Los diez mejores fes­ti­va­les de es­te ve­rano

DES­DE LOS PI­RI­NEOS A CÁ­DIZ, ES PO­SI­BLE RE­CO­RRER LA PE­NÍN­SU­LA DE FES­TI­VAL EN FES­TI­VAL. LOS HAY DE TO­DAS CLA­SES Y ES­TI­LOS.

Tiempo - - SUMARIO - Por Jo­sé Ma­nuel Gó­mez

El sá­ba­do 16 de ju­lio es pro­ba­ble­men­te la fe­cha más ca­lien­te del ve­rano fes­ti­va­le­ro es­pa­ñol. Si es­tá vien­do a Ste­ve Vai, es­tá en la jor­na­da de clau­su­ra del fes­ti­val de la gui­ta­rra de Cór­do­ba. Si lo que ve es a una mu­jer ne­gra es­pec­ta­cu­lar to­can­do el ba­jo, es Nik West y es­tá en Cul­tu­ra in­quie­ta (Ge­ta­fe). Si bai­la fre­né­ti­ca­men­te de­lan­te de un pai­sa­je in­creí­ble es­tá con la ban­da neo­yor­qui­na Go­gol Bor­de­lo, en Pi­ri­neos Sur. Si sus pies in­ten­tan ir­se a Bra­sil y su ca­be­za es­tá a pun­to de lle­gar a la lu­na por cul­pa de un ve­te­rano de as­pec­to es­tra­fa­la­rio, no hay du­da: es­tá en pre­sen­cia de Her­me­to Pas­cual en el cir­co Pri­ce de Ma­drid. Si no­ta un es­ca­lo­frío gay a jue­go con las cor­ti­nas del Tea­tro Real, es­tá es­cu­chan­do a Ru­fus Wainw­right. Si ve de una ta­ca­da a Bun­bury, The Un­der­to­nes, Lo­ve of Les­bian, León Be­na­ven­te, Fu­rious Mon­key Hou­se o Re­tro­vi­sor es­ta en la lo­ca­li­dad ga­lle­ga de Ni­grán (Por­tA­me­ri­ca). Si lo que quie­re es pa­sar del soul de Nne­ka a Lo­ri Me­yers, Mu­cha­chi­to, No me pi­ses que lle­vo chan­clas has­ta lle­gar a The Pro­digy, de­be­ría es­tar en Chi­pio­na, Cá­diz (Al­rum­bo). Si ve a Ro­sa­rio es­tá en Pa­la­fru­gel, Ge­ro­na (Cap Roig). Si el que sa­le a es­ce­na es Ro­bert Plant es­tá en Mar­be­lla (Star­li­te). Si a su la­do dos de ca­da tres asis­ten­tes son in­gle­ses, es­tá es­pe­ran­do para ver a Echo & The Bunny­men, The Kills, Bloc Party, Dis­clo­su­re y Mu­se y es­tá en el FIB de Be­ni­ca­sim. Si no le ha cos­ta­do un eu­ro ver a Ga­ba­cho Ma­roc­co Co­nec­tion es­tá en la pla­za del Ayun­ta­mien­to de Car­ta­ge­na y lue­go pue­de ir a ver a la sue­ca An­na Von Hauss­wolff en­tre jaz­mi­nes y ca­ño­nes del par­que de Ar­ti­lle­ría, y ha pa­ga­do 10 eu­ros. Y si quie­re ver a Fuel Fan­dan­go Cham­bao en el par­que To­rres ten­drá 25 eu­ros me­nos.

Si ha de­ja­do al niño en la guar­de­ría Atra­pa­sue­ños y es­tá vien­do a un ja­po­nés ha­cien­do sal­sa, es­tá vien­do a Ka­chim­ba 4; si es­tá dan­do sal­tos con los bos­nios Du­bio­sa Ko­lec­tiv, es­tá us­ted en Al­ca­lá la Real (Jaén). En el Etnosur to­do es gra­tis ex­cep­to el cam­ping, la guar­de­ría y lo que se va­ya a to­mar. Abun­dan to­do ti­po ta­lle­res y un buen hu­mor ge­ne­ra­li­za­do.

