Las pen­sio­nes, una cues­tión de Es­ta­do

El des­fa­se de la Se­gu­ri­dad So­cial ha avi­va­do la po­lé­mi­ca so­bre quién de­be pa­gar al­gu­nas pen­sio­nes.

Tiempo - - SUMARIO - J.M. Vals jm­vals@gru­po­ze­ta.es

Tras un año sin ser convocada, la Co­mi­sión de Se­gui­mien­to del Fon­do de Re­ser­va de la Se­gu­ri­dad So­cial se reunió es­ta se­ma­na, a pe­ti­ción de los sin­di­ca­tos, des­pués de la pol­va­re­da le­van­ta­da por la nue­va dis­po­si­ción de di­ne­ro (8.700 mi­llo­nes en ju­nio) que hi­zo el Go­bierno para po­der pa­gar la ex­tra de ve­rano a los pen­sio­nis­tas. Es­ta nue­va ex­trac­ción de fon­dos de la hu­cha de la Se­gu­ri­dad So­cial ha dis­pa­ra­do al­gu­nas alar­mas y ha pues­to so­bre la me­sa la ne­ce­si­dad de to­mar me­di­das con cier­ta ur­gen­cia en cuan­to se cons­ti­tu­ya un nue­vo Eje­cu­ti­vo.

Con las ci­fras en la mano, sal­vo que se ba­jen las pen­sio­nes en vi­gor, el agu­je­ro que pre­sen­ta ca­da año el sis­te­ma so­lo pue­de arre­glar­se me­dian­te nue­vas fuen­tes de in­gre­sos para la Se­gu­ri­dad So­cial o tras­pa­san­do al Es­ta­do la car­ga de al­gu­nas pen­sio­nes es­pe­cí­fi­cas.

Se­gún los úl­ti­mos da­tos ofi­cia­les, la Se­gu­ri­dad So­cial pa­ga­ba a 30 de ju­nio úl­ti­mo 5,7 mi­llo­nes de pen­sio­nes de ju­bi­la­ción en Es­pa­ña, que su­po­nen 5.966,4 mi­llo­nes de eu­ros men­sua­les de des­em­bol­so, más dos pa­gas ex­tras en ju­nio y di­ciem­bre. Pe­ro a es­tas ci­fras hay que su­mar los 2,4 mi­llo­nes de pen­sio­nes de viu­de­dad, que su­po­nen otros 1.504 mi­llo­nes de eu­ros men­sua­les, así co­mo los 128 mi­llo­nes que la Se­gu­ri­dad So­cial gas­ta ca­da mes en pa­gar las 341.403 pen­sio­nes de or­fan­dad que es­tán en si­tua­ción de al­ta. En to­tal, el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial, que se ali­men­ta de las co­ti­za­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res y los empresarios, gas­ta ca­da año 23.000 mi­llo­nes de eu­ros en pen­sio­nes de viu­de­dad y or­fan­dad que co­bran los fa­mi­lia­res vi­vos de pen­sio­nis­tas fa­lle­ci­dos.

El sis­te­ma de las pen­sio­nes de viu­de­dad fue idea­do para que los cón­yu­ges de pen­sio­nis­tas que fa­lle­cen no que­da­ran de­sam­pa­ra­dos cuan­do su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos era, pre­ci­sa­men­te, la pen­sión del fa­lle­ci­do. En mu­chos ca­sos, y así lo re­co­no­cen tan­to los agen­tes so­cia­les co­mo el pro­pio Go­bierno, es­tas pen­sio­nes de viu­de­dad son ne­ce­sa­rias para que los cón­yu­ges que que­dan vi­vos pue­dan man­te­ner una cier­ta dig­ni­dad en su ca­li­dad de vi­da. En lo que ya no hay tan­to acuer­do es en quién de­be pa­gar­las.

He­ren­cia. Una de las co­sas que los Go­bier­nos de la dé­ca­da de los no­ven­ta del si­glo pa­sa­do tu­vie­ron cla­ro es que el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial he­re­da­do de la épo­ca fran­quis­ta te­nía que ser re­es­truc­tu­ra­do en pro­fun­di­dad para ase-

gu­rar su per­vi­ven­cia en el tiem­po. Has­ta ese mo­men­to, por ejem­plo, el gas­to que ori­gi­na­ban la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria y los me­di­ca­men­tos en la sa­ni­dad pú­bli­ca tam­bién se car­ga­ban al pre­su­pues­to de la Se­gu­ri­dad So­cial.

Aho­ra, ya no. La sa­ni­dad fue se­pa­ra­da de las pen­sio­nes y des­de en­ton­ces se pa­ga a tra­vés de los pre­su­pues­tos or­di­na­rios del Es­ta­do y de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Aun así, y an­te la in­sis­ten­cia de los re­pre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos en que hay pen­sio­nes que no pue­den car­gar­se a la Se­gu­ri­dad So­cial, co­mo las no con­tri­bu­ti­vas (las que co­bran quie­nes han co­ti­za­do muy po­co o no lo han he­cho nun­ca), al­go más re­cien­te­men­te tam­bién se sacaron del sis­te­ma ge­ne­ral de la Se­gu­ri­dad So­cial y aho­ra se pa­gan a tra­vés de los pre­su­pues­tos or­di­na­rios del Es­ta­do. In­clu­so para quie­nes co­bran la pen­sión mí­ni­ma a la que no lle­ga­rían por el cálcu­lo de sus años co­ti­za­dos, el Es­ta­do ha­ce to­dos los años una trans­fe­ren­cia de fon­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial con el nom­bre de “com­ple­men­to de mí­ni­mos”.

Los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les re­cla­man tam­bién que las me­di­das que to­man los Go­bier­nos de re­ba­jar co­ti­za­cio­nes a de­ter­mi­na­dos co­lec­ti­vos o en al­gu­nos tipos de con­tra­to se pa­guen con im­pues­tos y así no in­ci­dan en la re­cau­da­ción de la Se­gu­ri­dad So­cial. UGT lo ci­fra en 2.500 mi­llo­nes de eu­ros. De cual­quier ma­ne­ra, la pe­lo­ta es­tá en el te­ja­do del pró­xi­mo Par­la­men­to. Al fi­nal, el Es­ta­do aca­ba­rá pa­gan­do y para ello es ne­ce­sa­rio ba­jar pen­sio­nes o su­bir la re­cau­da­ción fis­cal.

Los lí­de­res de los prin­ci­pa­les par­ti­dos de­ben bus­car con ur­gen­cia so­lu­cio­nes per­ma­nen­tes para el sis­te­ma de pen­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.