ETA apla­za sus pla­nes de en­tre­gar las ar­mas tras la vic­to­ria del Par­ti­do Po­pu­lar en las elec­cio­nes del 26-J.

La ban­da te­rro­ris­ta ha cam­bia­do de opi­nión tras com­pro­bar los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes del 26-J, por­que no tie­ne es­pe­ran­zas de po­der cum­plir sus pla­nes de li­qui­da­ción con un Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar.

Tiempo - - SUMARIO - Fer­nan­do Rue­da

ETA ha cam­bia­do de opi­nión tras com­pro­bar los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 26 de ju­nio. La ban­da te­rro­ris­ta te­nía pen­sa­do po­ner pun­to fi­nal a sus 58 años de his­to­ria an­tes de que en oto­ño se ce­le­bra­ran las elec­cio­nes al Par­la­men­to Vas­co, pe­ro han fa­lla­do en su cálcu­lo de que el Par­ti­do Po­pu­lar iba a sa­lir del Go­bierno, se­gún in­for­man a TIEM­PO fuen­tes de la iz­quier­da aber­za­le co­no­ce­do­ras del te­ma.

“ETA no tie­ne in­ten­ción de lle­var a ca­bo ofi­cial­men­te el desar­me an­tes del fi­nal de año –ex­pli­can las fuen­tes con- sul­ta­das–, por­que no tie­ne es­pe­ran­zas de po­der cum­plir sus pla­nes de li­qui­da­ción con un Go­bierno del PP. ETA quie­re que al­guien en­via­do por el Go­bierno se sien­te en una me­sa pa­ra cer­ti­fi­car su fi­nal, en ca­so con­tra­rio, to­da la his­to­ria que han cons­trui­do se va al ca­ra­jo”.

La ban­da te­rro­ris­ta, o los res­tos que que­dan de ella, tie­ne dos preocupaciones: con­se­guir un tra­to es­pe­cial pa­ra sus pre­sos y que al­gún ti­po de re­pre­sen­tan­te del Go­bierno cen­tral se sien­te con ellos pa­ra ofi­cia­li­zar su aban­dono de las ar­mas, lo que da­ría una cier­ta dig­ni­dad a su de­fun­ción. Al­go que el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy no le ha que­ri­do dar du­ran­te cua­tro años y que pre­vi­si­ble­men­te no le con­ce­de­rá si si­gue en el po­der.

“Pa­ra ne­go­ciar y ob­te­ner con­tra­par­ti­das –re­cuer­da un es­pe­cia­lis­ta en la lu­cha antiterrorista–, hay que po­ner so­bre la me­sa unas ca­pa­ci­da­des y ame­na­zas que ETA ya no te­nía cuan­do pu­so fin a la lu­cha ar­ma­da y que en es­tos mo­men­tos tris­tes pa­ra ellos di­bu­ja al­go evi­den­te: han si­do de­rro­ta­dos”.

A ETA le gus­ta­ría que el Go­bierno le die­ra un tra­to si­mi­lar al re­ci­bi­do de sus Go­bier­nos por las FARC, en Colombia, o hace años el IRA en Ir­lan­da. La di­fe­ren­cia es­tri­ba en que la gue­rri­lla co­lom­bia­na po­dría se­guir ma­tan­do du­ran­te años si no se lle­ga­ra a la paz. La mis­ma po­si­bi­li­dad es­tu­vo al al­can­ce de ETA en las di­ver­sas oca­sio­nes en las que sus re­pre­sen­tan­tes se sen­ta­ron a ne­go­ciar con los del Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol. La úl­ti­ma vez fue en 2006, cuan­do las dis­cre­pan­cias en­tre am­bas par­tes lle­va­ron a los eta­rras a re­sol­ver­las co­lo­can­do una bom­ba en la ter­mi­nal 4 del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas. Se­gún re­cuer­da el es­pe­cia­lis­ta antiterrorista, “ya ha­bían con­se­gui­do que al sa­lir de la cár­cel sus pre­sos has­ta tu­vie­ran una pen­sión no con­tri­bu­ti­va pa­ra po­der ini­ciar sus vi­das con al­gu­nas ga­ran­tías. Pe­ro qui­sie­ron más y al fi­nal se han que­da­do

sin na­da, por­que aho­ra ca­re­cen de fuer­za pa­ra obli­gar a na­die a sen­tar­se a ne­go­ciar. Ade­más, lo que más due­le a los vie­jos eta­rras es que des­pués de tan­tos años de lu­cha no po­drán de­fen­der una ver­sión que no sea que al fi­nal aca­ba­ron de­rro­ta­dos por la Guar­dia Ci­vil y la Policía”.