Si es­tá bai­lan­do con los co­lom­bia­nos Bomba Es­te­reo es­pe­ran­do para ver a Mo­lo­tov y Toun­dra y aca­bar la no­che con Gua­ca­ma­yos DJ¨s es­tá en el fes­ti­val Char­co, que se ce­le­bra en el Jar­dín Bo­tá­ni­co Al­fon­so XIII de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. Si es­cu­cha “jazz en­tre ami­gos” y a su al­re­de­dor se ha­bla de “Ci­fu” y se be­be vino de Rio­ja es­tá us­ted en El Cie­go, en el ho­me­na­je a Juan

EN SO­NO­RA­MA AC­TÚA EL DÚO DI­NÁ­MI­CO: SI­GUEN LA TRA­DI­CIÓN DE RE­SU­CI­TAR A UN DI­NO­SAU­RIO EN­TRE PRE­SUN­TOS MO­DER­NOS

Clau­dio Ci­fuen­tes. Hay más, los fes­ti­va­les abun­dan por to­dos los rin­co­nes, los hay gran­des, pe­que­ños y des­co­mu­na­les.

LA ES­CE­NA EN BUR­GOS

La se­ma­na pa­sa­da Quan­tic abría el Ta­ble­ro mu­si­cal de la Uni­ver­si­dad de Bur­gos que se ce­le­bra en el pa­tio de la fa­cul­tad de De­re­cho. Un es­pa­cio idí­li­co para ver a uno de los gran­des vi­sio­na­rios de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca con raí­ces, un in­glés trans­for­ma­do por sus via­jes a Co­lom­bia que vi­ve en Nue­va York y que via­ja con una ban­da bi­lin­güe. Hay un nor­te­ame­ri­cano, un trom­pe­tis­ta cu­bano, un can­tan­te de as­cen­den­cia ja­mai­ca­na, dos co­lom­bia­nos (aun­que el per­cu­sio­nis­ta de­cla­ra or­gu­llo­sa­men­te la is­la de Bue­na­ven­tu­ra co­mo re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te), el téc­ni­co de so­ni­do es me­xi­cano y aún en­con­tra­mos a uno más de Tri­ni­dad y To­ba­go. La ONU ha­cien­do cum­bia, dub y reg­gae en una so­fis­ti­ca­da mez­cla que si­guen me­ló­ma­nos de me­dio mun­do.

La pro­vin­cia de Bur­gos ofre­ce va­rios fes­ti­va­les. El más sin­gu­lar de to­dos es el que se ce­le­bra en el anfiteatro de la ciu­dad ro­ma­na de Clu­nia, que ofre­ce dos obras de tea­tro (Cer­van­tes y Aris­tó­fa­nes) y un con­cier­to el 30 de ju­lio pro­ta­go­ni­za­do por el mú­si­co li­ba­nés Ra­bih Abou Kha­li, in­tér­pre­te de laúd y pro­ta­go­nis­ta de una se­rie de dis­cos que van des­de ex­qui­si­te­ces nor­te­afri­ca- nas has­ta de­li­ran­tes com­po­si­cio­nes de

jazz mo­derno co­mo La marcha Le­wos­ki, de­di­ca­da a la pro­ta­go­nis­ta de una man­cha en un ves­ti­do que com­pro­me­tió al pre­si­den­te Bill Clin­ton. En to­do ca­so, es una de­li­cia com­pro­bar có­mo en tiem­po de los ro­ma­nos se cons­truían re­cin­tos don­de la so­no­ri­dad es pri­mor­dial. “Se han gas­ta­do una mi­llo­na­da en con­ver­tir la pla­za de to­ros de Bur­gos en un es­pa­cio mul­ti­usos y no se pue­den ha­cer con­cier­tos, el so­ni­do es ho­rro­ro­so”, ex­pli­ca La­ra, una afi­cio­na­da a la mú­si­ca. En la ca­pi­lla de las Bernardas se ce­le­bra un fes­ti­val con mú­si­ca de cá­ma­ra y en la pro­vin­cia hay op­cio­nes para to­dos los gus­tos. El fes­ti­val De­man­da folk se ce­le­bra el 6 de agos­to en Tol­ba­ños de Arri­ba, pe­ro el que se lle­va la pal­ma es el So­no­ra­ma (Aran­da, del 11 al 14 de agos­to), don­de las mul­ti­tu­des, es­cu­cha­rán a Ku­la Sha­ker, Lo­ve of Les­bian, Mo­lo­tov, Izal, Qui­que Gon­zá­lez y, co­mo pla­to especial, al Dúo Di­ná­mi­co, si­guien­do la tra­di­ción que ini­cia­ron con Rap­hael de re­su­ci­tar a un di­no­sau­rio y pro­gra­mar­lo en­tre una co- lec­ción de pre­sun­tos mo­der­nos. Al­go que no de­be­ría sor­pren­der­nos cuan­do si­guen en ac­ti­vo Bob Dy­lan, Neil Young, Brian Wil­son o los Ro­lling Sto­nes. La distancia que hay en­tre el dúo for­ma­do por Ma­no­lo y Ra­món y los men­cio­na­dos, ya es ha­ri­na de otro cos­tal.

