Ma­drid quie­re atraer bue­na par­te del di­ne­ro que hoy es­tá en la City de Lon­dres. ¿Lo lo­gra­rá?

Ayun­ta­mien­to, co­mu­ni­dad y el Go­bierno na­cio­nal tra­ba­jan ya para atraer in­ver­so­res. Jun­to a la ca­pi­tal, Fránc­fort, Pa­rís, Du­blín, Mi­lán o Áms­ter­dam pu­jan por con­ver­tir­se en el nue­vo cen­tro fi­nan­cie­ro de Eu­ro­pa tras el bre­xit.

Tiempo - - SUMARIO - Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

A río re­vuel­to, ga­nan­cia de pes­ca­do­res. El tre­men­do te­rre­mo­to po­lí­ti­co, pe­ro tam­bién eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro, pro­vo­ca­do por la de­ci­sión bri­tá­ni­ca de aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea ha tras­la­da­do mul­ti­tud de ame­na­zas para Es­pa­ña y los paí­ses de nues­tro en­torno, pe­ro tam­bién al­gu­nas opor­tu­ni­da­des. So­lo en el sec­tor ban­ca­rio, en la City lon­di­nen­se ope­ran al­re­de­dor de 250 en­ti­da­des in­ter­na­cio­na­les que su­po­nen, en­tre em­pleos di­rec­tos e in­di­rec­tos, al­re­de­dor de me­dio mi­llón de pues­tos de tra­ba­jo de al­ta cua­li­fi­ca­ción. Mu­chas de es­tas fir­mas bus­can en es­tos días un re­fu­gio eu­ro­peo a la es­pe­ra de ver el al­can­ce real y las con­se­cuen­cias para el ne­go­cio del bre­xit.

Ca­si to­dos los ana­lis­tas coin­ci­den en que la sa­li­da del Reino Uni­do del club de los 28 aca­ba­rá pro­vo­can­do que tar­de o tem­prano Lon­dres pier­da su con­di­ción de gran cen­tro fi­nan­cie­ro eu­ro­peo. No so­lo por la vo­la­ti­li­dad po­lí­ti­ca y de in­ver­sio­nes, sino fun­da­men­tal­men­te por la re­gu­la­ción, que ya no po­drá ser con­jun­ta para ope­rar en el Reino Uni­do y el res­to de la Unión Eu­ro­pea. Bue­na par­te de la in­ver­sión di­rec­ta que en­tra en el Reino Uni­do lo ha­ce con la vis­ta pues­ta en el res­to del con­ti­nen­te. Bas­ta un da­to para ha­cer­se a la idea: más del 70% de los em­plea­dos ame­ri­ca­nos de ban­ca que tra­ba­jan en Eu­ro­pa lo ha­cen den­tro de la City. En la ac­tua­li­dad, los pa­sa­por­tes otor­ga­dos por el Reino Uni­do per­mi­ten a em­pre­sas de ter­ce­ros paí­ses te­ner ac­ce­so prác­ti­ca­men­te au­to­má­ti­co a to­da la Unión Eu­ro­pea. Cuan­do la sa­li­da se ma­te­ria­li­ce esas li­cen­cias per­de­rán su va­lor y las fir­mas de in­ver­sión que re­si­den en la City que­da­rán su­je­tas a las mis­mas res­tric­cio­nes que cual­quier otra em­pre­sa de un ter­cer país. Sin esa con­di­ción de pun­to de en­tra­da a la UE, Lon­dres per­de­rá bue­na par­te de su atrac­ti­vo.

La al­ter­na­ti­va para la ma­yo­ría de em­pre­sas es bus­car un nue­vo en­cla­ve den­tro de los 27 que per­mi­ta re­to­mar las ope­ra­cio­nes sin las tra­bas que pro­ba­ble­men­te pro­vo­que la nue­va si­tua­ción bri­tá­ni­ca. El des­tino ele­gi­do se be­ne­fi­cia­rá de mi­les de mi­llo­nes de in­ver­sión y cien­tos de mi­les de em­pleos. Eso sin con­tar con to­dos los im­pues­tos que la ver­ti­gi­no­sa ac­ti­vi­dad de la City de­ja en la ca­pi­tal in­gle­sa. Un pas­tel de­ma­sia­do gran­de para que las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Eu­ro­pa no ha­yan em­pe­za­do a pe­lear por con­se­guir­lo. Y Ma­drid es­tá en la ba­ta­lla.

La ca­pi­tal es­pa­ño­la cuen­ta con bue­na par­te de las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias para al­ber­gar el cen­tro fi­nan­cie­ro eu­ro­peo (uno de los tres del mun­do jun­to a Nue­va York y Hong Kong). Cuen­ta con una po­si­ción geo­es­tra­té­gi­ca per­fec­ta, con mag­ní­fi­cas co­mu­ni­ca­cio­nes con el res­to de Eu­ro­pa, pe­ro tam­bién con Amé­ri­ca, Áfri­ca y Asia. Tie­ne es­pa­cio de so­bra para al­ber­gar em­pre­sas y el pre­cio de los al­qui­le­res es, a día de hoy, de los más ba­jos de en­tre las can­di­da­tas (ver re­cua­dro).Y tie­ne un fac­tor con el que po­cas ca­pi­ta­les eu­ro­peas pue­den com­pe­tir: el cli­ma, el más be­né­vo­lo de nues­tro en­torno, es un in­cen­ti­vo más que las em­pre­sas pue­den ofre­cer a sus tra­ba­ja­do­res.

