La li­ber­tad de vo­to co­mo vía de es­ca­pe

Si Ra­joy y Ri­ve­ra ha­cen su tra­ba­jo, Sán­chez lo tie­ne fá­cil: li­ber­tad de vo­to a sus dipu­tados y cohe­ren­cia a sal­vo.

Tiempo - - SUMARIO - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Unos días an­tes de que asis­tié­ra­mos al bis de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, es­cri­bí en es­tas pá­gi­nas un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Ca­si to­do va­le, ex­cep­to re­pe­tir elec­cio­nes”. Si los so­cia­lis­tas vol­vían a te­ner la lla­ve, de­cía en­ton­ces, na­die en­ten­de­ría que, co­mo el “niño mal­cria­do al que le han da­do un azo­te, se fue­ran a llo­rar a un rin­cón de­sen­ten­dién­do­se de la go­ber­na­bi­li­dad”. Pues bien, de mo­men­to, y des­pués de lo vis­to en el úl­ti­mo Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE, allí es­tán pre­ci­sa­men­te, en el re­co­ve­co don­de cus­to­dian la cohe­ren­cia, esa a la que An­to­nio Her­nan­do re­cu­rre para ex­pli­car su “no” a Ma­riano Ra­joy, por­que “si cam­bia­mos de opinión va­mos a per­der to­da nues­tra cre­di­bi­li­dad”. Co­mo si la cre­di­bi­li­dad de un par­ti­do que se su­po­ne man­tie­ne su vo­ca­ción de Go­bierno na­da tu­vie­ra que ver con las ne­ce­si­da­des del país.

“No se pue­de de­cir una co­sa y a los quin­ce días otra”, ha di­cho Her­nan­do. De­pen­de. Si en el trans­cur­so de esos quin­ce días has per­di­do cin­co dipu­tados, y la distancia que te se­pa­ra del par­ti­do ganador ha pa­sa­do de 33 a 52 es­ca­ños, no so­lo pue­des de­cir otra co­sa, sino que pro­ba­ble­men­te es­tás en la obli­ga­ción de cam­biar el dis­cur­so; sal­vo que la de­ci­sión hu­bie­ra si­do cam­biar a las per­so­nas, que no pa­re­ce ser el ca­so.

De­cir no a Ra­joy, no a Po­de­mos y no a la re­pe­ti­ción de elec­cio­nes, no es cohe­ren­cia, es un ejer­ci­cio di­fí­cil de ca­li­fi­car. Con sus tres ne­ga­cio­nes, el PSOE se ha con­ver­ti­do en el San Pe­dro de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Lo que fal­ta por ver es cuán­do ve­re­mos bro­tar las pri­me­ras lá­gri­mas de arre­pen­ti­mien­to. Por­que las lá­gri­mas lle­ga­rán, que na­die lo du­de. En for­ma de acuer­do, de ma­nio­bra de au­to­de­fen­sa o de pro­nun­cia­mien­to res­pon­sa­ble. O de to­do a la vez. Pe­dro Sán­chez no tie­ne al­ter­na­ti­va. El re­sul­ta­do elec­to­ral le ha de­ja­do sin vías de es­ca­pe. El 20-D te­nía la lla­ve de la go­ber­na­bi­li­dad, pe­ro

al me­nos es­ta­ba fue­ra de la sa­la blin­da­da y con­ser­va­ba una cier­ta ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra. Tras el 26-J, si­gue te­nien­do la lla­ve en su po­der, pe­ro aho­ra las ur­nas le han em­pu­ja­do ha­cia den­tro, y ya no que­da otra para sa­lir ai­ro­so del trance que abrir la puer­ta y de­jar pa­so.

