Aná­li­sis so­bre los trans­gé­ni­cos tras la car­ta de 110 pre­mios No­bel a fa­vor de es­te ti­po de ali­men­tos.

¿Salvadores de la hu­ma­ni­dad o pu­ro ne­go­cio?

Tiempo - - SUMARIO - Por Lu­cía Mar­tín

Hay te­mas que de­ben evi­tar­se en en­cuen­tros con ami­gos y fa­mi­lia­res, sal­vo que se pre­ten­da ter­mi­nar co­mo el rosario de la au­ro­ra: po­lí­ti­ca y re­li­gión, y a es­tos dos po­dría­mos aña­dir uno más, los trans­gé­ni­cos. So­lo hay que ver la que se ha ar­ma­do des­de que 110 pre­mios No­bel de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas (Me­di­ci­na, Quí­mi­ca, Fí­si­ca...) pu­bli­ca­ran hace unos días una car­ta a fa­vor de los or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos (re­fi­rién­do­se so­bre to­do al arroz do­ra­do) y arre­me­tien­do con­tra Green­pea­ce, or­ga­ni­za­ción a la que ca­si acu­sa­ban de crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad por es­tar en con­tra de es­tos cul­ti­vos y de es­ta tec­no­lo­gía.

¿Son o no no­ci­vos los trans­gé­ni­cos pa­ra la ali­men­ta­ción hu­ma­na? ¿Y pa­ra el me­dio am­bien­te? ¿Por qué es­tos ex­per­tos ha­cen pú­bli­ca aho­ra es­ta mi­si­va? ¿Hay lob­bies de uno y otro la­do? ¿Con­su­mi­mos trans­gé­ni­cos en Es­pa­ña? Ana­li­za­mos es­te en­re­ve­sa­do te­ma, dan­do voz a los dis­tin­tos ac­to­res im­pli­ca­dos.

Es­pa­ña es el país eu­ro­peo con más te­rreno des­ti­na­do al cul­ti­vo de trans­gé­ni­cos, so­bre to­do del maíz Mon810, que se ha­lla so­bre to­do en Ara­gón con más del 40% de la su­per­fi­cie to­tal cul­ti­va­da (más de 54.000 hec­tá­reas) y Ca­ta­lu­ña, con más del 27% (ver gráfico en pá­gi­na 55). Hay que de­cir que es­tos cul­ti­vos no re­ci­ben nin­gún ti­po de sub­ven­ción, tal y co­mo afir­ma el doc­tor en Bio­quí­mi­ca Jo­sé Mi­guel Mu­let (ver en­tre­vis­ta en páginas 56 y 57), y si los agri­cul­to­res los siem­bran es por el aho­rro en her­bi­ci­das y por en­de, por el me­nor cos­te de pro­duc­ción.

Ali­men­ta­ción ani­mal.

En Es­pa­ña se im­por­tan más de 70 va­rie­da­des de ce­rea­les trans­gé­ni­cos en nues­tro país, des­ti­na­das en su ma­yo­ría a la ali­men­ta­ción ani­mal. Y es que, aun­que en la mi­si­va de los pre­mios No­bel se ha­bla de los trans­gé­ni­cos co­mo una po­si­ble so­lu­ción a las ham­bru­nas en el mun­do, la rea­li­dad es que es­tos ce­rea­les se uti­li­zan so­bre to­do, a día de hoy, pa­ra la ali-

men­ta­ción ani­mal y pa­ra la pro­duc­ción de com­bus­ti­bles.

Pe­ro, ¿qué es un trans­gé­ni­co? Es un or­ga­nis­mo al que me­dian­te in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca se le ha aña­di­do un gen de otra es­pe­cie y que, com­pa­ra­do con los or­ga­nis­mos ori­gi­na­les, es ca­paz de re­sis­tir a pla­gas de­ter­mi­na­das, con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas ad­ver­sas, et­cé­te­ra. De he­cho, hay más cul­ti­vos trans­gé­ni­cos en Es­pa­ña que en otros Es­ta­dos eu­ro­peos bá­si­ca­men­te por tres ra­zo­nes: la pri­me­ra es la me­nor opo­si­ción del Go­bierno res­pec­to a es­tos cul­ti­vos (en mu­chos paí­ses de la Unión Eu­ro­pea co­mo Fran­cia, Ale­ma­nia, Lu­xem­bur­go y has­ta 17 paí­ses en to­tal, hay ve­tos con­tra los Or­ga­nis­mos Ge­né­ti­ca­men­te Mo­di­fi­ca­dos (OGM), de tal for­ma que Mon­san­to ha da­do por per­di­das las so­li­ci­tu­des de cul­ti­vo de otros ce­rea­les co­mo la so­ja o la re­mo­la­cha pa­ra azú­car); la se­gun­da ra­zón son las bue­nas con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas del país; y la ter­ce­ra, por­que aquí la pla­ga del ta­la­dro cau­sa es­tra­gos en las plan­ta­cio­nes de maíz.