Por Aran­da pa­sa el Due­ro y por Mi­ran­da, el Ebro, que bau­ti­za del 1 al 3 de sep­tiem­bre el fes­ti­val Ebro­vi­sión. Con las es­tre­llas del pop na­cio­nal Qui­que Gon­zá­lez, La MO­DA, Novedades Car­min­ha, Fuel fan­dan­go y los ca­li­for­nia­nos Chk chk chk.

A la ori­lla del Due­ro a su pa­so por So­ria se ce­le­bra el fes­ti­val En cla­ve de agua (del 28 al 30 de ju­lio), de­di­ca­do a la mú­si­ca ne­gra. Un fes­ti­val gra­tui­to que es­te año tie­ne a Nik West, la ba­jis­ta que ha re­vo­lu­cio­na­do las hor­mo­nas del rock con una fu­rio­sa pues­ta en es­ce­na y un

look ex­tra­te­rres­tre. El res­to del pro­gra­ma es­tá con­fec­cio­na­do con el mis­mo ri­gor de los bue­nos clu­bes de soul. En la mis­ma on­da se pro­gra­ma Ima­gi­na funk (To­rres, Jaén), que cuen­ta con Brian Au­ger,

gran clá­si­co del ór­gano Ham­mond. Au­ger pa­sa­rá por Ma­drid el 28 de ju­lio y Nik West lo ha­rá el 14 y 15 de oc­tu­bre, am­bos en la sa­la Cla­mo­res.

MI­RAN­DO A LOS BRI­TÁ­NI­COS

La re­cien­te de­ci­sión del Reino Uni­do de sa­lir de la UE tie­ne co­mo pri­me­ra con­se­cuen­cia una de­pre­cia­ción de su mo­ne­da. Eso sig­ni­fi­ca que ir­se a Lon­dres a com­prar dis­cos sal­drá más ba­ra­to. Es­to nos lle­ga un po­co tar­de, ya na­die va a Lon­dres a com­prar dis­cos; por contra, a los bri­tá­ni­cos les sal­drá más ca­ro via­jar a Es­pa­ña a ver uno de sus fes­ti­va­les fa­vo­ri­tos, don­de abun­dan los gru­pos de las is­las. Y tam­bién se ve­rán afec­ta­dos por el au­men­to de la bu­ro­cra­cia en sus gi­ras. ¿Es el prin­ci­pio del fin de la in­va­sión bri­tá­ni­ca? Es po­si­ble que su sa­li­da eu­ro­pea mer­me su po­ten­cial en la mú­si­ca pop, pe­ro los bri­tá­ni­cos no se van de Eu­ro­vi­sión ni de la Co­pa de Eu­ro­pa, ni de los ba­res ni las pla­yas. De mo­men­to. Hay pre­ce­den­tes de los efec­tos mu­si­ca­les. Por ejem­plo, la gue­rra de Las Mal­vi­nas en­tre el Reino Uni­do y Ar­gen­ti­na pro­du­jo un efec­to re­vi­ta­li­za­dor en la mú­si­ca ar­gen­ti­na. La dic­ta­du­ra neu­tra­li­zó la emi­sión de can­cio­nes in­gle­sas y eso con­tri­bu­yó a un re­lan­za­mien­to del rock ar­gen­tino. Sin em­bar­go, una vez que ca­yó la dic­ta­du­ra, los gran­des gru­pos bri­tá­ni­cos vi­si­ta­ron Ar­gen­ti­na. El FIB, Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Be­ni­ca­sim, es de ca­pi­tal cien por cien bri­tá­ni­co y no vi­ve sus mejores días, en los que fue el gran es­ca­pa­ra­te del in­die na­cio­nal. Si mer­ma la asis­ten­cia de gui­ris y la de es­pa­ño­les no au­men­ta, la he­ri­da pue­de no te­ner so­lu­ción. In­clu­so el FIB no es el fes­ti­val más gran­de de los que se ce­le­bran en Be­ni­ca­sim, si en 2015 reunió a 115.000 es­pec­ta­do­res en cua­tro días, al Ro­to­tom Suns­plash acu­die­ron 250.000 aman­tes del reg­gae. Des­de ha­ce unos años, el pú­bli­co del FIB es­tá com­pues­to en dos ter­ce­ras par­tes por ex­tran­je­ros, la ma­yo­ría bri­tá­ni­cos, que lle­gan atraí­dos por la ofer­ta de sol y pla­ya más con­cier­tos de gru­pos de su país. Así, en es­ta edi­ción apa­re­cen nom­bres co­mo Mu­se, Mas­si­ve At­tack, The Che­mi­cal Brot­hers o Echo & The Bunny­men.

