Ignacio Vidal-Folch

Tiempo - - SUMARIO - IGNACIO VIDAL-FOLCH

El 40% de los es­pa­ño­les no lee ni un so­lo libro al año, y el 7% lee uno so­lo, lo cual vie­ne a ser co­mo no leer nin­guno. Son da­tos de un sondeo del CIS he­cho pú­bli­co el pa­sa­do 6 de ju­lio, en­tre otros da­tos igual­men­te pa­vo­ro­sos so­bre el “con­su­mo” de “bie­nes cul­tu­ra­les”, vi­si­tas a mu­seos, a sa­las de ci­ne, et­cé­te­ra.

An­te es­ta­dís­ti­cas así la res­pues­ta más so­co­rri­da es echar­se las ma­nos a la ca­be­za y bus­car los cul­pa­bles a dies­tra y si­nies­tra. Echar­le la cul­pa al “sis­te­ma”; a los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos; a la cla­se po­lí­ti­ca, que no to­ma car­tas en el asun­to ni ha sa­bi­do con­sen­suar una re­for­ma edu­ca­ti­va só­li­da y hu­ma­nis­ta; a los pa­dres, que no pre­di­can con el ejem­plo; a la tris­te his­to­ria de Es­pa­ña, que ra­ras ve­ces se ha to­ma­do en se­rio la cul­tu­ra; a la irrup­ción ava­sa­lla­do­ra, en los há­bi­tos de ocio, de las nue­vas tec­no­lo­gías que, por usar un tér­mino que les es pro­pio, “for­ma­tean” los ce­re­bros de sus usua­rios acos­tum­brán­do­les a ex­ci­ta­cio­nes y gra­ti­fi­ca­cio­nes con­ti­nua­men­te re­no­va­das por in­ce­san­tes es­tí­mu­los pro­du­ci­dos por el cli­quear del ra­tón...

Es­toy con­ven­ci­do de que to­do eso es ver­dad, to­dos son fac­to­res que ale­jan a las ge­ne­ra­cio­nes de la lec­tu­ra, pe­ro a lo peor hay otros fac­to­res más in­có­mo­dos de to­mar en con­si­de­ra­ción.

Uno, la mis­ma me­cá­ni­ca de la in­dus­tria cul­tu­ral, que ha in­va­di­do el es­pa­cio de pro­duc­tos li­te­ra­rios en tal abun­dan­cia que re­sul­ta im­po­si­ble dis­cer­nir, con el agra­van­te de que lo que abun­da pier­de con­si­de­ra­ción y au­to­má­ti­ca­men­te se de­pre­cia en la es­ti­ma del ciu­da­dano.

Dos, al­go a lo que apun­ta un pa­sa­je del libro de en­tre­vis­tas de Lau­re Ad­ler con Geor­ge Stei­ner, ti­tu­la­do Un lar­go sá­ba­do, y re­cién pu­bli­ca­do por Si­rue­la. Hay un mo­men­to en que Stei­ner se pre­gun­ta (na­tu­ral­men­te preo­cu­pa­do) si en reali­dad un gran y sos­te­ni­do in­te­rés por la al­ta cul­tu­ra, co­mo el que le ha ani­ma­do a él to­da la vi­da, en vez de ayu­dar­nos a com­pren­der y em­pa­ti­zar con los pro­ble­mas de los des­he­re­da­dos no nos in­sen­si­bi­li­za, ya que com­pa­ra­do con la so­fis­ti­ca­ción de la cul­tu­ra el mal de la gen­te co­rrien­te pa­re­ce muy sim­ple y po­co in­tere­san­te.

Nun­ca hu­bo una so­cie­dad tan cul­ti­va­da co­mo la eu­ro­pea de prin­ci­pios del si­glo XX, lo que no im­pi­dió que ese fue­se el si­glo más ma­si­va­men­te in­hu­mano de la his­to­ria. No ha­ce fal­ta re­cor­dar a los es­te­reo­ti­pa­dos ofi­cia­les

SE­GÚN EL CIS, EL 40% DE LOS ES­PA­ÑO­LES NO LEE NI UN SO­LO LIBRO AL AÑO Y EL 7% LEE UNO

na­zis –los que en ca­sa es­cu­cha­ban Bach y lue­go ac­ti­va­ban la cá­ma­ra de gas–, ni las con­clu­sio­nes de aquel es­can­da­lo­so texto de Slo­ter­dijk, “Nor­mas para el par­que hu­mano”, so­bre el fra­ca­so del hu­ma­nis­mo y la con­ve­nien­cia de la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca co­mo úni­ca vía po­si­ble para en­ca­mi­nar a la hu­ma­ni­dad por fin ha­cia la paz y la ar­mo­nía, para sos­pe­char que es po­si­ble que, sin ra­cio­na­li­zar­lo, sin for­mu­lar­lo, se ha­ya di­fun­di­do en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes la con­vic­ción de que la cul­tu­ra del libro no es efi­cien­te ni ne­ce­sa­ria, ha fra­ca­sa­do y es pres­cin­di­ble. Con mi­rar un par de pan­ta­llas ya es­tá el mun­do ma­pea­do has­ta don­de pue­da ser­lo. Es lo que pien­sa, o qui­zá so­lo sien­te, la mi­tad de los es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.