Aun­que es una tec­no­lo­gía ori­gi­na­ria de Eu­ro­pa (de una uni­ver­si­dad bel­ga, en con­cre­to), los más pun­te­ros en es­ta dis­ci­pli­na son los es­ta­dou­ni­den­ses, so­bre to­do la em­pre­sa Mon­san­to, a quien per­te­ne­ce el maíz trans­gé­ni­co que se cul­ti­va en Es­pa­ña. De­cir Mon­san­to es ca­si nom­brar la bi­cha en­tre los eco­lo­gis­tas y los de­fen­so­res de la ali­men­ta­ción eco­ló­gi­ca: la to­do­po­de­ro­sa mul­ti­na­cio­nal, que dis­po­ne de cul­ti­vos en to­do el mun­do, fue fun­da­da en 1901 en Mis­sou­ri

ES­PA­ÑA ES EL PAÍS DE LA UNIÓN EU­RO­PEA CON MÁS SU­PER­FI­CIE CUL­TI­VA­DA CON TRANS­GÉ­NI­COS

y la sa­ca­ri­na fue el pri­mer pro­duc­to que co­mer­cia­li­zó. La com­pa­ñía tie­ne tres di­vi­sio­nes de ne­go­cio: her­bi­ci­das, se­mi­llas y bio­tec­no­lo­gía.

En Es­ta­dos Uni­dos no hay obli­ga­ción de eti­que­ta­je en los ali­men­tos, in­di­can­do si con­tie­nen o no trans­gé­ni­cos, al con­tra­rio de lo que ocu­rre en Eu­ro­pa, don­de sí de­ben in­di­car si al­guno de los in­gre­dien­tes uti­li­za­dos in­clu­ye más de un 0,9% de OGM. Es­ta­dos Uni­dos es el prin­ci­pal mer­ca­do de pro­duc­tos que con­tie­nen in­gre­dien­tes trans­gé­ni­cos: mu­chos ali­men­tos con­tie­nen so­ja, maíz u otros pro­duc­tos cu­yos ras­gos ge­né­ti­cos han si­do ma­ni­pu­la­dos. Re­cien­te­men­te, el Es­ta­do de Ver­mont apro­bó un pro­yec­to de ley pa­ra eti­que­tar es­tos ali­men­tos, a pe­sar de las vo­ces en con­tra: las prin­ci­pa­les em­pre­sas ali­men­ta­rias, agrí­co­las y bio­tec­no­ló­gi­cas in­vir­tie­ron más de cien mi­llo­nes de dó­la­res ( 91 mi­llo­nes de eu­ros) en 2015 en su lu­cha con­tra es­tas ini­cia­ti­vas, se­gún el En­vi­ron­men­tal Wor­king Group. Sin em­bar­go y tras lo de Ver­mont, ca­da vez son más las em­pre­sas que han anun­cia­do su plan de eti­que­ta­do trans­gé­ni­co a ni­vel in­ter­na­cio­nal (ar­gu­men­tan­do que se­ría ab­sur­do y cos­to­so eti­que­tar so­lo pa­ra un Es­ta­do), co­mo Ke­llogg’s. Y no ha si­do la úni­ca: tam­bién lo ha anun­cia­do Camp­bell y Mars.

Im­pul­sa­da por el pre­mio No­bel de Me­di­ci­na, Ri­chard Ro­berts, que lle­va años de­fen­dien­do es­ta lí­nea de pen­sa­mien­to, la car­ta re­cien­te­men­te pu­bli­ca­da ins­ta a Green­pea­ce y a al­gu­nos Go­bier­nos a de­jar de pa­ra­li­zar los cul­ti­vos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos, ar­gu­men­tan­do que “los or­ga­nis­mos cien­tí­fi­cos y re­gu­la­do­res de to­do el mun­do han con­clui­do de ma­ne­ra re­pe­ti­da y cons­tan­te que es­tos cul­ti­vos y ali­men­tos son tan se­gu­ros co­mo los de­ri­va­dos de cual­quier otro mé­to­do de pro­duc­ción y que nun­ca ha ha­bi­do un ca­so de un efec­to ne­ga­ti­vo de­ri­va­do de su con­su­mo en­tre se­res hu­ma­nos o ani­ma­les”.

