Jo­sé Oneto

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ ONETO

NO PA­RE­CE QUE EL 26-J VA­YA A PO­NER FIN A LA SI­TUA­CIÓN DE IN­TE­RI­NI­DAD QUE PA­DE­CE­MOS DES­DE EL 20-D, UNA VEZ QUE EL PSOE HA DE­CI­DI­DO QUE VO­TA­RÁ CONTRA LA IN­VES­TI­DU­RA DE RA­JOY

Aun­que mu­chos no lo creían, se pue­de es­tar sin Go­bierno. Se­gún el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS), no es el pro­ble­ma que más preocupa al país ni mu­cho me­nos, fren­te al pa­ro, y la corrupción, aun­que los en­cues­ta­dos con­fie­sen su ca­breo y en­fa­do con la cla­se po­lí­ti­ca. Se pue­de es­tar sin Go­bierno y la prueba es que, Luis de Guin­dos, el mi­nis­tro de Eco­no­mía, sos­tie­ne que el cre­ci­mien­to irá me­jor es­te año que el pa­sa­do, y que la mi­nis­tra de Tra­ba­jo aca­ba de co­lo­car­se una me­da­lla por los úl­ti­mos da­tos del pa­ro, que en ju­nio ba­ja en 124.349 per­so­nas, con lo que la ci­fra de des­em­plea­dos se que­da en 3.767.054 per­so­nas, la más ba­ja des­de sep­tiem­bre de 2009, en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca.

Se pue­de es­tar sin Go­bierno, mien­tras Cris­tó­bal Mon­to­ro, mi­nis­tro de Ha­cien­da, si­gue in­gre­san­do, me­tien­do mano has­ta al di­ne­ro ne­gro de dis­co­te­cas y lo­ca­les noc­tur­nos, y to­dos sus com­pa­ñe­ros de Go­bierno gas­tan­do, sin ha­cer ca­so a los lla­ma­mien­tos de Bru­se­las para que el Go­bierno en fun­cio­nes en­tre­gue al­gún pa­pel en el que se ex­pli­que có­mo va a ha­cer fren­te al dé­fi­cit del 5,2% del PIB, un pun­to más de lo que mar­ca­ba el Plan de Es­ta­bi­li­dad, del año pa­sa­do, y al tam­bién des­cua­dra­do que se es­pe­ra para el año que vie­ne. Se pue­de es­tar sin Go­bierno, mien­tras los se­ño­res dipu­tados del 20-D si­guen co­bran­do y los que to­ma­rán po­se­sión el 19 de ju­lio em­pe­za­rán a co­brar, sin im­por­tar­les que hay que apro­bar el te­cho de gas­to para el año que vie­ne y los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do para 2016.

Más de 200 días sin Go­bierno en los que el pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo no pue­de pro­po­ner al Rey la di­so­lu­ción de al­gu­na de las Cá­ma­ras o de las Cor­tes Ge­ne­ra­les, plan­tear la cues­tión de con­fian­za o ele­var a Fe­li­pe VI la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum con­sul­ti­vo. Así, la ley obli­ga al Eje­cu­ti­vo a li­mi­tar su ges­tión al des­pa­cho or­di­na­rio de los asun­tos pú­bli­cos y de­ter­mi­na ex­pre­sa­men­te que de­be­rá abs­te­ner­se de adop­tar, sal­vo ca­sos de ur­gen­cia de­bi­da­men­te acre­di­ta­dos o por ra­zo­nes de in­te­rés ge­ne­ral cu­ya acre­di­ta­ción ex­pre­sa así lo jus­ti­fi­que, cual­quier otra me­di­da. El Go­bierno no pue­de adop­tar nin­gu­na de­ci­sión aje­na al día a día, ni pue­de pre­sen­tar pro­yec­tos de ley al Con­gre­so o al Se­na­do, ni apro­bar el pro­yec­to de ley de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do.

Lle­va­mos pues 200 días (y 200 no­ches) con un Go­bierno en fun­cio­nes y, por el mo­men­to, no pa­re­ce que se va­ya a po­ner fin a es­ta in­te­ri­ni­dad, des­pués de que la se­ma­na pa­sa­da el Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE (pe­se a las pre­sio­nes in­ter­nas e in­ter­na­cio­na­les, al lla­ma­mien­to de Fe­li­pe Gon­zá­lez a “una in­ves­ti­du­ra in­mi­nen­te”), de­ci­dió dar un “no” a la po­si­bi­li­dad de un acuer­do con el PP y a una po­si­ble abs­ten­ción en la se­gun­da vuel­ta de la in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy.

