Re­por­ta­je so­bre los uni­ver­si­ta­rios que pi­den prés­ta­mos para es­tu­diar y que lue­go les arrui­nan la vi­da.

Pe­dir un prés­ta­mo para es­tu­diar, no po­der de­vol­ver­lo y em­pe­zar la vi­da la­bo­ral con una deu­da de mi­les de eu­ros. La epi­de­mia ju­ve­nil que in­fec­ta EEUU o el Reino Uni­do ha lle­ga­do a Es­pa­ña.

Tiempo - - SUMARIO - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Dos cen­te­na­res de trein­ta­ñe­ros se dis­po­nen a de­man­dar al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y a al­gu­nas en­ti­da­des ban­ca­rias por el fias­co de un plan que pre­ten­día dar­les la opor­tu­ni­dad de con­ti­nuar con sus estudios pe­ro cu­yo efec­to ha re­sul­ta­do ser una lo­sa en for­ma de deu­da de va­rios mi­les de eu­ros que de­ben pa­gar sin te­ner tra­ba­jo o con em­pleos pre­ca­rios. Es­ta es la his­to­ria del li­cen­cia­do en Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual David Re­gue­ro o de la psi­có­lo­ga Lau­ra Cen­zual y qui­zá la puer­ta de en­tra­da de un pro­ble­ma cu­yas con­se­cuen­cias ya pa­de­cen mu­chos jó­ve­nes en Es­ta­dos Uni­dos por el im­pa­go de prés­ta­mos uni­ver­si­ta­rios.

David y Lau­ra y mu­chos otros re­cu­rrie­ron en­tre 2007 y 2011 a la ini­cia­ti­va que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, en­ton­ces di­ri­gi­do por Mer­ce­des Ca­bre­ra, ideó para jó­ve­nes li­cen­cia­dos que no dis­po­nían de di­ne­ro para con­ti­nuar su edu­ca­ción su­pe­rior: un con­ve­nio con el Ins­ti­tu­to de Crédito Ofi­cial (ICO) y el Ban­co San­tan­der y otras en­ti­da­des me­no­res para con­ce­der­les prés­ta­mos a con­di­cio­nes muy ven­ta­jo­sas, so­bre to­do al prin­ci­pio, para que cos­tea­ran sus más­te­res uni­ver­si­ta­rios. So­bre el pa­pel, el Prés­ta­mo-Ren­ta Uni­ver­si­dad, que así se lla­mó, era

“LO QUE ERA UNA AYU­DA PARA SA­LIR ADE­LAN­TE PUE­DE ACA­BAR HUNDIÉNDOME” AL PRIN­CI­PIO, NO TE­NÍAN QUE DE­VOL­VER DI­NE­RO SI NO GA­NA­BAN MÁS DE 22.000€ AL AÑO

