JO­SÉ MI­GUEL MU­LET “La mi­tad del al­go­dón ya es trans­gé­ni­co”

Licenciado en Quí­mi­ca, doc­tor en Bio­quí­mi­ca y Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar por la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y pro­fe­sor de Bio­tec­no­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca. En es­ta en­tre­vis­ta ex­pli­ca sus ra­zo­nes pa­ra de­fen­der los trans­gé­ni­cos.

Tiempo - - A FONDO - POR L.M.

¿Dón­de se es­tán cul­ti­van­do aho­ra mis­mo los trans­gé­ni­cos en Eu­ro­pa? Cul­ti­vos au­to­ri­za­dos hay tres, de los cua­les so­lo hay uno en uso por­que los otros dos se des­es­ti­ma­ron, y se cul­ti­va prin­ci­pal­men­te en Es­pa­ña, que es el maíz Mon810. Hay un cul­ti­vo mi­no­ri­ta­rio en otros paí­ses co­mo Por­tu­gal o Es­lo­va­quia pe­ro bá­si­ca­men­te es­tá to­do en Es­pa­ña. So­lo hay un cul­ti­vo pe­ro se im­por­tan de fue­ra de la UE en­tre 70 y 80 va­rie­da­des de trans­gé­ni­cos. ¿Des­ti­na­dos a la ali­men­ta­ción? Una vez que se au­to­ri­za un trans­gé­ni­co agrícola se pue­de uti­li­zar pa­ra ali­men­ta­ción o cual­quier otro fin, lo que pa­sa es que la ley obli­ga a eti­que­tar­los. Y eso echa pa­ra atrás a mu­chos pro­duc­to­res. Te­ne­mos so­ja, col­za, maíz, autorizado pa­ra ali­men­ta­ción pe­ro prin­ci­pal­men­te se uti­li­za pa­ra ali­men­ta­ción ani­mal. Si uno va al sú­per pue­de en­con­trar al­gún pro­duc­to que ten­ga so­ja OGM o maíz OGM, pe­ro tie­ne que bus­car mu­cho. En­ton­ces, ¿se es­tá con­su­mien­do o no? Lo co­rrec­to se­ría de­cir que se es­tá con­su­mien­do muy po­co. ¿En Eu­ro­pa tie­ne que eti­que­tar­se? Sí, es­to de la ley de eti­que­ta­je des­de mi pun­to de vis­ta es una ton­te­ría, por­que cum­plir esa nor­ma nos cues­ta mi­llo­nes de eu­ros. Si hay una obli­ga­ción de eti­que­ta­je, hay una obli­ga­ción de con­tro­les pa­ra ver si eso se es­tá cum­plien­do. Pe­ro lue­go, cuan­do los eu­ro­peos se van de va­ca­cio­nes a Asia o Amé­ri­ca, que no hay obli­ga­ción de eti­que­ta­je, es­tá con­su­mien­do de to­do y vuel­ve y no pa­sa na­da, no vie­ne in­to­xi­ca­da ni na­da. ¿Por qué cree que es en Es­pa­ña don­de más se cul­ti­va? Por ra­zo­nes cli­má­ti­cas, por­que el maíz es re­sis­ten­te a la pla­ga del ta­la­dro, que en Es­pa­ña hace es­tra­gos, y por­que a los agri­cul­to­res les sa­le a cuen­ta. ¿Tie­nen al­gún ti­po de sub­ven­ción? Nin­gu­na, al con­tra­rio de lo eco­ló­gi­co, que es a ba­se de sub­ven­cio­nes. El agri­cul­tor lo hace por­que quie­re. ¿Pe­ro a la ho­ra de ven­der­lo sa­ca ma­yor be­ne­fi­cio? Lo ven­de al pre­cio que mar­ca el mer­ca­do, lo que pa­sa es que el cul­ti­vo, al ser re­sis­ten­te al ta­la­dro, le sa­le a cuen­ta en her­bi­ci­das y en ho­ras de tra­ba­jo de apli­car el in­sec­ti­ci­da. A la ho­ra de ha­cer nú­me­ros, co­mo le ha cos­ta­do me­nos pro­du­cir­lo, le in­tere­sa.

