Je­sús Ri­va­sés

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El jue­ves 6 de ma­yo de 2010, los bri­tá­ni­cos vo­ta­ron en elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Ga­na­ron los con­ser­va­do­res de David Ca­me­ron, con 306 es­ca­ños, fren­te a los 258 que lo­gra­ron los la­bo­ris­tas de Gor­don Brown. Los li­be­ral-de­mó­cra­tas que li­de­ra­ba Nick Clegg, ca­sa­do con la es­pa­ño­la Mi­riam Gon­zá­lez, fue­ron los ter­ce­ros con 57 es­ca­ños. Por pri­me­ra vez des­de 1974 –¡en 36 años!– nin­gún par­ti­do al­can­zó la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de 325 es­ca­ños. Es lo que en el Reino Uni­do lla­man “Par­la­men­to ahor­ca­do” o “col­ga­do” (hung Par­la­ment). En aque­lla pri­ma­ve­ra de 2010, con­ser­va­do­res o la­bo­ris­tas ne­ce­si­ta­ban el apo­yo de los li­be­ral-de­mó­cra­tas para for­mar una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, ele­gir pri­mer mi­nis­tro y for­mar Go­bierno. Se cum­plían 65 años des­de que el Reino Uni­do tu­vo, en 1945, el úl­ti­mo Go­bierno de coa­li­ción. Pues bien, el 11 de ma­yo de 2010, ape­nas una se­ma­na des­pués de unas elec­cio­nes que no arro­ja­ron ma­yo­ría, David Ca­me­ron vi­si­tó a la rei­na Isa­bel II para co­mu­ni­car­le que, con el apo­yo de Par­ti­do Li­be­ral-De­mó­cra­ta ya te­nía una ma­yo­ría y que es­ta­ba en con­di­cio­nes de ser pri­mer mi­nis­tro. Ca­me­ron, por supuesto, fue nom­bra­do y for­mó un Ga­bi­ne­te de coa­li­ción en el que el nú­me­ro dos fue Nick Clegg y am­bos go­ber­na­ron du­ran­te cin­co años. ¡Y so­lo ne­ce­si­ta­ron cua­tro o cin­co días de con­ver­sa­cio­nes para dar sa­li­da a un Par­la­men­to col­ga­do! El ex­pe­ri­men­to, no obs­tan­te, tu­vo ga­na­do­res y per­de­do­res por­que, en las si­guien­tes elec­cio­nes, Clegg y su par­ti­do se es­tre­lla­ron y Ca­me­ron ga­nó por ma­yo­ría ab­so­lu­ta, al­go que tras el fias­co del bre­xit tam­po­co le ha ser­vi­do para na­da. Eso sí, el Par­ti­do Con­ser­va­dor bri­tá­ni­co ha re­suel­to en dos se­ma­nas su cri­sis, con la elec­ción de The­re­sa May co­mo nue­va li­de­re­sa y pri­me­ra mi­nis­tra.

El Con­gre­so de los Dipu­tados es­pa­ñol es­tá ahor­ca­do/col­ga­do des­de las elec­cio­nes del 20-D. La cuer­da es­tá al­go me­nos ten­sa tras los co­mi­cios del 26-J, pe­ro man­tie­ne en el ai­re al Par­la­men­to. Han pa­sa­do tres se­ma­nas des­de que los es­pa­ño­les acu­die­ron a vo­tar otra vez y el úni­co avan­ce po­lí­ti­co es que Ciu­da­da­nos, el par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra, que sa­lió al­go es­cal­da­do de los co­mi­cios, es­tá dis­pues­to a abs­te­ner­se en una se­gun­da vo­ta­ción de in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy. Para ello, en el par­ti­do na­ran­ja han te­ni­do que ha­cer de tri­pas co­ra­zón y de­cir “di­go” don­de di­je­ron “Die­go”. Sin em­bar­go han da­do un mí­ni­mo pa­so ade­lan­te, igual que Ma­riano Ra­joy, aun­que to­da­vía muy le­jos de lo que mu­chos –in­clui­dos vo­tan­tes y par­ti­da­rios su­yos– desea­rían, tam­bién ha ido al­go más allá de lo que fue tras las pri­me­ras elec­cio­nes y aho­ra es­tá dis­pues­to, in­clu­so sin ga­ran­tías de éxi­to, a so­me­ter­se a una se­sión de in­ves­ti­du­ra, por aho­ra más que in­cier­ta. Pe­dro Sán­chez y los so­cia­lis­tas in­sis­ten en que ni vo­ta­rán a favor de Ra­joy ni tam­po­co se abs­ten­drán, al­go que ha­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble el que ha­ya un pre­si­den­te del Go­bierno a cor­to pla­zo.

