Ob­je­ti­vo: evi­tar unas nue­vas elec­cio­nes

El Rey ace­le­ra­rá las con­sul­tas con los lí­de­res po­lí­ti­cos para in­ten­tar que ha­ya Go­bierno lo an­tes po­si­ble y ha trans­mi­ti­do a los par­ti­dos que de­be­rían lle­gar a La Zar­zue­la con una pro­pues­ta con­cre­ta de in­ves­ti­du­ra.

Tiempo - - SUMARIO - Por An­to­nio Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Es­pa­ña tie­ne des­de es­te sá­ba­do el tris­te ho­nor de ser el se­gun­do país eu­ro­peo en pa­sar más tiem­po sin Go­bierno. Es­te 16 de ju­lio ha­brán dis­cu­rri­do 209 días des­de que los ciu­da­da­nos fue­ron a las ur­nas el 20 de di­ciem­bre de 2015, así que nues­tro país ha de­ja­do atrás el re­gis­tro que te­nía Ho­lan­da des­de 1977 con 208 días sin acuer­do. Por de­lan­te ya so­lo que­dan los famosos 541 días que pa­só Bél­gi­ca en­tre 2010 y 2011, una plus­mar­ca di­fí­cil de ba­tir, aun­que ya na­da es im­po­si­ble: Es­pa­ña con­ta­ba des­de la Tran­si­ción con una media de 36,2 días de ne­go­cia­cio­nes para lo­grar la in­ves­ti­du­ra. Es­ta­ba por de­ba­jo de la media eu­ro­pea, pe­ro de po­co le ha ser­vi­do aho­ra para sa­lir del blo­queo ins­ti­tu­cio­nal.

Fe­li­pe VI se en­fren­ta­rá a la cru­da reali­dad de ver có­mo Es­pa­ña lle­va ca­si sie­te me­ses con un Go­bierno en fun­cio­nes cuan­do la pró­xi­ma se­ma­na re­ci­ba a los por­ta­vo­ces de los dis­tin­tos gru­pos po­lí­ti­cos en el pa­la­cio de la Zar­zue­la.

Se­rá su pri­me­ra ron­da de con­sul­tas de es­ta XII Le­gis­la­tu­ra, que se es­pe­ra que du­re al­go más que los efí­me­ros cua­tro me­ses de la an­te­rior, en la que dio tiem­po a ce­le­brar tres ron­das, to­das ellas in­fruc­tuo­sas. Para en­ton­ces ya se sa­brá quién pre­si­de el Con­gre­so de los Dipu­tados y por dón­de pue­den ir las alian­zas. Quien re­sul­te ele­gi­do el 19 de ju­lio al fren­te de la Cá­ma­ra Ba­ja se des­pla­za­rá lue­go a La Zar­zue­la para in­for­mar al jefe del Es­ta­do de la com­po­si­ción del Con­gre­so y de los par­ti­dos que tie­nen re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Un me­ro trá­mi­te an­tes de en­trar de lleno en la te­si­tu­ra de quién cuen­ta con más apo­yos.

La ecua­ción re­quie­re de un mí­ni­mo de tres par­ti­dos para que el can­di­da­to de­sig­na­do lo­gre la in­ves­ti­du­ra, ya que ni el PSOE ni Po­de­mos van a vo­tar a favor del can­di­da­to del PP, Ma­riano Ra­joy.

Ace­le­rar al má­xi­mo.

En La Zar­zue­la tie­nen cla­ro que el pa­pel que la Cons­ti­tu­ción con­fie­re al Rey ape­nas de­ja mar­gen de ac­tua­ción para me­diar, y Fe­li­pe VI se­rá es­cru­pu­lo­so en ese sen­ti­do. Sin em­bar­go, el mo­nar­ca es cons­cien­te de que hay que em­plear to­dos los res­qui­cios al al­can­ce para en­con­trar la so­lu­ción que evi­te la re­pe­ti­ción de los co­mi­cios. Ese es pre­ci­sa­men­te el ob­je­ti­vo que Fe­li­pe VI tie­ne mar­ca­do en ro­jo en su agen­da: im­pe­dir las ter­ce­ras elec­cio­nes. Los mo­ti­vos que le lle­van a esa con­clu­sión son tres. Pri­me­ro, aca­bar cuan­to an­tes con la ima­gen que Es-

