Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Postureo, pa­ri­pé, co­me­dia. To­dos lo nie­gan, pe­ro to­dos ha­blan y aho­ra to­do muy dis­cre­to, co­mo le gus­ta a Ma­riano Ra­joy. To­dos mien­ten, cla­ro, pe­ro son las re­glas. Y si Jean-François Re­vel in­sis­tía en que la “men­ti­ra es la pri­me­ra de las fuer­zas que mue­ven el mun­do”, Her­man Mel­vi­lle le es­cri­bía a su ami­go Nat­ha­niel Hawt­hor­ne que “la ver­dad es la co­sa más ton­ta que hay ba­jo el sol. In­ten­te ga­nar­se la vi­da con la ver­dad y des­pués va­ya a los co­me­do­res so­cia­les”. Ca­si dos se­ma­nas des­pués del 26-J la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca se di­vi­de en­tre las reunio­nes que ha em­pe­za­do a te­ner el lí­der del PP con gru­pos mi­no­ri­ta­rios y au­to­nó­mi­cos –Coa­li­ción Ca­na­ria, PNV, ERC y Con­ver­gèn­cia– y las con­ver­sa­cio­nes y con­tac­tos re­ser­va­dos. To­dos lo nie­gan, cla­ro, pe­ro ha ha­bi­do al­go más que bre­ves char­las te­le­fó­ni­cas. Al­bert Ri­ve­ra, que al fren­te de sus Ciu­da­da­nos es una pie­za cla­ve del sudoku po­lí­ti­co, ha es­ta­do des­apa­re­ci­do al­gu­nos días, igual que Pedro Sán­chez, por mu­cho que al fi­nal fue­ra des­cu­bier­to en una pla­ya de Mo­já­car. Los te­lé­fo­nos no han de­ja­do de fun­cio­nar ni un so­lo mi­nu­to des­pués de que se ce­rra­ran las ur­nas. El PSOE, por su­pues­to, de­be opo­ner­se a la in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy, pe­ro co­mo ha re­cor­da­do Mi­guel Se­bas­tián, el que fue­ra mi­nis­tro de In­dus­tria con Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, tam­bién hu­bo un tiem­po en el que los so­cia­lis­tas, con el mis­mí­si­mo Fe­li­pe Gon­zá­lez a la ca­be­za, pro­cla­ma­ban aque­llo de “OTAN, de en­tra­da no” y el que lue­go de­fen­die­ran lo con­tra­rio –re­fe­rén­dum in­clui­do– no les im­pi­dió vol­ver a ga­nar elec­cio­nes e in­clu­so con ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Al­gún ana­lis­ta cer­cano al PSOE, co­mo Bo­la­ño, lo re­su­me en un “PP, de en­tra­da no”.

Ra­joy y el PP co­gie­ron un fue­lle ines­pe­ra­do el 26-J y, des­de en­ton­ces, trans­mi­ten más que tran­qui­li­dad. Na­da es­tá ase­gu­ra­do to­da­vía, pe­ro to­do ha cam­bia­do. La vís­pe­ra de las elec­cio­nes ba­ra­ja­ban pla­nes que han que­da­do arrum­ba­dos por la fuer­za de los he­chos y los vo­tos. Tam­bién lo ne­ga­rán, pe­ro no­ta­bles del PP ha­bla­ban el día de re­fle­xión de unas ter­ce­ras elec­cio­nes co­mo una op­ción si las ur­nas lo de­ja­ban to­do igual que el 20-D. Aho­ra esa op­ción no le in­tere­sa a na­die, so­bre to­do a los dis­tin­tos ad­ver­sa­rios del PP, te­me­ro­sos de co­se­char un re­sul­ta­do to­da­vía peor. En di­ciem­bre, Pa­blo Igle­sias de­ci­dió en­se­gui­da que le con­ve­nía una re­pe­ti­ción elec­to­ral y, aun­que de­cía lo con­tra­rio, tra­ba­jó pa­ra ello, co­mo ha re­pe­ti­do tan­tas ve­ces Pedro Sán­chez. Tam­bién él se equi­vo­có y el je­fe de Po­de­mos bas­tan­te tie­ne aho­ra con los líos in­ter­nos de su pro­pio gru­po.

