El gran di­le­ma de Pe­dro Sán­chez: fa­ci­li­tar el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy o in­ten­tar un pac­to con Po­de­mos.

Los so­cia­lis­tas con­fían en que un pac­to del PP con Ciu­da­da­nos y los na­cio­na­lis­tas ali­vie la pre­sión so­bre ellos. Si no, les re­sul­ta­rá im­po­si­ble man­te­ner su tri­ple ne­ga­ti­va a abs­te­ner­se, for­mar un Go­bierno de iz­quier­das o pro­vo­car nue­vas elec­cio­nes.

Tiempo - - SUMARIO - Por Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

El pa­sa­do mar­tes 19, du­ran­te la se­sión de Cons­ti­tu­ción de las Cor­tes, el Par­ti­do So­cia­lis­ta vi­vió una sen­sa­ción con­tra­dic­to­ria, de ali­vio y frus­tra­ción al mis­mo tiem­po. Por un la­do vio co­mo un dis­cre­to pac­to, fra­gua­do sin cá­ma­ras y a puer­ta ce­rra­da en­tre el PP y los na­cio­na­lis­tas con­ser­va­do­res de CDC y PNV (y la con­cu­rren­cia pre­via de Ciu­da­da­nos), ale­ja­ba de­fi­ni­ti­va­men­te a su candidato, Pat­xi Ló­pez, de la pre­si­den­cia del Con­gre­so so­lo seis me­ses des­pués de ser nom­bra­do. Por otro, esa mis­ma vo­ta­ción abría una puer­ta de es­pe­ran­za pa­ra que los so­cia­lis­tas es­ca­pen de la ra­to­ne­ra en la que los re­sul­ta­dos de las ge­ne­ra­les les han me­ti­do. “Ya no so­mos el úni­co ac­tor que pue­de evi­tar las elec­cio­nes. No cue­la que to­do de­pen­da de no­so­tros. Ra­joy ha de­mos­tra­do que pue­de pac­tar con otros par­ti­dos cuan­do le in­tere­sa. Aho­ra so­lo tie­ne que se­guir ha­cién­do­lo”, pe­día po­co des­pués un miem­bro del equi­po so­cia­lis­ta.

Pe­ro lo cier­to es que esa po­si­bi­li­dad es aún bas­tan­te re­mo­ta. Pa­ra vas­cos y ca­ta­la­nes, una co­sa es pac­tar la abs­ten­ción en vo­ta­ción se­cre­ta y pa­ra la Me­sa de la Cá­ma­ra Ba­ja y otra muy dis­tin­ta que sus dipu­tados se pon­gan en pie y vo­ten a fa­vor (o se abs­ten­gan) pú­bli­ca­men­te en la in­ves­ti­du­ra de un pre­si­den­te al que has­ta hace dos días no du­da­ban en ves­tir con co­la, cuernos y tridente. Ade­más, am­bos tie­nen du­ran­te los pró­xi­mos me­ses retos pa­ra los que les con­vie­ne es­tar los más ale­ja­do del PP que pue­dan. En Ca­ta­lu­ña, el pre­si­dent Car­les Puig­de­mont se so­me­te­rá en sep­tiem­bre a una mo­ción de con­fian­za pa­ra la que son de­ter­mi­nan­tes los vo­tos de la CUP, un par­ti­do de ex­tre­ma iz­quier­da pa­ra el que cual­quier pac­to con el PP con­ta­mi­na el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat. Los vas­cos, por su par­te, tie­nen en oto­ño una ci­ta con las ur­nas en las que se jue­gan se­guir sien­do pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca an­te el em­pu­je de Po­de­mos.

In­clu­so pa­ra el PP, un po­si­ble pac­to de in­ves­ti­du­ra con los na­cio­na­lis­tas se an­to­ja cues­ta arri­ba. No quie­ren ni oír ha­blar de las po­si­bles ce­sio­nes que la ines­ta­bi­li­dad par­la­men­ta­ria les obli­ga­ría a ha­cer pa­ra evi­tar la caí­da del Go­bierno. La pri­me­ra op­ción de Ma­riano Ra­joy, pe­se a las in­tri­gas par­la­men­ta­rias de la úl­ti­ma se­ma­na, si­gue sien­do un Go­bierno fa­ci­li­ta­do por el PSOE y con el apo­yo más o me­nos es­ta­ble de Ciu­da­da­nos, en­tre­ga­do tras se­ma­nas de re­nun­cias a sus pro­pias pro­me­sas elec­to­ra­les ( ver re­cua­dro en la pá­gi­na 51).