Por su par­te, el Ro­to­tom pre­su­me de ser el fes­ti­val más gran­de de Eu­ro­pa y su rá­pi­da ex­pan­sión tie­ne que ver con su tra­yec­to­ria for­ja­da du­ran­te mu­chos años en Ita­lia, de don­de tu­vie­ron que sa­lir en 2011 por una acu­sa­ción de apo­lo­gía de las dro­gas de la que han si­do re­cien­te­men­te ab­suel­tos. El car­tel del Ro­to­tom es in­des­ci­fra­ble para un afi­cio­na­do me­dio a la mú­si­ca. Des­ta­can es­te año Ma­nu Chao, Ma­ca­co o Da­mian Mar­ley, pe­ro los afi­cio­na­dos al reg­gae apre­cian el atra­cón de rit­mos ja­mai­ca­nos y acu­den afi­cio­na­dos de to­da Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te ita­lia­nos, ale­ma­nes y fran­ce­ses, que se iden­ti­fi­can con las se­ña­les de hu­mo que des­pren­de la con­vo­ca­to­ria.

Es­te fes­ti­val es de los que creen que la mú­si­ca pue­de cam­biar el mun­do y or­ga­ni­za un fo­ro so­cial en el que se dis­cu­ten pro­ble­mas glo­ba­les. Por allí han pa­sa­do per­so­na­li­da­des e in­te­lec­tua­les inel ter­na­cio­na­les de la ta­lla de las pre­mios No­bel de la Paz Ri­go­ber­ta Men­chú o Shi­rin Eba­di; el fi­ló­so­fo Zyg­munt Bau­man, los in­te­lec­tua­les Christian Fel­ber, Ser­ge La­tou­che o Mi­ren Et­xe­za­rre­ta; la ac­ti­vis­ta saha­raui Ami­na­tou Hai­dar; el la­ma ti­be­tano Thub­ten Wang­chen; o los pe­rio­dis­tas Ami­ra Hass, Sa­mi Al-Hajj e Ignacio Ra­mo­net, en­tre otros.

ÁFRI­CA EM­PIE­ZA EN LOS PI­RI­NEOS

El pri­mer con­cier­to en Pi­ri­neos Sur pre­sen­ta a Du­quen­de en ho­me­na­je a Pa­co de Lu­cía y el en­cuen­tro en­tre la mú­si­ca de Ma­li y el fla­men­co. Un con­cier­to que se ges­tó ha­ce un año en el mis­mo fes­ti­val, cuan­do Tou­ma­ni Dia­ba­té acep­tó de buen gra­do ha­blar de sus ex­pe­rien­cias fla­men­cas con el gru­po Ke­ta­ma. Unos me­ses más tar­de Tou­ma­ni Dia­ba­té se re­en­con­tra­ba con Jo­se­mi Car­mo­na en la

jam del ho­tel AC Re­co­le­tos de Ma­drid y, sin ape­nas en­sa­yos, vol­vían a in­ter­pre­tar las se­duc­to­ras me­lo­días que gra­ba­ron en el dis­co Shon­gay 2. En La­nu­za se in­cor­po­ran in­vi­ta­dos pro­ce­den­tes de Ke­ta­ma, co­mo Juan Car­mo­na, el Cam­bo­rio, y ade­más el gru­po re­ci­bi­rá el pre­mio del fes­ti­val a la di­ver­si­dad cul­tu­ral: aun­que es­tén jun­tos la ban­da no se reúne de nue­vo, al me­nos aho­ra que los Car­mo­na es­tán de lu­to por el re­cien­te fa­lle­ci­mien­to de Juan Car­mo­na Ha­bi­chue­la.

