Des­con­cier­to en la Unión Eu­ro­pea an­te los pri­me­ros mo­vi­mien­tos de la nueva pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca.

El Eje­cu­ti­vo de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca cau­sa des­con­cier­to en Bru­se­las: el mi­nis­tro que ges­tio­na­rá el bre­xit pa­de­ce una eu­ro­fo­bia pri­ma­ria que di­fi­cul­ta­rá el di­vor­cio y el ti­tu­lar de Ex­te­rio­res ha com­pa­ra­do la UE con la Ale­ma­nia na­zi.

Tiempo - - SUMARIO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Des­de el pun­to de vis­ta co­reo­grá­fi­co to­do fun­cio­nó a la per­fec­ción. David Ca­me­ron mar­chó del nú­me­ro 10 de Dow­ning Street lle­van­do sus en­se­res en un ca­mión de mu­dan­zas y otro ca­mión lle­gó con las pro­pie­da­des de The­re­sa May, la nueva pri­me­ra mi­nis­tra. Ca­me­ron y May se ha­bían cru­za­do sin ver­se en el la­be­rin­to de co­rre­do­res de Buc­king­ham Pa­la­ce, uno pa­ra pre­sen­tar a la rei­na su di­mi­sión, la otra pa­ra acep­tar el en­car­go de for­mar Go­bierno. The­re­sa May es hi­ja de un pas­tor an­gli­cano, en los úl­ti­mos seis años ha si­do mi­nis­tra del In­te­rior, es prag­má­ti­ca, ri­gu­ro­sa y gra­dua­da en Geo- gra­fía por Ox­ford, lo que sig­ni­fi­ca que co­no­ce el lu­gar que ocu­pa. Es­ta ima­gen de mu­jer se­ria se rom­pió al co­no­cer los nom­bres de su pri­mer Go­bierno, so­bre to­do dos: el de Bo­ris John­son pa­ra Ex­te­rio­res y el de David Da­vis co­mo mi­nis­tro del bre­xit, el que de­be ne­go­ciar la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea.

Con el nom­bra­mien­to del es­tri­den­te Bo­ris John­son pa­ra Ex­te­rio­res la pri­me­ra mi­nis­tra ha he­cho ga­la de un pro­fun­do sen­ti­do del hu­mor, cáus­ti­co y co­rro­si­vo, lo que in­di­ca que su sen­ti­do del hu­mor no tie­ne lí­mi­tes. John­son, que en sus pri­me­ros tiem­pos co­mo al­cal­de de Lon­dres fue un ti­po pro­vo­ca­dor, pe­ro bri­llan­te, se ha con­ver­ti­do en un bu­fón his­trió­ni­co. Siem­pre ha­bía­mos creí­do que el je­fe del Fo­reign Of­fi­ce de­bía ser el re­pre­sen­tan­te de la mi­to­lo­gía bri­tá­ni­ca del tra­to ex­qui­si­to. El se­ñor Bo­ris John­son lle­va mu­cho tiem­po in­sul­tan­do a los man­da­ta­rios de me­dio mun­do, por eso su nom­bra­mien­to ha caí­do en cier­tas can­ci­lle­rías co­mo una gra­ni­za­da. Su ar­tícu­lo se­ma­nal en el The Daily Te­le­graph ha si­do un mo­lino de in­sul­tos. Bo­ris pue­de ser to­do me­nos di­plo­má­ti­co, ¿con qué ca­ra va a pre­sen­tar­se an­te los lí­de­res eu­ro­peos des­pués de de­cir que la Unión Eu­ro­pea se pa­re­ce a la Ale­ma­nia na­zi? De Ba­rack Oba­ma es­cri­bió que ha­bía he­re­da­do el re­sen­ti­mien­to his­tó­ri­co con­tra el Im­pe­rio bri­tá­ni­co de su pa­dre ke­niano. De Hi­llary Clin­ton ma­ni­fes­tó que le re­cor­da­ba a una en­fer­me­ra sá­di­ca en un psi­quiá­tri­co.

El poe­ta.

Re­cien­te­men­te ga­nó un con­cur­so de poe­sía con­vo­ca­do por una re­vis­ta don­de lla­ma al pre­si­den­te de Tur­quía, Re­cep Tay­yip Er­do­gan (que aca­ba de su­pe­rar un gol­pe de Es­ta­do), “pa­je­ro fo­lla­ca­bras”. Su nom­bra­mien­to ha si­do re­ci­bi­do con un re­cha­zo ge­ne­ra­li­za­do. Ralf Mut­ge­nich, es­pe­cia­lis­ta del SPD ale­mán en cues­tio­nes di­plo­má­ti­cas, ha di­cho que a la vis­ta de lo que ha pa­sa­do no le ex­tra­ña­ría que el Reino Uni­do pu­die­ra nom­brar a Drá­cu­la mi­nis­tro de Sa­ni­dad. En­tre los bri­tá­ni­cos ha crea­do des­con­cier­to y su nom­bra­mien­to no con­tri­bu­ye pre­ci­sa­men­te a se­re­nar las aguas en­tre las dos co­rrien­tes en que se ha di­vi­di­do el Reino Uni­do. El pe­rió­di­co po­pu­lar Daily Mi­rror ha es­cri­to so­bre una po­pu­lar foto de John­son: “Que­ri­do Mun­do... per­dón”.

