Turno de pa­la­bra

Tiempo - - SUMARIO - AL­FON­SO GUE­RRA

Es mo­ne­da co­rrien­te que, en las pri­me­ras ho­ras que su­ce­den a un pro­ce­so elec­to­ral, to­dos los par­ti­dos se pro­cla­men co­mo si hu­bie­sen si­do el par­ti­do ga­na­dor, pe­ro so­lo uno de ellos pue­de de­cla­rar­se triun­fa­dor con la ló­gi­ca que ase­gu­ra que ga­na el que más vo­tos ha con­se­gui­do.

Pe­ro en po­lí­ti­ca jue­gan tam­bién otras ló­gi­cas. A ve­ces se sue­le con­si­de­rar ga­na­dor a aquel que tie­ne me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno con el apo­yo de otros. Se re­cu­rren tam­bién a otras re­fe­ren­cias: cuán­tos vo­tos ob­tu­vo en re­la­ción con los que con­si­guió en el an­te­rior pro­ce­so elec­to­ral; con­si­de­rar lo ob­te­ni­do con re­fe­ren­cia a las ex­pec­ta­ti­vas crea­das an­tes de la vo­ta­ción. Y, ¿có­mo se crean esas ex­pec­ta­ti­vas? Me­dian­te la pu­bli­ca­ción de en­cues­tas que teó­ri­ca­men­te se ha­cen pa­ra co­no­cer la ten­den­cia de las pre­fe­ren­cias de los elec­to­res, pe­ro que úl­ti­ma­men­te se des­ti­nan a orien­tar el vo­to pro­cla­man­do a unos ven­ce­do­res, a otros per­de­do­res; tam­bién se crean es­pe­ran­zas por el tra­ta­mien­to que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­cen de las en­cues­tas y, por úl­ti­mo, por las de­cla­ra­cio­nes de los can­di­da­tos que, ge­ne­ral­men­te, se pro­po­nen co­mo ga­na­do­res des­de el pri­mer ins­tan­te de la cam­pa­ña.

To­man­do en cuen­ta to­das esas variables, el re­sul­ta­do elec­to­ral del 26-J no ha da­do cum­pli­da sa­tis­fac­ción a nin­gún par­ti­do, aun­que con una cla­ra gra­da­ción. El he­cho ob­vio es que el Par­ti­do Po­pu­lar ha vuel­to a ser el par­ti­do más vo­ta­do e in­clu­so ha me­jo­ra­do al­go su re­sul­ta­do res­pec­to a la úl­ti­ma vo­ta­ción. Bien es ver­dad que pa­ra un par­ti­do que ha de go­ber­nar, los 137 es­ca­ños ob­te­ni­dos no son un ba­lan­ce muy ha­la­güe­ño. El PSOE ha lo­gra­do un re­sul­ta­do bas­tan­te de­cep­cio­nan­te, el más ba­jo de la eta­pa de­mo­crá­ti­ca, aun­que no sea el peor de su his­to­ria co­mo ma­cha­co­na­men­te re­pi­ten los que no co­no­cen na­da de la his­to­ria. Sin em­bar­go, el PSOE vi­vió la no­che elec­to­ral con ali­vio pues la coa­li­ción de las de­plo­ra­bles (téc­ni­ca­men­te) en­cues­tas y los co­men­ta­ris­tas de las te­le­vi­sio­nes mos­tra­ban un en­fer­mi­zo re­go­deo en cer­ti­fi­car el desea­do sor­pas­so, que no se dio.

Los da­tos reales su­po­nían un cam­bio cuan­ti­ta­ti­vo y so­bre to­do cua­li­ta­ti­vo de tal mag­ni­tud que lo­gra­ron con­ver­tir un mal re­sul­ta­do en un tran­qui­li­za­dor ali­vio. Pe­ro no se­ría bueno pa­ra el Par­ti­do So­cia­lis­ta una ac­ti­tud con­for­mis­ta an­te una vo­ta­ción de­ma­sia­do ale­ja­da de las pre­vi­sio­nes que pue­de y de­be ha­cer un par­ti­do con vo­ca­ción de ma­yo­ría, con pro­yec­to de Go­bierno. Tal vez la per­cep­ción que pu­do te­ner el elec­to­ra­do so­cia­lis­ta de que el PSOE ha­bía in­ten­ta­do ne­go­ciar un Go­bierno con los di­ri­gen­tes de Po­de­mos pro­vo­có el re­cha­zo de una par­te de ese elec­to­ra­do.

