CLA­VES PA­RA EN­TEN­DER EL JUE­GO

Tiempo - - A FONDO -

¿Dón­de apa­re­cen los mons­truos de Po­ké­mon?

Es el gran se­cre­to que se guar­da Nian­tic. Fun­cio­nan por un al­go­rit­mo. Cier­tos Po­ké­mons sur­gen en unos si­tios y en otros, no. Una se­rie de mar­ca­do­res geo­grá­fi­cos ayu­dan a la em­pre­sa a de­ter­mi­nar qué ti­po de mons­trui­tos apa­re­ce­rán en ca­da lu­gar. “Asig­na­mos valores ba­sa­dos en la exis­ten­cia de un cuerpo de agua en un área, por ejem­plo un arro­yo, un río o un es­tan­que; tam­bién si las áreas son de­sig­na­das co­mo par­ques zoo­ló­gi­cos o par­ques, u otros ti­pos de de­sig­na­cio­nes de ma­peo”, ha ex­pli­ca­do John Han­ke, el CEO de Nian­tic. De es­ta for­ma, la tor­tu­gui­ta Squirtle so­lo sur­gi­rá allí don­de ha­ya agua, mien­tras que los ani­ma­les te­rres­tres son más vi­si­bles en par­ques.

¿Cuán­do sur­gen es­tos bi­chi­tos?

So­lo apa­re­cen en el mó­vil si es­tás ju­gan­do. No se en­vían men­sa­jes al usua­rio, así que la úni­ca for­ma de en­con­trar­los es abrien­do la apli­ca­ción. Pue­de ocu­rrir que otra per­so­na es­té ju­gan­do en la ca­lle y a am­bos les apa­rez­ca el mis­mo ani­mal sal­va­je en la pan­ta­lla. El jue­go tam­bién tie­ne en cuen­ta los si­tios con más den­si­dad de da­tos a la ho­ra de co­lo­car Po­ké­mons. Es de­cir, aque­llos don­de siem­pre hay más mó­vi­les, co­mo los cen­tros co­mer­cia­les, par­ques, ae­ro­puer­tos y lu­ga­res tu­rís­ti­cos. Si bien un Po­ké­mon pue­de apa­re­cer en el lu­gar de tra­ba­jo, den­tro del do­mi­ci­lio o en los lu­ga­res más in­sos­pe­cha­dos, la pro­ba­bi­li­dad de ello es me­nor de­bi­do al ci­ta­do al­go­rit­mo.

¿Có­mo ga­na di­ne­ro Nin­ten­do si es gra­tui­to?

Cuan­do el usua­rio sea im­pa­cien­te, de­be­rá pa­gar por ello: exis­ten las po­ke­mo­ne­das, que se ne­ce­si­tan pa­ra se­guir cre­cien­do en el jue­go. Es­tas se con­si­guen de dos ma­ne­ras: ga­nan­do ba­ta­llas en el jue­go (po­nien­do a com­pe­tir los Po­ké­mons que has ca­za­do) o pa­gan­do por ellas de tu pro­pio bol­si­llo, con di­ne­ro de ver­dad. Ga­nar ba­ta­llas re­quie­re sa­lir de la ca­sa, mien­tras que com­prar mo­ne­das no. To­do de­pen­de del es­fuer­zo que se quie­ra de­di­car al jue­go o de las pri­sas y el vi­cio que se ten­ga. Nin­ten­do ya ha re­ci­bi­do pro­pues­tas de gran­des com­pa­ñías, so­bre to­do de las de res­tau­ra­ción, pa­ra que in­clu­ya po­ke­pa­ra­das en sus se­des y así atraer a po­ten­cia­les clien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.