“Fo­llón tre­men­do” en Sor­tu.

Con la sa­li­da de Ar­nal­do Ote­gi de pri­sión, la iz­quier­da aber­za­le ha­bía vis­to la po­si­bi­li­dad de dar un vuel­co a la caí­da per­ma­nen­te en apo­yo ciu­da­dano que su­fren en los úl­ti­mos años. Sus pla­nes pa­sa­ban por la en­tre­ga de las ar­mas por par­te de ETA y así co­men­zar una nueva etapa po­lí­ti­ca ale­ja­da del con­flic­to, al­go que ya no su­ce­de­rá y que pe­sa­rá co­mo una lo­sa so­bre las es­pal­das de Sor­tu en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas vas­cas que se ave­ci­nan.

El par­ti­do aber­za­le ha­bía co­men­za­do una cam­pa­ña de ima­gen ha­blan­do del “nue­vo Sor­tu”, in­ten­tan­do acer­car­se a ese elec­to­ra­do que les es­ta­ba dan­do la es­pal­da. Te­nien­do en cuen­ta que su an­te­ce­sor He­rri Batasuna lle­gó a con­tar con 360.000 vo­tos a fi­na­les de los años 80, los po­co más de 150.000 con­se­gui­dos en las úl­ti­mas ge­ne­ra­les ha­blan de una de­ba­cle his­tó­ri­ca. De na­da les ha ser­vi­do el su­pues­to re­vul­si­vo Ote­gi. En los cua­tro me­ses que lle­va en li­ber­tad, el his­tó­ri­co di­ri­gen­te no ha con­se­gui­do re­cu­pe­rar an­ti­guos apo­yos ni, lo que es peor, mo­vi­li­zar a una ju­ven­tud vas­ca que en las úl­ti­mas elec­cio­nes pre­fi­rió a Po­de­mos con un men­sa­je más con­ser­va­dor: no a la in­de­pen­den­cia, pe­ro sí a un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción.

Ade­más, so­bre Ote­gi pesa la in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra con­cu­rrir a car­gos pú­bli­cos que no es­tá na­da cla­ro que pue­da sal­tar­se, co­mo pre­ten­de Sor­tu. La sentencia es cla­ra, pe­ro un de­fec­to de for­ma po­dría per­mi­tir­le pre­sen­tar­se, aun­que mu­chos ju­ris­tas creen que no lo con­se­gui­rá.

Fuen­tes de la iz­quier­da aber­za­le re­co­no­cen que hay “un fo­llón tre­men­do en el par­ti­do, acre­cen­ta­do por el úl­ti­mo des­ca­la­bro”. Y es que los ciu­da­da­nos vas­cos ven al par­ti­do co­mo al­go an­ti­guo, vin­cu­la­do es­tre­cha­men­te a una ETA que ha de­ja­do de ser atrac­ti­va pa­ra una in­men­sa ma­yo­ría de la so­cie­dad.

No les ayu­dan te­mas co­mo la li­ber­tad de los pre­sos. Su sa­li­da siem­pre ha si­do un te­ma prio­ri­ta­rio pa­ra Sor­tu, que ve có­mo el Go­bierno vas­co les ani­ma una y otra vez a apun­tar­se a los beneficios pe­ni­ten­cia­rios pa­ra sa­lir, al­go que ellos tam­bién ha­cen pe­ro más dis­cre­ta­men­te.

En los cua­tro me­ses que lle­va en li­ber­tad, Ote­gi no ha lo­gra­do re­cu­pe­rar apo­yos

Par­ti­ci­pan­tes en una ma­ni­fes­ta­ción si­len­cio­sa ce­le­bra­da en Bil­bao por el acer­ca­mien­to al País Vas­co de los pre­sos de ETA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.