Por la es­cua­dra

Juan Es­la­va Ga­lán pu­bli­ca un her­mo­so e in­cla­si­fi­ca­ble li­bro so­bre la geo­gra­fía y la his­to­ria del Gua­dal­qui­vir.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS AL­GO­RRI

Es­ta­mos po­qui­tos en la sa­la Pan­gea, un lu­gar enor­me (su ta­ma­ño pa­re­ce au­men­tar gra­cias a los es­pe­jos) de­di­ca­do a los via­jes. Allí nos ha ci­ta­do La Es­fe­ra pa­ra la pre­sen­ta­ción de es­ta apa­sio­nan­te obra de in­ves­ti­ga­ción geo­grá­fi­co-his­tó­ri­ca, es­ta ma­ra­vi­lla que na­da tie­ne que en­vi­diar al inol­vi­da­ble En las mon­ta­ñas de la lu­na. En bus­ca de las fuen­tes del Ni­lo, de

sir Ri­chard Bur­ton (1860). Al in­tré­pi­do ex­plo­ra­dor y eru­di­to Juan Li­vings­to­ne

Es­la­va Ga­lán so­lo le fal­tan el sa­la­cot, la pi­pa de ébano y un par de ci­ca­tri­ces he­chas por las man­dí­bu­las de los co­co­dri­los cuan­do se sien­ta an­te no­so­tros pa­ra re­su­mir su apa­sio­nan­te aven­tu­ra: Via­je por el Gua­dal­qui­vir y su his­to­ria.

Eh, eh, no se rían. Es co­sa se­ria es­to. Un li­bro de via­jes, si es­tá bien he­cho, es siem­pre re­vi­vir una aven­tu­ra de tin­tes san­do­ká­ni­cos o ju­lio­ver­nes­cos. Quien ha­ya leí­do Los au­to­nau­tas de la cos­mo­pis­ta (aquel via­je asom­bro­so que hi­cie­ron Ju­lio Cortázar y su es­po­sa Ca­rol Dun­lop des­de Pa­rís a Mar­se­lla en una fre­go­ne­ta, pa­ran­do ca­da día en dos áreas de ser­vi­cio) lo sa­be per­fec­ta­men­te.

Pues Juan Es­la­va ha he­cho lo mis­mo pe­ro en gran­de. Y en di­fí­cil. Pri­me­ro por­que el es­cri­tor es de Jaén, co­sa que pue­de de­cir no mu­cha gen­te; y cuan­do se pu­so a es­cri­bir so­bre el Río Gran­de, co­mo él lo lla­ma, se dio cuen­ta de que ya co­no­cía per­so­nal­men­te to­dos y ca­da uno de los pa­ra­jes de los que se pro­po­nía ha­blar; co­sa que, con­ven­drán us­te­des con­mi­go, no pue­de de­cir prác­ti­ca­men­te na­die en el mun­do, va­ya a es­cri­bir so­bre el Gua­dal­qui­vir, el Tu­ria o el Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co. Cuan­do uno se po­ne a con­tar al­go de un lu­gar que el lec­tor no co­no­ce (o al me­nos no lo co­no­ce en­te­ro), tie­ne la inex­cu­sa­ble obli­ga­ción de ver­lo to­do él mis­mo con ojos nue­vos, aun­que hu­bie­se na­ci­do allí. O lo lo­gra, o el lec­tor sol­ta­rá el li­bro y pon­drá Sál­va­me, que ahí no hay que pen­sar en ab­so­lu­to.

Más di­fí­cil to­da­vía: El doc­tor Es­la­va,

I sup­po­se, ha he­cho el via­je no so­lo en el es­pa­cio sino tam­bién en el tiem­po. Por­que cuen­ta la his­to­ria del río du­ran­te los tres mi­le­nios que el po­bre lle­va sol­tan­do agua pa­ra la gen­te y sien­do es­ce­na­rio de sus ven­tu­ras y des­ven­tu­ras. Y eso sí pre­ci­sa de un es­tu­dio y de una eru­di­ción que pa­ra mu­chos au­to­res se­rían un obs­tácu­lo in­fran­quea­ble. Pe­ro no pa­ra John

Es­la­va, ex­plo­ra­dor. Pri­me­ro por­que es­te hom­bre lo sa­be to­do (no hay más que dis­fru­tar de su con­ver­sa­ción), aun­que ja­más alar­dea­rá de ello. Y se­gun­do por­que la cuer­da de su relato es­tá tren­za­da, en­tre mu­chos más, con un hi­lo ro­jo que no fal­ta nun­ca: el hu­mor.

Es­te es uno de los po­cos li­bros que no em­pie­za por el prin­ci­pio, y ello por la sim­ple ra­zón de que no se sa­be dón­de es­tá ese prin­ci­pio. ¿En qué lu­gar na­ce el Gua­dal­qui­vir? Pues eso de­pen­de de mu­chas co­sas. Geo­grá­fi­ca­men­te na­ce en Granada, pa­sa­do Hués­car, ca­si en la lin­de con Al­ba­ce­te, y en esa zo­na es­tá bau­ti­za­do con el nom­bre de Gua­dia­na Me­nor; ha­ce ca­si 40 años que la Con­fe- de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Gua­dal­qui­vir re­co­no­ció ese he­cho.

