Vuel­ve la ba­ta­lla por los ho­ra­rios co­mer­cia­les: en Ma­drid quie­ren res­trin­gir la aper­tu­ra los do­min­gos y fes­ti­vos.

La Co­mu­ni­dad de Ma­drid vuel­ve a ser es­ce­na­rio de una ba­ta­lla en­tre los pe­que­ños co­mer­cios, el pro­pio Go­bierno re­gio­nal y las gran­des su­per­fi­cies por la aper­tu­ra en fes­ti­vos.

Tiempo - - SUMARIO - Mi­guel Ci­fuen­tes

La ba­ta­lla de los ho­ra­rios co­mer­cia­les y la aper­tu­ra en días fes­ti­vos vuel­ve otra vez a es­ce­na. El cam­po de ba­ta­lla aho­ra es Ma­drid, pio­ne­ra en Es­pa­ña en la li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial de la mano de los su­ce­si­vos Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos del PP. Los sin­di­ca­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos del co­mer­cio y 68 aso­cia­cio­nes de co­mer­cian­tes vuel­ven a pe­dir el fin de la li­ber­tad to­tal de ho­ra­rios pre­vis­ta en la Ley de Di­na­mi­za­ción Co­mer­cial de 2012, que pro­mul­gó Es­pe­ran­za Agui­rre sien­do pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. As­pi­ran a un má­xi­mo de 15 días fes­ti­vos con aper­tu­ra co­mer­cial y re­du­cir al mí­ni­mo las lla­ma­das zo­nas tu­rís­ti­cas co­mer­cia­les. No quie­ren que si­ga la li­ber­tad de ho­ra­rios que prác­ti­ca­men­te su­po­ne aper­tu­ra los 365 días del año (sal­vo tres días de fies­ta na­cio­nal o local).

Des­de las aso­cia­cio­nes del co­mer­cio mi­no­ris­ta con­tra­rias a la si­tua­ción ac­tual se se­ña­la que la ley Agui­rre ha si­do fu­nes­ta, ya que en lu­gar de los 22.000 em­pleos que iba a crear ha pro­du­ci­do más de 10.000 nue­vos pa­ra­dos. Eso es al me­nos lo que sos­tie­ne la Con­fe­de­ra­ción de Co­mer­cio Es­pe­cia­li­za­do de Ma­drid (Co­cem). Su pre­si­den­te, Je­sús Pa­che­co, man­tie­ne que des­de 2012 se han ce­rra­do 40.000 py­mes en Ma­drid re­gión, aun­que re­co­no­ce que es di­fí­cil lle­var el cen­so del ra­mo co­mer­cial, ya que hay un di­na­mis­mo enor­me en­tre aper­tu­ras y defunciones de em­pre­sas.

En el con­flic­to, los mi­no­ris­tas van a vol­ver a te­ner en­fren­te al PP, que aho­ra go­bier­na en Ma­drid con el apo­yo de Ciu­da­da­nos, y a las gran­des su­per­fi­cies co­mer­cia­les. Des­de la pa­tro­nal de es­te sec­tor, la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Gran­des Em­pre­sas de Dis­tri­bu­ción (An­ged), se­ña­lan: “Es­te te­ma ne­ce­si­ta so­lu­cio­nes téc­ni­cas, no po­lí­ti­cas. Vuel­ven las vie­jas ideas de que los ho­ra­rios rí­gi­dos y el cie­rre en fes­ti­vos sal­va­rá al pe­que­ño co­mer­cio. El pro­ble­ma es la adap­ta­ción a las de­man­das de los clien­tes, la fle­xi­bi­li­dad de ho­ra­rios y la es­pe­cia­li­za­ción. Una par­te del pe­que­ño co­mer­cio se aga­rra a vie­jas re­ce­tas, no quie­re adap­tar­se”. La An­ged nie­ga, ade­más, que la li­be­ra­li­za­ción se ha­ya he­cho pa­ra las gran­des su­per­fi­cies, co­mo reite­ra­da­men­te de­nun­cian los co­mer­cian­tes mi­no­ris­tas.

Con­vi­ven­cia.

“Gran­des y pe­que­ños po­de­mos con­vi­vir en el mer­ca­do, ca­da uno con sus ar­mas. Hay que ser com­pe­ti­ti­vos, no po­ner puer­tas al cam­po y pe­dir pro­tec­cio­nes le­ga­les y res­tric­cio­nes ho­ra­rias y de fes­ti­vos, que van con­tra los clien­tes”, sub­ra­ya un por­ta­voz de la pa­tro­nal. Un ejem­plo muy lla­ma­ti­vo es Mer­ca­do­na, que no abre los do­min­gos y man­tie­ne un rit­mo de ex­pan­sión muy al­to. Bien es cier­to, que, co­mo di­cen en la An­ged, “Mer­ca­do­na es atí­pi­ca, no es una gran su­per­fi­cie, tie­ne tien­das de ta­ma­ño in­ter­me­dio. Ade­más es tien­da es­pe­cia­li- za­da, ven­de fun­da­men­tal­men­te ali­men­tos, y eso se com­pra de lu­nes a sá­ba­do, el do­min­go es irre­le­van­te pa­ra ellos a efec­tos de ven­ta. La ven­ta en do­min­go sí tie­ne mu­cho in­te­rés pa­ra gran­des su­per­fi­cies y gran­des al­ma­ce­nes”.

