Los dis­tin­tos mo­de­los de ju­ra­do ve­ci­nal

Nue­va York fue pio­ne­ra en es­tos tri­bu­na­les de con­ci­lia­ción, pe­ro en Cuba o Ve­ne­zue­la son un ar­ma re­pre­si­va.

Tiempo - - SUMARIO - A. Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, que di­ri­ge Ma­nue­la Car­me­na, va a po­ner en marcha un pro­gra­ma pi­lo­to en el ba­rrio de La­va­piés, en el que pre­ten­de in­tro­du­cir fi­gu­ras pú­bli­cas co­mo los “ju­ra­dos ve­ci­na­les” o el “ges­tor de ba­rrio” con el ob­je­ti­vo de in­ter­me­diar an­te de­li­tos me­no­res con la ayu­da de la de­no­mi­na­da Po­li­cía Co­mu­ni­ta­ria, un cuer­po que se de­di­ca­ría bá­si­ca­men­te a so­lu­cio­nar con­flic­tos de for­ma pre­ven­ti­va. En pa­la­bras de Ja­vier Bar­be­ro, con­ce­jal de Sa­lud, Se­gu­ri­dad y Emer­gen­cias de Ma­drid, es­tos ju­ra­dos se­rían “es­pa­cios de me­dia­ción ve­ci­nal para ayu­dar a con­ci­liar de­re­chos y con­vi­ven­cia co­ti­dia­na”, sin su­plan­tar a las ins­tan­cias ju­di­cia­les que juz­gan de­li­tos pe­na­les. “No sustituye al sis­te­ma ju­di­cial, se tra­ta de in­ten­tar re­sol­ver los pro­ble­mas de con­vi­ven­cia an­tes de que lle­guen a los tri­bu­na­les”, ha sub­ra­ya­do Bar­be­ro.

En cuan­to a la lla­ma­da Po­li­cía Co­mu­ni­ta­ria, se tra­ta­ría de un nue­vo mo­de­lo, de ca­rác­ter vo­lun­ta­rio, que ser­vi­ría para que el agen­te no so­lo acu­da a la lla­ma­da de los ve­ci­nos an­te una emer­gen­cia o in­frac­ción, sino tam­bién para pre­ve­nir esas si­tua­cio­nes y “acom­pa­ñar a los ve­ci­nos en su día a día para evi­tar que pa­dez­can ries­go o de­li­to”.

Es­te es­que­ma so­lu­cio­na­ría, a jui­cio del equi­po de Car­me­na, al­gu­nos con­flic­tos ve­ci­na­les de ca­rác­ter le­ve con pe­na­li­za­cio­nes “más in­te­gra­do­ras” que la con­de­na o mul­ta eco­nó­mi­ca que pue­da im­po­ner un juz­ga­do. El fin úl­ti­mo se­ría, por

tan­to, “cohe­sio­nar” la vi­da de los ba­rrios con una es­pe­cie de tri­bu­nal so­cial en el que es­tu­vie­sen ve­ci­nos y agen­tes en un pa­pel si­mi­lar al de los jue­ces de paz.

En ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do o Ca­na­dá ya fun­cio­nan gru­pos de con­ci­lia­ción ve­ci­nal, con sus pro­pios tri­bu­na­les, en los que se bus­ca re­du­cir la re­in­ci­den­cia de­lic­ti­va de los ba­rrios más con­flic­ti­vos. Nue­va York fue pio­ne­ra en el mun­do an­glo­sa­jón con su Com­mu­nity Court. Es­te tri­bu­nal sustituye con­de­nas de cár­cel de de­li­tos me­no­res por tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios. Des­de la dé­ca­da de los no­ven­ta, la Gran Man­za­na ha lo­gra­do re­du­cir la cri­mi­na­li­dad y los ba­rrios dis­fru­tan de una ma­yor paz so­cial.

El mo­de­lo de Cuba. Otras ur­bes la­ti­noa­me­ri­ca­nas han co­pia­do es­te mis­mo sis­te­ma. En Bue­nos Ai­res exis­ten des­de el año pa­sa­do los “cen­tros de ges­tión y par­ti­ci­pa­ción co­mu­na­les”, mien­tras que en San­tia­go de Chi­le se im­plan­ta­ron en 2011 las lla­ma­das “uni­da­des de jus­ti­cia ve­ci­nal”. En am­bos ca­sos se ha po­di­do agi­li­zar la re­so­lu­ción de re­yer­tas ve­ci­na­les o pe­que­ñas ges­tio­nes que un juz­ga­do por sí mis­mo tra­mi­ta­ba con más len­ti­tud. Sin em­bar­go, es­te mo­de­lo tie­ne una ver­tien­te más re­pre­si­va en paí­ses co­mo Cuba o Ve­ne­zue­la, don­de fun­cio­nan los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­vo­lu­ción (CDR) y las lla­ma­das Bri­ga­das Ve­ci­na­les. En el ca­so cu­bano de los CDR, que fun­cio­nan en ca­da man­za­na, el ré­gi­men cas­tris­ta re­co­no­ció en 2012 que son “sus oí­dos y ojos” a la ho­ra de vi­gi­lar a la ciu­da­da­nía.

“No se con­ci­be que en un CDR no ha­ya vi­gi­lan­cia, esa ta­rea no hay que dis­cu­tir­la”, in­di­có el Eje­cu­ti­vo cu­bano, a lo que la blo­gue­ra Yoa­ni Sán­chez re­pli­có lo si­guien­te en Twit­ter: “Don­de se ha­bla de vi­gi­lan­cia de­be de­cir­se de­la­ción, in­tro­mi­sión en la pri­va­ci­dad, fis­go­neo. La vi­gi­lan­cia se orien­ta a to­dos los ór­de­nes: si el ve­cino com­pró al­go nue­vo, a quién re­ci­be en su ca­sa, qué ideas tie­ne. La sen­sa­ción de vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te es uno de los más ex­ten­di­dos me­ca­nis­mos de con­trol en Cuba”.

El PSOE ma­dri­le­ño, úni­co so­cio de Car­me­na, ya ha ad­ver­ti­do que el pro­yec­to de la Po­li­cía Co­mu­ni­ta­ria “o es­tá muy mal con­ta­do o es­tá muy mal plan­tea­do, por­que juz­gar so­lo de­be ha­cer­lo el po­der ju­di­cial”. Y so­bre los ju­ra­dos ve­ci­na­les, los so­cia­lis­tas in­sis­tie­ron en que “si se tra­ta de me­dia­ción, exis­ten los ser­vi­cios so­cia­les, que la desa­rro­llan en coor­di­na­ción con la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal”.

Car­me­na quie­re que ve­ci­nos y agen­tes ten­gan un pa­pel si­mi­lar al del juez de paz

Po­li­cía mu­ni­ci­pal en la pla­za del Dos de ma­yo de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.