Jo­sé A. Ma­ri­na

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA

La no­ti­cia más sor­pren­den­te de la se­ma­na ha si­do el éxi­to del nue­vo jue­go de Po­ke­mon GO. Su no­ve­dad prin­ci­pal es la uti­li­za­ción de la “reali­dad au­men­ta­da”. Con es­te nom­bre se de­sig­na un hí­bri­do de per­cep­ción hu­ma­na y de in­for­ma­ción da­da por or­de­na­dor. So­bre lo que se es­tá vien­do –por ejem­plo, un mo­nu­men­to, o una reunión del Par­la­men­to, o un par­ti­do de fút­bol– se va su­per­po­nien­do el ti­po de in­for­ma­ción que desee­mos. En el ca­so del jue­go, se tra­ta de des­cu­brir y co­lec­cio­nar po­ke­mons que es­tán vir­tual­men­te es­con­di­dos en lu­ga­res reales, eso sí, en­fo­cán­do­los con un cá­ma­ra que con­ten­ga el pro­gra­ma. No es el pri­mer in­ten­to de uti­li­zar esa tec­no­lo­gía en un jue­go –ya po­día ver­se en el In­vi­zi­mals co­mer­cia­li­za­do por Sony– pe­ro aña­de unos fac­to­res que aca­ba­rán es­tu­dián­do­se en las fa­cul­ta­des de Psi­co­lo­gía y de So­cio­lo­gía.

Lo que me in­tere­sa de es­te fe­nó­meno es que la tec­no­lo­gía va más rápido de lo que to­dos cal­cu­lá­ba­mos. Des­de ha­ce un par de años es­toy me­ti­do en el Pro­yec­to Cen­tau­ro, que in­ten­ta pre­de­cir có­mo se­rá la in­te­li­gen­cia del fu­tu­ro, asun­to im­pres­cin­di­ble para nues­tro por­ve­nir in­di­vi­dual y so­cial. La ex­pre­sión se la he to­ma­do en prés­ta­mo a Kas­pá­rov que des­pués de ser ven­ci­do por un pro­gra­ma de or­de­na­dor di­jo: “El ju­ga­dor de aje­drez del pró­xi­mo si­glo se­rá un cen­tau­ro: ca­be­za hu­ma­na y cuer­po in­for­má­ti­co”. De he­cho, ha in­ven­ta­do el “aje­drez avan­za­do”, en el que ca­da ju­ga­dor pue­de uti­li­zar su or­de­na­dor, que ha po­di­do di­se­ñar a su gusto.

La hi­pó­te­sis con que tra­ba­jo es fá­cil de ex­po­ner: la in­te­li­gen­cia hu­ma­na se ba­sa en la me­mo­ria, tan­to de da­tos co­mo de ope­ra­cio­nes. Has­ta aho­ra, la me­mo­ria hu­ma­na te­nía un for­ma­to neu­ro­nal, que apro­ve­cha­ba gi­gan­tes­cos ban­cos de da­tos, con­te­ni­dos pri­me­ro en li­bros y aho­ra en me­mo­rias elec­tró­ni­cas. La gran di­fe­ren­cia es que an­tes los bus­ca­do­res es­ta­ban en el ce­re­bro y aho­ra es­tán en los sis­te­mas in­for­má­ti­cos, co­mo Goo­gle. Es­to su­po­ne una tras­la­ción de fun­cio­nes de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na al or­de­na­dor. Roy Kur­weil, di­rec­tor de investigación de Goo­gle, di­ce que eso se pro­du­ci­rá al­re­de­dor del año 2040. Es de­cir, cuan­do los ni­ños que aho­ra es­tán en pri­ma­ria ten­gan 30 años. Para que se den cuen­ta de lo que sig­ni­fi­ca to­do es­to les da­ré unas pin­ce­la­das tec­no­ló­gi­cas. Un pro­gra­ma de reali­dad au­men­ta­da tie­ne dos ni­ve­les que se com­ple­men­tan. Uno es el del crea­tor (di­se­ña­dor) y otro el del vie­wer (vi­sor). El ni­vel crea­tor es la ca­pa de con­te­ni­do vir­tual, desa­rro­lla­da por los in­ge­nie­ros de co­no­ci­mien­to, y que es­tá alo­ja­da en un ser­vi­dor de Internet. La ver­sión vie­wer es la que se des­car­ga a tra­vés de las apli­ca­cio­nes. Es­to su­po­ne que el ac­ce­so a la reali­dad es­tá me­dia­ti­za­do por un pro­gra­ma (crea­tor) que no co­no­ce­mos, y que pue­de in­tro­du­cir to­do ti­po de ba­su­ra.

En muy po­co tiem­po, la reali­dad au­men­ta­da se va a in­tro­du­cir en la es­cue­la. La Con­se­je­ría de Edu­ca­ción del País Vas­co, jun­to a Vir­tual-Wa­re Group, ha desa­rro­lla­do el pro­gra­ma Big Bang 2.0 para co­no­ci­mien­to del me­dio en Pri­ma­ria. El gru­po de investigación Lab-Hu­man, de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Va­len­cia, es­tá desa­rro­llan­do el pro­yec­to Au­men­taty. Las po­si­bi­li­da­des son asombrosas, pe­ro na­die sa­be cuá­les se­rán los efec­tos de es­tos avan­ces téc­ni­cos. La técnica tie­ne una ló­gi­ca au­tó­no­ma, que so­lo obe­de­ce a su pro­pio po­der, y a re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos. La reali­dad au­men­ta­da pue­de dar ori­gen a dos lí­neas evo­lu­ti­vas dis­tin­tas: una in­te­li­gen­cia au­men­ta­da, ca­paz de di­ri­gir el pro­gre­so; o una in­te­li­gen­cia dis­mi­nui­da, que se en­tre­ga en ma­nos de có­mo­das téc­ni­cas cu­yo sig­ni­fi­ca­do des­co­no­ce. Cuan­do nos en­con­tra­mos en es­ta si­tua­ción crí­ti­ca, an­te po­si­bi­li­da­des que ha­ce po­co pa­re­cían in­con­ce­bi­bles, me pa­re­ce tor­pe, pe­li­gro­so e in­jus­to que es­te­mos to­da­vía con de­ba­tes ga­lli­ná­ceos so­bre la edu­ca­ción. La reali­dad va a des­bor­dar­nos.

EN PO­CO TIEM­PO, LA REALI­DAD AU­MEN­TA­DA SE VA A IN­TRO­DU­CIR EN LA ES­CUE­LA. LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES SON ASOMBROSAS, PE­RO NA­DIE SA­BE CUÁ­LES SE­RÁN LOS EFEC­TOS DE ES­TOS AVAN­CES TÉC­NI­COS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.