Los Po­ké­mon in­va­den el Con­gre­so

Los mons­truos de rea­li­dad au­men­ta­da que ha lan­za­do Nin­ten­do en su úl­ti­mo vi­deo­jue­go pa­ra mó­vi­les mar­can el ini­cio de la legislatura.

Tiempo - - SUMARIO - Por Antonio Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La Cá­ma­ra Ba­ja y una de sus puer­tas do­ra­das son dos de las po­ke­pa­ra­das que hay en el cen­tro de Ma­drid

Ekans apa­re­ció en ple­na vo­ta­ción pa­ra ele­gir a los miem­bros de la Me­sa del Con­gre­so de los Dipu­tados. Na­gua Al­ba, la jo­ven re­pre­sen­tan­te gui­puz­coa­na de Po­de­mos, aca­ba­ba de su­bir al es­tra­do pa­ra lla­mar a sus se­ño­rías por su nom­bre cuan­do es­ta ser­pien­te de co­lor ro­sa­do y cas­ca­bel de oro pro­vo­có un res­pin­go en uno de los pre­sen­tes en el He­mi­ci­clo. El ini­cio de la XII Legislatura era emo­cio­nan­te en lo po­lí­ti­co por­que nun­ca has­ta aho­ra la Pre­si­den­cia y la ci­ta­da Me­sa de la Cá­ma­ra Ba­ja es­ta­ban tan in­cier­tas en el día de la cons­ti­tu­ción de las Cor­tes, pe­ro tam­bién re­sul­ta­ba te­dio­so por las cua­tro ho­ras y me­dia que du­ran las su­ce­si­vas vo­ta­cio­nes no­mi­na­les y sus con­sa­bi­dos re­cuen­tos.

Así que era un buen mo­men­to pa­ra abrir Po­ké­mon Go, la apli­ca­ción pa­ra mó­vi­les que Nin­ten­do lan­zó el pa­sa­do 6 de ju­lio y que ha per­mi­ti­do que la com­pa­ñía ja­po­ne­sa se re­va­lo­ri­ce un 105% en la Bol­sa de To­kio en ape­nas dos se­ma­nas gra­cias a los más de 25 mi­llo­nes de per­so­nas que se la han des­car­ga­do. Es el fe­nó­meno so­cial del mo­men­to y ha per­mi­ti­do que Nin­ten­do, la mul­ti­na­cio­nal crea­do­ra de Sú­per Ma­rio y Zel­da, au­men­te su va­lor en más de 21.000 mi­llo­nes de eu­ros, su­peran­do así a otras com­pa­ñías ni­po­nas con una lar­ga tra­yec­to­ria de in­ter­na­cio­na­li­za­ción co­mo es el ca­so de Sony.

Ekans es uno de los mons­trui­tos de rea­li­dad au­men­ta­da que tan­to fu­ror es­tá pro­vo­can­do en­tre jó­ve­nes y adul­tos de to­do el mun­do. En el He­mi­ci­clo, el rep­til er­guía la ca­be­za al com­pás del nom­bre y ape­lli­dos de ca­da se­ño­ría. Te­nía ga­nas de ata­car y en un pri­mer mo­men­to evi­tó ser cap­tu­ra­do. Las po­ke­bo­las que el usua­rio le lan­zó no sur­tie­ron efec­to has­ta que una de ellas le dio en la ca­be­za. Si acier­tas, su­mas pun­tos. Fue en­ton­ces cuan­do la ser­pien­te que­dó en­ce­rra­da en una de es­tas pe­lo­ti­tas de co­lor blan­co y ro­jo que re­cuer­dan al ying y el yang de la cul­tu­ra chi­na.

Tras aban­do­nar la se­de de la so­be­ra­nía po­pu­lar, el usua­rio uti­li­zó el in­cien­so, un co­mo­dín que atrae a es­tos ani­ma­les ima­gi­na­rios a su ava­tar du­ran­te 30 mi­nu­tos. Al po­co tiem­po apa­re­ció un Spea­row en el pa­tio

que se­pa­ra el pa­la­cio an­ti­guo del edi­fi­cio nue­vo cons­trui­do en los no­ven­ta, mien­tras los pe­rio­dis­tas aguar­da­ban a que los dipu­tados con­clu­ye­sen su jor­na­da. Lue­go lle­gó el turno de un Cu­bo­ne fren­te a los leo­nes de bron­ce del ex­te­rior y un Bul­ba­saur den­tro de una de las sa­las en las que se se­guían la úl­ti­ma de las vo­ta­cio­nes. La pre­sen­cia de es­te go­rrión en­de­mo­nia­do, del roe­dor que ati­za gol­pes con un hue­so en la mano o del rep­til ver­do­so que lle­va un bul­bo en su lo­mo eran la prue­ba de que los Po­ké­mon ha­bían in­va­di­do el Con­gre­so.

