Los li­bros más des­ta­ca­dos de ellas

Los li­bros es­cri­tos por mu­je­res se en­cuen­tran en­tre lo me­jor que pue­de leer­se aho­ra mis­mo.

Tiempo - - SUMARIO - Da­niel Ji­mé­nez

Ha­ce un par de años, en es­ta mis­ma re­vis­ta, pu­bli­qué un re­por­ta­je so­bre la li­te­ra­tu­ra fe­me­ni­na, si exis­tía o no, si era ma­chis­ta usar esa terminología, o si era un in­ven­to de los pe­rio­dis­tas y de­más gen­te de la cul­tu­ra pre­do­mi­nan­te, que uti­li­za­ban esa ex­pre­sión para, de al­gu­na ma­ne­ra, in­fra­va­lo­rar su sig­ni­fi­ca­do, sus pre­su­pues­tos y sus re­sul­ta­dos. Es­cri­to­ras co­mo Lau­ra Frei­xas y Ro­sa Rè­gas res­pon­die­ron con ro­tun­di­dad y cla­ri­vi­den­cia a esas y otras cues­tio­nes. Pe­ro fue Cla­ra Usón la que dio con una in­ter­pre­ta­ción que me so­bre­co­gió por­que me ata­ñía di­rec­ta­men­te. Ella di­jo: “No creo que se tra­te de una cons­pi­ra­ción ma­ni­pu­la­do­ra de los va­ro­nes es­pa­ño­les, es­cri­to­res, pro­fe­so­res de Li­te­ra­tu­ra y crí­ti­cos in­clui­dos; sim­ple­men­te no nos leen, y en cam­bio sí se leen en­tre ellos”.

No fue has­ta la pu­bli­ca­ción y pos­te­rior pro­mo­ción de mi no­ve­la Co­caí­na cuan­do me di cuen­ta de cuán­ta ra­zón ha­bía en aque­lla afir­ma­ción. En va­rias de las en­tre­vis­tas que reali­cé, dos o tres pe­rio­dis­tas me pu­sie­ron contra las cuer­das al pre­gun­tar­me por qué ha­bía tan po­cas re­fe­ren­cias a li­bros es­cri­tos por mu­je­res en mi obra. Co­caí­na es la his­to­ria de un es­cri­tor en cier­nes que ha­bla y ma­ne­ja de­ce­nas de re­fe­ren­cias so­bre la es­cri­tu­ra y el fe­nó­meno li­te­ra­rio, pe­ro to­das o ca­si to­das ellas pro­ce­den de la li­te­ra­tu­ra es­cri­ta por hom­bres. En ese mo­men­to fui cons­cien­te de mis li­mi­ta­cio­nes co­mo es­cri­tor, co­mo lec­tor y co­mo in­di­vi­duo. A lo lar­go de mi vi­da, sin que ten­ga una res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria

ni una ex­cu­sa pre­pa­ra­da a tal efec­to, me ha­bía de­di­ca­do ca­si en ex­clu­si­va a leer li­bros es­cri­tos por hom­bres, y esa li­mi­ta­ción se ha­bía fil­tra­do en lo que ha­bía es­cri­to.

So­lo ellas. Sin per­der más tiem­po en jus­ti­fi­ca­cio­nes o des­víos, es­cri­bo es­tas lí­neas para in­ten­tar re­sar­cir­me de mi error, por omi­sión u ol­vi­do, pues­to que en los úl­ti­mos me­ses me he de­di­ca­do, tam­bién en ex­clu­si­va, a leer li­bros es­cri­tos por mu­je­res, y so­bre ellos me gus­ta­ría aler­tar a los lec­to­res. Co­men­ce­mos por Fa­rán­du­la (Ana­gra­ma) de Mar­ta Sanz, una di­ser­ta­ción so­bre el lu­gar que ocu­pan en la so­cie­dad los ar­tis­tas, más con­cre­ta­men­te los ac­to­res. El es­ti­lo de la obra, la pro­fun­di­za­ción en el te­ma tra­ta­do y las va­ria­cio­nes to­na­les de los per­so­na­jes con­for­man un re­tra­to agu­do, no exen­to de iro­nía, so­bre la re­le­van­cia po­lí­ti­ca y so­cial de la cul­tu­ra. En la mis­ma editorial he des­cu­bier­to a Sa­ra Me­sa, que con dos no­ve­las y un libro de cuen­tos se ha con­ver­ti­do en la revelación li­te­ra­ria de los úl­ti­mos años. En los re­la­tos in­clui­dos en Ma­la le­tra es­tá la esen­cia de su po­de­río na­rra­ti­vo y al­gu­nas de sus cons­tan­tes rít­mi­cas y sen­so­ria­les.

Gra­cias a la re­co­men­da­ción de una li­bre­ra di con Jenn Díaz y su libro Ma­dre e hi­ja (Lu­men), un lar­go mo­nó­lo­go pla­ga­do de re­fle­xio­nes so­bre el lu­gar de la mu­jer en re­la­ción con la fi­gu­ra del hom­bre, un re­la­to que re­ca­pa­ci­ta con cla­ros y os­cu­ros so­bre los ro­les de género y la ne­ce­si­dad de su cues­tio­na­mien­to. La es­cri­to­ra Mar­ta Ca­pa­rrós ma­ne­ja en Fil­tra­cio­nes di­fe­ren­tes re­gis­tros na­rra­ti­vos para acer­car­se a la reali­dad ac­tual, mien­tras que Ga­brie­la Yba­rra en El co­men­sal y Ma­ría Fol­gue­ra en Los pri­me­ros días de Pom­pe­ya (los tres li­bros en Ca­ba­llo de Tro­ya) par­ten de ex­pe­rien­cias per­so­na­les para tras­cen­der el ac­to de la es­cri­tu­ra y pre­gun­tar­se acer­ca de su po­der sa­na­dor o re­den­tor.

Por su par­te, la es­cri­to­ra y edi­to­ra El­vi­ra Na­va­rro pla­nea so­bre las deu­das y las con­tra­dic­cio­nes men­ta­les en su libro La tra­ba­ja­do­ra (Pen­guin Ran­dom Hou­se), mien­tras que Pi­lar Adón se re­ve­la en los re­la­tos de El mes más cruel (Im­pe­di­men­ta) co­mo una na­rra­do­ra in­quie­tan­te y at­mos­fé­ri­ca. Aho­ra si­go sin sa­ber si exis­te la li­te­ra­tu­ra fe­me­ni­na o es un in­ven­to de la so­cie­dad ma­chis­ta im­pe­ran­te, pe­ro al me­nos he ro­to al­gu­nas de mis ca­ren­cias co­mo lec­tor gra­cias a los li­bros de ellas.

Sa­ra Me­sa, con dos no­ve­las, es la gran revelación li­te­ra­ria de los úl­ti­mos años

Pi­lar Adón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.