Ha­ce un mes que a David Re­gue­ro (en la foto), de 37 años, le vol­vió a lle­gar una le­tra de 110 eu­ros que no pue­de pa­gar. El Ban­co San­tan­der, con el que sus­cri­bió en 2009 un prés­ta­mo para ha­cer un más­ter, le re­cuer­da así que su úl­ti­mo pe­rio­do de ca­ren­cia, de tres años, ha ter­mi­na­do y que tie­ne que pa­gar su deu­da uni­ver­si­ta­ria. Nun­ca ima­gi­nó que lle­ga­ría a es­ta si­tua­ción cuan­do en 2008 se en­te­ró de que ha­bía un pro­gra­ma para fi­nan­ciar estudios su­pe­rio­res. En 2004 ha­bía ter­mi­na­do Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual y des­pués de ser be­ca­rio en va­rios si­tios, em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo co­mer­cial, ad­mi­nis­tra­ti­vo... “Vi el Prés­ta­mo-Ren­ta y di­je ‘me in­tere­sa, es co­mo re­to­mar mi ca­mino de Co­mu­ni­ca­ción”. Des­pués de mu­chos in­ten­tos para con­se­guir in­for­ma­ción pre­ci­sa, por­que la web de Edu­ca­ción es­ta­ba “desac­tua­li­za­da” y en el San­tan­der na­die pa­re­cía sa­ber muy bien en qué con­sis­tía, so­li­ci­tó los 6.000 eu­ros que cos­ta­ba el más­ter ofi­cial de Di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Mur­cia, más otros 6.800 de ma­nu­ten­ción. Ade­mas, las con­di­cio­nes le pa­re­cie­ron asu­mi­bles. Se­gún la in­for­ma­ción que ofre­cía Edu­ca­ción en el año 2008, se le con­ce­día el prés­ta­mo a in­te­rés 0% y em­pe­za­ba a pa­gar a par­tir de los tres años si ha­bía al­can­za­do un ni­vel de ren­ta su­pe­rior a los 22.000 eu­ros bru­tos anua­les. Si pa­sa­dos 15 años se­guía sin lle­gar a esa si­tua­ción, el prés­ta­mo se le per­do­na­ba. Hi­zo su más­ter, las prác­ti­cas y, al ter­mi­nar, se­guía sin en­con­trar tra­ba­jo de lo su­yo. Co­mo no te­nía in­gre­sos se “ol­vi­dó del te­ma” y vol­vió a “su vi­da an­te­rior” de tra­ba­jos es­po­rá­di­cos.

David se dio de bru­ces contra la reali­dad tres años des­pués, cuan­do pa­só el pri­mer pe­rio­do de ca­ren­cia y el ban­co le in­for­mó de que “a par­tir de aho­ra te­nía­mos que pa­gar”. Ha­bla en plu­ral por­que lo ha­ce en nom­bre de otros afec­ta­dos, en su mis­ma si­tua­ción. Tras mu­cho pe­lear, se dio cuen­ta de que en el con­tra­to del prés­ta­mo ha­bía con­di­cio­nes dis­tin­tas a las de la pu­bli­ci­dad. “Hay una fra­se aña­di­da que di­ce que tras esos tres años pue­des pe­dir uno o tres más, pe­ro que al fi­nal ter­mi­nas pa­gan­do in­de­pen­dien­te­men­te de tu ren­ta”. Era di­fe­ren­te de lo que él pen­só que ha­bía fir­ma­do por­que allí se en­te­ró de que se ha­bía guia­do por las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos que se ofre­cie­ron para 2007-2008 y no para 2009-2010, que era cuan­do él es­tu­dió.

Aho­ra, se sien­te “en­ga­ña­do” por­que la in­for­ma­ción que se le dio “no in­cluía esa lí­nea”. “Se de­cía que has­ta que no co­bres 22.000, no pa­gas. Pun­to”, afir­ma.

“Lo que se plan­tea­ba co­mo una ayu­da para sa­lir ade­lan­te se pue­de ter­mi­nar con­vir­tien­do en al­go que me hun­da eco­nó­mi­ca­men­te”, la­men­ta so­bre su con­si­de­ra­ción de mo­ro­so por­que no pue­de pa­gar las cuo­tas que le exi­ge el ban­co. No tie­ne em­pleo, vi­ve con su ma­dre y des­de ha­ce un año di­ri­ge y pro­du­ce gra­tis un pro­gra­ma de fla­men­co en Ra­dio En­la­ce, in­ten­ta sa­lir ade­lan­te co­mo pue­de. “Te­nía un co­che y lo he ven­di­do; te­nía una bi­ci y la he ven­di­do, ten­go una gui­ta­rra y si pue­do la ven­do”. Y tie­ne una deu­da de 12.800 eu­ros que quie­re pa­gar, pe­ro cuan­do co­bre 22.000 eu­ros al año. el ins­tru­men­to per­fec­to para chi­cos que de otra for­ma no po­dían pa­gar­se un estudio de post­gra­do. Se­gún las con­di­cio­nes de la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria, 2007-2008, los ban­cos pres­ta­rían el di­ne­ro –aquel año, 50 mi­llo­nes de eu­ros a 3.463 alum­nos– en lo que los afec­ta­dos lla­man un “prés­ta­mo al ho­nor”, por­que ellos eran la úni­ca ga­ran­tía exi­gi­da. Ni pa­tri­mo­nio ni ava­les. Ese pri­mer año, el in­te­rés era del 0% y no te­nían que em­pe­zar a de­vol­ver has­ta que su­pe­raran una ren­ta anual de 22.000 eu­ros bru­tos. Si eso no su­ce­día en 15 años, la deu­da pres­cri­bía. Sin na­da que per­der, si las co­sas iban mal su deu­da des­apa­re­ce­ría, mu­chos jó­ve­nes se lan­za­ron a pe­dir un prés­ta­mo para se­guir es­tu­dian­do. El pro­ble­ma es que las con­di­cio­nes fue­ron en­du­re­cién­do­se en ca­da con­vo­ca­to­ria (ver re­cua­dro en página 57), con au­men­to de las ta­sas de in­te­rés, re­duc­ción del pla­zo para de­vol­ver el di­ne­ro y lo más im­por­tan­te, la des­apa­ri­ción de la cláu­su­la que de­cía que no ha­bría que em­pe­zar a de­vol­ver has­ta que no ga­na­ran 22.000 eu­ros al año. De­sa­pa­re­cía la ta­bla de sal­va­ción y ha­bría que de­vol­ver el prés­ta­mo fue­ran