El plan de Ci­fuen­tes y Car­me­na.

Ma­drid, sin em­bar­go, es cons­cien­te de que el cli­ma no es su­fi­cien­te. Ayun­ta­mien­to y co­mu­ni­dad se han pues­to ma­nos a la obra para atraer a los in­ver­so­res que hu­yan de Reino Uni­do du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. La al­cal­de­sa, Ma­nue­la Car­me­na, aca­ba de for­mar un gru­po de tra­ba­jo con la pa­tro­nal ma­dri­le­ña CEIM, los sin­di­ca­tos y la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, ade­más de re­unir­se de for­ma ha­bi­tual con la aso­cia­ción que in­clu­ye las prin­ci­pa­les em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les afin­ca­das en nues­tro país: la Aso­cia­ción de Mul­ti­na­cio­na­les por la mar­ca Es­pa­ña. De esos con­tac­tos sur­gi­rá es­te ve­rano la ofi­ci­na del in­ver­sor, un or­ga­nis­mo de­di­ca­do a mi­ni­mi­zar los trá­mi­tes para ins­ta­lar­se en Ma­drid.

Ade­más el con­sis­to­rio va a po­ner en marcha una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria y de pre­sen­cia en fe­rias para mejorar su ima­gen in­ter­na­cio­nal, tan­to pú­bli­ca co­mo en­tre las em­pre­sas de­di­ca­das a acon­se­jar a nue­vos in­ver­so­res los mejores des­ti­nos para su di­ne­ro. La cam­pa­ña se desa­rro­lla­rá en pa­ra­le­lo a la de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. Cris­ti­na Ci­fuen­tes ha anun­cia­do que desa­rro­lla­rá un “roads­how al más al­to ni­vel” por Lon­dres para tra­tar de con­ven­cer a las mul­ti­na­cio­na­les de las ventajas que ofre­ce Ma­drid a las nue­vas em­pre­sas. No se­rá el úni­co pun­to de su es­tra­te­gia. La pre­si­den­ta ma­dri­le­ña quie­re po­ner en marcha un pro­gra­ma de in­cen­ti­vos ba­sa­do en tres

pun­tos: fis­cal, fi­nan­cie­ro y de ayu­da a las in­ver­sio­nes. En­tre las me­di­das que se ba­ra­jan es­tán la re­ba­ja en el tra­mo au­to­nó­mi­co del IRPF me­dian­te de­duc­cio­nes, nue­vas bo­ni­fi­ca­cio­nes a la con­tra­ta­ción y más exen­cio­nes de im­pues­tos co­mo el de trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les o ac­tos ju­rí­di­cos. Pe­se a to­do, des­de el Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co se re­cuer­da cons­tan­te­men­te que Ma­drid tie­ne ya los im­pues­tos más ba­jos de Es­pa­ña para em­pre­sas y que eso le ha per­mi­ti­do cap­tar la ma­yo­ría de las in­ver­sio­nes bri­tá­ni­cas en nues­tro país.

El Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co tra­ba­ja en el plan en “es­tre­cha co­la­bo­ra­ción” con el Go­bierno cen­tral. Me­nos sin­to­nía pa­re­ce ha­ber con el ayun­ta­mien­to. Aun­que am­bos han ex­pre­sa­do su deseo de coope­rar en el pro­yec­to, fal­ta ver có­mo se con­cre­ta di­cha co­la­bo­ra­ción.

El pri­mer pa­so en la es­tra­te­gia es lo­grar el tras­la­do de la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea (EBA, por sus si­glas en in­glés) des­de Lon­dres, al­go que Ma­drid ya ha so­li­ci­ta­do ofi­cial­men­te. Con la sa­li­da de la Unión, no tie­ne sen­ti­do man­te­ner una ins­ti­tu­ción co­mu­ni­ta­ria en la ca­pi­tal in­gle­sa. To­do pa­re­ce in­di­car que la ciu­dad que se con­vier­ta en la nue­va se­de ten­drá mu­chas pa­pe­le­tas para re­co­ger bue­na par­te de la in­ver­sión. Fránc­fort, Pa­rís o Mi­lán com­pi­ten por aco­ger la EBA. Son tres de los prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res de Ma­drid, pe­ro tam­bién Áms­ter­dam o Du­blín es­tán en la ba­ta­lla. In­clu­so el Reino Uni­do, que tras el va­ra­pa­lo del re­fe­rén­dum de sa­li­da ha co­men­za­do una gue­rra fis­cal ba­jan­do los im­pues­tos de so­cie­da­des al 15% para tra­tar de re­te­ner las in­ver­sio­nes.

La City lon­di­nen­se aglu­ti­na la enor­me ma­yo­ría de la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra eu­ro­pea y cer­ca de un ter­cio de la in­ver­sión ex­tran­je­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.