Cuan­do via­jar se con­vier­te en pe­li­gro­so

El Es­ta­do Is­lá­mi­co ha pues­to en ja­que al mun­do en­te­ro. Nin­gu­na ciu­dad es­tá a sal­vo de un ata­que yiha­dis­ta.

Tiempo - - SUMARIO - Ca­ro­li­na Val­dehí­ta

Se evi­den­cia el pro­ble­ma del te­rro­ris­mo in­ter­na­cio­nal cuan­do, en cues­tión de días, una per­so­na vi­ve de cer­ca dos aten­ta­dos en lu­ga­res dis­tin­tos del mun­do. Ana re­gre­sa­ba de Ma­da­gas­car cuan­do le sor­pren­dió el ata­que te­rro­ris­ta en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Ata­turk de Tur­quía, mien­tras es­pe­ra­ba su vue­lo de re­gre­so a Ma­drid. Estambul se ti­ñó de san­gre el pa­sa­do 28 de ju­nio, cuan­do tres miem­bros del au­to­pro­cla­ma­do Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) sor­tea­ron los con­tro­les de se­gu­ri­dad de uno de los ae­ro­puer­tos más tran­si­ta­dos del mun­do y con ma­yo­res me­di­das de se­gu­ri­dad. Los tres sui­ci­das mu­rie­ron ha­bién­do­se co­bra­do la vi­da de otras 41 per­so­nas y de­jan­do más de dos cen­te­na­res de he­ri­dos. Dos días an­tes, Ana apu­ra­ba sus úl­ti­mos mo­men­tos de vi­si­ta en An­ta­na­na­ri­vo, la ca­pi­tal de Ma­da­gas­car. Mien­tras la ciu­dad ce­le­bra­ba el 56 aniver­sa­rio de la in­de­pen­den­cia del país, un hom­bre –no vin­cu­la­do al EI– lan­zó una granada en el es­ta­dio don­de se lle­va­ban a ca­bo las ce­le­bra­cio­nes. Dos per­so­nas mu­rie­ron al mo­men­to, un be­bé de 16 me­ses lo hi­zo al día si­guien­te. Días des­pués, Bag­dad su­pe­ra­ba to­dos los ré­cords de la trá­gi­ca his­to­ria de Irak, con 250 víc­ti­mas mor­ta­les en dis­tin­tos ata­ques del EI.

El mis­mo ho­rror. Co­mo un mal sue­ño que se repite con el co­mien­zo de las va­ca­cio­nes, y con una fe­cha ca­si si­mi­lar al ata­que en Estambul, la ma­ña­na del 26 de ju­nio del año pa­sa­do fue trá­gi­ca para Tú­nez. Un te­rro­ris­ta sui­ci­da abrió fue­go en la pla­ya de un ho­tel de lujo en Port El Kan­taoui, a diez ki­ló­me­tros de Su­sa, uno de los des­ti­nos más vi­si­ta­dos. El mi­li­ciano, tu­ne­cino y vin­cu­la­do al EI, en­tró en la zo­na pri­va­da del ho­tel Riu Im­pe­rial Mar­ha­ba, don­de des­can­sa­ban tu­ris­tas oc­ci­den­ta­les y, an­tes de ser aba­ti­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad, ma­tó con su Ka­lash­ni­kov a 38 per­so­nas, ca­si to­das de ori­gen bri­tá­ni­co. El mis­mo ho­rror su­frie­ron en mar­zo los vi­si­tan­tes de la tam­bién tu­rís­ti­ca pla­ya de Gran Bas­sam, en Cos­ta de Mar­fil, cuan­do seis hom­bres armados con AK47 y gra­na­das de mano

ase­si­na­ron a do­ce per­so­nas, en nom­bre de Al Mu­ra­bi­tún (Los Cen­ti­ne­las), el alia­do a Al Qae­da en el Magreb. Por su par­te, Pa­rís su­frió su peor ma­sa­cre te­rro­ris­ta con 130 víc­ti­mas en el mes de no­viem­bre. Bru­se­las vi­vió una pe­sa­di­lla pa­re­ci­da el 22 de mar­zo, con los ata­ques en su ae­ro­puer­to y en la es­ta­ción de me­tro Maal­beek, que cau­sa­ron 35 muer­tos y 267 he­ri­dos. Re­sul­ta evi­den­te la es­tra­te­gia des­es­ta­bi­li­za­do­ra y el efec­to sor­pre­sa del ac­tual te­rro­ris­mo: cual­quier des­tino y cual­quier na­cio­na­li­dad pue­den ser objeto de ata­que, un desafío al que se en­fren­ta el sec­tor del tu­ris­mo, y contra el que tie­ne que luchar para no des­plo­mar­se.