“SI NO LO HU­BIE­RA PE­DI­DO, NO HA­BRÍA PO­DI­DO ES­TU­DIAR”

cua­les fue­ran las cir­cuns­tan­cias de jó­ve­nes que ter­mi­na­ban de es­tu­diar en ple­na cri­sis, con el pa­ro ju­ve­nil su­peran­do el 50%.

En­tre 2007 y 2011, re­cu­rrie­ron a es­te prés­ta­mo 15.623 jó­ve­nes. Al­gu­nos no tu­vie­ron pro­ble­mas para de­vol­ver­lo, otros pu­die­ron apo­yar­se en su fa­mi­lia y otros, unos 200, se en­cuen­tran hoy sin tra­ba­jo, sin di­ne­ro y aco­sa­dos por los ban­cos para que de­vuel­van el prés­ta­mo cuan­do ellos pen­sa­ban que ja­más lle­ga­rían a esa si­tua­ción. Otros pa­gan las cuo­tas con tra­ba­jos pre­ca­rios con los que no lle­gan a los 22.000 eu­ros al año. “Hay ca­sos dra­má­ti­cos, de per­so­nas que es­tán en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca muy pre­ca­ria, que con­tri­bu­ye a una si­tua­ción de an­gus­tia”, ex­pli­ca Mi­guel Án­gel Lla­mas, el abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en de­man­das co­lec­ti­vas al que es­tos jó­ve­nes, agru­pa­dos en la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por el Prés­ta­mo-Ren­ta Uni­ver­si­dad, han re­cu­rri­do para pre­sen­tar an­te Edu­ca­ción una re­cla­ma­ción pa­tri­mo­nial contra la Ad­mi­nis­tra­ción. Tras años de re­cla­mar, so­lo fue­ron es­cu­cha­dos cuan­do en 2013 con­si­guie­ron una mo­ra­to­ria de tres años para em­pe­zar a pa­gar. Es­te pla­zo ven­ce aho­ra y lo que han per­ci­bi­do “en to­do mo­men­to ha si­do de­sin­te­rés”, di­ce Lla­mas. “El Go­bierno se la­va las ma­nos, pro­ba­ble­men­te es­cu­dán­do­se en que fue el an­te­rior el que ideó es­te sis­te­ma. En­tre unos y otros, son los ti­tu­la­dos quie­nes su­fren las con­se­cuen­cias”. Aho­ra pre­sen­ta­rán la re­cla­ma­ción co­mo pa­so pre­vio a la de­man­da por la vía con­ten­cio­so administrativa que pre­pa­ran contra Edu­ca­ción y los ban­cos por “co­mer­cia­li­za­ción in­de­bi­da”.

