te­rri­ble gen­te pa­ga­na que des­tru­yó la igle­sia de Dios en Lin­dis­far­ne”. Así re­fie­re la Cró­ni­ca An­glo­sa­jo­na del si­glo IX el asal­to de los pi­ra­tas vi­kin­gos al mo­nas­te­rio de la “Is­la San­ta” de Lin­dis­far­ne, en la cos­ta de Nort­hum­ber­land, fa­mo­so san­tua­rio por guar­dar las re­li­quias de San Cut­ber­to.

Sin re­cu­rrir a ele­men­tos fan­tás­ti­cos, Al­cuino de York, el mon­je in­glés que fue una de las lum­bre­ras de la cor­te de Car­lo­magno, hi­zo una des­crip­ción más im­pre­sio­nan­te: “Nun­ca an­tes ha­bía apa­re­ci­do en Gran Bre­ta­ña un te­rror se­me­jan­te al que aho­ra su­fri­mos por cul­pa de una ra­za pa­ga­na… Los bár­ba­ros de­rra­ma­ron la san­gre de los san­tos al­re­de­dor del al­tar, y pi­so­tea­ron sus res­tos en el tem­plo de Dios, co­mo si fue­ra la ba­su­ra de la ca­lle”.

Es­te fue el pri­mer ata­que vi­kin­go re­gis­tra­do en In­gla­te­rra, su­ce­dió en el ve­rano del año 793 y mar­có el ini­cio de la lla­ma­da Era Vi­kin­ga. Du­ran­te los tres si­glos si­guien­tes, los hom­bres del Nor­te ( Nor­se en an­ti­gua lengua es­can­di­na­va) pro­ce­den­tes de las dis­tin­tas par­tes de Es­can­di­na­via to­ma­ron por asal­to el mun­do co­no­ci­do –y aun el des­co­no­ci­do, co­mo Is­lan­dia y Groen­lan­dia–. Al prin­ci­pio eran me­ras ex­pe­di­cio­nes de pi­ra­te­ría, de ahí el nom­bre “vi­kin­go”, que es el que par­ti­ci­pa en una co­rre­ría ma­rí­ti­ma.

Su víc­ti­ma fa­vo­ri­ta en una pri­me­ra eta­pa eran los mo­nas­te­rios. En la Edad Me­dia los ce­no­bios se con­vir­tie­ron en los re­fu­gios del sa­ber y la cul­tu­ra, ate­so­ra­ban bi­blio­te­cas y fa­bri­ca­ban a mano los po­cos li­bros que se pro­du­cían, co­pias ma­nus­cri­tas de otros más an­ti­guos, co­mo los fa­mo­sos Evan­ge­lios de Lin­dis­far­ne, el pri­mer lu­gar asal­ta­do por los vi­kin­gos, que aña­dían al tex­to en la­tín co­men­ta­rios en in­glés an­ti­guo, lo que los con­vier­te en los más an­ti­guos tex­tos bí­bli­cos en lengua in­gle­sa. Ade­más po­dían te­ner ob­je­tos de cul­to en pla­ta y oro, y siem­pre es­ta­ba bien sur­ti­da la des­pen­sa y la bo­de­ga. Jun­to a es­tas ten­ta­cio­nes pa­ra los pi­ra­tas, los mon­jes no eran hom­bres de ar­mas, era co­mo ro­bar a ni­ños. Pa­ra pro­te­ger­se de los asal­tos, en Ir­lan­da lle­ga­ron a cons­truir los mo­nas­te­rios sin puer­ta, sien­do ne­ce­sa­ria una lar­ga es­ca­le­ra pa­ra en­trar por una ventana.

Pe­ro la au­da­cia y vo­lu­men de las in­cur­sio­nes fue cre­cien­te, y en 845 los Nor­se al­can­za­ron Pa­rís por el Se­na y lo sa­quea­ron, re­ti­rán­do­se so­lo des­pués de co­brar un enor­me res­ca­te del rey de Fran­cia. Cin­co años des­pués, 350 bo­tes vi­kin­gos re­ma­ron Tá­me­sis arri­ba y no so­lo so­me­tie­ron Londres a un bru­tal pi­lla­je, sino que lo in­cen­dia­ron has­ta la úl­ti­ma ca­sa. Más ade­lan­te los pi­ra­tas se con­ver­ti­rían en in­va­so­res per­ma­nen­tes, crean­do sus pro­pios reinos en In­gla­te­rra, Ir­lan­da, Fran­cia y has­ta Si­ci­lia. Los Nor­se pa­sa­rían en­ton­ces a lla­mar­se nor­man­dos, in­te­grán­do­se en la cul­tu­ra cris­tia­na oc­ci­den­tal.

Águi­la de san­gre.

