La li­qui­dez apa­ren­te de al­gu­nos fon­dos

Los fon­dos in­mo­bi­lia­rios bri­tá­ni­cos han vuel­to a mos­trar que las ofer­tas de li­qui­dez son apa­ren­tes.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS SÁN­CHEZ-QUI­ÑO­NES

El triun­fo del bre­xit en el re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co ha pro­vo­ca­do la sus­pen­sión de los re­em­bol­sos de al me­nos seis fon­dos de in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria en el Reino Uni­do. En la prác­ti­ca, los par­tí­ci­pes de di­chos fon­dos se han en­con­tra­do atrapados, sin po­der ha­cer lí­qui­da su in­ver­sión. La li­qui­dez teó­ri­ca­men­te ofre­ci­da por es­tos fon­dos in­mo­bi­lia­rios se tor­na im­po­si­ble en mo­men­tos de una ele­va­da so­li­ci­tud de re­em­bol­sos

Los fon­dos in­mo­bi­lia­rios que han sus­pen­di­do los re­em­bol­sos in­vier­ten di­rec­ta­men­te en ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios, prin­ci­pal­men­te in­mue­bles co­mer­cia­les. Co­mo es ob­vio, ha­cer lí­qui­dos es­te ti­po de ac­ti­vos ven­dién­do­los no es in­me­dia­to, re­quie­re su tiem­po. Agru­par ac­ti­vos de es­ta na­tu­ra­le­za en un fon­do de in­ver­sión y ofre­cer una li­qui­dez se­ma­nal o in­clu­so dia­ria a los par­tí­ci­pes, inevi­ta­ble­men­te trae pro­ble­mas en mo­men­tos de ten­sión co­mo los vi­vi­dos tras el re­fe­rén­dum.

Nin­gún pro­duc­to fi­nan­cie­ro de­be­ría ofre­cer li­qui­dez con una fre­cuen­cia su­pe­rior a la del ac­ti­vo sub­ya­cen­te don­de real­men­te se in­vier­te. Si se es­ti­ma que ha­cer lí­qui­do (ven­der) un in­mue­ble re­quie­re un pe­rio­do me­dio de seis me­ses, no se de­be­ría ofre­cer la po­si­bi­li­dad de re­em­bol­sar o de ha­cer lí­qui­da la in­ver­sión con una fre­cuen­cia ma­yor a la del ac­ti­vo sub­ya­cen­te. Si la li­qui­dez ofre­ci­da

al clien­te es dia­ria, pe­ro los ac­ti­vos don­de in­vier­te el fon­do no tie­nen li­qui­dez en ese pla­zo, exis­te un al­to ries­go de so­me­ter a los in­ver­so­res a un co­rra­li­to, aun­que sea tem­po­ral.

Lo acon­te­ci­do aho­ra en el Reino Uni­do ya ocu­rrió en Es­pa­ña con los prin­ci­pa­les fon­dos de in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria ha­ce más de un lus­tro. Aun­que la li­qui­dez ofre­ci­da a los par­tí­ci­pes era tri­mes­tral o in­clu­so se­mes­tral, tras el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria las ges­to­ras de di­chos fon­dos tu­vie­ron que sus­pen­der los re­em­bol­sos y pro­ce­der a una ven­ta or­de­na­da de los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios, sa­tis­fa­cien­do las ór­de­nes de re­em­bol­so en pla­zos muy su­pe­rio­res a los pre­vis­tos ini­cial­men­te en las con­di­cio­nes de ca­da fon­do.

So­lu­cio­nes. El vo­lu­men de ac­ti­vos en las REIT (el equi­va­len­te a las So­ci­mi es­pa­ño­las) en el Reino Uni­do su­pera los 50.000 mi­llo­nes de eu­ros. Es­tas so­cie­da­des no tie­nen el pro­ble­ma de ili­qui­dez de los fon­dos de in­ver­sión. El in­ver­sor tie­ne ac­cio­nes de una so­cie­dad (REIT) que co­ti­za­rá a un de­ter­mi­na­do pre­cio. Si desea ven­der una can­ti­dad ele­va­da de ac­cio­nes en mo­men­tos de ten­sión el pre­cio cae­rá, in­clu­so fuer­te­men­te, has­ta que a un de­ter­mi­na­do pre­cio otro in­ver­sor de­ci­da com­prar di­chas ac­cio­nes. A di­fe­ren­cia de los fon­dos in­mo­bi­lia­rios, la li­qui­dez la apor­ta el mer­ca­do y no el pro­pio fon­do de in­ver­sión. Por lo tan­to, la REIT (o So­ci­mi) no se ve obli­ga­da a ven­der nin­gún ac­ti­vo, aun­que exis­ta un ele­va­do por­cen­ta­je de sus ac­cio­nis­tas que deseen des­pren­der­se de sus ac­cio­nes. El ries­go es de pre­cio, no de co­rra­li­to.

Quien tras el bre­xit deseó ven­der sus ac­cio­nes de Mer­lin Pro­per­ties, una So­ci­mi que co­ti­za en la bol­sa es­pa­ño­la, lle­gó a ha­cer­lo con un 15% de caí­da res­pec­to de la co­ti­za­ción del día an­te­rior. Quien com­pró en los mí­ni­mos de ese día, de mo­men­to dis­fru­ta de una plus­va­lía la­ten­te del 15%. En cual­quier ca­so, la So­ci­mi no se ha vis­to obli­ga­da a ven­der nin­gún ac­ti­vo, por­que quien fa­ci­li­ta la li­qui­dez es la bol­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.