To­dos los lí­de­res po­lí­ti­cos sin ex­cep­ción, Ma­riano Ra­joy, Pe­dro Sán­chez, Pa­blo Igle­sias, Al­bert Ri­ve­ra y el res­to re­pi­ten una y otra vez en pú­bli­co que des­car­tan unas ter­ce­ras elec­cio­nes. Pa­re­cía al­go im­po­si­ble la no­che del 26-J, con los re­sul­ta­dos ca­len­ti­tos, los 137 ines­pe­ra­dos es­ca­ños del PP y el anun­cia­do sor­pas­so de Po­de­mos al PSOE que no lle­gó y que de­jó he­la­dos a Pa­blo Igle­sias y to­da su tro­pa. To­dos lo ne­ga­rán, pe­ro ca­si to­dos han

EL AC­TUAL CON­GRE­SO DE LOS DIPU­TADOS, AHOR­CA­DO, CO­MO DI­RÍAN LOS BRI­TÁ­NI­COS, OBLI­GA A QUE AL­GUIEN RE­SUEL­VA UN SU­DO­KU PAR­LA­MEN­TA­RIO ENDEMONIADO SI DE VER­DAD SE QUIE­REN IM­PE­DIR UNAS TER­CE­RAS ELEC­CIO­NES QUE, DI­GAN LO QUE DI­GAN AL­GU­NOS, EN CA­SI TO­DOS LOS PAR­TI­DOS YA NO DES­CAR­TAN

ba­ra­ja­do an­tes y des­pués del 26-J unas ter­ce­ras elec­cio­nes. Era uno de los es­ce­na­rios que con­tem­pla­ban en el PP an­tes de su avan­ce en las ur­nas. Lue­go que­dó en el lim­bo de los pro­yec­tos nun­ca desa­rro­lla­dos, pe­ro que exis­ten o han exis­ti­do.

Pe­dro Sán­chez, Pa­blo Igle­sias y Al­bert Ri­ve­ra, ca­da uno por sus pro­pios mo­ti­vos, re­cha­zan des­de que se con­ta­ron los vo­tos re­pe­tir elec­cio­nes por ter­ce­ra vez, lo que sig­ni­fi­ca que al­guien ten­dría que apo­yar al PP o que PSOE y Po­de­mos ar­ti­cu­la­ran una muy en­re­ve­sa­da al­ter­na­ti­va de iz­quier­das, in­de­pen­den­tis­tas in­clui­dos, y que es al­go que el lí­der so­cia­lis­ta no pa­re­ce des­car­tar. Al mis­mo tiem­po, ya hay quie­nes, in­clu­so en las fi­las so­cia­lis­tas, ad­mi­ten que la si­tua­ción es­tá tan tra­ba­da que no se pue­de des­car­tar una nue­va ci­ta con las ur­nas.

Tres se­ma­nas des­pués de que vo­ta­ran los es­pa­ño­les, cuan­do so­lo fal­tan unos días para que se cons­ti­tu­ya –hay unos pla­zos le­ga­les más del si­glo XIX que del XXI– ese Con­gre­so col­ga­do o ahor­ca­do, el su­do­ku que per­mi­ti­ría la in­ves­ti­du­ra de un pre­si­den­te es­tá atas­ca­do y sin que se vis­lum­bre re­sol­ver­lo. Ra­joy y el PP ne­ce­si­tan 39 es­ca­ños que, por aho­ra, no en­cuen­tran, pe­ro que ade­más so­lo fa­ci­li­ta­rían la in­ves­ti­du­ra de un pre­si­den­te que ten­dría por de­lan­te una le­gis­la­tu­ra en­de­mo­nia­da, en la que PSOE y Po­de­mos com­pe­ti­rían por ver quién lle­va­ba la voz can­tan­te en una opo­si­ción fe­roz. Unos y otros, al mis­mo tiem­po, re­cha­zan vol­ver a las ur­nas por­que te­men un re­sul­ta­do to­da­vía peor. A pe­sar de eso,

Pe­dro Sán­chez des­car­ta apo­yar a Ra­joy y al PP. Mien­tras, Al­bert Ri­ve­ra y sus Ciu­da­da­nos son cons­cien­tes de que otras elec­cio­nes pue­den con­de­nar­les a la irre­le­van­cia. A pe­sar de eso, re­cha­zan vo­tar al la­do del PP –se­rían 169 dipu­tados– y eso lo com­pli­ca to­do. Na­die quie­re vol­ver a las ur­nas, pe­ro en el ho­ri­zon­te em­pie­zan a acu­mu­lar­se in­di­cios de que ca­da vez es me­nos im­po­si­ble, sal­vo que al­guien re­suel­va el su­do­ku de un Con­gre­so de los Dipu­tados ahor­ca­do. A ve­ces, a pe­sar del

bre­xit, el ejem­plo bri­tá­ni­co qui­zá ofrez­ca al­gu­na pis­ta in­tere­san­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.