Ba­rack Oba­ma pre­ten­de apro­ve­char los con­flic­tos ra­cia­les para pro­mo­ver el con­trol so­bre las ar­mas.

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos pre­ten­de apro­ve­char los acon­te­ci­mien­tos de Da­llas, don­de cin­co po­li­cías han muer­to ti­ro­tea­dos por un fran­co­ti­ra­dor, para pro­mo­ver el con­trol so­bre la ven­ta de ar­mas.

Tiempo - - SUMARIO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

A pe­sar de que el ne­gro Ba­rack Oba­ma es­tá muy cer­ca de cum­plir el ci­clo de dos le­gis­la­tu­ras en la Ca­sa Blan­ca, po­cas ve­ces en los úl­ti­mos años la ten­sión ra­cial ha es­ta­lla­do con tan­ta vi­ru­len­cia co­mo de­ri­va­ción de unos acon­te­ci­mien­tos trá­gi­cos. En Es­ta­dos Uni­dos es opinión ge­ne­ra­li­za­da que la Po­li­cía, a la ho­ra de re­pri­mir, se com­por­ta con más sa­ña contra los ne­gros que contra los blan­cos, de­ma­sia­das muer­tes de ne­gros a ma­nos de la Po­li­cía lo con­fir­man. Es­tos días se han pro­du­ci­do acon­te­ci­mien­tos con­tra­dic­to­rios que de­la­tan un al­tí­si­mo ni­vel de cris­pa­ción ra­cial en me­dio del de­ba­te so­bre la li­bre ven­ta de ar­mas en el Se­na­do y en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. El de­ba­te se en­cen­dió a me­dia­dos del pa­sa­do mes de ju­nio con el ata­que a una dis­co­te­ca gay en la ciu­dad ca­li­for­nia­na de Or­lan­do. Mu­rie­ron 50 per­so­nas y que­da­ron he­ri­das 53 ba­jo las ba­las de un fran­co­ti­ra­dor bien adies­tra­do.

La con­mo­ción sa­cu­dió a la so­cie­dad ame­ri­ca­na co­mo aca­ba de ha­cer­lo la tra­ge­dia de Da­llas y la muer­te a ma­nos de la Po­li­cía de dos jó­ve­nes ne­gros en Luisiana y Min­ne­so­ta. Con mo­ti­vo de la bar­ba­rie de Or­lan­do, el gru­po Gun Vio­len­ce Ar­chi­ve, que man­tie­ne una lu­cha cons­tan­te contra la ven­ta li­bre de ar­mas, pu­bli­có va­rias es­ta­dís­ti­cas. Por ellos su­pi­mos que en los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca hay más ar­mas que ciu­da­da­nos: 357 mi­llo­nes de ar­mas de fue­go fren­te a 318 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. En lo que lle­va­mos del año 2016 ha ha­bi­do 7.088 muer­tos y 14.000 he­ri­dos. Son muer­tos anó­ni­mos que se llo­ran en el seno de las fa­mi­lias, pe­ro que no apa­re­cen en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. No son me­diá­ti­cos. En cam­bio otros, por sus cir­cuns­tan­cias sin­gu­la­res, suben a las pri­me­ras pá­gi­nas. Es­tá ocu­rrien­do es­tos días y ge­ne­ran­do una tur­bu­len­cia de cris­pa­cio­nes ra­cia­les. La chis­pa que ha ge­ne­ra­do el in­cen­dio fue­ron dos ví­deos en los que se ve có­mo dos jó­ve­nes ne­gros mue­ren aba­ti­dos a ma­nos de la Po­li­cía. Uno, Al­ton Ster­ling, es ti­ro­tea­do des­pués de ser re­du­ci­do; al otro, Phi­lan­do Cas­ti­le, le dis­pa­ran cua­tro ti­ros por­que los agen­tes pien­san que va a echar mano de una pis­to­la cuan­do co­ge la car­te­ra para mos­trar­les la do­cu­men­ta­ción. Cas­ti­le via­ja­ba en un co­che acom­pa­ña­do por su mu­jer y un hi­jo de 4 años. La mu­jer na­rró en di­rec­to lo ocu­rri­do.

