Gen­te: los Re­yes, fans de Rod Ste­wart

El con­cier­to del can­tan­te bri­tá­ni­co en el Tea­tro Real de Ma­drid fue mul­ti­tu­di­na­rio. En­tre los asis­ten­tes se en­con­tra­ban los re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia. No se sen­ta­ron en el pal­co real, sino en el anfiteatro, jun­to a otras per­so­nas.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

No los mo­vió la cla­mo­ro­sa ope­ra­ción nos­tál­gi­ca evi­den­te y desata­da en los 1.800 es­pec­ta­do­res ren­di­dos a la eter­na ju­ven­tud del roc­ke­ro lon­di­nen­se, ver­da­de­ro signo in­des­truc­ti­ble de mú­si­cas que nun­ca mue­ren. Mar­có mo­das, po­lí­ti­cas, re­la­cio­nes hu­ma­nas y rit­mos co­mo el de un Rod Ste­wart to­da­vía tre­pi­dan­te de mo­vi­mien­tos re­mar­ca­dos por so­brio y di­ría que ma­yes­tá­ti­co ho­me­na­je a Fe­li­pe y Le­ti­zia –con hom­bros des­nu­dos– sen­ta­dos en el anfiteatro, don­de las pier­na­zas del Rey se en­co­gían pe­ga­das a la de­lan­te­ra. In­co­mo­dí­si­mo, pe­ro no se le no­tó. Aun­que la ma­yo­ría ni su­po que es­ta­ban allí, no se sa­be si ofi­cial­men­te o en una de sus sa­li­das de pa­re­ji­ta.

Cho­có y sor­pren­dió Alicia Ko­plo­witz con gor­dos per­lo­nes de 18 mi­lí­me­tros y ro­sa­da cha­que­ta Cha­nel ex­ce­si­va en tar­de a 40 gra­dos. Abri­ga­da con cha­le­co mi­li­ta­ri­za­do con ala­ma­res fue la ni­ña Al­ba, a la que al­gu­nos pró­xi­mos co­mo Naty Abascal lla­man “pi­tu­fa”. Pa­seó su adus­ta pe­ro ri­sue­ña per­so­na­li­dad de siem­pre, tan dis­tin­ta a có­mo ríe con ami­gos. Ella y su her­mano Fer­nan­do se in­ter­cam­bian sus ca­sas de Mar­be­lla e Ibi­za. Hay sus­to en la is­la an­te las úl­ti­mas re­da­das po­li­cia­les in­ves­ti­gan­do blan­queo, lo de mo­da.

“¿Pe­ro a qué blan­queo se re­fie­ren, y se en­te­ran aho­ra?”, de­man­da­ban iro­ni­zan­do de una Ibi­za ya tri­ple­men­te blan­quea­do­ra. Y no se re­fie­ren a su rús­ti­ca ar­qui­tec­tu­ra, tan adul­te­ra­da co­mo los tra­jes ad lib. Los ex­tran­je­ros son sus mejores man­te­ne­do­res. Spa­ce des­apa­re­ce tras 27 años y vuel­ve a su due­ño Abel Ma­tu­tes –que en los 70 ca­si in­ven­tó aque­llo con Ricardo Bo­fill y Se­re­na Ver­gano–. De eso ha­blé con la vicepresidenta del Con­sell, Mai­te Díaz, en la lí­nea de lo mar­ca­do por su an­te­ce­sor V icen­te Roig. Tam­bién co­men­ta­mos el ja­mes­bon­des­co asalto de Am­ne­sia con po­li­cías en he­li­cóp­te­ro y ca­ra ta­pa­da.

Vi­si­ta fan­tas­ma. So­nó a mi­sión im­po­si­ble. “No es el me­jor mo­men­to en prin­ci­pio de tem­po­ra­da” la­men­tó. Mar­be­lla la abre con ga­la mon­ta­da por Eva Lon­go­ria, di­vor­cia­da –nun­ca re­ve­la­ron los mo­ti­vos, su­po­nen al ha­cer las cuen­tas y oler­se quién se be­ne­fi­cia­ba más– de An­to­nio Ban­de­ras. Me­la­nie, que con su dul­zu­ra y to­ni­llo infantil era la ale­gría de la huer­ta, tam­bién lo de­jó y con ella el ha­lo ani­ma­dor con Da­ko­ta y Es­te­la del Car­men. Más que un pi­que pro­fe­sio­nal a lo holly­woo­dien­se. Se unie­ron el rui­do­so pri­mer año del Star­li­te, don­de anun­cia­ron que iría Mi­che­lle Oba­ma, alo­ja­da en el mis­mo ho­tel Vi­lla Pa­dier­na. Ni la oli­mos pe­se al des­plie­gue de se­gu­ri­dad aho­ra or­ga­ni­za­do por San­dra García San­juán que, apo­ya­da en to­do por Car­los Slim, ya or­ga­ni­za al­go si­mi­lar en Ciu­dad de Mé­xi­co mien­tras el em­pre­sa­rio tie­ne ho­ra pe­di­da a las Mas­su­meh re­vi­ta­li­za­do­ras con su lif­ting ca­viar a 150 eu­ros fras­qui­to. Bas­tan dos go­tas bien re­par­ti­das para rá­pi­da­men­te aña­dir tono al

