La cró­ni­ca

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ ONE­TO

La se­ma­na del Bre­xit, la se­ma­na en la que je­fes de Es­ta­do y pre­si­den­tes de Go­bierno de to­da Eu­ro­pa tu­vie­ron que en­fren­tar­se, por pri­me­ra vez, en Bru­se­las, con el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Da­vid Ca­me­ron, el cau­san­te de to­da la cri­sis pro­vo­ca­da por el re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co, Ra­joy se pre­sen­tó triun­fan­te an­te sus co­le­gas eu­ro­peos y les ex­pli­có, en lí­neas ge­ne­ra­les, cuá­les eran sus pla­nes pa­ra ser in­ves­ti­do de nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno y ter­mi­nar con ese pe­rio­do de in­te­ri­ni­dad que tan­to preo­cu­pa a Eu­ro­pa. Por eso, de­bió ex­tra­ñar­se, cuan­do días más tar­de, re­ci­bió una re­pen­ti­na lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de la can­ci­ller Mer­kel, en la que le ur­gía, de­pri­sa, de­pri­sa, a for­mar Go­bierno cuan­to an­tes, por la com­pli­ca­da si­tua­ción de Eu­ro­pa y, so­bre to­do, por los me­ses de con­fu­sión y de ten­sión que se es­pe­ran, a par­tir de la en­tre­ga, por par­te del su­ce­sor de Ca­me­ron, de la car­ta de so­li­ci­tud de di­vor­cio del Reino Uni­do, un di­vor­cio que ame­na­za con en­co­nar­se.

Ese de­pri­sa, de­pri­sa, es no co­no­cer a Ra­joy, que lo úni­co que ha­ce de­pri­sa, de­pri­sa, es el foo­ting de to­das las ma­ña­na, es­té don­de es­té y ha­ga el tiem­po que ha­ga. Por eso, sus pla­nes pa­ra la in­ves­ti­du­ra, los lle­va­rá a ca­bo mi­dien­do mu­cho los pa­sos a dar, va­lo­ran­do la si­tua­ción con los que pre­ten­de pac­tar, pro­cu­ran­do no en­se­ñar, de for­ma pre­ci­pi­ta­da, sus car­tas (de ahí el ca­breo que tie­ne con las fil­tra­cio­nes que se han pro­du­ci­do en va­rios me­dios so­bre lo que es­tá dis­pues­to a con­ce­der y cuá­les pue­den ser los tér­mi­nos de los pac­tos) y , par­tien­do de la ba­se de que re­pre­sen­ta al par­ti­do más vo­ta­do y que, aun­que no lo di­ga, el triun­fo del 26-J, es un triun­fo más per­so­nal de él que del par­ti­do.

Por eso, y aun­que sea por pri­me­ra vez, no va a ha­cer ca­so a la can­ci­ller ale­ma­na, se va a to­mar su tiem­po, va a ini­ciar una ron­da de con­sul­tas con los re­pre­sen­tan­tes par­la­men­ta­rios de to­dos los par­ti­dos, in­clui­do los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes; va a es­pe­rar al Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE de es­te sá­ba­do 9 de ju­lio, don­de se plan­tea­rá qué van a ha­cer de ca­ra a la in­ves­ti­du­ra y si se va a ce­le­brar una con­sul­ta con los mi­li­tan­tes (igual que con el pac­to con Ciu­da­da­nos); va a ana­li­zar las pe­leas in­ter­nas en­tre los ba­ro­nes y un Pedro Sán­chez que, ele­gi­do por los mi­li­tan­tes, no es­tá dis­pues­to a dar su bra­zo a tor­cer; va a va­lo­rar la reac­ción de Ciu­da­da­nos an­te esa de­ci­sión del Co­mi­té Fe­de­ral, y, a par­tir de ahí, mo­ve­rá fi­cha con pre­cau­ción y con el con­ven­ci­mien­to de que, en es­tos mo­men­tos, la úni­ca al­ter­na­ti­va de Go­bierno ra­zo­na­ble es la su­ya, a me­nos que se quie­ra re­pe­tir, por ter­ce­ra vez, las elec­cio­nes, al­go que la opi­nión pú­bli­ca no to­le­ra­ría.

