Fue­ra de Es­pa­ña no nos quie­ren tan­to

Los es­pa­ño­les vis­tos por el res­to del mun­do no sa­li­mos tan bien parados. ¿Y si no so­mos co­mo nos cree­mos?

Tiempo - - SUMARIO - M.L.

Si creía­mos que es­ta­ba to­do ga­na­do, nos equi­vo­ca­mos. El mi­la­gro es­pa­ñol se des­va­ne­ce. Du­ran­te años he­mos pen­sa­do que so­mos un país ale­gre, aco­ge­dor y en­vi­dia­do por to­dos. De fron­te­ras para fue­ra pa­re­cía que ha­bía una­ni­mi­dad en la ima­gen que pro­yec­tá­ba­mos, sin es­pa­cio para las crí­ti­cas ni los reproches. Pues no es así. Ni nos quie­ren tan­to ni les cae­mos tan bien co­mo cree­mos. O al me­nos no to­dos los paí­ses nos ven de es­ta idí­li­ca ma­ne­ra, así que me­jor no lle­var­se a en­ga­ño. Para mu­chos ciu­da­da­nos del mun­do se­gui­mos sien­do un país tra­di­cio­nal, po­co mo­derno y, por si fue­ra po­co, ya no nos con­si­de­ran tan tra­ba­ja­do­res ni tan fia­bles co­mo ha­ce años. La cri­sis y la corrupción pa­re­ce que nos han pa­sa­do fac­tu­ra.

Aun­que a los nór­di­cos les en­can­tan nues­tras pla­yas y sue­ñan con ju­bi­lar­se en­tre no­so­tros, al­go es­ta­re­mos ha­cien­do mal para los fin­lan­de­ses, quie­nes no du­dan en re­co­no­cer que nos ven co­mo un país sin al­ma y de gen­te ig­no­ran­te por mos­trar un to­tal des­co­no­ci­mien­to de su cul­tu­ra. Tam­po­co sa­li­mos bien parados a ojos de los ale­ma­nes: un 74% nos de­fi­ne co­mo po­bres, para un 44% so­mos unos co­rrup­tos y cua­tro de ca­da diez nos des­ca­li­fi­can co­mo “ocio­sos y po­co tra­ba­ja­do­res”, se­gún el ba­ró­me­tro de la mar­ca Es­pa­ña ela­bo­ra­do por el Real Ins­ti­tu­to Elcano, que de­ja cons­tan­cia del de­te­rio­ro de la ima­gen de nues­tro país.

El con­sue­lo lle­ga por par­te de nues­tros ve­ci­nos ga­los, que nos tie­nen in-

clu­so más apre­cio que no­so­tros a ellos. Se­gún el mis­mo ba­ró­me­tro rea­li­za­do por el Real Ins­ti­tu­to Elcano, el 90% de los fran­ce­ses tie­nen muy bue­na opinión de no­so­tros, fren­te al 76% de los es­pa­ño­les que pien­san lo mis­mo res­pec­to a Fran­cia, y cuan­do se tra­ta de va­lo­res, el 85% se fía más de no­so­tros que al re­vés (75%). Sin em­bar­go, no siem­pre el ro­ce ha­ce el ca­ri­ño y con los ve­ci­nos del Sur no te­ne­mos tan­to fee­ling: los ma­rro­quíes nos otor­gan una pun­tua­ción más ba­ja. Nos ven me­nos so­li­da­rios que an­tes, aun­que se rin­den an­te el Real Ma­drid y el Ba­rça, a los que tra­tan co­mo si fue­ran dos equi­pos na­cio­na­les.

Tar­do­nes y gri­to­nes. A pe­sar de to­do hay al­gu­nos da­tos que pa­re­cen ob­je­ti­vos: a tar­do­nes, gri­to­nes y so­ber­bios pa­re­ce que no nos ga­na na­die, al me­nos es­te es el re­tra­to que ha­cen de no­so­tros los suizos. Y al­go de ra­zón pue­de que ten­gan. Pa­re­ce que les po­ne­mos de los ner­vios cuan­do lle­ga­mos siem­pre los úl­ti­mos, subimos los de­ci­be­lios de nues­tra voz sin im­por­tar­nos que al­guien se pue­da mo­les­tar o cuan­do apro­ve­cha­mos la mí­ni­ma opor­tu­ni­dad para ha­cer pa­tria con el “co­mo en Es­pa­ña no se vi­ve o no se co­me en nin­gún si­tio”, re­tahí­la que acom­pa­ña a más de uno cuan­do sa­le fue­ra. Cla­ro que aun­que nos cri­ti­quen, mu­chos pa­re­cen es­tar dis­pues­tos a pa­sar por al­to es­tos de­fec­ti­llos por­que so­mos el un­dé­ci­mo des­tino del mun­do pre­fe­ri­do para vi­vir.

El in­te­rés de la po­bla­ción chi­na por nues­tra piel de to­ro tam­po­co es para lan­zar cohe­tes. La con­sul­to­ra in­ter­na­cio­nal Se­dee­nChi­na, de­di­ca­da a im­plan­tar em­pre­sas es­pa­ño­las en el gi­gan­te asiá­ti­co, ha rea­li­za­do una en­cues­ta en­tre la po­bla­ción de es­te país para co­no­cer la ima­gen que los chi­nos tie­nen de Es­pa­ña con re­sul­ta­dos na­da ha­la­güe­ños. Tan so­lo el 3% de los jó­ve­nes en­tre 20 y 40 años que par­ti­ci­pa­ron en el sondeo mos­tra­ron al­gún in­te­rés por no­so­tros, mien­tras que el 40% de los en­cues­ta­dos se ren­dían an­te los fran­ce­ses. Y es que para los chi­nos tam­po­co so­mos un país con de­ma­sia­dos atrac­ti­vos, apar­te del fút­bol y los to­ros.

Pe­ro no es­tá to­do per­di­do. Se­gún un estudio rea­li­za­do por el por­tal de ci­tas ale­mán Lo­voo y el buscador de via­jes Goeu­ro, las es­pa­ño­las son las gran­des triun­fa­do­res y con­ti­núan le­van­tan­do pa­sio­nes al ser las más desea­das por los hom­bres eu­ro­peos. Pa­re­ce que al me­nos en es­to, los es­pa­ño­les po­de­mos se­guir sa­can­do pe­cho.

So­lo el 3% de los chi­nos de en­tre 20 y 40 años mues­tra al­gún in­te­rés por Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.