El nue­vo di­rec­tor del fes­ti­val, Luis Lles, ha bau­ti­za­do el ci­clo cen­tral de con­cier­tos co­mo Áfri­ca fu­tu­ra, en el que se pre­sen­tan al­gu­nas de las ban­das más pro­me­te­do­ras del con­ti­nen­te ne­gro co­mo Mid­night Ra­vers, Mbon­ga­wa Star, Shon­goy Blues o Ko­nono N 1, jun­to a dos fi­gu­ras con­sa­gra­das y ma­gis­tra­les: el se­ne­ga­lés Baa­ba Maal y el ras­ta­fa­ri de Cos­ta de Mar­fil Alp­ha Blondy.

El fes­ti­val cum­ple un cuar­to de si­glo en un en­torno má­gi­co, tan­to en el es­ce­na­rio de pa­go en La­nu­za co­mo en el gra­tui­to de Sa­llent de Gá­lle­go en el Pi­ri­neo de Hues­ca. “Un fes­ti­val es mu­cho más que una lis­ta de ar­tis­tas”, re­su­me Pe­dro Mel­gui­zo, que cum­ple 20 años al fren­te de Etnosur: un fes­ti­val gra­tui­to que ofre­ce tan­ta cul­tu­ra co­mo en­tre­te­ni­mien­to y que es un ejem­plo de in­te­gra­ción en­tre vi­si­tan­tes y la po­bla­ción lo­cal. A des­ta­car el ba­ta­llón de ju­bi­la­dos in­te­gra­do con la mu­cha­cha­da y el pú­bli­co fa­mi­liar que asis­te a las se­sio­nes de cir­co. Los ta­lle­res se aba­rro­tan de jó­ve­nes dis­pues­tos a apren­der de mil y una cul­tu­ras y los ac­tos so­lem­nes se li­mi­tan a re­co­no­cer el pa­pel de los com­pro­me­ti­dos: el Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das para los Re­fu­gia­dos (Acnur), Proac­ti­va Open Arms (de­di­ca­do a sal­var vi­das en el Me­di­te­rrá­neo) y Pe­pe Vi­yue­la, por su tra­ba­jo con Pa­ya­sos sin Fron­te­ras.

La mú­si­ca es­tá cui­da­do­sa­men­te ele­gi­da, es­te año con Niño de El­che: uno de los gran­des pro­ta­go­nis­tas del año ya que ha tras­cen­di­do al pú­bli­co fla­men­co para pre­sen­tar­se jun­to a los hips­ters más apre­cia­dos de la mo­der­ni­dad. Des­ta­ca el re­gre­so del gru­po sud­afri­cano BCUC, que ha­ce tres años sor­pren­dió con su pro­pues­ta y, co­mo siem­pre, en Etnosur se in­ven­tan un con­cier­to ja­más vis­to por na­die. El de es­te año com­bi­na a David Do­ran­tes, Jor­ge Par­do y Raúl Ro­drí­guez.