El Rey es­pe­ra aca­bar cuan­to an­tes con la ma­la ima­gen que es­tá dan­do Es­pa­ña en el mun­do

pa­ña es­tá dan­do co­mo país, tan­to in­ter­na co­mo ex­ter­na­men­te. En se­gun­do lu­gar, po­ner fin a un pe­rio­do de in­cer­ti­dum­bre que una eco­no­mía co­mo la es­pa­ño­la, la cuar­ta más im­por­tan­te de la Eu­ro­zo­na, no se pue­de per­mi­tir. Y es que, por mu­cho que pa­rez­ca que es­tos me­ses no es­tán te­nien­do re­per­cu­sión en la marcha del país, un Es­ta­do de la di­men­sión de Es­pa­ña no pue­de es­tar un año con dos de los tres prin­ci­pa­les po­de­res anu­la­dos: Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo.

Y el ter­cer mo­ti­vo que lle­va a La Zar­zue­la a pen­sar que se de­ben evi­tar las ter­ce­ras elec­cio­nes tie­ne que ver con la preo­cu­pa­ción que genera el im­pac­to que pue­da te­ner en la ciu­da­da­nía una nue­va con­vo­ca­to­ria a las ur­nas. El de­sen­can­to de los es­pa­ño­les con la cla­se po­lí­ti­ca en par­ti­cu­lar y con la de­mo­cra­cia en ge­ne­ral po­drían te­ner efec­tos im­pre­vi­si­bles.

Por to­do ello, Fe­li­pe VI es­tá con­ven­ci­do de que hay que evi­tar los ter­ce­ros co­mi­cios en me­nos de un año. De he­cho, ya les di­jo al­go pa­re­ci­do a los prin­ci­pa­les lí­de­res po­lí­ti­cos cuan­do los vio por úl­ti­ma vez en La Zar­zue­la jus­to an­tes de fir­mar la con­vo­ca­to­ria de las elec­cio­nes del pa­sa­do 26-J. Y to­dos se mos­tra­ron de acuer­do con el mo­nar­ca en aque­lla oca­sión.

Para evi­tar­lo, y da­do el es­tre­chí­si­mo mar­gen que la Cons­ti­tu­ción pre­vé para el jefe del Es­ta­do, Fe­li­pe VI ya ha tras­la­da­do a los par­ti­dos que ace­le­ren al má­xi­mo sus ne­go­cia­cio­nes con el ob­je­ti­vo de que, una vez que se cons­ti­tu­yan las Cor­tes el día 19, pue­dan acu­dir a la pri­me­ra ron­da de con­sul­tas con un acuer­do de in­ves­ti­du­ra me­dia­na­men­te pac­ta­do. El he­cho de que Ra­joy se es­té mo­vien­do an­tes de que se ha­ya cons­ti­tui­do el Par­la­men­to así lo de­mues­tra y ya es una im­por­tan­te no­ve­dad res­pec­to a lo que su­ce­dió en enero pa­sa­do, cuan­do los lí­de­res op­ta­ron por es­pe­rar.

En cual­quier ca­so, el Rey ace­le­ra­rá al má­xi­mo la du­ra­ción de la pri­me­ra ron­da de con­sul­tas para pro­po­ner cuan­to an­tes un can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno que pue­da so­me­ter­se a la in­ves­ti­du­ra en el me­nor bre­ve pla­zo po­si­ble. En es­te ca­so, las cuen­tas de La Zar­zue­la coin­ci­den con las que ma­ne­jan en La Mon­cloa: lo ideal se­ría que Es­pa­ña tu­vie­ra Go­bierno en la pri­me­ra se­ma­na de agos­to (Ra­joy quie­re que la in­ves­ti­du­ra sea en­tre los días 2 y 5).

En ma­nos de Ra­joy.

No obs­tan­te, y por mu­cho que el Rey ace­le­re los tiem­pos e in­ten­te con­ven­cer de la ne­ce­si­dad de evi­tar las elec­cio­nes a los di­fe­ren­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos, to­do de­pen­de­rá de lo que es­tos úl­ti­mos acuer­den y, fun­da­men­tal­men­te, de las ar­tes que de­mues­tre Ma­riano Ra­joy para con­se­guir los es­ca­ños que le fal­tan para sa­lir ele­gi­do, pues­to que es la per­so­na a la que co­rres­pon­de en pri­mer lu­gar in­ten­tar for­mar

Preo­cu­pa­ción por la reac­ción de la ciu­da­da­nía an­te unas hi­po­té­ti­cas nue­vas elec­cio­nes

Go­bierno al ha­ber si­do el Par­ti­do Po­pu­lar la fuer­za po­lí­ti­ca más vo­ta­da.