Por­que, se quie­ra o no, tal co­mo es­tá la re­la­ción de fuer­zas, es el que ha ga­na­do las elec­cio­nes, por­que da­da la si­tua­ción crí­ti­ca de Eu­ro­pa, es el úni­co pun­to se­gu­ro que tie­ne Bru­se­las en el sur del con­ti­nen­te, fren­te a Por­tu­gal, Gre­cia e Ita­lia, y por­que ha lu­cha­do, en una es­tra­te­gia que le ha da­do re­sul­ta­do, por un se­gun­do man­da­to que él, a pe­sar de los es­cán­da­los de co­rru­pción, cree que se me­re­ce, en­tre otras ra­zo­nes, se­gún se­ña­la el se­ma­na­rio bri­tá­ni­co The Eco­no­mist por ha­ber go­ber­na­do en ple­na re­ce­sión y ha­ber pro­pi­cia­do los pri­me­ros sín­to­mas de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y, por­que “apa­ren­te­men­te im­per­tur­ba­ble y ca­ren­te de ima­gi­na­ción, es un es­tra­te­ga listo que se ha re­sis­ti­do re­pe­ti­da­men­te a sus ri­va­les y sus ex­pec­ta­ti­vas”. El ar­ticu­lo de The Eco­no­mist es ya, de por sí, sig­ni­fi­ca­ti­vo en el mis­mo ti­tu­lo: “Elec­cio­nes es­pa­ño­las: re­vo­lu­ción can­ce­la­da”.

RA­JOY SE TO­MA­RÁ SU TIEM­PO PA­RA FOR­MAR GO­BIERNO: CONSULTARÁ CON TO­DOS, ES­PE­RA­RÁ A VER QUÉ DE­CI­DEN LOS SO­CIA­LIS­TAS Y A LA RES­PUES­TA DE CIU­DA­DA­NOS

De al­gu­na for­ma, el tí­tu­lo coin­ci­de con el apre­su­ra­do aná­li­sis que ha he­cho Pa­blo

Igle­sias del 26-J, cuan­do en vís­pe­ras de las elec­cio­nes, in­si­nuó que no so­lo se pro­du­ci­ría el “so­bre­pa­so” con­tra el PSOE, sino que, da­da la si­tua­ción de em­pa­te téc­ni­co que ha­bía en­tre el PP y Uni­dos Po­de­mos, era po­si­ble la con­quis­ta de La Mon­cloa. El ra­zo­na­mien­to de Pa­blo Igle­sias, que se ha ne­ga­do a ha­cer nin­gún ti­po de au­to­crí­ti­ca y que ha evi­ta­do por to­dos los me­dios que en la en­cues­ta en­car­ga­da (po­li­tó­lo­gos en­car­gan­do una en­cues­ta pa­ra sa­ber qué es lo que ha pa­sa­do, cuan­do lo que han fa­lla­do son pre­ci­sa­men­te las en­cues­tas) se pre­gun­te so­bre su li­de­raz­go, es, real­men­te, sor­pren­den­te.

A su jui­cio, la ver­da­de­ra cau­sa del re­sul­ta­do es otra y de­be bus­car­se en los vo­tan­tes que vie­ron con “sim­pa­tía” la irrup­ción de Po­de­mos y que pu­sie­ra “en pe­li­gro” a los dos par­ti­dos tra­di­cio­na­les, pe­ro que no les apo­ya­ría si les veía co­mo ga­na­do­res. Se­gún re­ve­la, ya ana­li­zó es­te fac­tor con su se­cre­ta­rio po­lí­ti­co, Íñi­go Erre­jón, an­tes de las elec­cio­nes de di­ciem­bre del pa­sa­do año. “Esos vo­tan­tes son la cla­ve pa­ra en­ten­der qué pa­só. Es un vo­tan­te que nos tie­ne sim­pa­tía, agra­de­ce el me­neo da­do a la po­lí­ti­ca, le res­pon­de a un en­cues­ta­dor que nos va a vo­tar pe­ro, an­te la evi­den­cia de que po­día­mos go­ber­nar, de­ci­de no vo­tar­nos”. El par­ti­do de la gen­te es el cul­pa­ble de que la gen­te no les ha­ya vo­ta­do, por mie­do a que la gen­te lle­gue al po­der…

Co­mo pue­de com­pro­bar­se, un aná­li­sis muy ela­bo­ra­do, en el que no ha te­ni­do na­da que ver el acuer­do con Iz­quier­da Uni­da, la hui­da de esa trans­ver­sa­li­dad que siem­pre ha de­fen­di­do Erre­jón y que for­ma­ba par­te del pro­yec­to, el re­cha­zo que en mu­chos sec­to­res pro­du­ce la fi­gu­ra de Igle­sias, el con­ti­nuo trans­fu­guis­mo po­lí­ti­co so­bre su iden­ti­dad po­lí­ti­ca que ha pro­du­ci­do una gran con­fu­sión en un elec­to­ra­do que, al fi­nal, no sa­bía si vo­ta­ba una op­ción co­mu­nis­ta, bo­li­va­ria­na, so­cial­de­mó­cra­ta, an­ti­ca­pi­ta­lis­ta o un nue­vo par­ti­do que no te­nía na­da que ver con na­da de lo an­te­rior, pe­ro que, en es­tos me­ses úl­ti­mos de le­gis­la­tu­ra, te­nía el mis­mo com­por­ta­mien­to de los par­ti­dos de siem­pre…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.