La Con­fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial de Ma­drid, la gran pa­tro­nal de la ca­pi­tal, tie­ne una opi­nión más tem­pla­da: “De­be bus­car­se un pun­to in­ter­me­dio pa­ra que pue­da so­bre­vi­vir el pe­que­ño co­mer­cio, muy aco­sa­do por la cri­sis, y con­vi­vir con las gran­des su­per­fi­cies. Na­die de­be te­ner tra­to de fa­vor, de­be fa­vo­re­cer­se la com­pe­ten­cia y dar el me­jor ser­vi­cio a los clien­tes. Es di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble, pa­ra eso es­tán las ad­mi­nis­tra­cio­nes, y en es­te ca­so la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, que tie­ne la com­pe­ten­cia en co­mer­cio”.

Gue­rra en se­rio.

Pa­re­ce que es­ta vez la gue­rra va en se­rio, al me­nos, más en se­rio que las an­te­rio­res. El 12 de ju­lio se pre­sen­tó una pe­ti­ción a to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios de la Asam­blea de Ma­drid pa­ra li­qui­dar la “li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial sal­va­je que ins­tau­ró Es­pe­ran­za Agui­rre”, en pa­la­bras de las aso­cia­cio­nes con­tra­rias a la li­ber­tad de ho­ra­rios.

En es­ta oca­sión, ade­más, se da la cir­cuns­tan­cia de que el PP es­tá más so­lo que an­tes, ya que PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos es­tán a fa­vor de dar un recorte sig­ni­fi­ca­ti­vo al ac­tual ré­gi­men de co­mer­cio ca­si li­bre en ho­ra­rios y días de aper­tu­ra. La pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, ya ha sa­li­do al pa­so de es­ta pre­ten­sión y ha di­cho que no tie­ne in­ten­ción de cam­biar na­da, que la ac­tual ley en vi­gor “ha de­mos­tra­do que es efec­ti­va, ha crea­do ac­ti­vi­dad y em­pleo, y por tan­to no hay que to­car­la”. La Co­cem, una de las aso­cia­cio­nes más

be­li­ge­ran­tes, ha di­cho de mo­do con­tun­den­te que “es­ta ley no ha ser­vi­do pa­ra crear em­pleo sino pa­ra des­truir­lo, pa­ra ce­rrar em­pre­sas y man­dar al pa­ro a mi­les de em­plea­dos”.

Los sin­di­ca­tos es­ta vez se ali­nean con el pe­que­ño co­mer­cio, en­tre otras ra­zo­nes por­que ca­re­cen de fuer­za en el sec­tor de gran­des al­ma­ce­nes y gran­des su­per­mer­ca­dos. UGT y CCOO creen que “un ex­ce­so de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial va con­tra las py­mes, que no pue­den com­pe­tir en ho­ra­rios, ni tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra abrir to­dos los fes­ti­vos. Es muy ca­ro, ca­si im­po­si­ble pa­ra ellas”. Los sin­di­ca­tos aña­den que la si­tua­ción ac­tual “ha dis­pa­ra­do la pre­ca­rie­dad en el co­mer­cio y va con­tra la conciliación de la vi­da laboral y fa­mi­liar, pues­to que ha con­ver­ti­do do­min­gos y fes­ti­vos en la­bo­ra­bles”.

PSOE y Po­de­mos tam­bién de­fien­den al pe­que­ño co­mer­cio y pro­po­nen la adop­ción de me­di­das res­tric­ti­vas en ho­ra­rios y fes­ti­vos, y más ri­gi­dez en la de­mar­ca­ción de zo­nas tu­rís­ti­cas, que tie­nen li­ber­tad to­tal de ho­ra­rio to­do el año. Ciu­da­da­nos dice com­par­tir la preo­cu­pa­ción por los mi­no­ris­tas, pe­ro es par­ti­da­rio de me­di­das de con­sen­so, a las que quie­re arras­trar al PP, su so­cio de Go­bierno en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

Los co­mer­cian­tes ma­dri­le­ños de la Co­cem se­ña­lan que no quie­ren ni la li­ber­tad to­tal de Ma­drid ni la ri­gi­dez de Ca­ta­lu­ña (ver re­cua­dro). “Ne­ce­si­ta­mos un pun­to in­ter­me­dio”, di­cen. En Ma­drid se abre aho­ra to­dos los do­min­gos del año, y se em­pe­zó hace unos años con un do­min­go al mes.

La gue­rra de los ho­ra­rios co­mer­cia­les vuel­ve a en­fren­tar a las gran­des su­per­fi­cies con los pe­que­ños co­mer­cian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.