Has­ta aho­ra los par­ti­dos no se lo han pues­to muy fá­cil a don Fe­li­pe, quien se en­cuen­tra con un es­ce­na­rio que no tu­vo su pa­dre en los ca­si 40 años de rei­na­do y que, sin du­da, mar­ca­rá su eta­pa ini­cial co­mo mo­nar­ca. A día de hoy, las cuen­tas si­guen sin sa­lir y no es des­ca­be­lla­do pen­sar que Ra­joy pier­da la pri­me­ra y la se­gun­da vo­ta­ción y que las elec­cio­nes aca­ben ce­le­brán­do­se por ter­ce­ra vez en un año, en con­cre­to el 27 de no­viem­bre.

Men­sa­je del Rey.

De ahí que des­de La Zar­zue­la se tras­la­da­se an­tes del 26-J a los prin­ci­pa­les par­ti­dos el si­guien­te men­sa­je: que aquel que quie­ra go­ber­nar lle­gue al des­pa­cho del Rey con el tra­ba­jo ne­go­cia­dor ya he­cho. Es de­cir, que ama­rre pre­via­men­te los pac­tos con otras for­ma­cio­nes an­tes de ver al jefe del Es­ta­do, pues don Fe­li­pe quie­re evi­tar los es­ce­na­rios de enero y fe­bre­ro, en los que tu­vo que ofre­cer la in­ves­ti­du­ra a Ra­joy y al so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez sin que es­tos hu­bie­ran ce­rra­do acuer­dos po­se­lec­to­ra­les. A ello se ha apli­ca­do, al me­nos, el can­di­da­to del PP, quien en di­ciem­bre des­car­tó un acer­ca­mien­to con Ciu­da­da­nos en cuan­to Sán­chez le dio el pri­mer no an­tes de las na­vi­da­des.

Otra re­co­men­da­ción re­gia de los úl­ti­mos me­ses ha si­do que los par­ti­dos apar­quen ve­ri­cue­tos de du­do­sa le­ga­li­dad co­mo el que in­ten­tó Mon­cloa en enero tras el re­cha­zo de Ra­joy a in­ten­tar ser pre­si­den­te. Fue en­ton­ces cuan­do des­de el equi­po de ase­so­res del pre­si­den­te del Go­bierno se ba­ra­jó la po­si­bi­li­dad de con­vo­car nue­vas elec­cio­nes sin pa­sar por la pre­cep­ti­va vo­ta­ción de in­ves­ti­du­ra en el Con­gre­so de los Dipu­tados. El em­bro­llo ju­rí­di­co se pro­du­jo cuan­do Mon­cloa so­li­ci­tó co­pias de

un dic­ta­men que el Con­se­jo de Es­ta­do ela­bo­ró en 2003 a raíz del ta­ma­ya­zo en Ma­drid y la im­po­si­bi­li­dad de Es­pe­ran­za Agui­rre (PP) y Ra­fael Si­man­cas (PSOE) de lo­grar la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria para di­ri­gir el Go­bierno re­gio­nal. Es­te ór­gano con­sul­ti­vo pro­pu­so en­ton­ces que la pre­si­den­ta de la Asam­blea ma­dri­le­ña fi­ja­se un día a par­tir del cual co­rrie­se el re­loj du­ran­te dos se­ma­nas y que a su tér­mino, si nin­gún can­di­da­to te­nía apo­yos para la in­ves­ti­du­ra, se di­sol­vie­se el Par­la­men­to re­gio­nal y hu­bie­se nue­vas elec­cio­nes. Es­te era el úni­co precedente ju­rí­di­co que se ase­me­ja­ba a la en­dia­bla­da arit­mé­ti­ca sur­gi­da de los co­mi­cios del 20-D y La Mon­cloa son­deó a la Abo­ga­cía del Es­ta­do si po­día ha­cer­se lo mis­mo.