El grue­so de la pre­sión si­gue, por tan­to, re­ca­yen­do en la di­rec­ción so­cia­lis­ta, que no se ba­ja de la tri­ple

AL­GU­NOS FIE­LES A SÁN­CHEZ CREEN QUE OTRA RE­PE­TI­CIÓN ELEC­TO­RAL PO­DRÍA BENEFICIARLES

ne­ga­ti­va que ya es­bo­zó en la mis­ma no­che elec­to­ral: el PSOE no fa­ci­li­ta­rá la in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy “ni por ac­ti­va ni por pa­si­va”, no tra­ta­rá de for­mar un Go­bierno al­ter­na­ti­vo pa­ra el que los nú­me­ros no dan, ni for­za­rá que se pro­duz­can unas ter­ce­ras elec­cio­nes. Lo cier­to es que, en el ca­so de que Ra­joy no con­si­ga ama­rrar los vo­tos na­cio­na­lis­tas, las tres son ex­clu­yen­tes. Es de­cir, la úni­ca for­ma de evi­tar una ter­ce­ra con­vo­ca­to­ria elec­to­ral es que el PSOE se abs­ten­ga o tra­te de for­mar Go­bierno. Al­fon­so Gue­rra, que des­car­ta una pre­si­den­cia de Pe­dro Sán­chez, lo re­su­mió en una so­la fra­se hace unos días: “Es con­tra­dic­to­rio que el PSOE di­ga no a Ra­joy y que no ha­brá ter­ce­ras elec­cio­nes”. Tar­de o tem­prano los so­cia­lis­tas ten­drán que ele­gir una de las tres op­cio­nes. Y ca­da una tie­ne sus par­ti­da­rios den­tro de la for­ma­ción.

Adía de hoy son ma­yo­ría, pe­ro si­len­cio­sa, los par­ti­da­rios de que una abs­ten­ción per­mi­ta arran­car de una vez la legislatura. So­lo al­gu­nos de ellos se han atre­vi­do a de­cir­lo al­to y cla­ro, la ma­yo­ría his­tó­ri­cos sin nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad ac­tual, ni pú­bli­ca ni or­gá­ni­ca. Fe­li­pe Gon­zá­lez, Javier So­la­na o Jo­sep Bo­rrell han pues­to voz a aque­llos que creen que no hay otra sa­li­da, pe­ro te­men de­fen­der pú­bli­ca­men­te una de­ci­sión que re­sul­ta­ría muy com­pli­ca­da de ex­pli­car a la mi­li­tan­cia.

Más allá de la vie­ja guar­dia so­cia­lis­ta, el más sig­ni­fi­ca­do con es­ta op­ción es el pre­si­den­te ex­tre­me­ño, Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra, que con­fe­só que po­cas al­ter­na­ti­vas ha­bía a una “mí­ni­ma abs­ten­ción a úl­ti­ma ho­ra” que rom­pa el blo­queo ins­ti­tu­cio­nal. Jun­to a él, más dis­cre­tos, es­tán la ma­yo­ría de los ba­ro­nes crí­ti­cos con la ac­tual di­rec­ción de Pe­dro Sán­chez. Sus ra­zo­nes son po­lí­ti­cas, pe­ro so­bre to­do or­gá­ni­cas. Sa­ben que se­rá im­po­si­ble abrir el ca­len­da­rio de re­no­va­ción in­ter­na has­ta que no ha­ya un Go­bierno es­ta­ble en Es­pa­ña. Con Ra­joy en Mon­cloa y Sán­chez com­pi­tien­do con Po­de­mos por li­de­rar la opo­si­ción, se­ría el mo­men­to de plan­tar ca­ra al se­cre­ta­rio ge­ne­ral y con­vo­car el con­gre­so que le apar­te de­fi­ni­ti­va­men­te del car­go. En re­su­men, si pac­ta, Sán­chez es­ta­rá un pa­so más cer­ca de su, una y otra vez pos­pues­to, en­tie­rro po­lí­ti­co.

Por esa mis­ma ra­zón, la abs­ten­ción es la úl­ti­ma op­ción que se plan­tean los par­ti­da­rios de Sán­chez. En una de­ci­sión que con­fun­de ca­len­da­rio ins­ti­tu­cio­nal y or­gá­ni­co, la di­rec­ción so­cia­lis­ta es­tá de­ci­di­da a man­te­ner el no a Ra­joy has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias. “Apo­yar al PP se­ría un ti­ro en la sien, pe­ro no pa­ra Pe­dro, sino pa­ra to­do el par­ti­do”, ex­pli­ca uno de sus fie­les. La in­sis­ten­cia en que la de­ci­sión es de­fi­ni­ti­va y el em­pe­ño en los ar­gu­men­tos ha si­do tal que hace ca­si im­po­si­ble un pa­so atrás de Fe­rraz. In­clu­so si el Co­mi­té Fe­de­ral ame­na­za con in­ten­tar tor­cer la vo­lun­tad de Sán­chez, a Fe­rraz siem­pre le que­da­ría el co­mo­dín de pre­gun­tar a los mi­li­tan­tes. Na­die cree que an­te una con­sul­ta así las ba­ses so­cia­lis­tas de­ci­dan res­pal­dar una abs­ten­ción que per­mi­ta go­ber­nar a Ra­joy.