ros­tro. Slim tie­ne ci­ta cuan­do lle­gue a Ma­drid. Qui­zá coin­ci­da con Ri­chard Ge­re, adic­to al mis­mo tra­ta­mien­to de Isa­bel Preys­ler y Ma­rio Var­gas Llo­sa, o co­mo la ape­nas trein­ta­ñe­ra Mar­ta Ortega, con la que tro­pe­cé. Ella sa­lía de va­que­ros y co­le­ta, pa­gó con tar­je­ta y be­só a la re­cep­cio­nis­ta. Un ges­to. El ne­gro Mer­ce­des es­pe­ra­ba con chó­fer.

Co­pa de bien­ve­ni­da. En la co­pa de bien­ve­ni­da previa al roc­ke­ro Ste­wart so­bre­sa­lie­ron cer­ca de Va­si­le, Nie­ves He­rre­ro, San­dra Bar­ne­da y la dul­ce Nu­ria Gon­zá­lez. Re­to­ma va­ca­cio­nes vi­gue­sas tras dos años con Fer­nan­do Fer­nán­dez Ta­pias sin po­der ha­cer­las. Es adic­to a la tie­rra mei­ga, se­de de sus na­vie­ras. Año­ra­ron los 80 flo­ri­dos co­mo Rod Ste­wart mien­tras el clan Al­ba –Eu­ge­nia, Ca­ye­tano y Fer­nan­do– no pa­re­cie­ron afec­tar­se por al­go an­ti­pro­to­co­la­rio. Se­rá cam­bio acer­ca­dor a la ca­lle, que no se sa­be si im­po­ne, re­co­mien­da o su­gie­re Le­ti­zia. Re­ba­ja ma­jes­tad tal esas sa­li­das a lo que no son ci­nes de ba­rrio. Ca­ye­ta­na hu­bie­se or­ga­ni­za­do una bue­na con el cri­ti­ca­do ol­vi­do, des­cui­do o des­liz ob­vian­do la Marcha Real pre­cep­ti­va en pre­sen­cia de los Re­yes. Cho­có, co­mo el buen es­ta­do más fí­si­co que vo­cal del can­tan­te in­glés, que in­clu­so co­que­teó con el jazz. Si­gue fiel a su pe­lo ru­bio y en­cres­pa­do de siem­pre. Los vie­jos roc­ke­ros nun­ca mue­ren. Se adap­tan a las cir­cuns­tan­cias. Fue re­ci­tal abrien­do gi­ra es­pa­ño­la a la bús­que­da del pú­bli­co no per­di­do. Cary La­pi­que, clá­si­ca en blan­co con lu­na­res de su pro­te­gi­do Jor­ge Váz­quez, co­reó Mag­gie May an­te un Enrique Pon­ce arre­man­ga­do. Em­be­le­sa­da vi a Ma­ría León con fal­da ne­gra de vo­lan­tes, Tony Can­tó me di­jo que en la po­lí­ti­ca hay más co­me­dia que en el tea­tro an­te los du­ques de Te­rra­no­va (él, bar­bu­do) o Va­ne­sa Ro­me­ro, que des­can­sa de se­xi de La que se ave­ci­na, don­de año­ran a An­to­nia San Juan, ma­la en Gim Tony y afea­da sin nin­gu­na gra­cia tal si fue­se Mi­riam Un­gría de blan­quí­si­ma pa­li­dez, re­pa­ra­ron an­te Mó­ni­ca Mar­tín Lu­que de tra­je lar­go y muy sa­li­do­ra des­de que no es nue­ra de do­ña Pi­lar. Im­pu­so el no com­ment mi­ma­da por su chi­co siem­pre aten­to. Es lo que no te­nía ma­ri­tal­men­te, des­cu­brían an­te su bron­ce pis­ci­ne­ro.

La du­que­si­ta de Mon­to­ro fue muy Sar­gen­to Pep­pers, con cha­que­ti­lla de cor­te mi­li­tar or­la­da de ala­ma­res do­ra­dos. Ape­nas ha­bló con sus her­ma­nos y ani­mé a Ca­ye­tano –que se des­vi­vió con

Nu­ria Gon­zá­lez re­to­ma va­ca­cio­nes vi­gue­sas tras dos años sin po­der ir

su adop­ta­da Mar­ga­ret, hi­ja de su nany– para po­sar con Fer­nan­do, in­men­so de cuer­po y hu­ma­ni­dad cá­li­da. No lle­ga­ron a abra­zar­se, son ges­tos na­da du­ca­les:

“No iré a La Co­ru­ña a fi­na­les de mes don­de siem­pre voy al con­cur­so hí­pi­co que Aman­cio Ortega de­di­ca a su hi­ja pre­fe­ri­da. Mar­cho a Ke­nia con mis hi­jos, don­de ten­go una ca­sa que no vi­si­to des­de ha­ce dos años”. Sé que Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va que­rría acom­pa­ñar­los tal ma­dre aman­tí­si­ma. Pe­ro la fre­na el enamo­ra­do Jo­sé Ma­ría Mi­cha­vi­la, tan pen­dien­te del qué di­rán. Ló­gi­co. Si­gue co­mo abo­ga­do de los can­tan­tes Sha­ki­ra y Ale­jan­dro Sanz.