La ini­cia­ti­va de Mon­cloa lle­gó a oí­dos del jefe de la Ca­sa del Rey, Jai­me Al­fon­sín, pe­ro al fi­nal sa­lió ade­lan­te el cri­te­rio de La Zar­zue­la de que al me­nos te­nía que ha­ber una vo­ta­ción –fi­nal­men­te fue la fa­lli­da de Sán­chez–. Fe­li­pe VI tie­ne es­ca­so mar­gen a la ho­ra de pro­po­ner un can­di­da­to por­que su pa­pel cons­ti­tu­cio­nal se ci­ñe a lo que le di­gan los por­ta­vo­ces en la ron­da de con­sul­tas. “No pue­de ser crea­ti­vo y de­cir que lo me­jor para el país es un pre­si­den­te téc­ni­co, co­mo lo fue Ma­rio Mon­ti en Ita­lia. Él no tie­ne esa ca­pa­ci­dad, so­lo pue­de mo­ver­se con las pro­pues­tas que le ha­gan los par­ti­dos po­lí­ti­cos”, ad­vier­te un fon­ta­ne­ro de Mon­cloa a TIEM­PO.

En es­te sen­ti­do, co­bra im­por­tan­cia un dic­ta­men que el ca­te­drá­ti­co An­to­nio To­rres del Mo­ral ela­bo­ró en enero, des­pués de que el pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes de­cli­na­se el ofre­ci­mien­to de Fe­li­pe VI para in­ten­tar for­mar Go­bierno.

Apos­tar so­bre se­gu­ro.

Es­te cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, para mu­chos el más repu­tado en asun­tos de la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria, ana­li­zó los pa­sos que te­nía que dar el mo­nar­ca en ese mo­men­to, o en

Fe­li­pe VI es­pe­ra que los par­ti­dos lle­guen con un acuer­do a la pri­me­ra ron­da de con­sul­tas

si­tua­cio­nes pa­re­ci­das que pu­die­ra ha­ber en el fu­tu­ro si la co­rre­la­ción de fuer­zas en el Par­la­men­to si­guie­se sien­do tan en­re­ve­sa­da. “De la Cons­ti­tu­ción no se des­pren­de que el Rey de­ba ha­cer nin­gún en­car­go de for­mar Go­bierno por si lo­gra pros­pe­rar, ni tam­po­co pro­pues­tas for­ma­les de tan­teo. An­tes al con­tra­rio: de­be apos­tar siem­pre so­bre se­gu­ro”, sub­ra­yó To­rres del Mo­ral en su texto.

Es­to se con­si­gue, en opinión del ca­te­drá­ti­co, “ba­ra­jan­do las opi­nio­nes de los pre­ten­dien­tes a la pre­si­den­cia, las de los de­más lí­de­res con­sul­ta­dos y el leal pa­re­cer del pre­si­den­te del Con­gre­so”. El Rey de­be ad­qui­rir en­ton­ces un co­no­ci­mien­to “pre­ci­so” de la si­tua­ción y dar el pa­so de ofre­cer el en­car­go a un as­pi­ran­te “úni­ca­men­te” cuan­do ha­ya pers­pec­ti­vas “fa­vo­ra­bles” de in­ves­ti­du­ra. En es­te pun­to, To­rres del Mo­ral fue muy in­ci­si­vo: “Nin­gún as­pi­ran­te a for­mar Go­bierno de­be pre­sen­tar­se an­te el Rey con las al­for­jas va­cías, sino con un ba­ga­je de vo­tos y de com­pro­mi­sos par­la­men­ta­rios fa­vo­ra­bles a su in­ves­ti­du­ra”. Es más, opi­nó que no le co­rres­pon­de al jefe del Es­ta­do “po­ner en mo­vi­mien­to a los po­si­bles can­di­da­tos”, sino que son los lí­de­res po­lí­ti­cos los que han de “des­ple­gar” su ac­ti­vi­dad para pre­sen­tar al mo­nar­ca “sus ac­ti­vos de ca­ra a la in­ves­ti­du­ra”.