Aun­que los afec­ta­dos de­nun­cian ma­la o nu­la in­for­ma­ción des­de el mi­nis­te­rio so­bre las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos ca­da año, un tra­to de­fi­cien­te por par­te de los Cuan­do en abril de 2011 Lau­ra Cen­zual (en la foto), de 32 años, fir­mó su Prés­ta­mo-Ren­ta, sa­bía per­fec­ta­men­te a qué se com­pro­me­tía. “Por supuesto. Yo fir­mo un con­tra­to an­te no­ta­rio, lo leo, no se pue­de de­cir que no sa­bía lo que fir­ma­ba”. Lo que pa­sa es que ya no po­día vol­ver atrás.

Lau­ra se li­cen­ció en Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de la La­gu­na y tras “mu­cho tiem­po bus­can­do tra­ba­jo de lo mío” y har­ta de es­cu­char eso de “la ne­ce­si­dad de es­pe­cia­li­zar­se”, con­si­guió aho­rrar y que su en­torno le pres­ta­se el di­ne­ro su­fi­cien­te para ade­lan­tar la ma­trí­cu­la y unos gas­tos bá­si­cos para ir a la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na a es­tu­diar un más­ter ofi­cial en In­ter­ven­ción Psi­co­so­cial. Lo hi­zo tam­bién a tra­vés del Prés­ta­mo-Ren­ta. Pi­dió la can­ti­dad mí­ni­ma, 6.000 eu­ros que se fue­ron en pa­gar 2.500 eu­ros de ma­trí­cu­la y “lo jus­to para me­ter­me en una ha­bi­ta­ción muy bá­si­ca, pa­gar trans­por­te y po­der te­ner dis­po­ni­bi­li­dad ho­ra­ria para tra­ba­jar a jor­na­da par­cial”.

El pro­ble­ma es que ella to­mó la de­ci­sión en sep­tiem­bre de 2010, en ba­se a las con­di­cio­nes que en ese mo­men­to ofre­cía el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción: in­te­rés 0% y has­ta sie­te años para em­pe­zar a pa­gar si su ren­ta no lle­ga­ba a 22.000 eu­ros anua­les. La tram­pa fue que un mes des­pués, en oc­tu­bre, se ac­tua­li­za­ron las con­di­cio­nes, en las que apa­re­ce un in­te­rés de 3,6% y so­lo se dan dos años, am­plia­bles a otros dos, para em­pe­zar a pa­gar. Eran las con­di­cio­nes de la úl­ti­ma pro­mo­ción, de 2010-2011 –“la mía es la peor, es­tá cla­ro”– de las que so­lo fue in­for­ma­da en el mes de abril si­guien­te, cuan­do ya ca­si ha­bía ter­mi­na­do sus estudios. “En el mo­men­to de fir­mar, yo sé cuá­les son las con­di­cio­nes. Pe­ro es­ta­mos en abril, es­toy ter­mi­nan­do la par­te teó­ri­ca de mi más­ter y no lo pue­do de­jar. Me que­da por ha­cer la par­te prác­ti­ca y ne­ce­si­to sí o sí ese di­ne­ro para po­der de­jar de tra­ba­jar y ha­cer las prác­ti­cas”, ex­pli­ca Lau­ra, que es­tá es­pe­cial­men­te in­dig­na­da por la fal­ta de in­for­ma­ción que su­frió por par­te del San­tan­der. “Es­tu­ve muy mal in­for­ma­da”.

Hoy vi­ve en Ma­drid, don­de tra­ba­ja en aten­ción al clien­te en una com­pa­ñía de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Es­tá co­le­gia­da y ha se­gui­do for­mán­do­se co­mo es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia asis­ti­da con ani­ma­les, pe­ro “lle­ga un mo­men­to en que es­tás can­sa­do de que no sal­ga na­da de tra­ba­jo”, la­men­ta. “La te­ra­pia de ani­ma­les me da sa­tis­fac­ción pe­ro no di­ne­ro y ne­ce­si­to un in­gre­so que me per­mi­ta pa­gar mis gas­tos... en­tre ellos el prés­ta­mo”.