Re­du­cir muer­tes.

Los ex­per­tos po­nían es­pe­cial én­fa­sis en el arroz do­ra­do, ar­gu­men­tan­do que Green­pea­ce se opo­nía a su cul­ti­vo cuan­do es­ta va­rie­dad, mo­di­fi­ca­da ge­né­ti­ca­men­te pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit de vi­ta­mi­na A, pue-

de “re­du­cir o eli­mi­nar mu­chas de las muer­tes y en­fer­me­da­des cau­sa­das por la de­fi­cien­cia de es­ta vi­ta­mi­na”. Po­cos días des­pués de su pu­bli­ca­ción, el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Arroz (IRRI), se su­ma­ba al men­sa­je de los No­bel di­cien­do que es­te ti­po de arroz “ofre­cía una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra me­jo­rar la nu­tri­ción de la gen­te” (si bien la mis­ma ins­ti­tu­ción ha­bía re­co­no­ci­do en otra oca­sión que no se ha­bía po­di­do de­mos­trar, tras 20 años de in­ves­ti­ga­ción, que es­te ti­po de arroz pa­lia­se es­ta de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na A).

En­ton­ces, ¿quién no dice to­da la ver­dad? Pa­re­ce evi­den­te que hay una cues­tión de gran­des in­tere­ses eco­nó­mi­cos (y no bá­si­ca­men­te de ca­ri­dad hu­ma­na co­mo pu­die­ra pen­sar­se) en to­do lo que a los trans­gé­ni­cos se re­fie­re.

Sin con­sen­so.

Es cier­to que no hay na­da que de­mues­tre que el uso de los trans­gé­ni­cos en ali­men­ta­ción hu­ma­na sea no­ci­vo, pe­ro tam­po­co hay na­da que de­mues­tre lo con­tra­rio. Pe­ro, al con­tra­rio de lo que afir­ma­ban los No­bel en su car­ta, no exis­te un con­sen­so cien­tí­fi­co so­bre el uso de es­tos or­ga­nis­mos: la re­vis­ta cien­tí­fi­ca En­vi­ron­men­tal Scien­ces Eu­ro­pe pu­bli­có el año pa­sa­do una car­ta fir­ma­da por más de 300 cien­tí­fi­cos en la que ne­ga­ban el con­sen­so so­bre la se­gu­ri­dad de es­tos or­ga­nis­mos, si bien el ma­yor re­cha­zo ha­cia los trans­gé­ni­cos sue­le ser so­bre to­do, por mo­ti­vos am­bien­ta­les.

Se han pu­bli­ca­do tam­bién mu­chos ar­tícu­los so­bre que es­tos or­ga­nis­mos no re­suel­ven los pro­ble­mas que pro­me­tían res­pec­to a los cul­ti­vos con­ven­cio­na­les, ni de ma­las hier­bas, ni de pla­gas, ni de ren­di­mien­tos. Por ejem­plo, tal y co­mo pu­bli­ca el Go­bierno de Ara­gón en su in­for­me Re­sul­ta­dos de la red de en­sa­yos de va­rie­da­des de maíz y gi­ra­sol, cam­pa­ña 2014, en el que se ana­li­zan las va­rie­da­des con­ven­cio­na­les y las trans­gé­ni­cas, “hay que ha­cer una pro­fun­da re­fle­xión so­bre su uti­li­za­ción de­bi­do a que los da­ños pro­du­ci­dos por la pla­ga del ta­la­dro en los úl­ti­mos cin­co años no han si­do re­le­van­tes y las pro­duc­cio­nes de las va­rie­da­des con­ven­cio­na­les han si­do tan­to o más al­tas que sus va­rie­da­des trans­gé­ni­cas”.

“Los trans­gé­ni­cos son tec­no­lo­gía y son muy im­por­tan­tes en sa­lud, agri­cul­tu­ra, et­cé­te­ra. Yo me po­si­ciono en un pun­to in­ter­me­dio en­tre los an­ti­trans­gé­ni­cos y los pro. Es­toy con­ven­ci­do de que el maíz trans­gé­ni­co no es tó­xi­co, lo que sí lo es es el her­bi­ci­da que se uti­li­za, el gli­fo­sa­to –afir­ma el bió­lo­go Al­fre­do Ca­ro–. La car­ta de los No­bel es fa­laz e in­jus­ta, no se pue­de acu­sar a na­die de cri­mi­nal con­tra la hu­ma­ni­dad por opo­ner-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.