En va­lor re­la­ti­vo, el fra­ca­so ha si­do asig­na­do por to­dos a la coa­li­ción de 16 par­ti­dos ti­tu­la­da Uni­dos Po­de­mos. La arro­gan­cia de sus di­ri­gen­tes, la im­por­tan­te fi­nan­cia­ción con que con­ta­ban y el ex­ce­si­vo, por sec­ta­rio, tra­ta­mien­to fa­vo­ra­ble de al­gu­nas ope­ra­do­ras de te­le­vi­sión, des­ta­can­do La Sex­ta, en la que el ma­tri­mo­nio ha de­rro­cha­do un es­ti­lo na­da de­mo­crá­ti­co en la in­for­ma­ción (se ha­ce di­fí­cil ca­li­fi­car­la así) po­lí­ti­ca, no die­ron el re­sul­ta­do esperado.

Ob­je­ti­va­men­te Po­de­mos (aho­ra Uni­dos Po­de­mos, gra­cias a la ope­ra­ción de ven­ta de Iz­quier­da Uni­da) ha ve­ni­do pa­ra ga­ran­ti­zar el Go­bierno de la de­re­cha. Di­vi­dien­do el vo­to de la iz­quier­da, la de­re­cha ga­na aun­que sea con exi­guo por­cen­ta­je de vo­tos pa­ra go­ber­nar. So­lo ad­mi­tien­do es­ta in­ter­pre­ta­ción de la es­tra­te­gia de la de­re­cha pue­de com­pren­der­se que al­gu­nas te­le­vi­sio­nes se ha­yan en­tre­ga­do a un gru­po po­lí­ti­co que tie­ne en­tre sus ob­je­ti­vos el con­trol de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

LOS DA­TOS REALES (FREN­TE A LAS EN­CUES­TAS) SU­PO­NÍAN UN CAM­BIO CUAN­TI­TA­TI­VO Y CUA­LI­TA­TI­VO DE TAL MAG­NI­TUD QUE LO­GRA­RON CON­VER­TIR UN MAL RE­SUL­TA­DO EN UN TRAN­QUI­LI­ZA­DOR ALI­VIO

No han si­do me­jo­res los re­sul­ta­dos de Ciu­da­da­nos, ni de los na­cio­na­lis­tas, en el ca­so de Ca­ta­lu­ña en­re­da­dos en sus ob­se­sio­nes se­ce­sio­nis­tas.

Aun­que el gran ga­lar­dón ne­ga­ti­vo ha­bría que en­tre­gár­se­lo a las em­pre­sas de­mos­có­pi­cas, in­clui­do el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS). Si cons­ta­ta­mos que la rea­li­za­ción de son­deos es muy cos­to­sa y que fra­ca­san en sus pre­dic­cio­nes, ¿cuál es el sen­ti­do de es­tas en­cues­tas? La res­pues­ta es cla­ra: orien­tar el vo­to. Aun­que pa­re­ce que es­te ob­je­ti­vo tam­po­co fue al­can­za­do.

Otro fra­ca­so es el de los que lu­chan con­tra la co­rru­pción, pues co­mo pue­de com­pro­bar­se, la co­rru­pción no tri­bu­ta. En Ma­drid y Va­len­cia, el PP, el par­ti­do de la co­rru­pción en esas re­gio­nes, ga­na las elec­cio­nes.

Pa­sa­da la re­sa­ca de los re­sul­ta­dos se plan­tea aho­ra la con­for­ma­ción del Go­bierno. El nú­me­ro de los dipu­tados de unos y otros arro­ja una ver­dad in­con­tes­ta­ble. Es a a quien co­rres­pon­de for­mar una ma­yo­ría de Go-

Ma­riano Ra­joy

bierno; es ade­más el úni­co que pue­de in­ten­tar­lo da­dos los re­sul­ta­dos.