Lau­ra era mi­leu­ris­ta has­ta que es­te mes le re­no­va­ron el con­tra­to, pe­ro la mi­tad de ho­ras. El año pa­sa­do em­pe­zó a pa­gar 100 eu­ros de cuo­ta men­sual de un prés­ta­mo que, si se hu­bie­ran man­te­ni­do las con­di­cio­nes con las que ella to­mó la de­ci­sión, aún no ten­dría que es­tar de­vol­vien­do. Le que­dan seis años. ¿Te arre­pien­tes de ha­ber pe­di­do el Prés­ta­mo-Ren­ta? “No soy de arre­pen­tir­me. Fue una ex­pe­rien­cia y la apro­ve­ché. Si pu­die­ra vol­ver atrás, pues sí, a lo me­jor no lo ha­bría pe­di­do. Sí me pe­sa, sí”, di­ce Lau­ra, que siem­pre es­tu­dió con be­ca, por in­gre­sos y por mé­ri­tos aca­dé­mi­cos, y que asu­me la evi­den­cia para ella de que “si no lo hu­bie­ra pe­di­do, no ha­bría po­di­do es­tu­diar. Esa es la di­fe­ren­cia”.

EL PRÉS­TA­MO-REN­TA SE VIO “IN­VIA­BLE”, PE­RO QUE­DÓ EL “SIS­TE­MA AN­GLO­SA­JÓN”

ban­cos o co­mi­sio­nes abu­si­vas, el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de la re­cla­ma­ción es que se igua­len to­dos los prés­ta­mos a las con­di­cio­nes de la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria, que se les apli­que el ba­re­mo de 22.000 eu­ros anua­les a par­tir del cual de­ben em­pe­zar a de­vol­ver el prés­ta­mo. “En to­do mo­men­to han di­cho que quie­ren pa­gar, de acuer­do con las con­di­cio­nes en que se les ha co­mer­cia­li­za­do el pro­duc­to. Tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro los prés­ta­mos se han co­mer­cia­li­za­do sin ha­ber in­for­ma­ción”, di­ce Lla­mas.

Se­gún al­gu­nos afec­ta­dos, la fal­ta de in­for­ma­ción o la len­ti­tud con la que es­ta se ac­tua­li­za­ba en la web de Edu­ca­ción les lle­vó a fir­mar un prés­ta­mo con unas con­di­cio­nes que en reali­dad eran otras. Por ejem­plo, para cur­sar estudios en el año 200809, se in­di­ca­ban las con­di­cio­nes del año an­te­rior, cuan­do ya eran di­fe­ren­tes –y peo­res–. Aun­que en la le­tra pe­que­ña del con­tra­to del prés­ta­mo sí se da­ba in­for­ma­ción pre­ci­sa, en la pu­bli­ci­dad los ban­cos no lo hi­cie­ron. So­bre es­ta di­fe­ren­cia en­tre pu­bli­ci­dad de un prés­ta­mo y lo que se fir­ma, Lla­mas no cree que sea mo­ti­vo para echar atrás la de­man­da co­lec­ti­va: “La Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia tie­ne sen­ten­cias que dan la ra­zón a los pres­ta­ta­rios a pe­sar de que ha­ya con­di­cio­nes in­clui­das en la le­tra pe­que­ña. Pa­só con las pre­fe­ren­tes y las cláu­su­las hi­po­te­ca­rias abu­si­vas”, di­ce días an­tes de pre­sen­tar la pri­me­ra re­cla­ma­ción an­te el mi­nis­te­rio. El San­tan­der ex­pli­ca que era el ICO el que pres­ta­ba el di­ne­ro y el que es­ta­ble­cía los po­si­bles in­tere­ses a co­brar. La en­ti­dad se li­mi­tó in­ter­me­diar en­tre el ICO y los es­tu­dian­tes.