Lleno has­ta la ban­de­ra. En el con­cier­to, Rod sor­pren­dió con su bla­zer pla­tea­da co­si­do en Sa­vi­le Row, un es­ti­lo que en­ca­ja con los 70 años que no apa­ren­ta. Qué ma­ne­ra de con­tor­sio­nar­se, doblar el es­pi­na­zo, ir de un la­do a otro so­bre de­por­ti­vas tam­bién de la­mé ar­ti­fi­cial hoy sua­vi­za­do por el soul. No ca­bía un al­fi­ler y en­lo­que­ció na­da más apa­re­cer en el am­plio es­ce­na­rio del Tea­tro Real de Ma­drid, que ha­bía ce­di­do su pal­co pre­si­den­cial a los téc­ni­cos de so­ni­do des­apa­re­ci­dos ba­jo enor­mes me­sas que ocu­pa­ban es­pa­cio don­de ha­bi­tual­men­te lo ha­cen los reales tra­se­ros.

Pe­ro sí cho­có tal cam­bio de asien­to, lo­ca­li­dad, y no di­ga­mos la fal­ta del ri­tual chun­da­chun­da. Car­men Lo­ma­na se des­man­dó po­nien­do sus nal­gas so­bre la ater­cio­pe­la­da ba­ran­di­lla de los pal­cos pla­tea. Des­ta­ca­ba su flo­rea­da ves­ti­men­ta y, sen­ta­da de pri­vi­le­gio, sa­lu­dó con la mano en el me­jor es­ti­lo do­ña Car­men o rei­na So­fía, Le­ti­zia es más co­me­di­da. Con­ta­gia­da del en­torno, se cre­yó rei­na por un día an­te Sus Reales Ma­jes­ta­des. Irres­pe­tuo­sa me­te­du­ra de pa­ta.

Fue run­rún in­ce­san­te en la si­guien­te ci­ta so­cial, re­par­to de co­ra­zo­nes a la so­li­da­ri­dad. So­bre­sa­lió, por­que de gran­des co­ra­zo­nes iba, la ca­si ex­hi­bi­cio­nis­ta Ma­ría Bra­vo con su no­vio an­da­luz. Le lle­va 14 años, eso es­tá de mo­da y ya no enar­ca ce­jas re­pro­ba­do­ras. Exu­be­ran­te co­mo siem­pre, aplau­di­da su pe­chu­ga y más del­ga­da –me­nos lo so­bre­sa­lien­te, al­go de­caí­do ya–, acon­se­jó su ca­si ré­gi­men:

“Agua, mu­cha agua por­que fa­vo­re­ce mi me­no­pau­sia de 48 años. No me afec­ta na­da gra­cias al agua que be­bo”.

“¿Me­jor el amor en Holly­wood,–fue no­via de Bru­ce Wi­llis en la prehis­to­ria–, o con es­te bi­go­tu­do mar­be­lle­ro?”.

“Allá es otra co­sa, aquí amo lo mío”, re­co­no­ció an­te el po­sa­do con­jun­to de las Mas­su­meh. Isa­bel Ab­dó tan bron­cea­da co­mo Silvia Gue­nun, due­ña de Pan­do­ra, que aca­ba de des­cu­brir San­lú­car de Ba­rra­me­da. Aga­rra­ba su bol­so co­mo Mó­ni­ca Mar­tín Lu­que ha­cía con el su­yo. Pa­lo­mo Li­na­res Jr. con­tó que apo­ya el mi­llo­na­rio amo­río de su ma­dre y no opi­nó ni co­men­tó so­bre el de su pa­dre con la ele­gan­te jue­za. Fe­li­ci­tó al to­re­ro Jo­sé Ortega Cano, muy del­ga­do y con lino gris. Aplau­dían su ines­pe­ra­do ges­to de re­apa­re­cer –¿con­ti­nua­rá?– to­rean­do en Be­ni­dorm con un Manzanares en es­ta­do de gra­cia y el im­pre­vi­si­ble Morante de la Pue­bla. Pue­de abrir­se un nue­vo fren­te en el clan Ju­ra­do, don­de la prohi­ja­da Glo­ria Ca­mi­la siem­pre se­rá des­afi­na­do can­te. Con lo cui­da­do­sa de mo­da­les que fue Ro­cío. Tris­tí­si­mo.

Car­men Lo­ma­na se des­man­dó po­nien­do sus nal­gas so­bre la ba­ran­di­lla de los pal­cos

To­ni Can­tó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.