Sán­chez, di­cen, es cons­cien­te de ello, y lo que quie­re es car­gar­se de ra­zo­nes para que cuan­do dé vía li­bre a un Go­bierno del PP la de­ci­sión se per­ci­ba pre­ci­sa­men­te co­mo un ac­to de res­pon­sa­bi­li­dad, y no otra co­sa. Des­car­ta­das la gran coa­li­ción y un gran pac­to que in­cor­po­re el vo­to afir­ma­ti­vo de los so­cia­lis­tas a la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, que­dan dos hi­pó­te­sis vi­si­bles y via­bles: una, la abs­ten­ción del con­jun­to del Gru­po So­cia­lis­ta o par­te de sus miem­bros –media do­ce­na o 23, se­gún Ciu­da­da­nos vo­te a favor de Ra­joy o se abs­ten­ga–; dos, la gra­cio­sa con­ce­sión de la li­ber­tad de vo­to a los dipu­tados so­cia­lis­tas; quién di­jo mie­do.

¡Pe­li­gro, elec­cio­nes! El prés­ta­mo de 6 o 23 dipu­tados es una de­ci­sión de par­ti­do, y co­mo tal so­lo po­si­ble si me­dia­ra un acuer­do de mí­ni­mos so­bre una se­rie de re­for­mas a abor­dar con ur­gen­cia en los blo­ques de re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca, Eu­ro­pa y re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Y no mu­cho más (sin un gran pac­to de le­gis­la­tu­ra en el que to­do que­de fi­ja­do, el PSOE no pue­de com­pro­me­ter su apo­yo en otras ma­te­rias, y me­nos en la eco­nó­mi­ca, que es don­de ten­dría mar­gen para ha­cer opo­si­ción). Pe­ro si ni eso fue­ra po­si­ble, si PP y PSOE fue­ran in­ca­pa­ces de al­can­zar unos acuer­dos bá­si­cos, a Pe­dro Sán­chez so­lo le que­da­ría una sa­li­da para es­ca­par del bu­cle per­ver­so en el que se ha­bría en­re­da­do y sa­lir vi­vo de la cá­ma­ra aco­ra­za­da: per­mi­tir la li­ber­tad de vo­to de su gru­po par­la­men­ta­rio.

El pul­so man­te­ni­do por Pe­dro Sán­chez y Al­bert Ri­ve­ra para sa­car de la es­ce­na a Ma­riano Ra­joy ha fra­ca­sa­do. El 26 de ju­nio el pre­si­den­te en fun­cio­nes re­tu­vo en su po­der el dis­po­si­ti­vo nu­clear cu­ya ac­ti­va­ción pro­vo­ca­ría la con­vo­ca­to­ria de unas nue­vas elec­cio­nes. Una ter­ce­ra y pe­li­gro­sa ro­ton­da en la que PSOE y Ciu­da­da­nos se­rían los prin­ci­pa­les can­di­da­tos a ser atro­pe­lla­dos. Ri­ve­ra da mues­tras de fa­ti­ga. Ne­ce­si­ta sen­tar cuan­to an­tes la ca­be­za. Si no pro­pi­cia la for­ma­ción de un Go­bierno ha­brá pues­to en ries­go su pro­yec­to. De ahí que lo pre­vi­si­ble es que cuan­do lle­gue el mo­men­to Ra­joy cuen­te con el apo­yo de Ciu­da­da­nos, por ac­ti­va o por pa­si­va. Se­rá en­ton­ces cuan­do a Sán­chez y a Her­nan­do aque­llo de “qué par­te del no no ha en­ten­di­do Ma­riano Ra­joy” les po­dría pa­re­cer una bro­ma pe­sa­da. Se­rá en ese mo­men­to cuan­do ten­drían que ele­gir la sal­sa para me­jor de­glu­tir tan­tas y tan­tas ra­cio­nes de cohe­ren­cia.

Pe­dro Sán­chez se ha de­mos­tra­do un ex­tra­or­di­na­rio de­fen­sor de la de­mo­cra­cia di­rec­ta. Si Ra­joy y Ri­ve­ra ha­cen su tra­ba­jo, el lí­der so­cia­lis­ta no ten­drá ex­cu­sa: can­ce­lan­do en oca­sión tan tras­cen­den­te la dis­ci­pli­na de gru­po po­drá sal­va­guar­dar a un tiem­po sus prin­ci­pios y el in­te­rés ge­ne­ral del país. Ya ha­brá quien se en­car­gue de que sal­gan los nú­me­ros.

Pe­dro Sán­chez de­lan­te de An­to­nio Her­nan­do (con bar­ba) y Cé­sar Lue­na en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.