Un re­co­rri­do por las mejores he­la­de­rías del mun­do don­de dis­fru­tar de es­te ape­te­ci­ble pos­tre co­mo un es­pe­cia­lis­ta.

Ve­rano, via­jes y he­la­dos for­man la ten­ta­ción per­fec­ta. Es­te es un re­co­rri­do re­fres­can­te por las más po­pu­la­res he­la­de­rías don­de dis­fru­tar de es­te ape­te­ci­ble pos­tre.

Tiempo - - SUMARIO - Ma­cu Llo­ren­te

Los he­la­dos ya no son lo que eran. Y tam­po­co son so­lo co­sas de ni­ños, por­que los hay para to­dos los gus­tos: de ta­ba­co, vino tin­to o gin-to­nic y, sor­pren­den­te­men­te, in­clu­so ca­lien­tes. Y es que la ten­ta­ción aho­ra se dis­fra­za de sa­bo­res in­no­va­do­res y cho­can­tes, que se unen a los clá­si­cos y tra­di­cio­na­les, y que de­lei­tan nues­tros ojos y nues­tro pa­la­dar.

Ela­bo­rar un buen he­la­do es to­do un ar­te, de ahí que la de ar­te­sano he­la­de­ro sea una pro­fe­sión muy pre­cia­da, so­bre to­do en lu­ga­res que son la meca de es­te pos­tre, co­mo Ita­lia, don­de la ma­yo­ría de las he­la­de­rías per­ma­ne­cen abier­tas to­do el año. Pe­ro, ¿có­mo es el he­la­do per­fec­to? Que el pro­duc­to sea aromático y no se di­suel­va en la bo­ca es se­ñal de que no se ha abu­sa­do de componentes ar­ti­fi­cia­les.

En cual­quier épo­ca. Co­lo­res lo más na­tu­ra­les po­si­ble y una tem­pe­ra­tu­ra en torno a los -12º, nos per­mi­ten dis­fru­tar de es­te de­li­cio­so pos­tre en cual­quier épo­ca del año, pe­ro ade­más to­dos es­tos ele­men­tos son cla­ve para ase­gu­rar­nos de que es­ta­mos an­te el he­la­do nú­me­ro uno. Y si nos de­ci­di­mos por uno de fru­tas, me­jor que es­tas sean de tem­po­ra­da.

A pe­sar de los ca­lo­res, no so­mos tan he­la­de­ros co­mo po­dría pa­re­cer. Aun­que ca­da es­pa­ñol consume de media seis li­tros y me­dio de he­la­do al año, es­ta­mos muy le­jos de los 12 que se con­su­men en Fin­lan­dia o Sue­cia, don­de dan bue­na cuen­ta de ellos du­ran­te to­do el año y for­ma par­te de su ali­men­ta­ción. Para con­ven­cer­nos de que son al­go más que

un ca­pri­cho o una go­lo­si­na, no hay más que acu­dir a sus be­ne­fi­cios nu­tri­cio­na­les y ade­más, es­cu­char a los cien­tí­fi­cos, que ase­gu­ran que es­te ali­men­to ac­ti­va las zo­nas del ce­re­bro aso­cia­das al pla­cer y pro­por­cio­na sen­sa­cio­nes de bie­nes­tar. Con­se­guir ela­bo­rar un buen he­la­do es to­do un ar­te.

Me­ter la cu­cha­ra es co­mo su­mer­gir­se en la fe­li­ci­dad he­la­da. Es­ta es la guía per­fec­ta para de­rre­tir­se an­te los mejores he­la­dos del mun­do. Y al­gu­nos es­tán muy cer­ca.

El he­la­do per­fec­to tie­ne que ser aromático, de co­lo­res na­tu­ra­les y, si es de fru­tas, es­tas de­ben ser de tem­po­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.