De­re­cha e iz­quier­da, to­dos in­de­pen­den­tis­tas

Las ba­ses de Con­ver­gèn­cia han im­pues­to sus cri­te­rios en el con­gre­so de re­fun­da­ción del par­ti­do.

Tiempo - - SUMARIO - An­to­nio Fer­nán­dez

Ca­ta­lu­ña ya tie­ne un nue­vo ma­pa po­lí­ti­co. La des­apa­ri­ción ofi­cial de Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya (CDC) y la crea­ción del Par­tit De­mò­cra­ta Ca­ta­là (PDC) ha con­vul­sio­na­do los es­pa­cios po­lí­ti­cos al ha­ber si­tua­do una nue­va for­ma­ción de cor­te cla­ra­men­te in­de­pen­den­tis­ta do­mi­nan­do el cen­tro­de­re­cha. “El PDC man­tie­ne la cen­tra­li­dad en Ca­ta­lu­ña”, afir­man reite­ra­da­men­te des­de la cú­pu­la del nue­vo par­ti­do (que es la mis­ma que la de CDC). Por pri­me­ra vez, to­do el es­pec­tro na­cio­na­lis­ta de iz­quier­da y de­re­cha se pro­cla­ma in­de­pen­den­tis­ta: PDC a un la­do y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na (ERC) y la CUP al otro.

La cau­sa de es­ta sin­gu­la­ri­dad hay que bus­car­la en el re­cien­te con­gre­so fun­da­cio­nal del PDC, ce­le­bra­do en­tre el 8 y el 10 de ju­lio. Las ba­ses se re­be­la­ron contra la cú­pu­la que en­ca­be­za Ar­tur Mas y obli­ga­ron al par­ti­do a de­fi­nir­se cla­ra­men­te co­mo in­de­pen­den­tis­ta, eli­mi­nan­do la cal­cu­la­da am­bi­güe­dad de la dirección, que pre­fe­ría de­fi­nir­se co­mo soberanista. Por si fue­ra po­co, re­cha­za­ron los nom­bres pro­pues­tos por la cú­pu­la, obli­ga­ron a Ar­tur Mas a op­tar al car­go de pre­si­den­te no eje­cu­ti­vo (al ha­ber apro­ba­do li­mi­ta­ción de man­da­tos) y le obli­ga­rán a que el coor­di­na­dor ge­ne­ral (car­go equi­va­len­te al de se­cre­ta­rio ge­ne­ral) sea ele­gi­do en pri­ma­rias con una dirección eje­cu­ti­va de 12 miem­bros que pue­den ser cas­ti­ga­dos en esas pri­ma­rias.

Error de cálcu­lo. La dirección de la neo­na­ta for­ma­ción se­rá ele­gi­da el día 23 en un cón­cla­ve del PDC. Mas ha­bía pre­vis­to si­tuar a Jor­di Tu­rull, hom­bre de su con­fian­za y pre­si­den­te del gru­po par­la­men­ta­rio Junts pel Sí (JxS), co­mo coor­di­na­dor ge­ne­ral, pe­ro es­te ya ha di­cho que no. Se­gún los es­ta­tu­tos vo­ta­dos por las ba­ses, el coor­di­na­dor de­be de­di­car­se prio­ri­ta­ria­men­te al par­ti­do y Tu­rull, co­mo má­xi­mo lí­der del ma­yor gru­po par­la­men­ta­rio ca­ta­lán, di­fí­cil­men­te po­dría de­di­car­se más al PDC que al Par­la­men­to. De ahí que su pa­so atrás lle­va­se em­pa­re­ja­da la apues­ta por un tán­dem que im­pli­que re­no­va­ción de ca­ras: se pos­tu­lan

co­mo ca­ras vi­si­bles de la nue­va cú­pu­la la ac­tual por­ta­voz, Mar­ta Pas­cal, y el dipu­tado David Bon­vehí.

Pe­ro las ba­ses es­tán aler­ta. “Que­re­mos des­te­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te las vie­jas for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca. Aquí se iba a crear un par­ti­do muy ale­ja­do de la ciu­da­da­nía y he­mos pues­to las co­sas en su si­tio”, ex­pli­ca uno de los mi­li­tan­tes que asis­tió al con­gre­so fun­da­cio­nal. Las ba­ses es­tán dis­pues­tas a asu­mir una ho­ja de ruta in­de­pen­den­tis­ta, pe­ro quie­ren ha­cer las co­sas con ca­be­za. “Ne­ce­si­ta­mos re­no­va­ción de to­do: de ideas, de for­mas de ha­cer y de ca­ras”, se que­ja otro mi­li­tan­te. Y un ter­ce­ro aña­de que “la re­be­lión contra Ar­tur Mas fue un to­que de aten­ción. La dirección de Con­ver­gèn­cia lle­gó aquí con la idea de ha­cer un con­gre­so a su me­di­da y no con­ta­ba con que la gen­te te­nía ga­nas de de­cir la su­ya. Ar­tur Mas tu­vo un error de cálcu­lo”.

Con­tra­pe­so. De mo­men­to, la es­truc­tu­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción no se­rá un pro­ble­ma, aun­que re­co­no­cen que es “una es­pe­cie de con­tra­po­der al par­ti­do”. Y ello, a cau­sa del ré­gi­men de in­com­pa­ti­bi­li­da­des apro­ba­do por las ba­ses: los miem­bros de la dirección del PDC so­lo pue­den te­ner un car­go ins­ti­tu­cio­nal. De es­te mo­do, la por­ta­voz del Go­bierno ca­ta­lán, Neus Mun­té, que se per­fi­la co­mo vicepresidenta (ha­cien­do tán­dem con Ar­tur Mas de pre­si­den­te), ten­dría que de­jar su es­ca­ño si as­pi­ra a es­tar en el par­ti­do. Y al­gu­nos al­cal­des que son al mis­mo tiem­po dipu­tados no po­drán ocu­par car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad den­tro de la es­truc­tu­ra de la for­ma­ción.

En fin, que quien es­té en la Ad­mi­nis­tra­ción y en el par­ti­do, no po­drá es­tar en el Par­la­men­to. Y si al­guien si­mul­ta­nea al­cal­día o con­ce­ja­lía con es­ca­ño par­la­men­ta­rio, no pue­de es­tar en el par­ti­do. Así, su es­truc­tu­ra se­rá –di­cen– el con­tra­pe­so per­fec­to de la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal. Y Ar­tur Mas pue­de de­di­car­se a ejer­cer su po­der sin te­ner car­gos pú­bli­cos. Co­mo lo hi­zo en su día Xa­bier Ar­za­lluz en el País Vas­co.

Ar­tur Mas, pre­si­den­te no eje­cu­ti­vo del Par­tit De­mò­cra­ta Ca­ta­là (PDC) tras la re­fun­da­ción de Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.