Ha­ce cin­co años que Edu­ca­ción dio car­pe­ta­zo al Prés­ta­mo-Ren­ta Uni­ver­si­dad al con­si­de­rar “in­via­ble” un pro­gra­ma pi­lo­to que ca­si por pri­me­ra vez in­tro­du­cía los prés­ta­mos per­so­na­les para es­tu­dian­tes. Se aca­bó es­te ins­tru­men­to, pe­ro no la pre­sen­cia en Es­pa­ña del “sis­te­ma an­glo­sa­jón”, por el que los es­tu­dian­tes sus­cri­ben cré­di­tos para pa­gar sus estudios, es­pe­ran­do po­der de­vol­ver­los cuan­do con­si­gan sus pri­me­ros tra­ba­jos. Es­te sis­te­ma es­tá a la or­den del día en el Reino Uni­do, Ale­ma­nia u Ho­lan­da, don­de a pe­sar de que no se re­gis­tran las ta­sas de des­em­pleo ju­ve­nil que pa­de­ce Es­pa­ña, ya es­tá dan­do pro­ble­mas de im­pa­go. El pa­ra­dig­ma es Es­ta­dos Uni­dos, don­de es­tá nor­ma­li­za­do que los es­tu­dian­tes fi­nan­cien su for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria con cré­di­tos, en es­te ca­so res­pal­da­dos por un fon­do fe­de­ral que en 2012 al­can­zo un bi­llón de dó­la­res (780.000 mi­llo­nes de eu­ros) de im­pa­gos. La cri­sis exis­ten­cial de la pro­ta­go­nis­ta de Pu­rity, la úl­ti­ma no­ve­la del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Jo­nat­han Fran­zen, que vi­ve ago­bia­da por pa­gar su prés­ta­mo uni­ver­si­ta­rio es un lu­gar co­mún en EEUU, don­de se han re­gis­tra­do mul­ti­tu­di­na­rias pro­tes­tas de exes­tu­dian­tes que no pue­den sal­dar sus deu­das. Aun­que el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos es di­fe­ren­te, por­que tie­ne res­pal­do fe­de­ral, Lla­mas en­cuen­tra pa­re­ci­dos. “La po­lí­ti­ca sí es la mis­ma, lo que se pre­ten­día era que los es­tu­dian­tes fi­nan­cia­ran sus pro­pios tí­tu­los”, di­ce.

Los prés­ta­mos uni­ver­si­ta­rios no son nue­vos. Uni­ver­si­da­des pri­va­das co­mo la de Na­va­rra em­pe­za­ron a ofre-

cer­los ha­ce dé­ca­das, pe­ro res­pal­da­dos por las fa­mi­lias. Hoy, es­te cen­tro in­for­ma en su web de los que ofre­cen dis­tin­tos ban­cos y tie­ne un con­ve­nio con la Fun­da­ción del Ban­co Po­pu­lar, en­car­ga­da de ana­li­zar la sol­ven­cia del es­tu­dian­te. Es un pro­gra­ma de cré­di­tos a la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca que tie­ne co­mo par­ti­cu­la­ri­dad que “los ava­lis­tas son los pa­dres” y que “tie­ne pre­mio”, di­cen en es­ta uni­ver­si­dad, por­que en fun­ción de las no­tas, el es­tu­dian­te pue­de ver re­du­ci­da su deu­da has­ta en un 75%.