A pe­sar de que el nú­me­ro de dipu­tados del PP, 137, no ha­ce fá­cil la for­ma­ción de un Go­bierno, Ra­joy cuen­ta con un ar­gu­men­to a su fa­vor, na­die en uso de sus fa­cul­ta­des men­ta­les pue­de pen­sar en una nue­va re­pe­ti­ción de elec­cio­nes, lo que fa­ci­li­ta­rá su in­ves­ti­du­ra.

La idea de una gran coa­li­ción en­tre PP y PSOE no pa­re­ce muy acon­se­ja­ble da­do que el Par­ti­do So­cia­lis­ta es la al­ter­na­ti­va a los con­ser­va­do­res y no se­ría pro­ve­cho­so pa­ra el país ni pa­ra la de­mo­cra­cia aban­do­nar la opo­si­ción en ma­nos de un gru­po in­sol­ven­te y cu­yas as­pi­ra­cio­nes pa­ra la na­ción re­sul­tan cuan­do me­nos am­bi­guas.

En po­lí­ti­ca, lo na­tu­ral siem­pre es me­jor que la ela­bo­ra­ción a con­tra­co­rrien­te. No co­noz­co cuál se­rá la po­si­ción de ca­da par­ti­do, pe­ro lo na­tu­ral es que el Par­ti­do Po­pu­lar y Ciu­da­da­nos lle­guen a al­gún ti­po de acuer­do y que el Par­ti­do So­cia­lis­ta se si­túe fren­te al pro­gra­ma con­ser­va­dor.

A par­tir de es­tos he­chos pro­ba­bles, Ra­joy ten­dría que in­ten­tar su­mar a otros pe­que­ños gru­pos de ideo­lo­gía no ex­tra­ña pa­ra los con­ser­va­do­res. Su afi­ción a de­jar pa­sar el tiem­po no le ayu­da­ría en es­te tran­ce.

En to­do ca­so, si Ma­riano Ra­joy no es ca­paz de re­sol­ver lo que so­lo es de su res­pon­sa­bi­li­dad, for­mar una ma­yo­ría que le per­mi­ta go­ber­nar, to­dos los par­ti­dos ha­brán de re­vi­sar sus po­si­cio­nes con el úni­co ob­je­ti­vo de que no se re­pro­duz­ca la si­tua­ción an­te­rior, la in­de­sea­da por to­dos re­pe­ti­ción de elec­cio­nes.

Una úl­ti­ma ob­ser­va­ción me­re­ce el pro­ce­so elec­to­ral del 26 de ju­nio. En el más os­cu­ro rin­cón de nues­tra de­mo­cra­cia se ha le­van­ta­do un mons­truo de men­da­ci­dad y des­truc­ción. Un si­bi­lino ru­mor ha to­ma­do cuer­po en el ni­do te­le­vi­si­vo de Po­de­mos: en las elec­cio­nes ha ha­bi­do frau­de elec­to­ral. Los pa­dri­nos del opor­tu­nis­mo han en­con­tra­do la ex­pli­ca­ción de su fra­ca­so, las ur­nas han si­do ma­ni­pu­la­das.

Si ade­más de lim­pios fue­sen ri­gu­ro­sos de­be­rían sa­ber que nues­tro sis­te­ma de escrutinio elec­to­ral es re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo el más se­gu­ro, pues per­mi­te que to­dos los que com­pi­ten si­túen a sus agen­tes en to­das las me­sas y re­ci­ban un ac­ta del con­teo de ca­da me­sa. So­lo hay que su­mar las ac­tas de las que se en­tre­ga co­pia a los miem­bros de to­dos los par­ti­dos en ca­da me­sa.

Pe­ro el es­pí­ri­tu au­to­des­truc­ti­vo cam­pea por al­gún set de te­le­vi­sión y al­gu­na se­de par­ti­da­ria. To­dos los de­mó­cra­tas de­be­rían arro­jar al in­fierno de la per­ver­sión y la mal­dad a cuan­tos quie­ran jus­ti­fi­car su fra­ca­so lan­zan­do fan­go so­bre el sis­te­ma que ga­ran­ti­za li­ber­tad y se­gu­ri­dad. No hay de­mo­cra­cia sin pren­sa li­bre, así que to­dos de­be­rían re­cha­zar es­tos ejem­plos de ma­ni­pu­la­ción en la pren­sa y en los par­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.