Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - SUMARIO - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Nin­gu­na de las ciu­da­des es­pa­ño­las que he vi­si­ta­do úl­ti­ma­men­te se li­bra del top man­ta. Na­die dis­cu­te que se tra­ta de una ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta que uti­li­za una red de dis­tri­bu­ción de mer­can­cías ile­ga­les y per­ju­di­ca gra­ve­men­te a los que fa­bri­can y co­mer­cian con pro­duc­tos de mar­ca. Es ne­ce­sa­rio de­fen­der la pro­pie­dad in­te­lec­tual y los de­re­chos de quie­nes pa­gan sus im­pues­tos fren­te a las ma­fias que se en­ri­que­cen ile­gal­men­te. Para fre­nar la de­man­da y el au­men­to de la pro­duc­ción, en mu­chos mu­ni­ci­pios es­pa­ño­les se han in­cre­men­ta­do las mul­tas para los com­pra­do­res de ob­je­tos fal­si­fi­ca­dos. El pro­ble­ma es có­mo re­sol­ver la si­tua­ción de los man­te­ros, que vi­ven in­do­cu­men­ta­dos en­tre la ex­plo­ta­ción ma­fio­sa y la per­se­cu­ción po­li­cial. Va­rios co­lec­ti­vos de de­re­chos hu­ma­nos pro­tes­tan contra el in­cre­men­to del cer­co po­li­cial al que son so­me­ti­dos los ven­de­do­res y al­gu­na or­ga­ni­za­ción, co­mo Tras la Man­ta, bus­ca so­lu­cio­nes para no de­jar­los aban­do­na­dos a su ma­la suer­te, pe­ro cho­can contra la cre­cien­te ola de xe­no­fo­bia y po­pu­lis­mo. La pro­lon­ga­da cri­sis ha­ce que los na­ti­vos, con se­rios apu­ros eco­nó­mi­cos, vean con ma­los ojos que se fa­ci­li­te la vi­da a los in­mi­gran­tes. Tam­po­co el Có­di­go Pe­nal ni la úl­ti­ma ley de ex­tran­je­ría dan fa­ci­li­da­des para que se acep­ten pro­pues­tas de arrai­go a par­tir de la crea­ción de di­ver­sos pla­nes de em­pleo que les per­mi­ta re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción. La úni­ca sa­li­da se­ría cam­biar la per­cep­ción de que los in­mi­gran­tes son una ame­na­za para la con­vi­ven­cia.

En ese sen­ti­do, oja­lá mu­chos com­par­tie­ran las teo­rías de Ale­jan­dro Por­tes, ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía, pro­fe­sor en Prin­ce­ton y en la Uni­ver­si­dad de Mia­mi, uno de los gran­des ex­per­tos mun­dia­les en in­mi­gra­ción, que con­si­de­ra la lle­ga­da de in­mi­gran­tes la me­jor apor­ta­ción para un país co­mo el nues­tro.

El pro­fe­sor Por­tes ha es­ta­do re­cien­te­men­te en Ma­drid para inau­gu­rar el XII Con­gre­so Es­pa­ñol de So­cio­lo­gía, don­de ha pre­sen­ta­do su nue­va investigación so­bre la in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes en Es­pa­ña, Spa­nish Le­ga­cies. La prin­ci­pal con­clu­sión es que la ma­ne­ra de afron­tar es­te pro­ce­so en Es­pa­ña ha si­do más sua­ve y efi­caz que en Fran­cia. Una de las cau­sas de que sea­mos me­nos ra­cis­tas se de­be a que los es­pa­ño­les so­mos un país de emi­gran­tes, vi­vi­mos

LOS MAN­TE­ROS SO­BRE­VI­VEN EN­TRE LA EX­PLO­TA­CIÓN MA­FIO­SA Y EL CER­CO PO­LI­CIAL

en una so­cie­dad abier­ta y no te­ne­mos un sen­ti­mien­to de su­pe­rio­ri­dad fren­te al ex­tran­je­ro. Los fran­ce­ses, sin em­bar­go, no to­le­ran que ha­ya et­nias se­pa­ra­das de lo fran­cés, pe­ro la reali­dad es que los in­mi­gran­tes siem­pre son con­si­de­ra­dos ciu­da­da­nos de se­gun­da. Lo más in­tere­san­te es su em­pe­ño en con­ven­cer­nos de que la in­mi­gra­ción es un fe­nó­meno po­si­ti­vo para Es­pa­ña, don­de las ta­sas de mor­ta­li­dad su­pe­ran a las de fe­cun­di­dad y exis­ten in­mi­gran­tes jó­ve­nes en bus­ca de opor­tu­ni­da­des. Sos­tie­ne que si fué­ra­mos ca­pa­ces de re­ci­bir a los 16.000 re­fu­gia­dos, el cu­po apro­ba­do por la Unión Eu­ro­pea, ve­ría­mos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos a cor­to pla­zo. Oja­lá pue­da de­mos­trar que sus teo­rías son cier­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.