Si bien el ar­tícu­lo 99.4 de la Cons­ti­tu­ción in­di­ca que el Rey tra­mi­ta­rá “su­ce­si­vas pro­pues­tas” en ca­so de una in­ves­ti­du­ra fa­lli­da, To­rres del Mo­ral ne­gó que fue­sen “obli­ga­to­rias aun­que es­tén con­de­na­das al fra­ca­so” y pi­dió que no se hi­cie­se una in­ter­pre­ta­ción “li­te­ral” del ci­ta­do ar­tícu­lo, pues no se ga­na­ría na­da “mul­ti­pli­can­do pro­pues­tas abo­ca­das al fra­ca­so” du­ran­te los dos me­ses que hay an­tes de la di­so­lu­ción de las Cor­tes. “El Rey no de­be ver­se obli­ga­do a pre­sen­tar su­ce­si­vas can­di­da­tu­ras in­via­bles, ni el Pleno del Con­gre­so de los Dipu­tados de­be ver­se con­vo­ca­do en otras tan­tas oca­sio­nes para so­lem­ni­zar ce­re­mo­nias va­cías. De no per­ci­bir­se po­si­bi­li­dad al­gu­na de in­ves­ti­du­ra, el Rey so­lo de­be pre­sen­tar una can­di­da­tu­ra a sa­bien­das de que se­rá de­rro­ta­da: la es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­ria para di­sol­ver las Cá­ma­ras y con­vo­car elec­cio­nes”, re­co­men­dó el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal por la UNED.

Gi­ro de Ciu­da­da­nos.

¿Lle­ga­rá Ra­joy a la pre­vi­si­ble in­ves­ti­du­ra de fi­nal de ju­lio con las al­for­jas lle­nas? Ciu­da­da­nos se en­cuen­tra ya en el es­ce­na­rio de la abs­ten­ción y no des­car­ta un vo­to afir­ma­ti­vo en el úl­ti­mo mo­men­to si Ra­joy se avie­ne a una se­rie de re­for­mas por es­cri­to.

Coa­li­ción Ca­na­ria, por su par­te, no pon­drá im­pe­di­men­tos a la un­ción pre­si­den­cial del lí­der del PP si se des­blo­quea un plan de em­pleo para el ar­chi­pié­la­go y se aco­me­ten una se­rie de in­ver­sio­nes pú­bli­cas en las is­las. En el PSOE, sin em­bar­go, son es­cép­ti­cos con la hi­pó­te­sis de que el lí­der del PP quie­ra ce­der en cues­tio­nes de cier­ta en­jun­dia. Has­ta aho­ra Ra­joy ha te­ni­do ges­tos mí­ni­mos con el res­to de los par­ti­dos. Úni­ca­men­te ha des­li­za­do la po­si­bi­li­dad de que el PP ce­da la pre­si­den­cia del Con­gre­so y uno de los pues­tos de la Me­sa, o que se cree una sub­co­mi­sión par­la­men­ta­ria para abor­dar la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción aun­que to­da­vía no ha­ya di­cho qué ele­men­tos cam­bia­ría.

Es­ta tác­ti­ca de Ra­joy es in­su­fi­cien­te a ojos del PSOE, que la til­da de “ne­go­cia­ción de tra­zo grue­so”, al bus­car una gran coa­li­ción “de ba­ja in­ten­si­dad en la que nues­tra abs­ten­ción lo sea para to­do”. A jui­cio de los so­cia­lis­tas, Ra­joy es­tá po­co dis­pues­to a las con­ce­sio­nes.

La di­fí­cil po­si­ción del PSOE.

“Ce­der es per­der res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do lo que se plan­tea es des­mon­tar su obra y sa­car re­for­mas en contra de lo que él ha apro­ba­do. El par­to se­ría más fá­cil con al­guien dis­tin­to a él”, ana­li­za a TIEM­PO uno de los ase­so­res de Pe­dro Sán­chez. ¿Quié­nes en­ca­ja­rían en ese per­fil? Los so­cia­lis­tas ven a Pa­blo Ca­sa­do o Cris­ti­na Ci­fuen­tes co­mo los me­jor po­si­cio­na­dos para que el PP suel­te las­tre con el le­ga­do de Ra­joy. En Fe­rraz se in­sis­te ade­más en los pe­li­gros que con­lle­va la abs­ten­ción so­cia­lis­ta por­que esa in­có­mo­da op­ción se ne­ce­si­ta­ría más allá de la in­ves­ti­du­ra, con el fin de que los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les y otras le­yes de ca­la­do sal­gan ade­lan­te en el He­mi­ci­clo a lo lar­go de los pró­xi­mos años. De ser así, el PSOE per­de­ría su con­di­ción de ca­be­za vi­si­ble de la opo­si­ción y de­ja­ría el ca­mino li­bre para que Po­de­mos le afee has­ta la sa­cie­dad su con­ni­ven­cia con Ra­joy y el he­cho de ha­ber per­mi­ti­do que el lí­der del PP con­ti­núe en La Mon­cloa. Así que la te­si­tu­ra es de­li­ca­da.

