Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - SUMARIO - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Aca­bo de re­ci­bir un co­rreo del Par­ti­do Ani­ma­lis­ta Con­tra el Mal­tra­to Ani­mal (Pac­ma) dán­do­me las gra­cias por ha­ber­los apo­ya­do du­ran­te on­ce años en una in­ten­sa cam­pa­ña de pre­sión so­cial, po­lí­ti­ca y le­gal que ha im­pe­di­do tor­tu­rar has­ta la muer­te a otro to­ro en Tor­de­si­llas. Por­que per­se­guir y alan­cear a un ani­mal es una fies­ta san­grien­ta, un es­pec­tácu­lo pa­té­ti­co, una tra­di­ción sal­va­je don­de se prac­ti­ca, des­de ha­ce si­glos, la tor­tu­ra sin pa­lia­ti­vos. Soy es­cép­ti­ca cuan­do fir­mo pe­ti­cio­nes de apo­yo a cual­quier cau­sa in­sos­te­ni­ble y, sin em­bar­go, me ale­gro al com­pro­bar que un sim­ple ges­to pue­de ser de gran uti­li­dad. Lo ha si­do en es­te ca­so y lo se­rá en mu­chos más. La fe de los que mo­vi­li­zan a cen­te­na­res, mi­les o mi­llo­nes de per­so­nas pa­ra evi­tar el su­fri­mien­to de los ani­ma­les mue­ve mon­ta­ñas. Ca­da vez so­mos más los que con­si­de­ra­mos que de­fen­der sus de­re­chos no es so­lo una cues­tión de emo­cio­nes o afec­tos, sino de prin­ci­pios, por­que res­pe­tar a los se­res vi­vos for­ma par­te de la con­ser­va­ción del eco­sis­te­ma.

Mu­chos de los ani­ma­lis­tas me re­pro­chan que no sea ve­ga­na y to­da­vía con­su­ma ali­men­tos de ori­gen ani­mal. En­tien­do el ar­gu­men­to, por­que no de­ja de ser una con­tra­dic­ción re­ti­rar la mi­ra­da de los do­cu­men­ta­les que mues­tran el sá­di­co ex­ter­mi­nio de ga­lli­nas en unas gran­jas aví­co­las co­pia­das de los cam­pos de con­cen­tra­ción, y lue­go con­su­mir hue­vos a des­ta­jo. Pue­do lle­gar a com­pren­der la ne­ce­si­dad de sa­cri­fi­car ani­ma­les pa­ra el con­su­mo hu­mano o in­clu­so la ex­pe­ri­men­ta­ción, pe­ro con­deno que se les apli­quen des­car­gas en las pa­tas pa­ra que no se mue­van, que se arro­jen po­llos vi­vos a una tri­tu­ra­do­ra. Es inevi­ta­ble em­pa­ti­zar más con los de tu mis­ma es­pe­cie, pe­ro ese sen­ti­mien­to tan hu­mano no im­pi­de de­sen­ten­der­nos del res­to de los ani­ma­les del pla­ne­ta. De­be­mos exi­gir le­yes que ga­ran­ti­cen anes­te­sia, anal­ge­sia y asep­sia pa­ra re­du­cir al má­xi­mo el do­lor o la in­ten­si­dad del su­fri­mien­to de cual­quier ser vi­vo.

Pa­ra lo­grar la pro­tec­ción le­gis­la­ti­va es im­pres­cin­di­ble que or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Pac­ma in­flu­yan en la vi­da

EL PAR­TI­DO ANI­MA­LIS­TA ES LA FUER­ZA QUE MÁS HA CRE­CI­DO EN ES­TAS ELEC­CIO­NES

par­la­men­ta­ria. A pun­to han es­ta­do de lo­grar un es­ca­ño en las re­cien­tes elec­cio­nes. El Par­ti­do Ani­ma­lis­ta es la fuer­za que más ha cre­ci­do en es­tas elec­cio­nes. In­jus­to es que con es­tos in­creí­bles re­sul­ta­dos, ca­si 300.000 vo­tos al Con­gre­so y más de 1.200.000 vo­tos al Se­na­do, más que Bil­du y Coa­li­ción Ca­na­ria, no ha­yan con­se­gui­do un so­lo dipu­tado por cul­pa de la Ley D’Hondt, mien­tras el PNV con los mis­mos vo­tos ha ob­te­ni­do cin­co re­pre­sen­tan­tes. Así que el pri­mer ob­je­ti­vo de Pac­ma, la pri­me­ra fuer­za ex­tra­par­la­men­ta­ria, se­rá exi­gir al res­to de los par­ti­dos la re­for­ma in­me­dia­ta de la ley elec­to­ral. ¿Dón­de hay que fir­mar? Que cuen­ten con mi apo­yo in­con­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.