Cos­pe­dal, mi­nis­tra se­gu­ra de Ra­joy

Con­si­de­ra­da una de las ga­na­do­ras del 26-J, un miem­bro del Go­bierno ve “ob­vio” que en­tra­rá en el Eje­cu­ti­vo.

Tiempo - - SUMARIO - Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, es­tá pa­san­do un mes de ju­lio muy dis­tin­to al de 2015. De re­ple­gar­se a una se­gun­da fila do­ble­men­te de­rro­ta­da, en las ur­nas y or­gá­ni­ca­men­te, ha pa­sa­do a ser per­ci­bi­da co­mo una de las “cul­pa­bles del éxi­to” del 26 de ju­nio y co­mo miem­bro se­gu­ro en el pró­xi­mo Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, si con­si­gue ser in­ves­ti­do pre­si­den­te. “Se da por supuesto que si Ra­joy tie­ne ple­na li­ber­tad para for­mar Go­bierno, ella se­rá mi­nis­tra. Es una ob­vie­dad que ve to­do el mun­do”, de­cía un miem­bro del Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes días an­tes de que em­pe­za­ran los con­tac­tos de Ra­joy con otros par­ti­dos. Tam­bién con la sal­ve­dad de que an­tes Ra­joy ten­drá que ser in­ves­ti­do, un dipu­tado la in­cluía en­tre la “gen­te se­gu­ra” en el Eje­cu­ti­vo, “una de las fuer­tes a quien Ra­joy no que­rría re­nun­ciar”, has­ta el pun­to de es­tar en el re­du­ci­dí­si­mo gru­po de quie­nes po­drían “ele­gir car­te­ra”.

Es­tas im­pre­sio­nes so­lo se de­mos­tra­rán cuan­do Ra­joy sea in­ves­ti­do y anun­cie quié­nes se­rán sus mi­nis­tros. Den­tro y fue­ra del par­ti­do es sa­bi­do que se­rá una de­ci­sión que so­lo to­ma­rá él pe­ro, por lo que res­pec­ta a Cos­pe­dal, son signo del sta­tus que vuel­ve a ocu­par en el PP. En un año ha pa­sa­do de ser un ex­po­nen­te más de la vie­ja po­lí­ti­ca a sen­tar­se en el Con­se­jo de Mi­nis­tros, se­gún al­gu­nos com­pa­ñe­ros. “No hay tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca que no ten­ga al­tos y ba­jos y ella ha cum­pli­do el pa­pel que se le en­co­men­dó”.

En ju­lio de 2015, el PP in­ten­ta­ba re­po­ner­se a las au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les de ma­yo, en las que ha­bía per­di­do gran par­te del po­der te­rri­to­rial y gran­des ciu­da­des, en mu­chos ca­sos gra­cias a alian­zas en­tre el PSOE y Po­de­mos. Para con­tra­rres­tar el em­pu­je de los nue­vos par­ti­dos, Ra­joy au­pó al día a día del PP a un plan­tel de vi­ce­se­cre­ta­rios jó­ve­nes, arro­ja­dos y ale­ja­dos de la par­te más os­cu­ra de un par­ti­do aco­sa­do por la corrupción.

Pa­blo Ca­sa­do, An­drea Levy, Ja­vier Ma­ro­to y, tam­bién, Fer­nan­do Mar­tí­nez Maí­llo lle­ga­ban para con­tra­rres­tar el em­pu­je de la nue­va po­lí­ti­ca. Y en se­gun­do plano

que­dó Cos­pe­dal que, tras per­der la pre­si­den­cia de Cas­ti­lla-La Man­cha, ce­rra­ba un pe­rio­do ho­rri­bi­lis, de re­cor­tes y de dar la ca­ra por los ca­sos de corrupción.

Se to­mó las va­ca­cio­nes más lar­gas que se le re­cor­da­ban en la úl­ti­ma dé­ca­da y a su re­gre­so em­pe­zó a desem­pe­ñar un pa­pel me­nos vi­si­ble con la mi­ra­da pues­ta en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. El 20-D no fue bien. Con ella co­mo candidata por pri­me­ra vez por To­le­do, el PP per­dió dos de los cua­tro es­ca­ños que te­nía. Aun­que fuen­tes cer­ca­nas nie­gan que se plan­tea­ra la cam­pa­ña del 26-J de ma­ne­ra di­fe­ren­te, Cos­pe­dal se mul­ti­pli­có para es­tar en Cas­ti­lla-La Man­cha sin aban­do­nar la cam­pa­ña na­cio­nal. Su­mó un es­ca­ño más en To­le­do y ba­rrió de Cas­ti­lla-La Man­cha a Ciu­da­da­nos. En la no­che elec­to­ral, fue ella quien hi­zo las lla­ma­das a otros par­ti­dos para em­pla­zar­les a ha­blar, ha in­ten­si­fi­ca­do sus ac­tos de par­ti­do por to­da Es­pa­ña y ha des­ta­ca­do su pre­sen­cia en al­gu­nas reunio­nes en Mon­cloa en­tre Ra­joy y los por­ta­vo­ces de otros par­ti­dos. “Es­tá muy fuer­te. Es ver­dad que ha ha­bi­do mo­men­tos más di­fí­ci­les pe­ro es una per­so­na que tie­ne con­fian­za”, di­cen en su en­torno. Cos­pe­dal vi­ve es­te mo­men­to “con la sen­sa­ción de que las co­sas se es­tán ha­cien­do bien y el tra­ba­jo se re­co­no­ce”, aña­den unas fuen­tes que, qui­zá por no men­tar la bi­cha, echan ba­lo­nes fue­ra so­bre su pre­sen­cia en el Go­bierno. De mo­men­to, es­tá en el par­ti­do y en Cas­ti­lla-La Man­cha.

A la es­pe­ra de que ter­mi­nen las ne­go­cia­cio­nes, la vi­da aho­ra le son­ríe a Cos­pe­dal in­clu­so en su en­fren­ta­mien­to per­so­nal con Luis Bár­ce­nas. El Su­pre­mo aca­ba de con­fir­mar una sen­ten­cia que con­de­nó al ex­te­so­re­ro a in­dem­ni­zar­la con 50.000 eu­ros por vul­ne­rar su de­re­cho al ho­nor al ha­ber fa­ci­li­ta­do la pu­bli­ca­ción de los Pa­pe­les de Bár­ce­nas so­bre la pre­sun­ta con­ta­bi­li­dad B del PP.

Ra­joy con su mu­jer (iz­da.) y Cos­pe­dal sa­lu­dan des­de la se­de del PP tras las úl­ti­mas elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.