His­to­rias de la his­to­ria

Is­la de Aix, 15 de ju­lio de 1815. Na­po­león se en­tre­ga en el bu­que in­glés Be­lle­rop­hon.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS RE­YES

pon­go ba­jo la pro­tec­ción de vues­tras le­yes, que re­cla­mo a Su Al­te­za Real co­mo el más po­de­ro­so, el más cons­tan­te y el más ge­ne­ro­so de mis enemi­gos”. Así se di­ri­gía Na­po­león, tras el desas­tre de Wa­ter­loo, al prín­ci­pe re­gen­te, fu­tu­ro Jor­ge IV, so­li­ci­tan­do asi­lo po­lí­ti­co en In­gla­te­rra. Des­de el pun­to de vis­ta ac­tual pa­re­ce in­só­li­to es­te re­cur­so al ar­chi­ene­mi­go, es co­mo si Hitler le hu­bie­ra pe­di­do asi­lo a Chur­chill. Ob­via­men­te Na­po­león no era una per­ver­sión de la His­to­ria co­mo Hitler, sino un gran es­ta­dis­ta que asen­tó, con or­den, las con­quis­tas pro­gre­sis­tas de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y las ex­pan­dió por Eu­ro­pa, aun­que sus enemi­gos le lla­ma­sen el Mons­truo, el Ogro y el Ti­rano. Pe­ro a prin­ci­pios del si­glo XIX la gue­rra era para mu­chos un asun­to de ca­ba­lle­ros, ha­bía una cas­ta de no­ble­za de es­pa­da re­si­duo del An­ti­guo Ré­gi­men, que en­con­tra­ba en el ad­ver­sa­rio un igual so­cial con el que se man­te­nía la cortesía.

Lo que te­mía Na­po­león era caer en ma­nos de Luis XVIII o de las reac­cio­na­rias mo­nar­quías aus­tria­ca y pru­sia­na. Su pri­me­ra ab­di­ca­ción en 1814 le ha­bía otor­ga­do un es­ta­tus de pri­sio­ne­ro en jau­la de oro en la is­la de El­ba, don­de era so­be­rano y dis­po­nía in­clu­so de un mi­núscu­lo ejér­ci­to. Pe­ro tras su fu­ga de El­ba, la ex­pul­sión del trono de Luis XVIII en los Cien Días y la ba­ta­lla de Wa­ter­loo, que fue una car­ni­ce­ría, sa­bía que no po­día es­pe­rar un tra­to tan be­né­vo­lo. So­lo te­nía dos sa­li­das, los Es­ta­dos Uni­dos, su fiel alia­do que lo ha­bría aco­gi­do con los bra­zos abier­tos, o In­gla­te­rra, el más li­be­ral de sus ad­ver­sa­rios.

Con esa idea Na­po­león se re­ti­ró a la is­la de Aix, en la cos­ta fran­ce­sa, e ini­ció con­ver­sa­cio­nes a tra­vés del ca­pi­tán del bu­que in­glés Be­lle­rop­hon, Fre­de­rick Maitland, a quien con­fió la car­ta al prín­ci­pe re­gen­te so­li­ci­tan­do asi­lo. Al po­co lle­gó a Aix su her­mano Jo­sé, el ex­rey de Es­pa­ña, que ha­bía mon­ta­do su pro­pia es­ca­pa­da a Amé­ri­ca y le pi­dió que lo acom­pa­ña­se, pe­ro Na­po­león ten­dría que ha­ber aban­do­na­do a los fie­les que aún le se­guían y huir dis­fra­za­do ba­jo fal­so nom­bre. Am­bas co­sas re­pug­na­ban a su sen­ti­do del ho­nor, y ade­más no que­ría ser ca­za­do por la Ma­ri­na bri­tá­ni­ca –que do­mi­na­ba el Atlán­ti­co– co­mo el fu­gi­ti­vo más bus­ca­do del mun­do. Para eso era pre­fe­ri­ble en­tre­gar­se di­rec “Me ta­men­te a los in­gle­ses, pen­san­do que un país de li­ber­ta­des co­mo In­gla­te­rra se­ría un to­le­ra­ble lu­gar de exi­lio.

En la ma­dru­ga­da del 15 de ju­lio Na­po­león se em­bar­có en un bric­bar­ca para que lo lle­va­se has­ta el Be­lle­rop­hon. El pa­trón del bric­bar­ca le pro­pu­so bur­lar al bu­que in­glés y es­ca­par ha­cia Amé­ri­ca, pe­ro Na­po­león no te­nía áni­mo para más aven­tu­ras. Sin em­bar­go, to­da­vía se pro­du­jo una, pues otro na­vío in­glés, el Su­perb, in­ten­tó cap­tu­rar­lo. Na­po­león era la pre­sa más im­por­tan­te del mun­do, y cual­quier ca­pi­tán da­ría un bra­zo por ser quien lo lle­va­ra a In­gla­te­rra, de mo­do que el Be­lle­rop­hon tu­vo que luchar por lo que le per­te­ne­cía, in­ter­cep­tan­do la ma­nio­bra del Su­perb, pe­se a que en es­te úl­ti­mo iba el al­mi­ran­te Hot­ham, su­pe­rior del ca­pi­tán Maitland.