Las is­las bri­tá­ni­cas fue­ron la re­gión fa­vo­ri­ta de las in­cur­sio­nes nór­di­cas. A me­dia­dos del si­glo IX, los Nor­se in­ver­na­ban en sue­lo in­glés, y sus co­rre­rías te­nían lu­gar en cual­quier épo­ca del año y no so­lo en ve­rano, co­mo al prin­ci­pio. Pe­ro aún fal­ta­ba por caer lo peor so­bre In­gla­te­rra. Tan­to las sa­gas vi­kin­gas co­mo la Cró­ni­ca An­glo­sa­jo­na re­co­gen una epo­pe­ya de san­gre y cruel­dad, la his­to­ria del le­gen­da­rio cau­di­llo Rag­nar Lod­brok, sus hi­jos y el rey Ae­la de Nort­hum­bria, uno de los reinos an­glo­sa­jo­nes que for­ma­ban In­gla­te­rra.

Los is­lan­de­ses des­cien­den de los vi­kin­gos, mar­ti­rio de los in­gle­ses du­ran­te la Edad Me­dia

Ae­la lo­gró ha­cer pri­sio­ne­ro a Rag­nar –el que ha­bía sa­quea­do Pa­rís– y le dio una ma­la muer­te arro­ján­do­lo a un po­zo de ser­pien­tes. Pe­ro Rag­nar te­nía mu­chos hi­jos con sus tres for­mi­da­bles mu­je­res, fe­ro­ces gue­rre­ros de ape­la­ti­vos im­pre­sio­nan­tes co­mo Si­gurd Ser­pien­te en el Ojo, Björn Bra­zo de Hie­rro, o Ivar

el Des­hue­sa­do, que re­clu­ta­ron lo que la Cró­ni­ca An­glo­sa­jo­na lla­ma “el gran ejér­ci­to pa­gano”. Ya no se tra­ta­ba de una ra­zia pi­ra­ta de ta­ma­ño ma­yor, sino de una au­tén­ti­ca in­va­sión pa­ra que­dar­se. Los hi­jos de Rag­nar ven­cie­ron a Ae­la, en­tra­ron en York y eje­cu­ta­ron “una ma­tan­za in­con­me­su­ra­ble”. Al rey ven­ci­do le die­ron el más te­rri­ble su­pli­cio que se les ocu­rrió pa­ra ven­gar a su pa­dre, el águi­la de san­gre”, se­gún des­cri­be la Cró­ni­ca An­glo­sa­jo­na: “Le cor­ta­ron to­das las cos­ti­llas de su co­lum­na y le arran­ca­ron los pul­mo­nes”, for­man­do así una es­pe­cie de alas san­gui­no­len­tas.

Los vi­kin­gos fun­da­ron en sue­lo in­glés el reino de Jo­rik, con una di­nas­tía da­ne­sa en el trono. El rey in­glés Al­fre­do el Gran

de me­re­ció ese tí­tu­lo por­que lo­gró con­te­ner­los, pe­ro a ba­se de ce­der y pa­gar. In­gla­te­rra se di­vi­dió en dos, Da­ne­law (el país ba­jo la ley da­ne­sa) y An­glo­land, la par­te pro­pia­men­te in­gle­sa, aun­que es­ta­ba su­je­ta a tri­bu­to, el Da­ne­geld, el “oro de los da­ne­ses” que se pa­ga­ba al in­va­sor.

Du­ran­te los dos si­glos si­guien­tes, los in­gle­ses lu­cha­ron por li­brar­se de los hom­bres del Nor­te, pe­ro con más fra­ca­so que éxi­to. En 947 hu­bo una nue­va in­va­sión ca­pi­ta­nea­da por Eric Ha­cha

San­grien­ta, rey de No­rue­ga. El apo­do es in­di­ca­ti­vo del pa­vo­ro­so ca­rác­ter del in­va­sor, pe­ro aún peor era su so­bre­nom­bre cul­to, pues me­re­ció ser lla­ma­do Fra­tis

In­ter­fec­tor, en la­tín “el que ma­ta a sus her­ma­nos”, pues los ase­si­nó pa­ra al­can­zar el trono no­rue­go. La bru­ta­li­dad de

Ha­cha San­grien­ta se com­ple­men­ta­ba con la per­fi­dia de su es­po­sa Gunn­hild, he­chi­ce­ra y en­ve­ne­na­do­ra que co­la­bo­ra­ba en sus crí­me­nes.

Lue­go hu­bo una di­nas­tía de vi­kin­gos da­ne­ses rei­nan­do so­bre to­do el país, y en 1066, cuan­do mu­rió Eduar­do el Con­fe

sor, el úl­ti­mo rey de In­gla­te­rra pro­pia­men­te in­glés, que ha­bía re­cu­pe­ra­do el trono, su su­ce­sión fue dispu­tada por tres pre­ten­dien­tes, uno in­glés, otro no­rue­go, y un ter­ce­ro nor­man­do, es de­cir, tam­bién hom­bre del Nor­te. Ga­nó es­te úl­ti­mo, lla­ma­do por eso Gui­ller­mo el

Con­quis­ta­dor, y sus gue­rre­ros nor­man­dos se con­vir­tie­ron pa­ra siem­pre en la aris­to­cra­cia de In­gla­te­rra. Es de­cir, que la hu­mi­lla­ción del 2 a 1 fren­te a Is­lan­dia en la Eu­ro­co­pa de fút­bol ha llo­vi­do so­bre un muy an­ti­guo mo­ja­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.