El en­torno de Sán­chez se in­cli­na por im­po­ner el no al can­di­da­to del PP en la pri­me­ra y se­gun­da vo­ta­ción de ju­lio, y lue­go ir pa­so a pa­so en los dos me­ses que que­da­rían has­ta la di­so­lu­ción de las Cor­tes. “No nos va­mos a cru­zar de bra­zos en ese tiem­po has­ta que em­pe­za­ra la cam­pa­ña elec­to­ral”, sub­ra­ya la ci­ta­da fuen­te. En es­te sen­ti­do, el PSOE re­cha­za de plano la di­co­to­mía que plan­tea Ra­joy de que tie­ne que ha­ber una in­ves­ti­du­ra rá­pi­da o elec­cio­nes en no­viem­bre.

Cons­cien­tes de que las ter­ce­ras elec­cio­nes so­lo be­ne­fi­cia­rán al Par­ti­do Po­pu­lar has­ta acer­car­le a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, Sán­chez no des­car­ta en pri­va­do un in­ten­to pos­tre­ro para go­ber­nar en mi­no­ría con el apo­yo de Po­de­mos y la abs­ten­ción de los dipu­tados de Al­bert Ri­ve­ra en la in­ves­ti­du­ra. Es la ter­ce­ra vía an­te el men­sa­je de Ra­joy de que se co­man sus len­te­jas o el país irá a la ter­ce­ra vuel­ta. “Ciu­da­da­nos no tie­ne na­da que per­der y se­gui­ría exis­tien­do e in­flu­yen­do en la sen­da de las re­for­mas, mien­tras que Po­de­mos, tras su fa­lli­do sor­pas­so y con su nue­va eti­que­ta de par­ti­do tra­di­cio­nal, se qui­ta­ría la ta­cha de no ha­ber per­mi­ti­do que un Go­bierno pro­gre­sis­ta sa­lie­se ele­gi­do en mar­zo y evi­ta­ría que fue­se vis­to por la ciu­da­da­nía co­mo una fuer­za inú­til”, ar­gu­men­tan en Fe­rraz. La de­bi­li­dad de Sán­chez y por ex­ten­sión del PSOE es su di­vi­sión in­ter­na. Los ba­ro­nes dis­cre­pan en­tre la abs­ten­ción cons­truc­ti­va que pro­pug­na el ex­tre­me­ño Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra y la op­ción plan­tea­da por la ba­lear Fran­ci­na Ar­men­gol de que Sán­chez vuel­va a in­ten­tar el Go­bierno del cam­bio con Po­de­mos y Ciu­da­da­nos. En­tre tan­to, la an­da­lu­za Su­sa­na Díaz plan­tea un es­ce­na­rio com­ple­jo: vo­tar no a Ra­joy, pa­sar a la opo­si­ción, no bus­car un plan al­ter­na­ti­vo y evi­tar que ha­ya ter­ce­ras elec­cio­nes. “To­do ello es im­po­si­ble”, ha­ce hin­ca­pié el ase­sor de Sán­chez, aun­que aho­ra se va­lo­re po­si­ti­va­men­te el que Díaz di­ga que hay que con­fiar en Sán­chez. Mien­tras se deshojan las mar­ga­ri­tas, Es­pa­ña se acer­ca inexo­ra­ble­men­te a la se­gun­da plus­mar­ca mundial de in­go­ber­na­bi­li­dad, la que tie­ne Irak en 289 días.

El Rey no quie­re nue­vas elec­cio­nes, pe­ro tie­ne cla­ro que la res­pon­sa­bi­li­dad es de los po­lí­ti­cos

Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez an­tes de su reunión de es­ta se­ma­na en el Con­gre­so.

El pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes, Ma­riano Ra­joy, con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, el día 12.

Pa­blo Igle­sias (Po­de­mos) com­pa­re­ce an­te la pren­sa tras su reunión con Ra­joy.

El Rey re­ci­be a Ma­riano Ra­joy en La Zar­zue­la el 22 de enero, en la pri­me­ra ron­da de con­sul­tas tras el 20-D.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.