Cuan­do Na­po­león pi­só por fin la cu­bier­ta del Be­lle­rop­hon, se qui­tó su fa­mo­so som­bre­ro, que ha­bía so­bre­co­gi­do a Eu­ro­pa, y di­jo ce­re­mo­nio­sa­men­te: “Me pon­go ba­jo la pro­tec­ción de vues­tro prín­ci­pe y vues­tras le­yes”. La guar­dia de in­fan­te­ría de ma­ri­na le sa­lu­dó y el ca­pi­tán Maitland le hi­zo una res­pe­tuo­sa re­ve­ren­cia. Lue­go le acom­pa­ñó en un

Tras Wa­ter­loo Na­po­león pi­dió asi­lo al “más cons­tan­te” de sus enemi­gos, In­gla­te­rra

re­co­rri­do por el bar­co, co­mo si fue­se una au­to­ri­dad de vi­si­ta, has­ta su pro­pia cá­ma­ra, la me­jor ha­bi­ta­ción a bor­do, que se­ría el alo­ja­mien­to del hués­ped.

Cortesía. El tra­to res­pe­tuo­so y cor­dial agra­dó a Na­po­león y a su sé­qui­to, que ade­más de un pu­ña­do de ge­ne­ra­les ve­te­ra­nos in­cluía la es­po­sa de uno de ellos y el hi­jo de otro. Al día si­guien­te el al­mi­ran­te Hot­ham, el que ha­bía in­ten­ta­do cap­tu­rar a Na­po­león, se pre­sen­tó en el Be­lle­rop­hon, pe­ro no para re­cla­mar al pri­sio­ne­ro, sino para to­mar par­te en un ban­que­te que los ma­ri­nos in­gle­ses ofre­cie­ron a Na­po­león. Es­te in­clu­so le de­vol­vió la cortesía al al­mi­ran­te, vi­si­tan­do el Su­perb co­mo un in­vi­ta­do de al­cur­nia.

To­do pa­re­cía ir so­bre rue­das, res­pon­dien­do a las es­pe­ran­zas que Na­po­león ha­bía pues­to en los in­gle­ses. In­gla­te­rra fue su más cons­tan­te enemi­go, mien­tras las de­más po­ten­cias –Aus­tria, Pru­sia, Ru­sia y Es­pa­ña– ha­bían si­do alia­das de Na­po­león en al­gún mo­men­to, Lon­dres ur­dió una y otra coa­li­ción contra Fran­cia. Sin em­bar­go, ideo­ló­gi­ca­men­te era el más cer­cano a los idea­les de Bo­na­par­te, que ve­nían de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Las de­más po­ten­cias eran mo­nar­quías ab­so­lu­tas sin pa­lia­ti­vos, mien­tras que In­gla­te­rra, con su sis­te­ma par­la­men­ta­rio, era el mo­de­lo para las de­mo­cra­cias re­pu­bli­ca­nas.

“In­gla­te­rra es el úni­co país con gran­des ideas li­be­ra­les”, de­cía Na­po­león, que ya cuan­do ab­di­có la pri­me­ra vez en 1814 ha­bía so­li­ci­ta­do per­mi­so para “re­ti­rar­se” allí a lord Castle­reagh, mi­nis­tro de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co. Con­ta­ba con vi­si­tar Gran Bre­ta­ña “para es­tu­diar las im­por­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes li­be­ra­les de ese país”. En con­tra­par­ti­da, Na­po­león go­za­ba de mu­chos ad­mi­ra­do­res bri­tá­ni­cos, par­ti­cu­lar­men­te de whigs (se­gui­do­res del par­ti­do li­be­ral, en la opo­si­ción) y de ofi­cia­les de la Ar­ma­da. Du­ran­te su exi­lio en la is­la de El­ba re­ci­bió nu­me­ro­sos vi­si­tan­tes whigs, y su cor­dial tra­to con la Ro­yal Navy hi­zo co­rrer el ru­mor de que un bu­que de gue­rra in­glés le ha­bía fa­ci­li­ta­do es­ca­par de El­ba, cuan­do vol­vió a Fran­cia para los Cien Días.

El Be­lle­rop­hon fon­deó en Ply­mouth al lle­gar a In­gla­te­rra, pe­ro su ca­pi­tán re­ci­bió or­den de que Na­po­león per­ma­ne­cie­se a bor­do y que no per­mi­tie­se que na­die subie­ra a vi­si­tar­le, pues se ha­bía pro­du­ci­do una es­pe­cie de fe­nó­meno fan. El Be­lle­rop­hon se veía ro­dea­do de do­ce­nas de em­bar­ca­cio­nes de ad­mi­ra­do­res de Na­po­león, que con­ver­sa­ba ani­ma­da­men­te con ellos des­de la amu­ra.

Se pro­du­je­ron dos an­gus­tio­sas se­ma­nas de es­pe­ra, y el 31 de ju­lio Na­po­león re­ci­bió una no­ti­cia que era un ma­za­zo: no se le per­mi­tía un do­ra­do re­ti­ro en In­gla­te­rra, sino que lo exi­la­ban al si­tio más re­cón­di­to del mun­do, a la is­la de San­ta Helena, a 2.000 ki­ló­me­tros del lu­gar ha­bi­ta­do más cer­cano. Tan le­jos es­ta­ba que el Be­lle­rop­hon no po­día ha­cer esa tra­ve­sía, y Na­po­león fue tras­la­da­do al Nort­hum­ber­land, que el 7 de agos­to de 1815 ini­ció una lar­guí­si­ma tra­ve­sía ha­cia su is­la-pri­sión.

Co­mo si es­te tris­te fi­nal hu­bie­ra echa­do una maldición so­bre el Be­lle­rop­hon, el bu­que fue in­me­dia­ta­men­te re­ti­ra­do del ser­vi­cio ac­ti­vo y re­con­ver­ti­do en bar­co­pri­sión. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te lo re­bau­ti­za­ron Cap­ti­vity, Cau­ti­vi­dad.

Na­po­león a bor­do del Be­lle­rop­hon; al fon­do su sé­qui­to de ge­ne­ra­les, por Wi­lliam Or­chad­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.