Un lo­co con un ar­se­nal. El mo­vi­mien­to Black Li­ves Mat­ter (que sig­ni­fi­ca “las vi­das de los ne­gros cuen­tan”), y otras or­ga­ni­za­cio­nes que lu­chan por la igual­dad real de los ne­gros con­vo­ca­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país co­mo protesta por las dos muer­tes. En Da­llas, la ma­ni­fes­ta­ción dis­cu­rría pa­cí­fi­ca­men­te y vi­gi­la­da por la Po­li­cía cuan­do acon­te­ció lo ines­pe­ra­do, un fran­co­ti­ra­dor dis­pa­ra­ba contra los agen­tes blan­cos, ma­tan­do a cin­co e hi­rien­do a sie­te. El fran­co­ti­ra­dor era el afro­ame­ri­cano, ex­com­ba­tien­te de la gue­rra de Af­ga­nis­tán, Mi­cah Xa­vier John­son, ex­per­to en el ma­ne­jo de ar­mas

y ex­plo­si­vos y que ha­bía reuni­do un ver­da­de­ro ar­se­nal en su ca­sa. Cuan­do el ase­sino se vio ro­dea­do por la Po­li­cía se reía co­mo un lo­co pre­gun­tan­do a cuán­tos agen­tes blan­cos ha­bía ma­ta­do.

El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma re­ci­bió la no­ti­cia en Varsovia, don­de de­cla­ró: “Los ame­ri­ca­nos de to­das las ra­zas y de to­dos los cre­dos es­tán es­can­da­li­za­dos por los ata­ques contra la Po­li­cía, sea en Da­llas o en otra par­te. Yo com­pren­do a los ma­ni­fes­tan­tes y com­pren­do tam­bién a las fa­mi­lias que se in­quie­tan por el com­por­ta­mien­to de la Po­li­cía”. Des­de aquel mo­men­to, a Oba­ma le do­mi­na­ba la im­pa­cien­cia por re­gre­sar lo an­tes po­si­ble a EEUU y re­ba­jar la ten­sión. A pe­sar de ello man­tu­vo el com­pro­mi­so de su via­je a Es­pa­ña, pe­ro lo acor­tó to­do lo que pu­do para es­tar pre­sen­te en Da­llas y con­tri­buir al en­ten­di­mien­to en­tre las dos co­mu­ni­da­des. Es uno de los le­ga­dos que quie­re de­jar de su pa­so por la Ca­sa Blan­ca. Tan­to en el Se­na­do co­mo en el Con­gre­so se de­ba­te so­bre el con­trol de la ven­ta de ar­mas y el pre­si­den­te quie­re apro­ve­char es­ta co­yun­tu­ra para que la so­cie­dad tome con­cien­cia de que la fa­ci­li­dad para com­prar ar­mas con­tri­bu­ye a crear una so­cie­dad más vio­len­ta que mul­ti­pli­ca el nú­me­ro de ho­mi­ci­dios y ase­si­na­tos. Paul Ryan, re­pu­bli­cano y pre­si­den­te de la Cá­ma­ra ha de­cla­ra­do: “To­do miem­bro de es­ta ins­ti­tu­ción, to­do re­pu­bli­cano o de­mó­cra­ta quie­re ver me­nos vio­len­cia ar­ma­da, pe­ro mu­chas ve­ces es­ta­mos pro­fun­da­men­te en desacuer­do en có­mo lo­grar­lo”. En ge­ne­ral, los re­pu­bli­ca­nos de­fien­den el man­te­ni­mien­to de la enmienda se­gun­da de la Cons­ti­tu­ción que am­pa­ra el de­re­cho a las ar­mas. Sue­len ar­gu­men­tar que la gen­te de bien, al lle­var ar­mas, di­sua­de a los mal­va­dos de ata­car­los, si las ar­mas so­lo las lle­va­ran los ma­los, los crí­me­nes au­men­ta­rían.

En el pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción va a ju­gar un pa­pel im­por­tan­te el mo­vi­mien­to Blue Li­ves Mat­ter que im­pul­sa un com­por­ta­mien­to más hu­mano y neu­tral de la Po­li­cía con los ne­gros, que no ha­gan di­fe­ren­cias en­tre ra­zas. Que no hu­mi­llen la dig­ni­dad de las per­so­nas. Mu­chos esperan que las movilizaciones con­tri­bu­yan a que los es­ta­men­tos po­li­cia­les to­men con­cien­cia de que de­ben respetar la vi­da de quie­nes no son de piel blan­ca. Sin du­da, se­rá un te­ma de de­ba­te en la cam­pa­ña pre­si­den­cial en­tre la se­ño­ra Hillary Clin­ton y Do­nald Trump.

En EEUU, con 318 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, cir­cu­lan 357 mi­llo­nes de ar­mas de fue­go

Ma­ni­fes­ta­ción de Black Li­ves Mat­ter contra la vio­len­cia po­li­cial en Tam­pa (Flo­ri­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.