Pun­tos es­tra­té­gi­cos. Los ae­ro­puer­tos y otros lu­ga­res de trán­si­to son sin du­da los pun­tos más es­tra­té­gi­cos y jugosos para un ata­que te­rro­ris­ta, tan­to por la es­pec­ta­cu­la­ri­dad que sus­ci­ta el aten­ta­do, co­mo por el pú­bli­co al que se di­ri­ge: cual­quie­ra. Ya no es so­lo vul­ne­ra­ble el des­tino, sino el he­cho de via­jar en sí mis­mo. Tú­nez, y aho­ra Tur­quía, co­rren el ries­go de unir­se a la lis­ta ro­ja del tu­ris­mo (que li­de­ran Ye­men, So­ma­lia, Lí­bano, Su­dán, Si­ria o Af­ga­nis­tán) des­pués de la ba­ja­da en las reservas tu­rís­ti­cas tras sus co­rres­pon­dien­tes aten­ta­dos. Si bien Egipto siem­pre se ha con­si­de­ra­do co­mo uno de los des­ti­nos más pe­li­gro­sos del mun­do, la ca­da vez me­nor ta­sa de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros co­rro­bo­ra ese mie­do a via­jar al país, y lo mis­mo su­ce­de con la ma­yor par­te de paí­ses de Orien­te Me­dio y al­gu­nos de Áfri­ca, don­de hay pre­sen­cia ra­di­cal cer­ca­na, co­mo Ke­nia o Cos­ta de Mar­fil. Al­go que sin du­da be­ne­fi­cia al sec­tor tu­rís­ti­co del Ca­ri­be y Asia.

Si bien has­ta aho­ra los paí­ses don­de hay ma­yor in­fluen­cia de gru­pos sa­la­fis­tas son los más vul­ne­ra­bles, Eu­ro­pa se ha con­ver­ti­do inevi­ta­ble­men­te en un pol­vo­rín. El De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, cons­cien­te de ese pe­li­gro, ha emi­ti­do re­cien­te­men­te una aler­ta so­bre el ries­go de via­jar al Vie­jo Con­ti­nen­te: “El gran nú­me­ro de tu­ris­tas que vi­si­tan Eu­ro­pa en los me­ses de ve­rano se­rá uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de los te­rro­ris­tas que pla­nean aten­ta­dos en lu­ga­res pú­bli­cos, es­pe­cial­men­te en los gran­des eventos”, di­ce el co­mu­ni­ca­do, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la ce­le­bra­ción de la Eu­ro­co­pa en Fran­cia. En el ca­so de Es­pa­ña, en aler­ta “ni­vel 4 re­for­za­do” des­de ha­ce ca­si un año, el nú­me­ro de efec­ti­vos del plan especial de se­gu­ri­dad de ve­rano se man­ten­drá co­mo el año pa­sa­do (unos 30.000). No se am­plia­rán los ni­ve­les de aler­ta te­rro­ris­ta, sen­ci­lla­men­te por­que ya es­tán im­plan­ta­dos. El tu­ris­mo se ha con­ver­ti­do en una odi­sea para quie­nes quie­ren co­no­cer el mun­do. Sin em­bar­go, con to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad po­si­bles, el su­frir un ata­que te­rro­ris­ta si­gue sien­do una ma­ca­bra lo­te­ría tan­to du­ran­te las va­ca­cio­nes es­ti­va­les co­mo el res­to del año.

Per­so­nal sa­ni­ta­rio eva­cúa a una turista he­ri­da en el aten­ta­do del 26 de ju­nio en Port El Kan­taoui (Tú­nez).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.