¿A quién se com­pra ese maíz? El trans­gé­ni­co es de Mon­san­to pe­ro lo que es pro­pie­dad de Mon­san­to es el gen, ese gen se cru­za con va­rie­da­des lo­ca­les, lo es­tán dis­tri­bu­yen­do al­re­de­dor de unas 20 em­pre­sas de se­mi­llas di­fe­ren­tes.

Ha di­cho que los bi­lle­tes de eu­ros es­tán fa­bri­ca­dos con al­go­dón trans­gé­ni­co, ¿qué otras co­sas de uso ha­bi­tual lo es­tán? Sí, eso se di­jo al prin­ci­pio, úl­ti­ma­men­te el BCE con to­do es­te lío ha di­cho que no pe­ro me ex­tra­ña­ría, por­que más del 50% de al­go­dón que circula en Eu­ro­pa es trans­gé­ni­co. Pien­sa en to­do lo he­cho con al­go­dón, ro­pa, cual­quier ti­po de ro­pa, com­pre­sas y ma­te­rial de hi­gie­ne fe­me­ni­na... Por ejem­plo, el al­go­dón sa­ni­ta­rio que se uti­li­za en hos­pi­ta­les. El al­go­dón es un cul­ti­vo muy sen­si­ble a pla­gas, so­bre to­do al gu­sano, en Eu­ro­pa no se apro­bó el cul­ti­vo de es­te al­go­dón, a pe­sar de las prue­bas de cam­po que fue­ron muy bien, por pro­ble­mas po­lí­ti­cos.

¿Por qué dice que por pro­ble­mas po­lí­ti­cos? Por lob­bies, por la pre­sión. No hay más trans­gé­ni­cos apro­ba­dos en Eu­ro­pa por- que los gru­pos eco­lo­gis­tas em­pe­za­ron a po­ner el ve­to a los cul­ti­vos, creo que en los úl­ti­mos 20 años se han apro­ba­do dos. Mien­tras que en res­to del mun­do se aprue­ban dos o tres al año.

¿Por qué que más de cien pre­mios No­bel de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas se han pues­to de acuer­do en es­ta car­ta? Na­da de lo que han di­cho es nue­vo, si mi­ras el im­pul­sor de la car­ta, Ri­chard Ro­berts, pre­mio No­bel de Me­di­ci­na, lle­va­ba di­cien­do es­to hace tiem­po. La di­fe­ren­cia es que aho­ra lo han di­cho to­dos a la vez y por eso ha te­ni­do im­pac­to me­diá­ti­co. Es­to lo lle­va­mos di­cien­do los cien­tí­fi­cos des­de hace 20 años.

¿Qué in­te­rés po­dría te­ner Green­pea­ce, una or­ga­ni­za­ción que se su­po­ne que cui­da el me­dio am­bien­te, en pa­rar un cul­ti­vo que po­dría ayu­dar a la hu­ma­ni­dad, co­mo se dice que po­dría ha­cer el arroz do­ra­do? Green­pea­ce cui­da por el me­dio am­bien­te, pe­ro ¿lo ha­cen gra­tis, no co­bran? Las or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas gran­des son mul­ti­na­cio­na­les y tie­nen que man­te­ner­se y hace tiem­po que las cam­pa­ñas no van por el in­te­rés del me­dio am­bien­te, sino por in­tere­ses de mar­ke­ting. La de los trans­gé­ni­cos em­pie­za en el año 95: en la dé­ca­da de los 90 las cam­pa­ñas tra­di­cio­na­les co­mo la de las ba­lle­nas o las nu­clea­res, es­ta­ban ago­ta­das por­que ha­bían con­se­gui­do los ob­je­ti­vos. En los no­ven­ta apa­re­ce la tec­no­lo­gía trans­gé­ni­ca, no ol­vi­de­mos que sur­ge en una uni­ver­si­dad de Bél­gi­ca pe­ro quien la po­ne a pun­to es Mon­san­to. En­ton­ces em­pie­zan una cam­pa­ña muy agre­si­va con­tra los trans­gé­ni­cos en Eu­ro­pa pe­ro cu­rio­sa­men­te nin­gu­na em­pre­sa eu­ro­pea se opo­ne a esa cam­pa­ña, por­que no po­dían com­pe­tir con Mon­san­to y su tec­no­lo­gía. Si en aquel mo­men­to las em­pre­sas eu­ro­peas se hu­bie­ran opues­to, la cam­pa­ña no hu­bie­ra te­ni­do tan­ta fuer­za. Siem­pre ha si­do una ope­ra­ción de mar­ke­ting, bus­ca cap­tar más so­cios.