Otro nom­bra­mien­to po­lé­mi­co ha si­do el de David Da­vis co­mo Mr. Bre­xit. El se­ñor Da­vis ocu­pa­rá el mi­nis­te­rio de

nueva crea­ción que ne­go­cia­rá la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea. La pa­ta­ta ca­lien­te que tie­ne el Go­bierno de The­re­sa May en­tre las ma­nos. La ne­go­cia­ción no so­lo de­be ser so­bre la des­co­ne­xión de Eu­ro­pa sino so­bre có­mo se­rá su pa­pel en el mun­do, aun­que es­to úl­ti­mo co­rres­pon­de­rá a to­do el Eje­cu­ti­vo, em­pe­zan­do por la pri­me­ra mi­nis­tra. Da­vis pa­de­ce una eu­ro­fo­bia pri­ma­ria, de so­bra co­no­ci­da en Bru­se­las, lo que con­tri­bui­rá a que el di­vor­cio no sea pa­cí­fi­co.

En Bru­se­las quie­ren que, ya que los bri­tá­ni­cos han de­ci­di­do mar­char­se, se mar­chen cuan­to an­tes. Que la si­tua­ción no se pu­dra en ne­go­cia­cio­nes in­ter­mi­na­bles. El pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean-Clau­de Junc­ker, pien­sa que Da­vis y John­son no son una bue­na car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra ne­go­ciar y que se po­dría pro­du­cir un “es­ce­na­rio de ho­rror”. Pa­ra ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes, el Reino Uni­do tie­ne que in­vo­car el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa que dé pa­so a las ne­go­cia­cio­nes. The­re­sa May ha di­cho que ne­ce­si­tan tiem­po, los eu­ro­peos tie­nen pri­sa. El mun­do al re­vés: los que que­rían mar­char­se im­plo­ran aho­ra len­ti­tud, y los que que­rían que no se fue­ran aho­ra les em­pu­jan a que lo ha­gan lo an­tes po­si­ble. Los in­gle­ses que­rrán im­po­ner los tiem­pos y ca­len­da­rios de la ne­go­cia­ción, los eu­ro­peos bus­ca­rán mar­car­los ellos. Irán sur­gien­do mu­chas di­fi­cul­ta­des, no es sen­ci­llo di­vor­ciar­se des­pués de 42 años de ma­tri­mo­nio en los que se han crea­do y acu­mu­la­do tan­tos in­tere­ses. Es cier­to que el Reino Uni­do siem­pre fue un so­cio ex­tra­ño, que pu­so to­da cla­se de pa­los pa­ra im­pe­dir que Eu­ro­pa avan­za­se co­mo en­ti­dad po­lí­ti­ca su­pra­na­cio­nal, por eso los eu­ro­peos tie­nen que ver es­ta sa­li­da no bus­ca­da co­mo una oca­sión pa­ra la cons­truc­ción po­lí­ti­ca del con­ti­nen­te. Ellos nun­ca han es­ta­do del to­do den­tro, in­vo­can­do la sin­gu­la­ri­dad bri­tish.

La se­ño­ra May se po­si­cio­nó en con­tra del bre­xit, pe­ro con un per­fil muy ba­jo, sin nin­gún en­tu­sias­mo. De he­cho, co­mo mi­nis­tra del In­te­rior, fue muy du­ra con el te­ma es­te­lar que arras­tró a la ma­yo­ría a op­tar por la sa­li­da, el asun­to de la emi­gra­ción. Aho­ra dice y re­pi­te que bre­xit es bre­xit y de­mues­tra que quie­re que así sea, a la vis­ta del Go­bierno tan eu­ró­fo­bo que nom­bró y que, sin du­da, le da­rá se­rios que­bra­de­ros de ca­be­za en el in­te­rior. No tie­ne un ga­na­do fá­cil en el Ga­bi­ne­te. Dios guar­de a la rei­na.

El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ha ri­di­cu­li­za­do pú­bli­ca­men­te a lí­de­res co­mo Oba­ma o Clin­ton

Pri­me­ra reunión del nue­vo Go­bierno bri­tá­ni­co, en­ca­be­za­do por The­re­sa May (quin­ta por la iz­quier­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.