La se­de par­la­men­ta­ria y la puer­ta do­ra­da de gran­des di­men­sio­nes que da ac­ce­so al edi­fi­cio de am­plia­ción, en el otro la­do de la ca­lle de los Je­ró­ni­mos, son dos de las po­ke­pa­ra­das o si­tios del cen­tro de Ma­drid en los que un par­ti­ci­pan­te de Po­ké­mon Go pue­de re­car­gar su bol­sa de bo­li­tas ro­ji­blan­cas con la que atra­par bi­chi­tos sal­va­jes en los mo­nu­men­tos y lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos o cu­rio­sos de la ca­pi­tal.

En las pró­xi­mas se­ma­nas se­rá ha­bi­tual en­con­trar­se por la ca­lle con per­so­nas que, blan­dien­do un smartp­ho­ne en la mano, ase­gu­ra­rán es­tar cap­tu­ran­do es­tas pe­que­ñas cria­tu­ras de co­lo­res o lu­chan­do con­tra la ame­na­za de te­mi­bles mons­truos. Sus ase­ve­ra­cio­nes, ba­sa­das en la con­tem­pla­ción de la pan­ta­lla de su te­lé­fono, no se­rán ne­ce­sa­ria­men­te el pro­duc­to de una enaje­na­ción men­tal o de los efec­tos se­cun­da­rios de nin­gún ti­po de sus­tan­cia psi­co­tró­pi­ca, sino que es­ta­rán mo­ti­va­das por

el uso de es­ta apli­ca­ción pa­ra mó­vi­les des­ti­na­da a re­vo­lu­cio­nar la tec­no­lo­gía, los vi­deo­jue­gos y el tran­qui­lo deam­bu­lar por las ca­lles.

Po­ké­mon Go es un jue­go gra­tui­to ( ver re­cua­dro) que aú­na los úl­ti­mos avan­ces en geo­lo­ca­li­za­ción, las ilusiones óp­ti­cas que ge­ne­ra la rea­li­dad au­men­ta­da y el uni­ver­so de fic­ción crea­do en 1996 pa­ra un vi­deo­jue­go de la Ga­me Boy, la con­so­la por­tá­til más co­no­ci­da de to­dos los tiem­pos, y cin­ce­la­do en la cul­tu­ra po­pu­lar de fi­na­les de los no­ven­ta me­dian­te una se­rie de ani­ma­ción que fue to­do un fe­nó­meno en­tre los ni­ños de en­ton­ces. Una de las no­ve­da­des es que no se jue­ga en el so­fá sino en las ca­lles, par­ques, pla­yas y otros en­cla­ves del mun­do real, que apa­re­cen re­fle­ja­dos en la pan­ta­lla del ju­ga­dor y don­de se ocul­tan los per­so­na­jes fic­ti­cios.

El jue­go usa un ma­pa GPS crea­do a par­tir de Goo­gle Maps y re­quie­re sa­lir a ca­mi­nar en bus­ca de los bi­chos. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio te­ner co­ne­xión a In­ter­net. Tam­bién per­mi­te al usua­rio dis­fru­tar de la ca­za de Po­ké­mon en cual­quier par­te del mun­do, así que el ju­ga­dor es­pa­ñol que sal­ga al ex­tran­je­ro con su mó­vil po­drá se­guir dis­fru­tan­do de es­te jue­go. Sin em­bar­go,

Dos jó­ve­nes se co­la­ron en un cen­tro de la Guar­dia Ci­vil bus­can­do Po­ké­mon

no to­do son bue­nas no­ti­cias. Las ac­cio­nes de Nin­ten­do ca­ye­ron un 12,6% el miér­co­les, lo que im­pli­có una re­duc­ción de 4.745 mi­llo­nes de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til en un so­lo día, des­pués de que se co­no­cie­se que el fa­bri­can­te pos­po­nía el lan­za­mien­to ofi­cial de Po­ké­mon Go en el mer­ca­do ni­pón.

En la me­ca de los vi­deo­jue­gos aún ten­drán que es­pe­rar a ver la lo­cu­ra que se ha desata­do en Es­ta­dos Uni­dos con el Po­ké­mon Go. Una ma­ra­bun­ta de se­gui­do­res se con­gre­gó la se­ma­na pa­sa­da en Cen­tral Park cuan­do apa­re­ció en es­te si­tio un Va­po­reon, uno de los Po­ké­mon de ti­po agua más es­cu­rri­di­zos y di­fí­ci­les de en­con­trar. En Es­pa­ña, el fe­nó­meno ha si­do si­mi­lar. Las pla­yas y par­ques de Bar­ce­lo­na se po­bla­ron de usua­rios de es­ta apli­ca­ción pro­vo­can­do es­ce­nas su­rrea­lis­tas. Los Mos­sos d’Es­qua­dra sor­pren­die­ron a una jo­ven pa­re­ja de tu­ris­tas ja­po­ne­ses que se ha­bía aden­tra­do en el tú­nel de la Ro­vi­ra, un lu­gar prohi­bi­do pa­ra vian­dan­tes, pa­ra ca­zar Po­ké­mon.

