“LO MÁS AL­TO” EN IN­TE­LI­GEN­CIA, DI­RI­GI­DO POR “EL NUE­VO HOO­VER”

Tiempo - - PORTADA -

El Cen­tro de In­te­li­gen­cia con­tra el Te­rro­ris­mo y el Cri­men Or­ga­ni­za­do (Cit­co), al que per­te­ne­ce el Cen­tro de Coor­di­na­ción de In­for­ma­ción so­bre Ra­di­ca­li­za­ción (CCIR) na­ció en 2015 pa­ra uni­fi­car en un so­lo or­ga­nis­mo la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo y con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do.

El cen­tro re­ci­be, in­te­gra y ana­li­za to­da la in­for­ma­ción es­tra­té­gi­ca so­bre te­rro­ris­mo, cri­men or­ga­ni­za­do y ra­di­ca­lis­mos vio­len­tos pa­ra va­lo­rar y man­te­ner ac­tua­li­za­das po­si­bles ame­na­zas y pro­po­ner y coor­di­nar es­tra- te­gias pa­ra com­ba­tir­las. En él tra­ba­jan agentes de la Policía Na­cio­nal, la Guar­dia Ci­vil, el Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) y de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias en un or­ga­nis­mo que en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, del que de­pen­de, ca­li­fi­can co­mo “lo más al­to”.

Tan al­to co­mo se­cre­to, por­que las de­pen­den­cias prin­ci­pa­les del Cit­co se en­cuen­tran es­con­di­das den­tro de un edi­fi­cio ofi­cial que no tie­ne na­da que ver con su ac­ti­vi­dad. Co­mo es ha­bi­tual, a la en­tra­da el di­rec­to­rio in­for­ma de en qué plan­ta se en­cuen­tra ca­da ser­vi­cio. Pe­ro no dice na­da de la úl­ti­ma. Co­mo si no exis­tie­ra, so­bre los pisos co­no­ci­dos se ex­tien­de uno más don­de to­do cam­bia.

La de­co­ra­ción pa­sa a pa­re­cer­se a la de la plan­ta no­ble de un mi­nis­te­rio y la ac­ti­vi­dad mu­ta to­tal­men­te con res­pec­to a lo que se de­di­can las plan­tas in­fe­rio­res. Allí se en­cuen­tra el má­xi­mo res­pon­sa­ble del Cit­co, el co­mi­sa­rio prin­ci­pal Jo­sé Luis Oli­ve­ra (en la foto), el mis­mo que en­tre 2005 y 2012 di­ri­gió la Uni­dad de De­li­tos Eco­nó­mi­cos y Fis­ca­les (UDEF) que tu­vo en­tre sus ma­nos, en­tre otros im­por­tan­tes ca­sos, la in­ves­ti­ga­ción so­bre la ope­ra­ción Gür­tel, la tra­ma de co­rrup­ción li­ga­da al PP. Fue des­ti­tui­do tras la vic­to­ria elec­to­ral del PP de no­viem­bre de 2011 y en enero de 2015 fue ele­va­do a la má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad del Cit­co, el nue­vo ór­gano de in­te­li­gen­cia de­pen­dien­te de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. En el mo­men­to de su nom­bra­mien­to, Jo­sé Luis Oli­ve­ra ya he­re­dó más de 200 investigaciones en mar­cha en ma­te­ria de lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, va­rias de ellas re­la­cio­na­das con el yiha­dis­mo.

Ya se veía que su res­pon­sa­bi­li­dad era gran­de, has­ta el pun­to de que al tér­mino del ac­to de to­ma de po­se­sión, al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros allí pre­sen­tes bro­mea­ron con él lla­mán­do­le “el nue­vo Hoo­ver”, en alu­sión a John Edgar Hoo­ver, fun­da­dor del FBI y su di­rec­tor des­de la fun­da­ción del or­ga­nis­mo en 1935 has­ta su muer­te, en 1972. “Bueno, ese es­tu­vo 40 años”, con­tes­tó Jo­sé Luis Oli­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.