“El Par­ti­do Po­pu­lar co­mo pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca en nú­me­ro de es­ca­ños tie­ne la obli­ga­ción de in­ten­tar la in­ves­ti­du­ra y ar­ti­cu­lar una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria so­bre la que des­can­se un Go­bierno es­ta­ble, por eso le exi­jo a Ra­joy que se pon­ga a tra­ba­jar de ver­dad, que anun­cie cuan­to an­tes su vo­lun­tad o no de ir a la in­ves­ti­du­ra, que cons­tru­ya una ofer­ta pro­gra­má­ti­ca que le per­mi­ta ga­nar­se apo­yos en­tre sus alia­dos na­tu­ra­les (en­tre los que no se en­cuen­tra el PSOE), y que no es­pe­re que re­sol­va­mos su in­ves­ti­du­ra. No­so­tros nos com­pro­me­te­mos a li­de­rar

la opo­si­ción, y de las tres op­cio­nes: abs­ten­ción, vo­to a favor o vo­to en contra, los so­cia­lis­tas vo­ta­re­mos en contra”, ha afir­ma­do Pe­dro Sán­chez.

El ca­len­da­rio que Ra­joy tie­ne en la ca­be­za pa­sa por ini­ciar el pro­ce­so de in­ves­ti­du­ra el mar­tes 26 de ju­lio, con la pri­me­ra vo­ta­ción el día 28 y, si no hay ma­yo­ría ab­so­lu­ta, la se­gun­da vo­ta­ción el 29, en la que el PSOE tie­ne que de­ci­dir si se abs­tie­ne o no, te­nien­do en cuen­ta que a par­tir de esa fe­cha co­rre­rá el pla­zo para unas ter­ce­ras elec­cio­nes. Si la in­ves­ti­du­ra re­sul­ta fa­lli­da y no hay otro can­di­da­to, Ra­joy pue­de in­ten­tar­lo de nue­vo si ade­más tie­ne la ga­ran­tía de una abs­ten­ción del PSOE tras un nue­vo man­da­to de su Co­mi­té Fe­de­ral, y tras ne­go­ciar al al­za las con­di­cio­nes de esa abs­ten­ción que pue­de pa­sar por una se­rie de me­di­das de re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial (al­go que pue­de con­tri­buir ade­más a un apo­yo de Ciu­da­da­nos) y un com­pro­mi­so de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, que pue­de in­fluir en la ac­ti­tud de los na­cio­na­lis­tas.

Si, a úl­ti­ma ho­ra, un nue­vo Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE de­ci­de no abs­te­ner­se ten­dre­mos que ir a nue­vas elec­cio­nes. Al­go que, al me­nos con la bo­ca pe­que­ña, no quie­re nin­gún par­ti­do, a me­nos que, a úl­ti­ma ho­ra, co­mo pre­ten­de al­gún que otro ba­rón so­cia­lis­ta, Sán­chez acep­te la ofer­ta en­ve­ne­na­da de Pa­blo Igle­sias: un Go­bierno con Uni­dos Po­de­mos, que ya ha si­do bau­ti­za­do co­mo “Go­bierno a la tra­mon­ta­na” por el apo­yo de la di­ri­gen­te ba­lear Fran­ci­na Ar­men­gol. La tra­mon­ta­na es un vien­to de las is­las que pro­du­ce tras­tor­nos va­rios. Es de­cir, que es­ta­ría­mos an­te el sue­ño de una no­che de

ve­rano: en­tre los 85 dipu­tados del PSOE, los 71 de Uni­dos Po­de­mos, los seis del PNV, los de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes y la abs­ten­ción de 10 dipu­tados de Ciu­da­da­nos es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio que su­pe­raría cual­quier pro­pues­ta de Go­bierno mi­no­ri­ta­rio de Ra­joy. Ol­vi­dan un da­to fun­da­men­tal: que en las se­gun­das elec­cio­nes del 26-J, el fren­te an­ti-Ma­riano per­dió 17 es­ca­ños y más de 1.700.000 vo­tos y Ra­joy ga­nó 14 es­ca­ños y más de 650.000 vo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.