En Las Ro­zas (Ma­drid), dos jó­ve­nes de 25 años se co­la­ron de ma­dru­ga­da en el apar­ca­mien­to del edi­fi­cio que tie­ne la Guar­dia Ci­vil en es­ta lo­ca­li­dad mien­tras ju­ga­ban a es­te vi­deo­jue­go. Es­tos in­ci­den­tes lle­va­ron a la Policía Na­cio­nal a pu­bli­car una se­rie de pau­tas pa­ra ha­cer­se con to­das las cria­tu­ras del jue­go Po­ké­mon Go de for­ma se­gu­ra. La pri­me­ra de ellas es la ne­ce­si­dad de des­car­gar el jue­go en tien­das di­gi­ta­les ofi­cia­les y pres­tar aten­ción a los mi­cro­pa­gos den­tro del jue­go “pa­ra evi­tar sus­tos en la fac­tu­ra”. La si­guien­te, una ob­vie­dad, fue re­cor­dar que es­tá ab­so­lu­ta­men­te prohi­bi­do atra­par Po­ké­mon mien­tras se con­du­ce o se mon­ta en bi­ci. “Es-

tás ju­gan­do en el mun­do real, no fi­jes so­lo la mi­ra­da en tu pan­ta­lla, aten­to a lo que ocu­rre a tu al­re­de­dor: pa­sos de pea­to­nes, semáforos, vehícu­los, mo­bi­lia­rio ur­bano, no pro­vo­ques ni seas víc­ti­ma de una ac­ci­den­te”, in­di­ca­ba la Policía en su cuen­ta de Twit­ter.

Otras re­co­men­da­cio­nes fue­ron no in­va­dir la ca­rre­te­ra, res­pe­tar las se­ña­les de trá­fi­co y las nor­mas de es­pa­cios y edi­fi­cios pú­bli­cos y pres­tar aten­ción a las pis­tas otor­ga­das a los de­lin­cuen­tes, ya que Po­ké­mon Go obli­ga a man­te­ner co­nec­ta­do el GPS. Por úl­ti­mo, la Policía pe­día a los pa­dres que en­se­ñen a sus hi­jos las nor­mas a se­guir y el uso se­gu­ro de las apli­ca­cio­nes y jue­gos.

Es­te fe­nó­meno so­cial fue apro­ve­cha­do por el des­pa­cho de abo­ga­dos Le­ga­li­tas pa­ra ad­ver­tir de que ac­ce­der a una pro­pie­dad pri­va­da, a es­pa­cios pú­bli­cos que es­tén ce­rra­dos o ju­gar mien­tras se con­du­ce son al­gu­nos de los de­li­tos que se pue­den co­me­ter ju­gan­do a es­te vi­deo­jue­go. En Mé­xi­co, por ejem­plo, apa­re­ció un Po­ké­mon en un jar­dín pri­va­do y has­ta él se tras­la­da­ron de­ce­nas de ju­ga­do­res pa­ra in­ten­tar atra­par­lo, al­go que en Es­pa­ña su­pon­dría un de­li­to de alla­na­mien­to de mo­ra­da cas­ti­ga­do con pe­nas de has­ta cua­tro años de pri­sión si se ha ac­ce­di­do a la vi­vien­da em­plean­do la vio­len­cia.

Otro de­li­to que con­lle­va has­ta tres años de cár­cel es el ac­ce­der a un local abier­to al pú­bli­co pe­ro fue­ra de los ho­ra­rios de aper­tu­ra, mien­tras que uti­li­zar el mó­vil mien­tras se con­du­ce es­tá pe­na­do con una san­ción de 200 eu­ros y la pér­di­da de tres pun­tos del car­né. Si ade­más se es­tá ju­gan­do a un vi­deo­jue­go se pue­de es­tar an­te con­duc­ción te­me­ra­ria. Así que mu­cho cui­da­do.

Tres ins­tan­tá­neas del pa­sa­do mar­tes en las que apa­re­cie­ron va­rios Po­ké­mon den­tro y fue­ra del Con­gre­so. De iz­quier­da a de­re­cha, un Spea­row, un Cu­bo­ne y un Bul­ba­saur.

La fie­bre por Po­ké­mon Go ha lle­ga­do en Lon­dres has­ta las puer­tas del pa­la­cio de Buc­king­ham.

Una pa­re­ja de neo­yor­qui­nos ju­gan­do a la apli­ca­ción de Nin­ten­do jun­to a una de las en­tra­das de Cen­tral Park.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.