“El tea­tro es­tá lleno he­roí­nas trá­gi­cas que lo­gran que el pú­bli­co se ha­ga pre­gun­tas”

Tiempo - - VIVIR - Por Regina Bui­tra­go

Us­ted fue una ni­ña muy apo­ya­da por sus pa­dres pa­ra ser ac­triz...

Ellos ha­cían tea­tro de afi­cio­na­dos y cuan­do era pe­que­ñi­ta me en­se­ña­ron cua­tro ver­sos y los re­ci­ta­ba, y to­das las di­fi­cul­ta­des que se en­con­tra­ban en aque­lla épo­ca las mu­cha­chas bur­gue­sas que que­rían de­di­car­se al tea­tro, pa­ra mí fue­ron fa­ci­li­da­des.

Desa­rro­lló gran par­te de su ca­rre­ra en la épo­ca de la dic­ta­du­ra, y so­bre­vi­vió... y triun­fó Mu­chos so­bre­vi­vi­mos, y triun­fa­mos unos po­cos. Los gru­pos in­de­pen­dien­tes, Adolfo Mar­si­llach, so­bre­vi­vie­ron... Otros com­pa­ñe­ros que hi­cie­ron in­ten­tos pe­li­gro­sos de mon­tar co­sas que no eran có­mo­das pa­ra el ré­gi­men, des­apa­re­cie­ron. El pú­bli­co nos sal­vó. No ha­bía nin­gún ti­po de ayu­da y la cen­su­ra se vi­vió con mu­cha du­re­za.

¿De dón­de le vie­ne la fuer­za? Yo creo que eso te lo re­ga­la la na­tu­ra­le­za, no bas­ta so­lo con de­cir: quie­ro ha­cer­lo. El ac­tor, la ac­triz, pa­ra ocu­par un pri­mer lu­gar ne­ce­si­ta mu­cha sa­lud y es­ta vie­ne da­da.

Y aquí es­tá, siem­pre re­pre­sen­tan­do a mu­je­res his­tó­ri­cas... El gran tea­tro es­tá lleno de he­roí­nas trá­gi­cas, mu­je­res tre­men­das que pro­vo­can en el pú­bli­co ha­cer­se pre­gun­tas. Hay mu­cha gen­te que no se pre­gun­ta na­da, ni en el tea­tro, ni fue­ra del tea­tro, pe­ro en esos mi­les de mi­llo­nes que for­ma­mos ya la hu­ma­ni­dad, yo creo que es su­pe­rior el nú­me­ro de cues­tio­nan­tes, pa­ra en­ten­der­nos. Que les su­pe­ra­mos.

¿Qué ba­lan­ce ha­ría del tra­ta­mien­to al mun­do de la cul­tu­ra, las ar­tes y el tea­tro, en es­tos úl­ti­mos años? Es­to ha si­do co­mo un ma­za­zo.

“PO­NER EL IVA DEL TEA­TRO IGUAL QUE EL DE UN DIA­MAN­TE ES RI­DÍCU­LO”

Mon­to­nes de pe­que­ños em­pre­sa­rios y pro­yec­tos han des­apa­re­ci­do. Pe­ro el pú­bli­co ha es­ta­do mag­ní­fi­co con su apo­yo. Su­bir el IVA al tea­tro y po­ner­lo al mis­mo ni­vel que el de un dia­man­te o el de un pa­la­ce­te, ver­da­de­ra­men­te pa­re­ce ri­dícu­lo, si no fue­ra tra­gi­có­mi­co. Ade­más de eso hay que de­cir que la es­pe­ra pa­ra la ce­le­bra­ción de es­tas se­gun­das elec­cio­nes han si­do me­ses in­so­por­ta­bles de re­pe­ti­cio­nes, de: “Que cam­bie to­do el mun­do me­nos yo” y la pa­la­bra cul­tu­ra no ha apa­re­ci­do en bo­ca de na­die.

¿Qué pien­sa del desafío so­be­ra­nis­ta de Ca­ta­lu­ña, su tie­rra na­tal? Es un te­ma muy do­lo­ro­so, es­toy ab­so­lu­ta­men­te en con­tra de es­ta si­tua­ción en la que se vi­ve. No me sien­to so­la, más de la mi­tad de mi gen­te pien­sa igual que yo: que es al­go que no se co­rres­pon­de con el mo­men­to en el que vi­vi­mos, que el mun­do se mue­ve en otra di­rec­ción, has­ta que ves que el Reino Uni­do co­me­te el mis­mo tre­men­do error que ya es­tá con­su­ma­do y que ya lo es­tán pa­de­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.