El ca­mino para que los ban­cos crea­ran un nue­vo pro­duc­to, el del prés­ta­mo uni­ver­si­ta­rio o para es­tu­diar más­te­res en otro país, se abrió ha­ce cua­tro años, cuan­do la Co­mi­sión Eu­ro­pea pre­sen­tó las novedades del pro­gra­ma de be­cas Eras­mus, con un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción a tra­vés de prés­ta­mos con ga­ran­tía de la UE para fi­nan­ciar más­te­res en paí­ses dis­tin­tos al de ori­gen. Creó el Es­que­ma de Ga­ran­tías de Prés­ta­mos, para, a tra­vés del Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes, res­pal­dar los prés­ta­mos. El efec­to es que no ten­gan que em­pe­zar a de­vol­ver­se has­ta seis me­ses o un año des­pués de ter­mi­na­dos los estudios. Bru­se­las con­ta­ba con que en ese tiem­po el jo­ven en­cuen­tre tra­ba­jo, al­go que no sue­le su­ce­der en Es­pa­ña. Ya en­ton­ces, en 2012, fuen­tes co­mu­ni­ta­rias ad­mi­tían a TIEM­PO que los ban­cos eu­ro­peos es­ta­ban “en­tu­sias­ma­dos” an­te la po­si­bi­li­dad de ganar nue­vos clien­tes. Hoy, las ma­yo­res en­ti­da­des es­pa­ño­las ofre­cen es­tos pro­duc­tos. Por ejem­plo, el San­tan­der pres­ta has­ta 18.000 eu­ros a un in­te­rés anual del 8% a de­vol­ver a par­tir de 10 me­ses; Kut­xa­bank tie­ne prés­ta­mos para pa­gar ma­trí­cu­la, estudios, más­ter o Eras­mus a em­pe­zar a pa­gar a par­tir de tres años, y tam­bién Ban­co Po­pu­lar, Iber­ca­ja o Ca­ta­lun­ya Cai­xa. La Cai­xa, por ejem­plo, tie­ne un prés­ta­mo so­lo para más­te­res en el ex­tran­je­ro o para es­tu­dian­tes de otros paí­ses que ven­gan a Es­pa­ña para el que no pi­de ava­les. Pres­ta has­ta 12.000 eu­ros con un in­te­rés del 5,15% a em­pe­zar a de­vol­ver un año des­pués. “Confiamos en él”, di­cen en la en­ti­dad so­bre el análisis de ries­go del es­tu­dian­te que lo pi­de. A pe­sar de es­tar res­pal­da­dos por el pro­gra­ma eu­ro­peo, en ca­so de im­pa­go, “se tra­ta co­mo cual­quier otro im­pa­go”. En el año que lle­va en marcha, lo han so­li­ci­ta­do 120 per­so­nas. Aún no tie­nen ta­sa de mo­ro­si­dad, pe­ro sí pla­nes para que otros se unan a él el cur­so que vie­ne. El San­tan­der tam­bién apli­ca “la mis­ma po­lí­ti­ca de ries­gos que en los de­más tipos de prés­ta­mos”.

Lo que unos ven co­mo una opor­tu­ni­dad para es­tu­diar, otros lo con­si­de­ran un apla­za­mien­to de las di­fi­cul­ta­des que tie­nen mu­chos es­tu­dian­tes para pa­gar sus estudios, al­go que se agra­vó con la cri­sis. “En prin­ci­pio, no nos gus­tan los prés­ta­mos para los estudios”, di­ce Pa­blo Mo­ra­les, de­le­ga­do de alum­nos de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca, una de la trein­te­na de cen­tros pú­bli­cos ads­cri­tos a la Coor­di­na­do­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­tu­dian­tes de Uni­ver­si­da­des Pú­bli­cas (CREU). “La ten­den­cia de­be ser a que el cos­te de la edu­ca­ción sea ce­ro, nos pa­re­ce que los cré­di­tos lo que ha­cen es cu­brir o in­ten­tar pa­sar el pro­ble­ma de que aho­ra mis­mo hay mu­chos es­tu­dian­tes que no se pue­den per­mi­tir es­tu­diar”.

“CONFIAMOS EN EL ES­TU­DIAN­TE”, DI­CEN EN LA CAI­XA, QUE DA PRÉS­TA­MOS PARA EL EX­TRAN­JE­RO

Edu­ca­ción can­ce­ló su pro­gra­ma de prés­ta­mos, pe­ro los ban­cos han co­gi­do el re­le­vo. En la foto, un au­la de la Uni­ver­si­dad Mi­guel Her­nán­dez de El­che.

Ma­ni­fes­ta­ción en Los Án­ge­les contra las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos para es­tu­dian­tes. A la de­re­cha, una ma­ni­fes­ta­ción de es­tu­dian­tes de Ar­qui­tec­tu­ra y Me­di­ci­na en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.