La tras­tien­da de la co­me­dia po­lí­ti­ca de un ve­rano tó­rri­do, que se re­pre­sen­ta en Ma­drid, cons­tru­ye un mo­de­lo pa­ra los pró­xi­mos me­ses, in­clu­so años si to­do se da bien. Es­tán in­tere­sa­dos el PP, el PSOE, Ciu­da­da­nos y tam­bién el PNV, Coa­li­ción Ca­na­ria e in­clu­so po­dría es­tar­lo Con­ver­gèn­cia. Po­de­mos vo­ci­fe­ra­rá, pe­ro lo asu­mi­rá, mien­tras di­se­ña una es­tra­te­gia pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar en la ca­lle, a par­tir del oto­ño, lo que no lo­gró en las ur­nas. Eso sí, si la co­me­dia tie­ne un fi­nal fe­liz, Igle­sias y los su­yos ten­drán me­nos co­ber­tu­ra me­diá­ti­co-televisiva, por­que el PP y el PSOE tam­bién ha­blan aho­ra de ese asun­to y, tras el sus­to o muer­te pre­vio al 26-J, na­die quie­re re­pe­tir la ex­pe­rien­cia, so­bre to­do con el ejem­plo del Bre­xit ca­lien­te, con efec­tos co­la­te­ra­les que ya se em­pie­zan a no­tar, co­mo el co­rra­li­to –no

HAY MU­CHO POSTUREO EN LOS CON­TAC­TOS PA­RA UNA IN­VES­TI­DU­RA. EN LA TRAS­TIEN­DA, YA SUE­NA UN CAN­DI­DA­TO DE CIU­DA­DA­NOS PA­RA PRE­SI­DIR EL CON­GRE­SO, MIEN­TRAS SÁN­CHEZ, QUE PO­DRÍA REAFIRMASE CO­MO LÍ­DER DEL PSOE Y DE LA OPO­SI­CIÓN, ES­CU­CHA CÓ­MO SUS BA­RO­NES QUIE­REN QUE HA­YA GO­BIERNO PRON­TO POR­QUE NE­CE­SI­TAN YA MÁS DI­NE­RO

en Ar­gen­ti­na, ni en Ve­ne­zue­la, sino en el Reino Uni­do– a las in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias.

Na­da es­tá de­ci­di­do. To­do pue­de ocu­rrir, in­clu­so unas ter­ce­ras elec­cio­nes, pe­ro no pa­re­ce pro­ba­ble. Los con­tac­tos y ne­go­cia­cio­nes en se­gun­do plano –los que se nie­gan y se ocul­tan– su­gie­ren que Al­bert Ri­ve­ra vol­ve­rá a arre­me­ter con­tra la fi­gu­ra de Ma­riano Ra­joy, pe­ro que ya hay un nom­bre del par­ti­do na­ran­ja en­ci­ma de la me­sa co­mo po­si­ble pre­si­den­te del Con­gre­so –sue­na el as­tu­riano Jo­sé Ig­na­cio Pren­des– y que el lí­der de Ciu­da­da­nos es­ta­ría dis­pues­to a que su par­ti­do tu­vie­ra al­gu­nos mi­nis­te­rios en el pró­xi­mo Go­bierno. El gru­po po­lí­ti­co que li­de­ra Ri­ve­ra, tras el chas­co del 26-J, se jue­ga su fu­tu­ro y lo úl­ti­mo que le in­tere­sa es pa­re­cer pres­cin­di­ble, tro­pa au­xi­liar y so­bre to­do, una ter­ce­ra ci­ta con las ur­nas.

El PSOE, en teo­ría, no pue­de ni de­be pro­pi­ciar un Go­bierno del PP ni por ac­ción, ni por omi­sión, es de­cir, por abs­ten­ción. Sin em­bar­go, la op­ción de la vuel­ta a las ur­nas es­pan­ta a to­dos, Pedro Sán­chez in­clui­do. El je­fe del PSOE ha te­ni­do –por­que se la han su­su­rra­do– la ten­ta­ción de ex­plo­rar un en­re­ve­sa­dí­si­mo pac­to con Po­de­mos e in­de­pen­den­tis­tas va­rios, pe­ro ese sí es “el sue­ño de una no­che de ve­rano”. To­do es ne­go­cia­ble, con y sin ta­quí­gra­fos, pe­ro Pedro Sán­chez tam­bién po­dría ga­ran­ti­zar­se su su­per­vi­ven­cia al fren­te de la opo­si­ción mien­tras el PSOE se re­com­po­ne y lle­va la voz can­tan­te an­te un nue­vo Go­bierno de Ra­joy, con o sin mi­nis­tros de Ciu­da­da­nos. Los lla­ma­dos ba­ro­nes so­cia­lis­tas, in­clui­da la ba­ro­ne­sa Su­sa­na Díaz, des­car­tan cual­quier apo­yo del PSOE a la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, pe­ro tam­bién le han ex­pli­ca­do a Pedro Sán­chez que les con­vie­ne que ha­ya Go­bierno cuan­to an­tes por­que hay que desatas­car la fi­nan­cia­ción. Ne­ce­si­tan di­ne­ro con ur­gen­cia y pa­ra con­se­guir­lo ha­ce fal­ta que ha­ya Go­bierno. Co­me­dia y sue­ño po­lí­ti­co de unas no­ches de ve­rano. ¿O no?, co­mo di­ría Ra­joy. Mel­vi­lle ya es­cri­bió que quien quie­ra ga­nar­se la vi­da con la ver­dad, que va­ya a los co­me­do­res so­cia­les. So­bre to­do en po­lí­ti­ca es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.