Que­dan por tan­to dos op­cio­nes. La pri­me­ra, y con­se­cuen­cia di­rec­ta de ese vo­to en con­tra, es la con­vo­ca­to­ria de ter­ce­ras elec­cio­nes. De nue­vo en es­te ca­so una co­sa son las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas y otra, muy dis­tin­ta, la pos­tu­ra ín­ti­ma de los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas. Na­die des­pués de una iné­di­ta re­pe­ti­ción elec­to­ral es­tá dis­pues­to a de­fen­der en pú­bli­co que se vuel­va a las ur­nas. El cos­te po­lí­ti­co se­ría ca­si inasu­mi­ble. Sin em­bar­go, em­pie­zan

a sur­gir en torno a Pe­dro Sán­chez vo­ces que no con­si­de­ran una tra­ge­dia re­pe­tir los co­mi­cios. Se­gún es­te aná­li­sis, unas ter­ce­ras elec­cio­nes cas­ti­ga­rían fun­da­men­tal­men­te a los par­ti­dos emer­gen­tes. Ciu­da­da­nos que­da­ría re­du­ci­do a la irre­le­van­cia po­lí­ti­ca y sus vo­tos se par­ti­rían en­tre PSOE y PP. In­clu­so aun­que Po­de­mos no con­ti­nua­ra el des­cen­so que mos­tra­ron los úl­ti­mos co­mi­cios, la di­fe­ren­cia con los so­cia­lis­tas se­ría ma­yor que la ac­tual.

El PP go­ber­na­ría, na­die lo du­da, pe­ro con una po­si­ción más có­mo­da de los so­cia­lis­tas y sin ne­ce­si­dad de ha­ber en­tre­ga­do en pú­bli­co las ar­mas a su enemi­go na­tu­ral. Ade­más, en ca­so de nue­vas elec­cio­nes, no re­sul­ta di­fí­cil cul­par a Ra­joy de ha­ber si­do in­ca­paz de pac­tar con na­die ex­cep­to una abs­ten­ción de Ciu­da­da­nos. Es­te plan­tea­mien­to, que na­die se atre­ve­rá a des­ve­lar en pú­bli­co, em­pie­za a ga­nar fuer­za fren­te a la otra op­ción que po­co des­pués de la no­che elec­to­ral de­fen­die­ron al­gu­nos de los ba­ro­nes más fie­les a Sán­chez: la po­si­bi­li­dad de ar­mar un Go­bierno de iz­quier­das con el apo­yo de Po­de­mos y al­gu­nas fuer­zas na­cio­na­lis­tas.

La pre­si­den­ta ba­lear, Fran­ci­na Ar­men­gol, fue la pri­me­ra en rom­per una lan­za en es­te sen­ti­do: “Si Ma­riano Ra­joy no con­si­gue los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ser in­ves­ti­do, hay otra op­ción po­si­ble: que lo in­ten­te Pe­dro Sán­chez”. Na­die cre­yó que fue­se una voz dis­cor­dan­te, sino la en­car­ga­da de lan­zar un glo­bo sonda por par­te de la di­rec­ción so­cia­lis­ta que res­ta­se pre­sión al di­le­ma plan­tea­do por el PP a Sán­chez: o ad­mi­tía un Go­bierno de Ra­joy o ha­bría ter­ce­ras elec­cio­nes. El re­cha­zo fue tan ge­ne­ra­li­za­do en­tre los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes crí­ti­cos que la pro­pia di­rec­ción so­cia­lis­ta

APO­YAR A RA­JOY SE­RÍA UN “TI­RO EN LA SIEN PA­RA PE­DRO Y PA­RA EL PAR­TI­DO”, EX­PLI­CAN EN FE­RRAZ

co­rrió a en­te­rrar la pro­pues­ta ase­gu­ran­do que el PSOE es­ta­ría en la opo­si­ción.