“NO HAY NA­DA QUE PRUE­BE QUE LOS TRANS­GÉ­NI­COS SEAN NO­CI­VOS... NI TAM­PO­CO INO­CUOS”

Pe­ro Mon­san­to es tam­bién una mul­ti­na­cio­nal. Cla­ro, pe­ro Mon­san­to, ¿qué ven­de? Se­mi­llas. ¿Qué ven­de Green­pea­ce? Mie­do. Sus cam­pa­ñas so­lo bus­can el im­pac­to me­diá­ti­co, aca­pa­rar pren­sa pa­ra cap­tar más so­cios.

Bueno, mie­do, pe­ro ba­sa­do en co­sas que pa­san co­mo el des­hie­lo del Ár­ti­co... Pe­ro en los trans­gé­ni­cos no se han ba­sa­do en co­sas que sean ver­dad. No hay na­da que prue­be que los trans­gé­ni­cos son no­ci­vos, ha­blo so­bre to­do de ca­ra a ali­men­ta­ción hu­ma­na, ni na­da que prue­be que son ino­cuos... Apli­ca es­to a la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, ¿hay al­go que prue­be que es ino­cua? Ese ar­gu­men­to es fa­laz, se pue­de apli­car a to­do. Los ki­wis en Es­pa­ña se co­men des­de el año 86, ¿qué prue­ba que sean ino­cuos? ¿Te­ne­mos es­tu­dios de 50 años so­bre los ki­wis? Los trans­gé­ni­cos an­tes de sa­lir al mer­ca­do es­tán so­me­ti­dos a mu­chas prue­bas o con­tro­les. Ya, pe­ro es que no sa­be­mos que no pue­da pa­sar na­da: no lo sa­bes con na­da, no sa­bes que no pue­da pa­sar na­da con nin­gún ali­men­to. Los ca­cahue­tes, se si­guen ven­dien­do y hay gen­te que tie­ne aler­gia. Si se­gui­mos ese prin­ci­pio de que no sa­be­mos si pue­de pa­sar al­go prohi­bi­mos la eco­ló­gi­ca por­que en Ale­ma­nia mu­rie­ron 47 per­so­nas en 2011.

Con el arroz do­ra­do y a pe­sar de años de es­tu­dio, no es­tá de­mos­tra­do que la gen­te pue­da asi­mi­lar esa vi­ta­mi­na A ex­tra... A ver, sí que hay prue­bas de que fun­cio­ne, las úl­ti­mas ver­sio­nes sí acu­mu­lan más be­ta­ca­ro­teno, es ver­dad que en las pri­me­ras ver­sio­nes no. Se es­tá me­jo­ran­do, se es­tán ha­cien­do en­sa­yos clí­ni­cos, es com­pli­ca­do. Tra­ba­jo en in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca en un cen­tro pú­bli­co, no tra­ba­jo pa­ra nin­gu­na em­pre­sa. Tra­ba­jo en có­mo en­con­trar un cul­ti­vo re­sis­ten­te a la se­quía: en Etio­pía, por ejem­plo, di­les que es­te año no se mo­ri­rán de ham­bre por­que ha ha­bi­do ex­ce­den­tes de to­ma­tes en Ca­na­dá. Va­le, ¿y quién se los lle­va has­ta allí? Pe­ro si con­si­gues una se­mi­lla que pue­da ha­cer cul­ti­vos en con­di­cio­nes de se­quía cer­ca de don­de la gen­te tie­ne ham­bre, ahí sí so­lu­cio­nas pro­ble­mas.

¿Us­ted co­me­ría trans­gé­ni­cos sin nin­gún pro­ble­ma? Ya lo es­toy ha­cien­do, cuan­do doy una char­la me co­mo trans­gé­ni­cos de la­bo­ra­to­rio sin pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.