FLA­MEN­CO

La Unión ce­le­bra del 3 al 13 de agos­to el más cé­le­bre con­cur­so del género: el Can­te en las Mi­nas, abier­to ya a to­dos los ins­tru­men­tos que en­ri­que­cen el pa­no­ra­ma. A des­ta­car las ac­tua­cio­nes de El Ca­bre­ro (día 5), un can­taor que no se pro­di­ga ni en los fes­ti­va­les ni en los me­dios, fru­to de su ca­rác­ter li­ber­ta­rio. En el pro­gra­ma hay ar­tis­tas para to­dos los gus­tos, co­mo Jo­sé Enrique Mo­ren­te y Pi­tin- go (día 7), Ran­ca­pino Chi­co, Fa­rru­qui­to (día 8) An­to­nio Re­yes y Jo­sé Mer­cé (día 9). Pe­ro el fes­ti­val fla­men­co que mar­ca ten­den­cia es el que di­ri­ge Mi­guel Mo­rán, uno de los que pu­so en marcha el FIB de Be­ni­ca­sim y que se afi­cio­nó al fla­men­co cuan­do a su lle­ga­da a Ma­drid co­men­zó a tra­ba­jar de camarero en Ca­sa Pa­tas. Lue­go lle­gó el éxi­to del FIB y aho­ra pre­sen­ta la ter­ce­ra edi­ción de un fes­ti­val que arran­ca el 24 de agos­to con Ar­cán­gel y Las vo­ces búl­ga­ras; la se­sión noc­tur­na se abre con uno de los pro­di­gios de la gui­ta­rra ac­tual, Die­go del Mo­rao. Hi­jo del año­ra­do Mo­raí­to Chi­co, que re­pre­sen­ta co­mo na­die el vi­gor de la gui­ta­rra fla­men­ca y que cuen­ta con cin­co ge­ne­ra­cio­nes de in­tér­pre­tes ex­cep­cio­na­les. El fes­ti­val es­tá de­di­ca­do a la me­mo­ria de uno de los na­va­rros uni­ver­sa­les: el maes­tro Sa­bi­cas, que vi­vió du­ran­te más de cua­tro dé­ca­das en Nue­va York de­mos­tran­do su ar­te y sin apren­der ni una pa­la­bra de in­glés. “Ni Dios quie­ra” con­tes­tó en una de sus vi­si­tas a Ma­drid. La me­mo­ria de Sa­bi­cas cuen­ta es­te año en el fes­ti­val con una me­sa re­don­da en la que va­rios ex­per­tos na­rra­rán sus cua­li­da­des y anéc­do­tas. Muy cer­ca de la ca­lle de la Ma­ñue­ta, don­de na­ció, se en­cuen­tra la ca­sa Sa­bi­cas, un san­tua­rio para el ar­te gi­tano.

Uno de los con­cier­tos que más in­te­rés ha des­per­ta­do es el que pro­ta­go­ni­za el 25 de agos­to Die­go Ca­rras­co, gu­rú del so­ni­que­te de Je­rez, uno de los mis­te­rios rít­mi­cos del pla­ne­ta que vuel­ve lo­co a to­do me­ló­mano que se co­lo­ca de­lan­te. Ca­rras­co es­ta­rá acom­pa­ña­do por su fa­mi­lia (aquí el ADN im­por­ta, aun­que los pro­ta­go­nis­tas ase­gu­ran que no); tam­bién es­ta­rá To­ma­si­to, un ar­tis­ta po­lié­dri­co, so­brino del ca­be­za de car­tel y uno de los pre­cur­so­res a la ho­ra de lle­var el hip hop al men­cio­na­do so­ni­que­te; y no con­ten­to con ello ha aña­di­do a Ro­sen­do y los AC DC sin per­der una mia­ja de lo que es su prin­ci­pal atrac­ti­vo, un com­pás in­fi­ni­to do­ta­do de un swing ines­cru­ta­ble. ¿Hay al­guien en el ba­rrio de San­tia­go en Je­rez que no ten­ga so­ni­que­te? Y To­ma­si­to di­ce que sí. Y lue­go se ríe.

En el pro­gra­ma des­ta­can Fa­rru­qui­to y fa­mi­lia y Al­ba Mo­li­na (día 26) y Belén Ma­ya (27). La mú­si­ca elec­tró­ni­ca, el jazz y el fla­men­co de Ariad­na Cas­te­lla­nos con Ed is dead (27). Vi­cen­te Ami­go y, por la no­che, la es­pue­la la po­nen Jo­sé An­drés Ma­ya, Iván Var­gas y Al­ba He­re­dia (28).

LOS BRI­TÁ­NI­COS NO SE VAN DE EU­RO­VI­SIÓN, NI DE LA CO­PA DE EU­RO­PA, NI DE LAS PLA­YAS ES­PA­ÑO­LAS. DE MO­MEN­TO...

Fes­ti­val Hei­ne­ken Jaz­zal­dia de San Se­bas­tián, una de las ci­tas esen­cia­les.

Los BCUC en el Etnosur, de Al­ca­lá la Real (Jaén), un fes­ti­val gra­tui­to y de gran pres­ti­gio cul­tu­ral.

El Jaz­zal­dia Hei­ne­ken de San Se­bas­tián es uno de los en­cuen­tros de jazz más im­por­tan­tes de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.