Pe­ro en el si­glo XIII se pro­du­jo una que­re­lla por un quí­ta­me allá esos reinos en­tre Fer­nan­do III de Cas­ti­lla y el ar­zo­bis­po de To­le­do, Ro­dri­go Ji­mé­nez

de Ra­da (el que se in­ven­tó la ba­ta­lla de Cla­vi­jo, que ja­más su­ce­dió); su emi­nen­cia se pu­so bu­rro, el rey pre­fi­rió ce­der y el re­sul­ta­do es que el Gua­dal­qui­vir na­ce des­de en­ton­ces en la sie­rra de Ca­zor­la; co­mo di­ce Es­la­va que bra­mó el pre­la­do, “por mis c... que va a na­cer aquí”. Es­te pa­re­ce uno de los po­cos erro­res de do­cu­men­ta­ción his­to­rio­grá­fi­ca que co­me­te el au­tor: sien­do tan al­to pre­la­do quien pro­nun­ció la fra­se, es ob­vio que di­ría “por mis san­tos c..., et­cé­te­ra”.

Pe­ro to­do es­to es, na­tu­ral­men­te, in­ven­ción del gran Es­la­va. Es­te hom­bre mez­cla la reali­dad con la fic­ción de una ma­ne­ra tan asom­bro­sa que al lec­tor no le ca­be la más mí­ni­ma du­da: si no es ver­dad lo que lee, de­be­ría ser­lo, por­que el au­tor la ha go­za­do co­mo un ver­de­rón in­ven­tan­do co­sas que siem­pre son diá­lo­gos con ve­ci­nos, es­ce­nas de gé­ne­ro, san­cho­pan

ce­rías que le dan al relato la luz y la sal. A ve­ces es ge­nial es­te hom­bre. Ge­nial. Tras pa­sar Vi­lla­ca­rri­llo (el Gua­dal­qui­vir es to­da­vía un ni­ño), el via­je­ro se en­cuen­tra con un pes­ca­dor de ca­ña que le ob­ser­va. Y que di­ce es­to, agá­rren­se:

–“Le gus­ta a us­ted el río, ¿eh? ¡Lo que ha­brán vis­to es­tas aguas! Se­pa us­ted que en ese ce­rre­te de las ca­ñas es­ta­ba es­car­di­llan­do unas co­lle­jas mi abue­lo cuan­do dio con una lo­sa que re­sul­tó ser el ba­jo­rre­lie­ve ibé­ri­co del Se­ñor de los Ca­ba­llos, la fa­mo­sa di­vi­ni­dad equi­na. Vol­vió con ella y con las co­lle­jas a ca­sa, le gus­tó a mi abue­la y le hi­zo que la em­po­tra­ra en la fa­cha­da de su ca­sa, pa­ra ador­nar, don­de acu­dió gen­te a ver­la has­ta de Vi­lla­ca­rri­llo. No du­ró mu­cho por­que, re­co­no­ci­da co­mo pie­za ar­queo­ló­gi­ca de gran mé­ri­to por el ilus­tra­do mo­go­ne­ro o mo­go­nen­se don Li­sar­do Me­na, fue res­ca­ta­da por la au­to­ri­dad y hoy fi­gu­ra en el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Pro­vin­cial. Eso fue en 1942, el 21 de ju­nio, el día en que en­tra­ron los ale­ma­nes en To­bruk”.

Sean sin­ce­ros: us­te­des so­lo pue­den ha­ber oí­do ha­blar así a un pes­ca­dor flu­vial de ca­ña en la pe­lí­cu­la Ama­ne­ce, que no es po­co, o en otras obras de ar­te se­me­jan

tes. Ni Ce­la lle­gó a tan­to en su Via­je a la Al­ca­rria. Pues es to­do el li­bro así, des­de Ca­zor­la has­ta San­lú­car, don­de el Río Gran­de se fun­de con el Atlán­ti­co (con el Me­di­te­rrá­neo se­gún al­gu­nos au­to­res me­nos du­chos) (no voy a dar nom­bres de con­ce­ja­les, no es­ta­mos aquí pa­ra hu­mi­llar a na­die) des­pués de ha­cer de cuenca flu­vial de to­da An­da­lu­cía.

Y des­pués de ha­cer de pro­ta­go­nis­ta de uno de los li­bros más ge­nia­les de su au­tor, Juan Es­la­va Ga­lán. Lo cual es mu­cho de­cir, por­que mi­ra que es­cri­be es­te hom­bre, ¿eh? ¡Mi­ra que es­cri­be!

El Gua­dal­qui­vir na­ce en la sie­rra de Ca­zor­la por cul­pa de la ca­be­zo­ne­ría de un obis­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.