Op­te por lo la al­ter­na­ti­va que op­te, tan­to la re­pe­ti­ción elec­to­ral co­mo el in­ten­to, ca­si im­po­si­ble an­te la po­si­ción ac­tual de los par­ti­dos, de for­mar Go­bierno, pa­ra los crí­ti­cos cual­quier co­sa que no sea per­mi­tir que arran­que la legislatura sig­ni­fi­ca­rá una “nueva pa­ta­da ha­cia de­lan­te” de Pe­dro Sán­chez. Hay un cier­to con­sen­so den­tro del PSOE en que no con­vie­ne al par­ti­do re­vi­sar su li­de­raz­go has­ta que no se cie­rre el ac­tual pe­rio­do elec­to­ral. Eso ha re­tra­sa­do una y otra vez un con­gre­so que de­be­ría ha­ber­se ce­le­bra­do a prin­ci­pios de año, tras las elec­cio­nes de di­ciem­bre. To­dos es­tos me­ses de es­pe­ra con los par­ti­da­rios de unos y otros ve­lan­do ar­mas pa­ra una ba­ta­lla que tar­de o tem­prano se pro­du­ci­rá sí o sí no ha he­cho más que pro­fun­di­zar en las

di­vi­sio­nes y en­ra­re­cer el am­bien­te in­terno del par­ti­do. Una mues­tra es la fil­tra­ción, con acu­sa­cio­nes cru­za­das en­tre crí­ti­cos y san­chis­tas, de las in­ter­ven­cio­nes de al­gu­nos ba­ro­nes en el úl­ti­mo Co­mi­té Fe­de­ral. Tan­to que el pre­si­den­te as­tu­riano, Javier Lam­ban, in­si­nuó a Sán­chez que ha lle­ga­do el mo­men­to de de­jar pa­so vo­lun­ta­ria­men­te: “Per­di­mos las au­to­nó­mi­cas y las ge­ne­ra­les de 2011 y Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro no se pre­sen­tó a la re­elec­ción co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Per­di­mos las eu­ro­peas de 2014 y Al­fre­do Pérez Ru­bal­ca­ba pre­sen­tó su di­mi­sión”, di­jo. No en­tra en los pla­nes de Sán­chez. Otro co­no­ci­do di­ri­gen­te, uno de los más dam­ni­fi­ca­dos por Sán­chez en los úl­ti­mos años, re­co­no­cía po­co des­pués que “es­te tío no se va a ir ja­más por su pro­pia vo­lun­tad. O le echa­mos o car­ga­mos con él”.

Los crí­ti­cos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra cuan­do ten­gan que pre­sen­tar ba­ta­lla. Aun­que la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz, si­gue ama­gan­do a la es­pe­ra de dar el pa­so de­fi­ni­ti­vo, sus tro­pas em­pie­zan a mo­ver­se. Cuen­ta ade­más con la ven­ta­ja de te­ner es­ta vez en el Con­gre­so a Eduar­do Ma­di­na, que re­cu­pe­ró su es­ca­ño en las úl­ti­mas elec­cio­nes. An­ta­ño ene­mi­gos, el dipu­tado vas­co sue­na aho­ra co­mo po­si­ble hom­bre de Díaz en Ma­drid, una fi­gu­ra que le ayu­da­ría a unir a dis­tin­tas fa­mi­lias so­cia­lis­tas en torno a su li­de­raz­go.

Pe­ro to­do ello ocu­rri­rá, en to­do ca­so, cuan­do el PSOE lo­gre por fin, abrir el pro­ce­so de re­fle­xión que tie­ne pen­dien­te tras en­ca­de­nar los tres peo­res re­sul­ta­dos his­tó­ri­cos con­se­cu­ti­vos del par­ti­do. Y pa­ra eso de­be ha­ber Go­bierno. To­dos cri­ti­can el blo­queo po­lí­ti­co al que la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca ha lle­va­do al país, pe­ro no siem­pre pa­ra los in­tere­ses par­ti­cu­la­res di­cho blo­queo es ma­lo. Evi­ta por lo pron­to que las co­sas se mue­van y por tan­to pue­dan ir a peor.

Los por­ta­vo­ces del PNV, Ai­tor Es­te­ban (de­re­cha), y CDC, Fran­cesc Homs, char­lan en la ban­ca­da del Con­gre­so.

Pe­dro Sán­chez ha­bla an­te Ma­riano Ra­joy en la in­ves­ti­du­ra frus­tra­da del pa­sa­do mes de ma­yo.

Su­sa­na Díaz y Eduar­do Ma­di­na du­ran­te un ac­to de la cam­pa­ña elec­to­ral.

Fe­li­pe Gon­zá­lez (en el cen­tro) con Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra (a la de­re­cha) y el nú­me­ro dos del PSOE, Cé­sar Lue­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.